1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ÁNGEL MARTÍN / HUMORISTA

“La tele se dirige a un público que aún habla en pesetas”

Manuel Gare Madrid , 6/11/2016

<p>Ángel Martín, en un fotograma de <em>Órbita Laika</em>. </p>

Ángel Martín, en un fotograma de Órbita Laika

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________________


CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

____________________

Madrid. Fotomatón Bar, un jueves. La estrecha sala rebosa de risas mientras Ángel Martín (Barcelona, 1977) habla, canta y toca el piano. Esto último ya lo vimos en Órbita Laika, su más reciente contribución a la parrilla televisiva. Tras abandonar el programa de La2, se entrega a las pequeñas píldoras de SoloComedia, que sube junto a unos amigos a Youtube. “Hay gente que queda y se va a tomar una cerveza y hay gente que queda y graba vídeos. Nosotros grabamos vídeos porque nos mola mucho hacerlo”, dice. Martín habla en su monólogo sobre quienes viven y sobre quienes ya están muertos. También menciona a Dios. Hay cierta solemnidad en sus palabras. Normalmente uno diría que se trata simplemente de humor, pero el expresentador de Sé lo que hicisteis siempre ha ido un poco más allá. Acudir a su encuentro tantos años después de su aventura en La Sexta produce estupor: sigue ahí, justo como le recordaban.

Después de una temporada alejado del micrófono, más pegado a la televisión, ¿cómo lleva la vuelta al monólogo?

No tiene nada que ver, porque en la televisión no cuento con referencias de nadie. Salgo a un sitio con un público al que le dan dinero para que se ría, y se ríe. Me fío de unos señores en un despacho que dicen que esto va bien o esto va mal. En los monólogos lo que sí existe es la reacción inmediata a las mierdas que he escrito. Y eso para la comedia da unas pistas un poco más claras que la tele. Es la gran diferencia, el público. En la televisión tampoco voy a poder hacer mi tono porque dependo de que unos señores coloquen su producto con unos intereses que no van conmigo. Y la gente que curra en bares, en monólogos o teatros, pueden hacer lo que a ellos les apetece hacer. Para currar en comedia es más interesante que lo otro. Para mí es más guay, claro.

¿Se siente más cómodo, subido a un escenario?

No. Es un poco más incómodo, porque la reacción es inmediata. Cuando algo no va bien, no va bien y estoy jodido. Pero es más agradecido. También es verdad que tengo que estar escuchando a la gente, para los ritmos y velocidades. Nada que ver con la televisión.

 Hablemos de televisión, pues. ¿Qué impacto tuvo realmente Sé lo que hicisteis? 

No estábamos haciendo televisión: los códigos fueron otros. Llegamos a una gente que nos dejó hacer lo que queríamos. Nos juntaron a un grupo de amigos a hacer el canalla. Como la cadena quería ruido y a nosotros nos daban libertad, hicimos todo el ruido que nos dejaron. Es muy difícil que se repita algo así porque la libertad que había en aquel momento ahora mismo no está. En La Sexta estábamos yendo a un cero coma algo de audiencia; la gente habla mucho del programa pero las audiencias más o menos buenas llegaron después de cuatro años. En los tres y pico primeros años pasamos del cero al once, pero a nosotros ese proceso lo vivimos dándonos igual. Sé lo que hicisteis iba de gente que salía y hablaba como hablamos en la calle con los amigos. Había unos tíos ahí que salían y decían “pues los lunes me toca la polla trabajar” y en casa la gente decía “hostia, ¿por qué se hablan así?”. Y cuando se empezó a cambiar, pues cambió todo.

¿Ahí es cuando decidió irse?

No, yo decido irme cuando me aburro. Lo que pasa es que dejar la tele tiene muchas implicaciones, es complicado bajarse del carro. Pero en el momento en el que me da la sensación de que no aporto nada, me tengo que bajar. Porque no es mi proyecto. Yo estoy aquí, me lo paso muy bien y, cuando deje de pasármelo bien, pues me tengo que ir, y ya está. Fue por aburrimiento, como cuando uno ya no pinta nada.

Dar valor solo a la comedia que sale por la tele es muy egoísta por parte del consumidor

¿Queda algo ahora mismo en televisión de lo que se hizo en Sé lo que hicisteis?

He visto alguna vez Zapeando y tal, pero yo creo que no tiene nada que ver. Quedan las caras, algunas caras. Pero es que no se puede hacer, no tiene más. No creo que lo que haya sea mejor ni peor. No tiene nada que ver. Queda la nostalgia, a lo mejor algún colorín, algún fondo. Parece que se pueden hacer cosas parecidas, pero como la cadena no es ni parecida, no pueden serlo. El público probablemente sí sea el mismo.

¿Se hacen más programas de entretenimiento que de humor en televisión?

Hacerse se hacen, otra cosa es que interesen o no. Y si le están gustando al público que ellos buscan, que ese es otro tema. Pero hacerse se hacen. La tele es un medio que se gestiona desde la antigüedad. Pero sí, programas de humor y entretenimiento hay. Muchos. Prácticamente todos, de hecho.

¿Qué programa diría que es de humor?

¿De humor?

Sí.

¿Única y exclusivamente de humor, sin ninguna intención más allá que hacer comedia?

Eso mismo.

Ninguno. O sea, no hay ningún programa que sea de humor, comedia por comedia. La hora de José Mota, a lo mejor. Pero incluso él está obligado, yo creo, a meter más política. O que a él le interesan, da igual. Pero eso a lo mejor es lo más cercano a programa de humor que hay ahora mismo. 

Un cómico sabe que si va a hacer un programa a la tele no va a hacer el programa que él quiere hacer

¿Hay margen para evolucionar, en este sentido?

La tele no puede evolucionar a niveles de humor y comedia, porque está dirigida a otros espectadores. O sea, es un público al que le hablan todavía en pesetas. ¡Hasta que eso no cambie! Si en La ruleta de la fortuna y dicen “tenemos seis mil euros, que son un millón de las antiguas pesetas”, pues ya están dejando claro a quién están hablando. La tele es un medio que está para una cosa y la comedia es un medio que está para otra. Cuando tratan de forzar eso y de meterlo en el mismo sitio, pues claro, hay gente que se enfada mucho. 

Órbita Laika. Un programa de ciencia con pinceladas de esa quimera entre humor y entretenimiento de la que hablábamos antes. ¿Es la línea a seguir? 

No, no. Es un error insistir en que en la tele tiene que haber humor. En la tele, nadie elige nada.

¿Órbita Laika es un buen concepto?

Un muy buen concepto que se hacía en la tele pública, y que la tele pública decidió marear. No importó lo que se logró durante la primera temporada. En el momento en que una cadena pública, que está pagada por todo el mundo, hace un programa de ciencia que funciona y decide andar tocando los huevos con eso, pues es como bueno, vale, hablemos de intereses de cadena. En la tele hay que apuntar a proyectos. Si el proyecto interesa, me meto. Y al igual que el teatro, igual que un bar, o igual que la casa de la abuela, tiene sus reglas. Quienes cruzan la puerta, aceptan unas reglas. 

No son pocos los cómicos que cruzan la puerta de la tele y fracasan.

Que cada uno acepte su puta responsabilidad. A estas alturas, un cómico sabe que si va a hacer un programa a la tele no va a hacer el programa que él quiere hacer, y ya está. No entiendo por qué no lo asumimos. Yo estuve muy enfadado, y de pronto me paro y digo: a mí me han contratado para hacer aquí una cosa y la he aceptado, pues tengo que hacer esta cosa. Entonces, o gastaba mi energía en otro lado, o gastaba mi energía diciendo “es que no me dejan hacer lo que quiero”. Hay mucho rollo de culpar a los demás.

La hora de José Mota es muy representativa. Su último programa de Nochevieja fue lo más crítico que se ha hecho aquí en el último año de televisión.

Él tiene una posición desde la que puede pelear para que eso sea así. Porque en TVE necesitan a José Mota y José Mota sabe que a él hay una serie de cosas que le apetece hacer. Cada uno pasa por el aro del otro. ¿Está mal lo del teatro? Pues está igual de mal que la tele. Que tengamos que pagar al dueño del teatro para que ponga nuestro cartel en la fachada y quedarse un porcentaje de lo que hagamos dentro de la sala es el mismo puto peaje, y nadie habla de eso. 

La queja viene de parte del público que compara la tele que se hace aquí y la que se hace fuera. ¿Ha visto Louie?

Lo que está haciendo Louis C.K. lo hacían en 1940 en Estados Unidos.

Ya, pero en España quizá ni hayamos llegado ahí.

¿Y por qué se insiste en llegar ahí en la televisión? ¿Por qué ver esto en la televisión si lo podemos ver en Internet?

Pero no es el tipo de humor que hacemos aquí.

Para ver el tipo de comedia que se hace en España es muy importante moverse por bares. O sea, no tiene sentido que la gente hable de comedia si no conoce a los cómicos. ¿Por qué no se hace en Antena 3 no sé qué? Pues porque se está haciendo en los putos bares. Que muevan el culo, porque hay gente muy buena. Tratar de darle valor solo a la comedia que sale por la tele me parece un punto de partida muy egoísta por parte del consumidor.

Antes dependíamos de que unos señores nos cogieran, ahora dependemos de tener un móvil

¿Aquí podemos hacer cosas como Louie? Aquí se hacen cosas como Louie. El fin de la comedia, aunque no llega a ese tono, se ha hecho aquí, con cuatro duros. Pero evidentemente en España no puede haber un Louie. Porque España no es Estados Unidos. Me interesa más un cómico que sea transgresor aquí que un cómico que intente hacer comedia que se hace en Estados Unidos. A mí un cómico que aquí en España hable del 11S me la pela, porque yo aquí no lo he vivido. Lo he visto por la puta tele, no me ha afectado en nada.

Aquí un cómico no hace bromas con el 11M.

Pero eso es un problema de los cómicos. Eso no es un problema ni de la tele, ni de la radio ni del teatro. Es un problema personal del cómico.

O de nuestra cultura del humor.

No, del cómico. Un cómico tiene la obligación de hacer las bromas y la comedia que él considere que tiene que hacer, asumiendo que eso pueda no gustar. Es importante que el cómico encuentre cuál es la broma que tiene que hacer. Es decir, no podemos salir y lanzar a bocajarro algo que sea una puta agresión verbal. Eso no. Pero hay gente como Mongolia, que hace cosas que están ahí. Independientemente de que la gente sepa interpretarlas o no, ellos las hacen. Y es brillante.  Y hay mucha gente que está en contra y mucha gente que se enfada. “Es que se me tirarán encima”. Sí, claro. Pero si te va esto, pues te va esto. Tenemos tendencia a instalarnos en lugares de hace 60 años, y me parece un error. Estamos todo el tiempo diciendo “es que en Estados Unidos, es que aquí siempre los mismos”. 

Entonces, sí hay humor transgresor en España.

Creo que hay gente con muchos huevos. No son mayoritarios, es verdad. Pero hay gente haciendo cosas, peleando por hacer cosas de comedia. Y creo que hay gente que se está acostumbrando. Es decir, al final el público también se acostumbra y se ajusta. Y las redes sociales dejan conocer mejor al cómico. El problema es que hay gente que se queda en que el cómico hace una broma sobre no sé qué. En SoloComedia nosotros no vamos a provocar, no nos interesa el humor desde la provocación. Nos interesa el humor desde la reflexión. Aunque lleguen comentarios negativos por colocar a dos chicos en un puf. Uno de cada cien, eso sí. 

¿Qué es lo que hace que ahora el proyecto sí pueda funcionar?

La pasión. SoloComedia nace cuando yo aún estaba en Sé lo que hicisteis, y se basó en un proyecto americano que se llama Funny or die, con Will Ferrell y Adam McKay, y yo quería hacer una cosa así. Hice un amago con Dani Mateo, pero aquello no salió. Luego pusimos en marcha SoloComedia y aquello se estaba yendo de madre. Se estaba yendo a un sitio que no tenía sentido, que estaba mal. Después de tres años reflexionando cómo tenía que ser eso, sabía lo que quería. Antes estaba enfocado a un público de 18 años a veintitantos, que es una generación que no es la mía. No los conozco. Sí tiene sentido que haga humor para gente de mi generación, y ahí ya igual engancho a gente que es de generaciones anteriores, de alrededor de 25 años. 

¿Es el suyo un humor depresivo?

Sí, no tanto depresivo como la sensación de ver las cosas en un espejo. Al final, las movidas de pareja se resumen en “no nos queremos”. Fin. Ya está. Puedes darle mil vueltas a eso o puedes darle mil vueltas a “es que tú te has follado a no sé quién, es que tú te has ido a no sé dónde, es que tú me has escondido no sé qué”. Con los amigos es lo mismo, hemos dejado de llevarnos bien. “No me has llamado, no me has contado esto”. Pues porque ya no somos tan amigos. A la gente le cuesta mucho eso. Pero es que la gente es rara y se encuentra en momentos muy raros, siempre. No jugar con eso nos parecía aburrido. Humor depresivo me gusta.

Cuando empezó en esto, la transición era de Paramount Comedy a la tele. Ahora, ¿cuál es ese salto?

La gente presta más atención a Internet porque es mucho más rápido. Para qué ver 25 minutos pudiendo ver dos. Quien busca los 25 minutos, o una hora, va al teatro o a un bar. Y a la gente le cuesta mantener la atención: si no hay una risa a los dos minutos, lo quita. Y si se ríe dos minutos pero los otros dos no, lo cambia. Lo guay sería enganchar dos minutos con dos minutos, con otros dos minutos y acabar en los 200. “Las cosas no son como antes”. Ya, joder, ya lo sé. Antes dependíamos de que unos señores nos cogieran y ahora dependemos de tener un móvil. Si nos lo montamos bien, el trampolín lo tenemos. 

¿Está el futuro de la comedia en internet?

La comedia es vital para el día a día. No me parece viable que la comedia no funcione en Internet, porque la comedia se busca. Nos levantamos por la mañana y buscamos un GIF que nos haga gracia, la viñeta que nos divierta, el perro que hace la tontería no sé dónde, la niña que dice no sé qué. Mi futuro está en SoloComedia. Me interesa mucho ese tipo de cosa, esos dos minutos de risa. Me resulta muy cómodo, muy sencillo, muy divertido. Y nos deja tiempo para seguir riéndonos. Es que lo pasamos muy bien. Para qué nos vamos a meter en jardines.

____________________


CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pilar Castellano

    Siempre me ha encantado lo claro que habla Angel Martín.

    Hace 6 años

  2. I love UPYD

    Yo suelo hablar en pesetas de vez en cuando, sí. Sobre todo cuando de "trinque" se trata..., ejemplos. Corrupción en España (ERES, EDUS, GURTEL, PÚNICA) 7.000 M€ ----- aprox. 1.164.702.000.000 más de UN MILLÓN DE MILLONES de pesetas. En euros no se ve el alcance real del delito.

    Hace 6 años

  3. Cosmo Kramer

    Mucho Louie pero nadie se acuerda de Jerry Seinfeld??

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí