1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica Judicial / Gürtel

Los corruptos nunca comen de un 'tupper'

Esteban Ordóñez San Fernando de Henares , 8/11/2016

<p>Alberto López Viejo, a su llegada a la Audiencia Nacional. </p>

Alberto López Viejo, a su llegada a la Audiencia Nacional. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta información ha sido financiada gracias a la ayuda de 121 donantes.

Si quieres y puedes donar, pincha aquí. 

_________________

Los datos de una jornada judicial por corrupción, los argumentos, las preguntas, pierden fácilmente su dimensión si uno se limita a explicarlos o si uno se rinde al léxico: “trama”, “prevaricación”, “facturas falsas”, “cohecho”… Hay que abordar todo esto, por supuesto, para eso venimos los periodistas, pero el relato cojea si no lo sacamos a la intemperie. En la calle Límite, por decir algo, el día 7 de noviembre el frío cortaba. El frío de los polígonos industriales se cuela debajo de la ropa más que el de la ciudad. 

La corrupción es la cima de la ruindad porque implica abusar de millones de personas; porque significa acumular privilegios, poder y desfachatez suficientes para suponer, tranquilamente, que el resto somos una masa, una tribu que ni les va ni les viene. Salvajes, por ejemplo, que clavan un tenedor en un tupper de macarrones y tiritan mientras ellos entran, cachondeándose de algo, al abrigo de sus coches negros o de los restaurantes. Y vuelven o salen al rato, cachondeándose de otra cosa, o de la misma, que aún les dura. 

Corrupción es abusar y estar orgulloso. 

La profundidad del delito de “tráfico de influencias” se comprende mejor cuando se espía al camarero de un local de San Fernando de Henares: “Con la vida de perro que llevo y estos hijos de puta que lo tienen todo”. La frase falla: empieza como si fuera a sacar alguna conclusión, pero no la saca. El currante se lo dijo a uno de esos parroquianos que no se quitan la chaqueta y siempre aguantan de pie junto a la barra como si estuvieran a punto de irse, aunque nunca se van.

La corrupción es la cima de la ruindad porque implica abusar de millones de personas; porque significa acumular privilegios, poder y desfachatez suficientes para suponer que el resto somos una masa

La primera sesión de noviembre de la Gürtel fue una de esas jornadas encerradas en sí mismas a las que cuesta detectarles la cosa delictiva. La acusada Felisa Isabel Jordán, para ser publicista, tiene el sentido de la amenidad algo atrofiado. La que fue administradora de varias empresas de Francisco Correa se sentó ante el tribunal con chaleco de plumas que pedía a gritos un casco de jinete y un aura de frescura botulínica que supo mantener durante las horas de declaración. 

La fiscal Concepción Nicolás interrogó a Jordán como si fuera una testigo, más que perseguir los indicios de delitos propios, quiso adentrarse en los detalles de empresas ubicadas en Serrano 40. Las preguntas buscaban huellas de las maniobras habituales de Pablo Crespo, Francisco Correa, José Luis Izquierdo o Alberto López Viejo. 

La profundidad del delito de “tráfico de influencias” se comprende mejor cuando se espía al camarero de un local de San Fernando de Henares

Jordán desembarcó en el entorno de Gürtel en 2002, de la mano del Partido Popular. Acababa de tener una hija, quería reincorporarse al mercado laboral y un amigo le recomendó reunirse con Jesús Sepúlveda. El amigo, según dijo en la fase de instrucción, era el Frank Underwood parlamentario de los conservadores, Rafael Hernando, cuyo DNI (una copia) se encontró en el registro de la sede de Pasadena Viajes. Jordán acudió a Génova convencida de que Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato y adicto a las angulas, le ofrecería un puesto en el partido. En cambio, a pesar de que la reunión se ubicara en la sede gaviotera, la oferta laboral se refería a una empresa privada llamada Special Events. La idea era que Jordán se incorporara a la firma para sustituir a Álvaro Pérez al frente de “la cuenta del PP”, esto es, de la organización de eventos y actos electorales. 

El ministerio público solicita para ella una pena de 39 años por ocho delitos. A pesar de que llegó a poseer el 15% de algunas sociedades de la trama, su estrategia de defensa ha pivotado entre alejarse de Francisco Correa diciendo que lo conoció de manera tardía y tratar de desvincularse de toda responsabilidad sobre el dinero. 

Jordán no duró mucho en Special Events. Álvaro Pérez, finalmente, no se marchó. En pocos meses, la reclamaron de nuevo y se integró en otra compañía gürteliana: Down Town Consulting. Uno de los primeros trabajos bajo su tutela fue el homenaje del 25 de marzo de 2004 a las víctimas de los atentados de Atocha. El coste del evento era de 72.000 euros; sin embargo, se emitió una factura de 121.000 euros. Para sortear la obligación legal de convocar concurso público, se fraccionó la operación en 14 facturas de menos de 12.000 euros.

La acusada insistió en definirse como una empleada sin intervención en la parte económica de la empresa. “Ese no era mi tema”, repitió hasta cansarse: “Los eventos son mi trabajo. Cuando yo entro me enseñan el tema de las hojas de coste, pero yo me dedicaba al evento puro y duro”. Atribuyó la responsabilidad última de todo lo que ocurría a Pablo Crespo: “Para mí, él era el director de la compañía, cualquier cosa del día a día la consultábamos con él”. Si acabó como apoderada de alguna de las empresas, según dijo, fue por exceso de confianza: “Ahora mismo me lo dice alguien y ni harta de vino”, aseguró, sin pasión. 

Entre duda y duda, Jordán pronunciaba unas eses gomosas que hacían perfecto juego con su reloj y sus pulseras: por no saber, “o sea”, no sabía que no se podía hacer regalos a cargos públicos con motivo del desempeño de su cargo. La fiscal Concepción Nicolás exhibió documentos en los que se anotaban regalos, por ejemplo, para López Viejo. Una sesión de spa y un albornoz de talla M. 

López Viejo se giró. Miró su nombre en las pantallas de la sala por encima de las gafas, sin sorprenderse. Ciertamente, ahora me percato de que el exviceconsejero de la Presidencia de la Comunidad de Madrid suele acariciarse el anillo tocado por una serenidad como de vapor de agua. El nombre del delfín de Aguirre siguió sobrevolando toda la sesión. 

— ¿Tenían una lista de cien personas a las que hacerles regalos?

— De hecho, era más grande, de doscientas y pico—precisó Jordán.

Al verdadero corrupto, al que lo es de sangre y no por un tropiezo, se le identifica porque jamás comerá en un tupper, encogido en un banco, pasando frío

 “Se regalaba en Navidad para tener una atención, un detalle”. Eran prebendas sistematizadas en las que se incluía a funcionarios públicos y políticos. “Ahora la palabra funcionario suena rara, en aquel momento no, ni siquiera sabíamos que no se les podía regalar”. Albornoces, spas, Monopolis. En uno de los documentos figuraba un bolso de mano y una cartera para López Viejo. “Que ponga su nombre no implica que fueran para él, podían dirigirse a alguien de su entorno”, dudó Jordán: “El señor López Viejo tenía varias secretarias”. 

Los primeros recuerdos de la acusada del nombre de Bárcenas golpearon la estrategia del extesorero. Bárcenas sí era Luis el Cabrón, y no el empresario Luis Delso como habían asegurado Crespo, Pérez y Correa. Jordán recordó la escena que ya había relatado al juez Pedreira en 2009. En mitad de una reunión, Correa hablaba de entregas de dinero a López Viejo o a Arturo González. Y en una de esas le oyó hablar de que los cabrones del PP y el cabrón de Luis Bárcenas se llevaban el trabajo para otra parte. “Cuando hablaban de estos hombres, lo hacían de manera muy despectiva”, recordó. 

Y quienes llevamos siguiendo el proceso día a día imaginamos fácilmente a Correa con su pellizco de ronquera insultando a Bárcenas, quejándose con una ira vigilada por un saber estar señorial que es más una autoimposición que una pose natural, pero que, por otra parte, sí encaja con la canallería que gusta tanto entre los protagonistas de la Gürtel. Los motes serían la única manera de compensar para uno mismo la pelotonería, los halagos: el insulto íntimo era la única manera de recuperar una dignidad que el dinero no reinstauraba del todo. Los apodos de la red, incluso los bienintencionados, esconden un deje chabacano: esta gente deseaba el poder gourmet y el poder canalla y sopranesco. El poder en todo su abanico. Por supuesto, en ninguna de estas formas de privilegio entraba comer en un tupper como, por ejemplo, algunos obreros de San Fernando. El tupper envilece, significa que dependes de tus manos, que sacrificarás por un mediodía la experiencia de ser servido. Al verdadero corrupto, al que lo es de sangre y no por un tropiezo, se le identifica porque jamás comerá en un tupper, encogido en un banco, pasando frío.

 

Esta información ha sido financiada gracias a la ayuda de 121 donantes.

Si quieres y puedes donar, pincha aquí. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí