1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Euskadi: el concierto fiscal de la discordia

El Gobierno español cifra en 1.565 millones el pago anual del Cupo vasco. El Ejecutivo vasco responde que el Estado le adeuda más de 1.400

Isabel Camacho Bilbao , 2/11/2016

PUBLICDOMAINPICTURES.NET

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

--------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

-------------------------------------------------------------

Si por un momento el PNV se hubiera sentado a negociar con el PP la investidura de Rajoy, los nacionalistas vascos habrían sacado de su chistera la carta del Cupo vasco. Y si su interlocutor hubiera sido quien por un instante pudo ser la alternativa, Pedro Sánchez, habría triunfado con sus juegos de hábil prestidigitador. 

El Cupo es esa palabra mágica por la que, mientras unos acusan al País Vasco de insolidario con las comunidades más desfavorecidas y le cargan una deuda de más de mil millones con el Estado, otros, fundamentalmente en Euskadi, sostienen que los vascos pagan más de lo que les corresponde por su PIB y que es el Estado el que tiene una deuda pendiente de más de 1.400 millones de euros. 

La ley quinquenal de 2007, prorrogada por falta de acuerdo, fijaba la cuantía de pago acordada de aquel año base en 1.565,2 millones de euros. Sin embargo, las discrepancias entre ambas administraciones a partir del ejercicio de 2008 han impedido la liquidación de las cantidades anuales. En los últimos nueve años, la cantidad reclamada por el Gobierno vasco  (incluido el período  socialista) ha ido aumentando basándose en el hecho de que el incremento de la financiación de las comunidades de la Hacienda común también debía materializarse en una contrapartida económica concretada en el Cupo y en las devoluciones tributarias. 

Cuando arrancó el primer Concierto en 1981, se fijó como referencia que Euskadi pagara el 6,24% de su PIB, que era el peso relativo que entonces tenía la economía vasca en el Estado. Y esa es la cantidad que permanece 35 años después. El PIB ha disminuido debido al descenso de población y porque la comunidad vasca tiene a su cargo más competencias.  ¿Quién tiene razón? La respuesta está soplando en el viento como escribió Bob Dylan o quizás, aunque menos poético, tenga que ver con la diferencia de interpretaciones de cálculo que sobre el Cupo vasco mantienen el Gobierno de España y el vasco. Y no solo ellos.

“Si Euskadi debiera mil millones, el Estado ya habría enviado los tanques. Es imposible. Solo responde a cálculos muy interesados”, bromea Susana Serrano Gazteluurrutia, profesora de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad del País Vasco (UPV). “La aportación  de la comunidad autónoma vasca es mayor o menor dependiendo de los cálculos y con qué se compare. Yo creo que aporta más que otras comunidades a las arcas del Estado. Dirán que es porque tiene mas recursos pero esto también es relativo porque depende, fundamentalmente, no solo de lo que produce, sino también de cómo lo gestiona”, explica. 

¿Debe dinero? Para Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la UPV, el Cupo es muy poco transparente. “Se va actualizando según el incremento de los ingresos del Estado al que se restan algunas competencias sin traspasar. El lío, los mil millones que algunos dicen que debe Euskadi al Estado, salen de si el País Vasco tiene que hacer determinadas actualizaciones o no. Pero como el dinero lo tiene el Gobierno vasco, él decide qué paga a Madrid. Así que esa deuda se refiere a un desacuerdo entre los gobiernos de Madrid y de Vitoria acerca de cómo actualizar el Cupo”.

Según el experto, el modelo vasco genera muchos más recursos que el sistema común desde el punto de vista distributivo. ¿Cuántos? Pues depende del tiempo en el que se analice porque no es constante. Pero en su  criterio, una cifra adecuada sería, “por lo menos, un 75% más recursos per cápita”.  Argumenta que genera más recursos por el propio diseño del modelo: primero porque las contribuciones a la solidaridad son menores y segundo porque las variables se han medido de tal forma que probablemente infraestiman lo que  tiene que pagar el País Vasco”. Esas variables que se estarían midiendo erróneamente serían la revisión de la aportación a la solidaridad interterritorial, la valoración a la baja de las gastos del Estado en beneficio de Euskadi (competencias no transferidas) y un cálculo inadecuado del ajuste del IVA.

Si en el año 2000 la economía de Euskadi suponía el 6,30% del PIB de España, la renta relativa de la comunidad vasca no alcanzó el 6,24%

La cifra mágica del 6,24% se ha ido quedando obsoleta. Los tiempos han cambiado y, si en el año 2000 la economía de Euskadi suponía el 6,30% del PIB de España, la renta relativa de la comunidad vasca no alcanzó el 6,24%, debido en gran medida a la caída del índice de natalidad, hasta 2014. En la última década, ha oscilado entre el 6,02 y el 6,09, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por eso, el Gobierno vasco interpreta que, tomando como base la ley quinquenal de 2007, Euskadi debería pagar menos en concepto de Cupo dado que su participación relativa es del 6,07% del total del PIB español y solo tiene el 4,6% de la población nacional. A pesar de lo relevante del dato, lo cierto es que el Cupo no contempla medidas de corrección dependiendo del número de habitantes. Lo que sí hace, sin embargo, el sistema financiación de las comunidades autónomas de régimen común. 

Ese 6,24% corresponde a los servicios que el País Vasco recibe  por las competencias no transferidas, como son aeropuertos, sueldos del Gobierno español y de la Corona, el Ejército o el AVE –no está previsto su funcionamiento hasta 2019 en Euskadi y la Comunidad se hace cargo en sus presupuestos de la mitad del coste–.  Y “no nos olvidemos, también el 6,24% de los intereses y la amortización de la deuda que tiene el Estado y de los fondos de solidaridad interterritorial. Es un sistema de riesgo unilateral. Euskadi se responsabiliza de esta gestión sin intervención del Estado por lo que no puede recurrir a él para hacer frente a los gastos públicos como hacen otras comunidades de régimen común. Es un hecho singular en la Unión Europea”, reseña Serrano-Gazteluurrutia.

La profesora, defensora acérrima del sistema actual de Cupo, considera que si la comunidad vasca dispone de más recursos es porque produce y recauda más. “Las haciendas forales recaudan y la parte mayor se queda en el País Vasco, que lo primero que hace es pagar el Cupo y ya con lo que queda, nos arreglamos en casa. Si este año la recaudación ha sido buena, pagado el Cupo queda mucho, más que en otras comunidades y tenemos más para gastar. Y si tenemos más, es por lo recaudado en cada territorio histórico, los impuestos que pagamos los ciudadanos. Si la recaudación ha sido mala, queda poco y lo pasamos un poco mal porque el Estado no echa un cable en nada”. 

Zubiri explica que cuando se acordó el modelo de Cupo vasco se diseñó un sistema que era distinto y menos redistributivo. El objetivo del sistema común de las demás comunidades –excepto Canarias– es distribuir los recursos entre comunidades de forma igualitaria por unidad de necesidad. Con esa medición de las necesidades “chapucera y  mediatizada políticamente” lo que se hace es igualar los recursos por unidad de necesidad. El sistema común es  tremendamente igualitarista. Lo que se pactó con el País Vasco y Navarra es algo diferente. Se pactó que pagaran por lo que se gastaba el Estado en estas comunidades y hacia una contribución a la solidaridad. Y lo que se acordó fue una contribución muy pequeña. Se podría haber diseñado de otra forma pero se hizo así --prosigue Zubiri--. Lo que se pactó fue una aportación mucho menor que la de las demás comunidades autónomas. Mientras Cataluña aporta a las demás todo lo que recauda por exceso de su necesidad estimada, el País Vasco está aportando mucho menos. Y, además, ni un solo parámetro del Concierto se ha cambiado desde los años 80 porque tiene también mucho de pacto político”.

Se fijó que la ley del Cupo se revisa cada cinco años, pero la última fue aprobada en 2007 y está prorrogada por falta de acuerdo para abordar su negociación

Se fijó que la ley del Cupo se revisa cada cinco años, pero la última fue aprobada en 2007 y está prorrogada por falta de acuerdo para abordar su negociación. El Concierto Económico determina que los acuerdos se deben alcanzar en una mesa bilateral en la que participen las tres haciendas vascas y representantes del Gobierno central con el ministro de Administraciones Públicas. “Lo que dice la ley es que cada cinco años se revise la ley del Cupo. Se revise la metodología y se revisen los valores y parámetros, que se calcule el Cupo bien y se aplique la fórmula”, remacha Zubiri. 

¿Es aceptable este sistema? El catedrático traslada la respuesta a los partidos políticos. “Ellos son quienes deben decirlo”. Y la realidad es que los partidos con representación en Euskadi están de acuerdo con el sistema actual de Cupo. Solo UpyD quiso derribar el Concierto y Ciudadanos propuso un ajuste al alza. No fueron secundados y ninguno de los tiene parlamentarios en la Cámara vasca.

Hace un año la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, trató de lanzar vientos huracanados cargados de intereses políticos y pidió “modular” el acuerdo, eufemísticamente, que los vascos paguen más. “Está recibiendo más fondos que otras comunidades para la prestación de los servicios públicos", dijo. Su correligionaria, la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, le cortó las intenciones: “Euskadi no tiene régimen privilegiado, sino un sistema de riesgo y no recibe dinero del Estado, sino que se lo da. “Cada uno tiene que encargarse de lo suyo”, le espetó la vasca a la sevillana.

“Debe ser complicado cambiar el sistema --reconoce Zubiri--. En los 80 hubo algunas voces como la del PP que se oponían al Concierto, pero ahora todo el mundo se ha dado cuenta de que es una gran ventaja para el País Vasco. Ha pasado mucho mejor la crisis porque tiene un concierto económico. Aquí nadie ha pagado una tarifa complementaria, hemos seguido prácticamente con los mismos impuestos, ha habido muchos elementos del Concierto que han favorecido al País Vasco. Al final, la cuestión es que hoy en día nadie cuestiona el concierto económico en el País Vasco. Cómo no van a hacerlo en algo que te da el 75% más que al resto”, arguye Zubiri, quien propone redefinirlo.

El catedrático prefiere soslayar la pregunta de si Euskadi es insolidaria: “Es subjetivo”. Pero no duda en aseverar que “el País Vasco aporta a las demás comunidades menos que otras de renta parecida. Pero así está recogido en el sistema del Concierto, que no es bueno ni malo, sino que forma parte del acuerdo el que el  sistema foral aporta menos que el sistema común.  Si es justo o injusto es a gusto del consumidor”. 

La falta de solidaridad es uno de los continuos reproches al sistema tributario foral desde el principio de las negociaciones del Concierto. Por ello, sus defensores reseñan el cuidado que ya se tuvo en 1981 en evitar la asociación entre Concierto y privilegio. El Cupo se paga en función del PIB y no por población, lo cual conlleva gran dosis de solidaridad, además de colaborar en el fondo territorial común con la cantidad que marca el Estado y que no se negocia.  

Los recelos no tienen razón de ser, sostiene Serrano-Gazteluurrutia. “La comunidad vasca contribuye a través del Cupo Fondo de Compensación Interterritorial (FCI)  por los importes de la dotación al mismo en los Presupuestos Generales del Estado, como carga no asumida. Hay un absoluto respeto de la solidaridad en los términos prevenidos en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía”. 

De manera más personal, dice que hablar de insolidaridad es entrar en terrenos de metafísica. “Somos insolidarios con lo que pasa en Siria o África. Ahora bien, que de lo que yo pago en impuestos, que es más que se paga en otras comunidades, deba aún pagar más para que otros que paguen menos, tengan lo mismo que yo… que me exijan por la unidad de España, por solidaridad, por igualdad… ya tiene bemoles”.

--------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno de tantos

    Mikel Buesa: "... el Cupo Vasco se ha convertido en un auténtico pufo, en una estafa o engaño al conjunto de los ciudadanos españoles, que han contemplado, confusos, cómo los legisladores han sido capaces de plasmar en los textos aprobados por las Cortes Generales conceptos de imposible justificación desde el punto de vista económico. " "... El pufo vasco alcanza así una cifra de 2.060 millones de euros, que equivale al 3,4% del PIB regional. En términos per cápita, las Administraciones vascas disponen de 964 euros por cada habitante, lo que les concede una notable holgura financiera para dedicar recursos a las políticas nacionalistas o para ocultar las ineficiencias en que incurren, con creciente intensidad, los servicios públicos de ellas dependientes." http://www.ilustracionliberal.com/34/el-pufo-vasco-mikel-buesa.html (invierno 2007-2008)

    Hace 5 años

  2. Luis

    Si Euskadi en algún momento fuera independiente tendría ejército más policía etc por que ?porque en la misma esencia de ti como individuo hay un otro que no eres tu y lo necesitas para mantenerte como individuo.Si no fuera así sería invadida Euskadi de nuevo.Debes tener siempre un enemigo si quieres tener un Estado .Económicamente perdería peso así como político, es de sentido común, Portugal tiene más habitantes y mira como esta.Yo pienso que lo mejor es que Euskadi sea independiente y se acaba el rollo de discriminación económica o tonterías por el estilo.Ojalá seáis una nación como Portugal o cualquier otra nación.

    Hace 5 años

  3. Byut

    Se puede discutir mucho de Cupo, pero ser es cualquier cosa menos feudal, precisamente la instauración del Cupo vino dada porque el Gobierno de España decidió modificar el sistema de fuero impreaten en el Pais Vasco. esto fue en 1876 tras la tercera guerra carlista, asi que de feudal muy poco.

    Hace 5 años 1 mes

  4. SuSG

    Lo de la solidaridad... algunos se empeñan en exigir tener lo mismo con menor esfuerzo; justicia es a cada uno lo suyo (por merecimiento, mínimos cubiertos, etc), no a todos lo mismo. El "café para todos" trajo este mejunje, en el ´78 nadie dijo que debía haber 17 CCAA con todas las instituciones y órganos (y, a veces, sin competencias y/o funciones). Pero es lo que tiene ver que el otro tiene algo y quererlo. Bururik ez, ta txapela nahi, que decía mi amama.

    Hace 5 años 1 mes

  5. Maju

    El cupo es un tributo feudal que no deberíamos pagar, lo normal sería que fueramos plenamente independientes y que no nos hicieran pagar por los tanques, policías y jueces que ocupan nuestro país. No me hables de "solidaridad" cuando me estás apuntando con una pistola, porque lo que es eso es robo a mano armada. La solidaridad está muy bien pero es algo de libre elección y los hay en mucha peor situación que los andaluces, los saharauis por ejemplo. Además la solidaridad empieza en casa, ya se sabe, y en el caso de Andalucía tienen un montón de latifundios que expropiar primero, si quieren que alguien les tome en serio en temas de solidaridad, porque para empezar hay que obligar a los ricos a ser solidarios con los pobres en cada país y sólo entonces, si no queda más remedio, acudir a los vecinos y no tan vecinos, porque, que quieres que te diga, Sevilla está más lejos que París y en general los españoles nos tratan a patadas.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí