1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Abstención y definición

No se puede gobernar desde el Parlamento, pero sí controlar la acción del gobierno y definir los marcos legales de su iniciativa

Miguel Pasquau Liaño 1/11/2016

<p>Vista general del Congreso durante la primera jornada de la Sesión de Investidura el pasado 26 de octubre.</p>

Vista general del Congreso durante la primera jornada de la Sesión de Investidura el pasado 26 de octubre.

David Corral

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

El medio plazo juzgará mejor que cada uno de nosotros si el PSOE ha sabido situarse en el nuevo escenario político español. Tras el 20D optó por el burladero de proponer un inviable gobierno centrista con toques de derecha liberal y otros toques de izquierda (digo inviable porque tal y como se cerró el pacto con Ciudadanos, era inexigible e inimaginable un apoyo de Podemos) y descartó tanto la abstención a un gobierno de Rajoy como la formación de un gobierno de izquierdas posible propuesto primero de manera objetable por Podemos, y a última hora de manera inobjetable por Compromís. Eso nos llevó a unas segundas elecciones. Tras el 26J optó primero por el “no es no” a Rajoy, y finalmente por la abstención, prohibiéndose a sí mismo la posibilidad de formar un gobierno alternativo sobre la base de un programa compartido de recíprocas concesiones con Unidos Podemos y con el apoyo externo de los nacionalistas, dispuestos a apoyar lo que consideran un mal menor. El tiempo dirá si la oleada de aprobación general que esta decisión del Comité Federal del PSOE ha suscitado en la inmensa mayoría de los medios influyentes de comunicación en España y el desánimo que ha producido en una masa de ciudadanos difícil de cuantificar se traducen en un “epílogo” o en un reforzamiento del bipartidismo PP/PSOE. El tiempo dirá, también, qué consecuencias tendrá esta decisión para la subsistencia del PSOE como partido con vocación de gobierno.

Desde el 20D muchos venimos pensando y escribiendo que el bloqueo político no era una cuestión de aritmética parlamentaria, sino la consecuencia de la “indecisión” del grupo parlamentario que quedó en posición de decidir: el PSOE. Esa indecisión no se debía tanto a “dudas” como a “disputas”: un sector del PSOE tenía como objetivo principal trazar un cordón sanitario y una línea de separación con Podemos (lo que conducía al favorecimiento de un gobierno de o con el Partido Popular), mientras que otro sector prefería marcar la línea de antagonismo con el PP, lo que forzaba a un entendimiento con Podemos. En esa tesitura difícil, el PSOE pidió tiempo muerto y se instaló en la indefinición, pero el transcurso del tiempo no trajo por sí solo ninguna solución, y al cabo de casi un año ha tenido que hacer lo que bien pudo hacer desde el principio: decidir. Ya sabemos cuál ha sido su decisión: ha preferido que Rajoy sea presidente del Gobierno a presidir un Gobierno con Podemos y apoyado externamente por los partidos nacionalistas. La opción es legítima; el modo y los tiempos, un desastre sin paliativos que pasará a la historia con la imagen de Antonio Hernando hablando de la reválida de la ESO en el debate de investidura de Rajoy.

¿Qué va a pasar con la izquierda española?

La impecable renuncia a su escaño de Pedro Sánchez y sus declaraciones en una entrevista televisiva (en la que exhibió una determinación y una apuesta política que se echaron de menos mientras ocupó el cargo de secretario general, y que permite calificar como incomprensible su negativa de plano a aceptar la propuesta de Compromís al final de la anterior legislatura) prometen un proceso interesante dentro del Partido Socialista del que dependerá el futuro de la izquierda a medio plazo. En unos meses sabremos si el PSOE se adscribe como pieza garante de un statu quo político hasta su agotamiento, o si se incorpora a una movilización política capaz de provocar (y al mismo tiempo normalizar) cambios sustanciales que reclama una parte nada despreciable de españoles, creo que mucho mayor que la que se visibiliza en los medios de comunicación más influyentes. Si opta por lo primero, es decir, por mantener un juego declinante de poder en clave de alternancia y turnismo con el PP, con la incolora asistencia de Ciudadanos, será probable que el socialismo siga manteniendo poder territorial en el sur, pero, salvo improbable catástrofe en el PP, no tendrá posibilidad alguna de gobernar en España, y buena parte de los votantes de izquierda del PSOE (particularmente en la periferia de España) acabarán considerando su trasvase a Podemos o a Izquierda Unida, robusteciendo sus posiciones en la oposición pero sin acercarlos al poder. Si opta por lo segundo, el PSOE retendrá a esos votantes de izquierda, pero seguramente perderá a los del flanco centrista, que quizás consideren su voto a Ciudadanos. Va siendo momento de definirse.

Da la impresión de que hay un sector de Podemos que está encantado con que el PSOE se decante por una “coalición de alternancia” con el PP, para convertirse en la “única” referencia de la izquierda social

Pero no sólo es el PSOE el que va a marcar el futuro de la izquierda en España. Podemos también tiene que tomar sus decisiones. Al margen de aspectos organizativos y de disputas sobre cómo combinar la acción institucional con las movilizaciones sociales, tiene que optar por un modo u otro de relaciones con el PSOE. Tiene que optar entre la “pureza” (Podemos contra todos) y la “utilidad” (Podemos con capacidad de decidir, mezclado con otros). No basta con que el PSOE quiera acercarse a Podemos: Podemos también tendría que “dejarse”. Da la impresión de que hay un sector de Podemos que está encantado con que el PSOE se decante por una “coalición de alternancia” con el PP, para convertirse en la “única” referencia de la izquierda social, mientras que otro sector aceptaría como un escenario natural el entendimiento con un PSOE nítidamente diferenciado del PP no sólo en la retórica de los derechos sino en políticas económicas y sociales contrastadas. Es claro que se trata de dos procesos que se miran entre sí: la orientación que tome el PSOE en su próximo Congreso determinará sin duda la postura de Podemos, y viceversa. Los ciudadanos estaremos atentos, pero poco podemos hacer de momento, más que esperar acontecimientos.

Mientras tanto

Mientras tanto, hay por delante una legislatura en la que cabría esperar una actividad parlamentaria con batallas nada despreciables. Los 85 diputados del PSOE siguen siendo (¿a su pesar?) decisivos para un gran número de asuntos, por la sencilla razón de que la suma de PP y Ciudadanos no es suficiente para aprobar unos presupuestos, una ley orgánica ni para bloquear una iniciativa del resto de diputados del Congreso. Si desde la mayoría de los medios de comunicación se fomenta con determinación una coalición de facto entre PP y PSOE que permita la continuidad en lo sustancial de las políticas económicas y territoriales mantenidas por el PP en solitario, sin perjuicio de enmiendas regeneracionistas o retoques menores, no debería excluirse la posibilidad de que PSOE y Podemos hicieran un uso inteligente de la fuerza parlamentaria que el electorado les ha dado, a fin que conseguir el máximo de eficacia posible en iniciativas legislativas y de control del Gobierno, gusten o no gusten a los medios.

Para ello sería imprescindible un proceso de reflexión tranquilo y desapasionado en el que el PSOE (el que resulte del nuevo Congreso) y Unidos Podemos identifiquen con precisión puntos de coincidencia y puntos de discrepancia, de tal modo que en lo coincidente puedan proponer iniciativas legislativas conjuntas, y en lo discrepante vayan por separado buscando cada uno los apoyos de que sean capaces. Sería lamentable que el empeño de Podemos por lanzar al PSOE al redil del PP, y el del PSOE de lanzar a Podemos al gallinero, impidan la posibilidad cierta de cambios que reflejarían fielmente la voluntad popular expresada en las últimas elecciones, particularmente en materia de derechos, de defensa de políticas sociales y de lucha inmediata contra la pobreza en sus diferentes manifestaciones.

Se pueden apuntar algunos aspectos en los que PSOE y Podemos (con el apoyo de otros grupos parlamentarios de idéntica legitimidad democrática) podrían intentar una oposición conjunta que pudiese concitar mayorías parlamentarias diferentes de las que ha propiciado la investidura de Rajoy: reforma del Código Penal (con supresión de la prisión permanente revisable y redefinición de delitos que colindan con la libertad de expresión y pensamiento), reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana (con la supresión de excesos represivos dispuestos para invisibilizar y desalentar la protesta legítima), control de RTVE (y modo de designación de sus órganos directivos), reforma de la legislación en materia de publicidad institucional (para evitar que se convierta en un instrumento de compra de voluntades en los medios de comunicación), reforma de la legislación sobre contratación pública (para que las buenas prácticas administrativas no dependan de la frágil voluntad de los responsables políticos sino que sean el resultado de la transparencia), reforma de la legislación laboral (para restituir un razonable ámbito para la negociación colectiva de las condiciones laborales y para marcar líneas rojas frente a la flexibilidad a la baja de dichas condiciones), reforma de la fiscalidad (para impedir bolsas consentidas de fraude y seleccionar con criterio social los ámbitos de mayor presión fiscal), aprobación de medidas legales de emergencia frente a las situaciones extremas de pobreza con las que un país digno no puede convivir, elaboración de una ley sobre el derecho a la vivienda, reforma de la legislación de extranjería, de la universitaria (y su política de becas), del marco de la investigación científica pública, etc.

No se puede gobernar desde el Parlamento, eso es cierto. Pero en el Parlamento puede controlarse la acción del gobierno y pueden definirse los marcos legales de su iniciativa

No se puede gobernar desde el Parlamento, eso es cierto. Pero en el Parlamento puede controlarse la acción del gobierno y pueden definirse los marcos legales de su iniciativa. Pueden también hacerse visibles alternativas, pueden suscitarse debates y provocarse agendas. Lo que está claro es que si PSOE y Podemos juegan solamente a disputarse el protagonismo en la oposición, el Partido Popular gozará de condiciones favorables para gobernar como si tuviera mayoría absoluta, con puntuales peajes de carácter anaranjado, y acaso con encendidísimas intervenciones de los portavoces socialistas para suministrar titulares de prensa y enfatizar que son oposición, y no menos encendidas intervenciones de los portavoces de Podemos que culpabilicen al PSOE, por su abstención, de todo lo que pase. 

Una deuda democrática: aclarar posiciones

Pero es verdad que no podrá haber una oposición parlamentaria inteligible (y por tanto útil) mientras la izquierda democrática española no juegue con decisión sus apuestas y clarifique sus ofertas. Eso pasa por un Congreso extraordinario del PSOE en el que se libre de una vez, sin subterfugios, la gran batalla que viene postergándose desde hace mucho tiempo. También pasa por saber si Podemos se enroca en lo que considera deseable, o si juega también a lo inmediatamente posible.

La democracia consiste en que los Gobiernos y las líneas de acción política las marcan las preferencias de los ciudadanos, y no, ciertamente, las grandes corporaciones mediáticas y empresariales. La izquierda debe jugar a fondo a la democracia, sin caer en el victimismo: nada asegura que el pueblo prefiera gobiernos de izquierda a gobiernos de derecha, y aunque esté bien señalar con el dedo trampas mediáticas y presiones económicas, no conduce a nada creer que los ciudadanos votan engañados si votan a Rajoy. La izquierda no tiene más alternativa que convencer a los ciudadanos de que merece la pena elegirlos. Para ello será importante que, en los futuros procesos electorales, la gente pueda por fin saber qué vota cuando vota al PSOE, y qué vota cuando vota a Podemos. Así los resultados serán perfectamente inteligibles y sabremos si en España hay una demanda mayoritaria de políticas concretas de izquierda, lo que no debe darse como seguro. Estaremos atentos a sus procesos internos y al uso que hacen de la importante representación parlamentaria que ostentan en esta legislatura. Pasó ya el tiempo de la abstención. Ahora hay que definirse.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Frank

    En ese debate transcendente dentro del PSOE que usted brillantemente plantea, la elección del nuevo secretario general es probablemente uno de los asuntos más relevantes. Nunca he sido de los que haya insinuado que un determinado líder, por excelente que sea, tenga garantizado de manera irrefutable el éxito de una determinada organización. Ni al contrario. Pero en éste caso, en estas circunstancias, un error en la elección del nuevo líder -ella- podría arrastrar al PSOE a una inmerecida irrelevancia.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Sylvia Holt

    Interesante reflexión, aunque lastrada en mi opinión por argumentos más voluntaristas que realistas. Los nacionalistas catalanes habrían condicionado su apoyo a un Gobierno PSOE-Podemos a la obtención de un referéndum, a pesar de que Miguel Iceta les imploró en el último debate en el Parlament que no lo hicieran. De hacerlo, la CUP les habría retirado su apoyo en Cataluña, con las consecuencias que todos podemos imaginar. Y en caso de admitir sus exigencias, el PSOE habría tenido dificultades para explicar el incumplimiento de su programa electoral, que rechaza tajantemente el referéndum, y para justificar cualquier pacto con fuerzas que al mismo tiempo que votan a favor de un Gobierno en Madrid siguen adelante con su propio calendario hacia la independencia. Creo que tras el 20-D Pedro Sánchez se equivocó al descartar tan rápidamente a Podemos como socio de Gobierno, a pesar de lo fácil que se lo puso Pablo Iglesias. Pero el Gobierno que finalmente propuso sí habría sido viable si Podemos hubiera optado por el 'mal menor' de la abstención para desalojar a Rajoy de La Moncloa.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí