1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Entre renta mínima y renta básica, ¿una renta mínima automática?

Sería positivo sustituir los programas actuales por un único sistema universal más justo, más eficiente, más sencillo y más barato

Juan A. Gimeno Ullastres 2/11/2016

<p>Los partidarios de la renta básica esparcen monedas de papel frente al Parlamento suizo.</p>

Los partidarios de la renta básica esparcen monedas de papel frente al Parlamento suizo.

GENERATION GRUNDEINKOMME

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_______________________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

_______________________

El sistema económico y social dominante está provocando una exclusión laboral y social creciente. La carencia de ingresos sigue siendo la primera causa explicativa de todas las situaciones de exclusión y aquí se intenta reflexionar sobre las medidas paliativas que pueden aplicarse de forma inmediata para atender las necesidades elementales de las familias en esa situación de pobreza monetaria.

En sociedades avanzadas como la nuestra, la idea de garantizar a toda persona unos mínimos vitales está admitida desde hace tiempo. Y todas las encuestas parecen mostrar un amplio consenso en favor de algún sistema de rentas mínimas para aquellos colectivos que realmente lo necesiten.

 

De hecho, el sistema de pensiones, los subsidios de desempleo, las prestaciones asistenciales, los programas autonómicos de rentas mínimas, los mínimos personales y familiares en el IRPF, las diversas prestaciones que aparecen y desaparecen como cheques bebé, rentas de emancipación. Representan un sistema complejo de rentas mínimas casi generales.

Podría decirse que tenemos un sistema de rentas mínimas universales… para quienes han trabajado y pocos más. En un país como España, donde la protección familiar está a la cola de Europa y la pobreza infantil supera el 30%, es necesario terminar con esa enorme injusticia: como grandes colectivos, las mujeres no incorporadas al mundo laboral y los niños son los grandes olvidados de nuestro confuso, complejo e ineficaz sistema de garantía de rentas de carácter incompletamente universal.

Los inconvenientes son conocidos:

— Altos costes administrativos de gestión de los programas de sostenimiento de rentas, tanto para la administración pública correspondiente como para el propio sujeto beneficiario.

— Importante el retraso que se sufre desde el momento en que se inician los trámites de solicitud y el efectivo disfrute de la prestación (doce meses de media), con el consiguiente efecto de desprotección temporal.

— Desincentivo al empleo y estímulo al fraude y la economía sumergida. Habitualmente incompatibles con la obtención de empleo u otros ingresos, provocan la “trampa de la pobreza”.

— Estigmatización social de los perceptores y posibles daños psicológicos y morales consecuentes. Incluso, determinadas personas parecen evitar pasar por la vergüenza de solicitarlo y se autoexcluyen de la ayuda.

— Desigualdad territorial e incentivo a no moverse por gestionarse a nivel autonómico.

La enumeración de los inconvenientes anteriores, en lista ni siquiera exhaustiva, muestra a las claras que es necesaria una alternativa más eficiente. Una de las propuestas más eficientes para erradicar la pobreza sería la de habilitar una renta básica de ciudadanía.

Podría ser conveniente reformular la propuesta, fundiendo la garantía de mínimos y la renta básica en una propuesta

Aunque existe consenso en que debe garantizarse una renta mínima a quien lo necesite, el debate sobre la renta básica (que lleva años en el mundo académico) saltó a la opinión pública ligado a contiendas políticas partidistas, lo que genera prevenciones difíciles de rebasar. Por ello, podría ser conveniente reformular la propuesta, fundiendo la garantía de mínimos y la renta básica en una propuesta que recoja lo fundamental de ambas, políticamente aceptable y financieramente viable: una Renta Mínima Automática (REMA).

La REMA sería un ingreso que se garantizaría inicialmente, de forma incondicional y automática, a todo ciudadano, sin contrapartida ni compromiso alguno y con independencia de las circunstancias personales o de otros recursos y de la situación laboral o familiar. El disfrute efectivo final exigiría que no se superara (gradualmente) determinado nivel de renta.

La cuantía percibida absorbería todas las prestaciones no contributivas. En las contributivas, de entrada, se percibiría una parte como renta básica y el resto (hasta lo que exceda el importe actual) como parte variable. En el subsidio de desempleo, inicialmente, el impacto sería igual al descrito. No obstante, sería necesaria una reflexión más detallada respecto al funcionamiento futuro, para no provocar un quebranto excesivo al pasar a la situación de desempleo.

Frente a los inconvenientes señalados para los subsidios existentes, la REMA aporta indudables ventajas:

— Incondicionado y automático, sin necesidad de solicitud ni aprobación previa, se recibe antes de que aparezca la necesidad. Ello evita los retrasos de los sistemas vigentes con la consiguiente grave desprotección durante ese tiempo.

— Además, exige una gestión mínima frente al actual laberinto burocrático y evita también la estigmatización de la pobreza. La REMA supone eliminar la maraña de programas y normas reguladoras existentes en la actualidad, lo que favorece también el acceso y la universalidad y reduce costes de gestión. Por su propia esencia, los posibles fraudes actuales desaparecen. Ya se ha dicho que es compatible con otros ingresos, por lo que elimina la trampa de la pobreza y los posibles incentivos a la economía sumergida disminuyen sustancialmente.

Por lo tanto, parece fuera de duda que es positivo sustituir los programas actuales por un único sistema universal más justo, más eficiente, más sencillo, más barato.

Los ricos ya reciben una renta básica en el impuesto sobre la renta. El mínimo personal y familiar

Se preguntan algunos, ¿también a los ricos? Lo primero que conviene recordar es que los ricos ya reciben una renta básica en el impuesto sobre la renta. El mínimo personal y familiar (y otros beneficios relacionados) implican que cada contribuyente descuenta de su importe de lo que tendría que pagar en concepto de renta mínima vital. Un subsidio que afecta, claro, a los que hacen declaración: un colectivo donde hay más ricos que pobres. Y eso parece no escandalizar.

La verdad es que el derecho a una renta mínima garantizada corresponde a todo ciudadano por el mero hecho de serlo. De antemano, no sabemos si la persona es necesitada o no, cómo le irán las cosas a lo largo del tiempo… Hemos visto que uno de los principales problemas de las rentas mínimas actuales es el enorme coste, en tiempo, esfuerzo, dinero, personal…, dedicado a la comprobación del grado de necesidad. Parece mucho más fácil y eficaz entregar el dinero sin preguntar, y ajustar cuentas periódicamente. Si le va bien tendrá que devolver, si le fue mal, gracias a la renta previa pudo sobrevivir dignamente sin necesidad de más trámites.

Obviamente, no faltan críticas e inconvenientes respecto a la posible implantación de una renta básica. La primera de ellas, el efecto adverso que pudiera tener sobre los incentivos para el esfuerzo y la búsqueda de empleo. La mayoría de la literatura que presume este posible incentivo perverso de cualquier subsidio sustenta el razonamiento fundamentalmente en la trampa de la pobreza, por el hecho de que encontrar trabajo implica perder el subsidio. Precisamente la REMA elimina ese problema.

La existencia de las horas extraordinarias y la elevada aceptación por parte de la mayor parte de los trabajadores refuerza la idea de que en nuestras sociedades existen estímulos muy poderosos para incrementar el esfuerzo laboral si con ello conseguimos más ingresos. En cualquier caso, por su compatibilidad, el efecto desincentivo será, sin lugar a dudas, menor que en cualquiera de los subsidios a los que sustituye.

probablemente gastamos más en intentar dejar fuera de subsidios al vago que lo que nos costaría pagarles directamente una renta mínima

Por otro lado, probablemente gastamos más en intentar dejar fuera de subsidios al vago (con dudoso éxito y graves molestias y retrasos para los necesitados) que lo que nos costaría pagarles directamente una renta mínima. Y en la situación presente, los perceptores tienen derecho a una renta mínima porque el mercado de trabajo es incapaz de ofrecerles empleo. Ni siquiera indigno.

¿Puede provocar un descenso de salarios? La renta mínima refuerza el derecho de los trabajadores a rechazar las malas ofertas de trabajo así como la capacidad de mantener presiones sindicales. También posibilita elegir entre trabajos remunerados y no remunerados: el hecho de que estos últimos no se contabilicen en el PIB no significa que no contribuyan al bienestar general, sino más bien todo lo contrario.

La igualdad de género resalta que puede suponer un incentivo para el mantenimiento de la mujer en el hogar para todo el conjunto de economía de los cuidados. La primera respuesta es obvia: la renta básica no soluciona ni este ni otros muchos problemas y exclusiones. La lucha debe hacerse con otros medios y otras políticas. Y lo mismo debe decirse para la lucha por el pleno empleo o el “empleo garantizado”, indebidamente considerada alternativa cuando sería, en su caso, complementaria. En todo caso, tener una renta personal da siempre más libertad que no tenerla. Y habría que preguntar a las potenciales beneficiarias si prefieren esperar a que se llegue a una solución estructural del problema.

Pero, ¿es financieramente viable? Una renta incondicionada para todos los ciudadanos, se dice, exige un montante de recursos inabordable o/y poner en peligro otros programas del Estado de bienestar. Evidentemente, la implantación de la renta básica no debe implicar perjuicio para las prestaciones en especie, sin perjuicio de la necesaria revisión de las prestaciones monetarias.

Partamos de una cantidad de 400 euros mensuales (4.800 anuales) para una persona adulta, un 30% de esa cantidad para los menores. La cifra no es quizás la deseable idealmente. Pero obsérvese que, para una familia de dos adultos y dos menores, la renta básica supondría 12.480 euros al año, 1.040 euros al mes. Nos situaríamos en un tramo medio dentro del conjunto de la UE.

Al ahorro correspondiente de las cuantías por prestaciones absorbidas, hay que añadir igualmente el ahorro que se produce en el IRPF. La simplificación supone también una reducción importante de recursos administrativos que hoy se dedican a la gestión y control de esas prestaciones. Si la REMA fuera acompañada de una reforma en profundidad de las prestaciones contributivas, el ahorro podría ser todavía mayor. A todo lo anterior deberíamos añadir las deducciones por maternidad, nacimiento o adopción.

La redistribución que implica la implantación de la REMA provocará un estímulo al consumo, con el consiguiente efecto multiplicador sobre la demanda agregada y, por ende, sobre la recaudación tributaria.

Todo lo anterior puede suponer una financiación automática no inferior al 50% del coste total. Con coste cero (simplemente por absorción de partidas ya existentes), podríamos garantizar la renta mínima aproximadamente para el 50% de la población con menos recursos.

La simplificación supone una reducción importante de recursos administrativos 

Necesitaríamos la anulación/recuperación del otro 50%. La opción de restringir la renta mínima al 50% de menores ingresos implicaría un grave error de salto y haría discutible la supresión del mínimo personal y familiar del IRPF para el 50% restante. Por ello, una opción de igual resultado, pero mejores efectos, sería calcular la devolución de forma gradual, de forma que empezara a recuperarse la renta pagada a partir de, por ejemplo, la tercera o cuarta decila de renta, de forma progresiva, alcanzando la totalidad para las dos últimas. Así, la renta básica jugaría de forma completa para el tercio de población realmente necesitada, y de forma muy relevante para el tercio siguiente. La gradualidad evitaría que ganar un euro más suponga una pérdida importante. En esta opción, el máximo de devolución sería equivalente a la renta básica efectivamente recibida, es decir, supondría tan solo su reducción total o parcial, según el nivel de renta.

La utilización del IRPF para el ajuste permite la universalidad inicial de la renta mínima, el automatismo y la simplicidad de su gestión. En la práctica, la retención en origen ya tendría en cuenta el doble juego de ingreso de renta mínima y devolución, con un resultado efectivo nulo en algunos casos y de incremento de la retención para los niveles de ingresos más elevados (puesto que ya no tendrían mínimos personales y familiares). No existiría un problema de financiación por desfase temporal.

No obstante, la manifiesta injusticia en contra de las rentas salariales que supone el actual IRPF, aconsejaría recuperar una parte de ese 50% objetivo, por una vía diferente: debería aprovecharse la circunstancia para equilibrar la presión soportada por esas rentas con la casi exención de las de origen financiero. Un gravamen sobre estas rentas permitiría la REMA, aunque sea parcialmente, para todas las rentas de trabajo. Esta opción reforzaría aún más la progresividad y equidad del sistema impositivo en su conjunto.  Pero nos lleva a otro debate.

Es inaplazable el debate sobre una renta mínima de ciudadanía. No ya sobre su conveniencia, que parece evidente, imprescindible y socialmente asumida, sino sobre la mejor forma de aplicarlo de forma eficiente y generalizada.  Aunque debe trabajarse sobre las causas y raíces de la pobreza y la exclusión social, es necesario y urgente un buen programa paliativo que garantice, de forma simple y automática, una vida digna a toda la ciudadanía.

_____________

Esta pieza es un resumen de la ponencia presentada en las primeras jornadas del Foro de Economía Progresista.

Juan A. Gimeno es presidente de Economistas sin fronteras. 

_______________________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan A. Gimeno Ullastres

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Saúl

    El principal problema de España es que la gente seguiría trabajando en B y cobrando ese subsidio, mientras se hacen una casita en la playa, en B. Es un problema de educación. Aquí se hace una ley sencilla y se le busca la trampa para aprovecharse, creiéndose el listo que saca más beneficio del sistema sin ver que es uno de tantos que unde el sistema. En suiza funciona, porque a la gente le da vergüenza vivir de la renta del estado. En España se jactaría uno de estar cobrando por no hacer nada y de paso sacando otros tantos miles por trabajar pocas horas en B. No hay como librarse de las inspecciones. Además, si se coge a un defraudador, que se le hace? se le quita la renta mínima? a la semana vuelve a pedirla y como no tiene condiciones, vuelta a empezar. Se le multa? se declara insolvente, y la renta mínima que percibe entiendo que es incondicional, no se va a embargar para pagar la multa pues es necesaria a todas luces. No lo veo viable en un país tradicionalmente de derechas. Y menos aún si supone subir aún más los impuestos, por dios, que tenemos una presión fiscal de la champions league (eso si, la economía no pero los impuestos somos líderes)

    Hace 5 años

  2. María Rivas

    ¿Quieres ver el futuro que está por llegar? ¿O a ti ya te ha llegado? Os recomiendo este cortometraje Flexibility, el preludio de un mundo agotador. Sinopsis: Los trabajadores de la fábrica de alfileres se reúnen de urgencia para evitar su inminente cierre… https://www.youtube.com/watch?v=YY2przI23cw Después de dos años de distribución por Festivales, principalmente de Europa, ya está disponible en la red (V.O. Español con subtítulos en inglés y en francés)

    Hace 5 años

  3. Fer Garcia

    El artículo, la propuesta y la idea en general, me parecen magníficos. Mejor dicho, imprescindibles, simplemente necesarios. Una pregunta para especialistas: ¿Sería posible compaginar el Euro con otra moneda "social", manejada por el gobierno, libre de impuestos lógicamente, y de obligada aceptación? ¿Facilitaría la implantación de la REMA?

    Hace 5 años

  4. Ivan

    Voy a reconocer algo. El artículo me ha parecido muy interesante pero mis conocimientos de economía no me dan para entenderlo en su totalidad. ¿Hay algún sitio en internet donde se puedan ver ejemplos prácticos de lo que aquí se explica? Me da que sería la única forma de que personas como yo comprendiesen lo que se dice aquí. Gracias

    Hace 5 años

  5. Ivan

    Voy a reconocer algo. El artículo me ha parecido muy interesante pero mis conocimientos de economía no me dan para entenderlo en su totalidad. ¿Hay algún sitio en internet donde se puedan ver ejemplos prácticos de lo que aquí se explica? Me da que sería la única forma de que personas como yo comprendiesen lo que se dice aquí. Gracias

    Hace 5 años

  6. Engels

    Os invito a leer algunos artículos recientes relacionados : https://colaboratorio1.wordpress.com/tag/renta-basica/

    Hace 5 años

  7. Rafael Pérez

    Señor Francisco Bravo, ladrar no es razonar.

    Hace 5 años

  8. Francisco Bravo

    Y cuando todos los vagos podemitas tengan su renta automatica quien los va a hacer ir a trabajar??????...... quien va a pagar esas rentas a esos vagos????....... mas impuestos?????........ quien se va adejar explotar por esos vagos pagando mas impuestos?????..... de seguro que muy pocos.... todo el mundo se ira a vivir a otros paises de la UE o a Rusia como hizo el comunistas Gerard Depardieu cuando Holande le subio los impuestos....... a trabajar partida de vagos!!!!!!!!

    Hace 5 años

  9. Joser

    Para mi es la única medida económica (y fiscal) que tiene sentido.

    Hace 5 años

  10. RMI tu derecho

    La Comunidad de Madrid incurre en graves incongruencias de diagnóstico y atención a la población en pobreza extrema o severa La “Estrategia de Inclusión Social 2016-2021”, presentada el pasado 21 de octubre por la Comunidad de Madrid, incurre en graves incongruencias en el diagnóstico de la realidad social y en la atención a las personas con derecho a la Renta Mínima de Inserción (RMI). Para la campaña RMI: tu derecho, la CAM se empeña en desconocer la gravedad de la emergencia social en la que vive una parte significativa de la población regional. PROBLEMAS DE DIAGNÓSTICO DE LA REALIDAD SOCIAL La estrategia de inclusión social de la CAM pasa de puntillas sobre la RMI, destacando el aumento del gasto en este capítulo y de perceptores, sin considerar en absoluto la bajísima tasa de cobertura en relación al número de hogares con pobreza extrema o severa. A partir de los datos de la Encuesta de condiciones de vida del INE, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social elabora unos informes sobre pobreza extrema o severa, cuyo resultado es que la tasa de cobertura de la RMI en 2015 es de un 16,6% en nuestra comunidad. Esos 162.000 hogares significan 405.000 personas que tienen que sobrevivir con ingresos inferiores a 332€ por unidad de consumo. El documento tampoco compara la retribución media por hogar en relación a otras comunidades autónomas, cosa que sí hace el informe del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre Rentas Mínimas de Inserción en España 2014: Madrid, que es la región con mayor renta per cápita del país, es tercera por la cola en cuantía mínima de RMI, y segunda por la cola en cuantía máxima. Como recoge el informe inicial de la Campaña RMI tu derecho, mientras el gasto social en rentas mínimas representa el 0,1% del PIB de España en 2015, en la CAM es el 0,059% del PIB regional. PROBLEMAS EN EL DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN DE LOS CENTROS DE SERVICIOS SOCIALES EN RELACION A LAS FAMILIAS Y SU DERECHO A LA RMI Felicitarnos, como hace la estrategia de inclusión social de la CAM, por que una persona que no tiene nada para subsistir tarde entre tres y cinco meses en conseguir un ingreso mínimo, da cuenta de la situación degradada que padece la RMI, sobre todo si tenemos en cuenta los siguientes hechos: Desbordamiento de los centros de Servicios Sociales, donde en la mayoría de municipios se emplea más de un mes en las sucesivas entrevistas para valorar y revisar la documentación. No solo no han disminuido los papeles a presentar para solicitar la RMI, sino que se piden otros nuevos. En octubre una circular a todos los centros de Servicios Sociales exige añadir un certificado catastral, que además supone abonar tasas. La misma circular insta a las trabajadoras sociales a visitar las viviendas, lo que las convierte en una especie de policías sociales y retrasa las gestiones e incrementa el desborde del servicio. Además, computar el tiempo desde la entrega del último papel es una perversión, mientras la RMI tiene pendientes retos de envergadura, como la modificación del reglamento de 2015 o reforzar los programas de reinserción laboral y social, desdibujados desde la creación del derecho a la RMI en 2001. Por lo expuesto hasta aquí, poco hay de lo que felicitarse. En la CAM de la señora Cifuentes sigue habiendo más de 130.000 hogares en situación de pobreza extrema o severa a las que no llega la RMI. Familias con frecuencia desinformadas, que tienen que atravesar un mar de papeleo burocrático, y de las que se teme su cronificación aunque la media no supere los tres años como perceptoras de esta prestación. Personas desempleadas o con trabajos tan precarios que no alcanzan a percibir el salario mínimo interprofesional. Por ello, la campaña RMI: tu derecho continuará recordando a las personas afectadas que la RMI es su derecho y cómo conseguirlo. Y esa acción, a su vez, facilitará la tarea a las trabajadoras sociales, que se encontrarán desde la primera cita con personas informadas. Acortando, esta vez de verdad, los plazos para percibir esta prestación. Más info en rmituderecho.org

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí