1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿El deporte de los 'caballeros'?

El mundo del rugby suele remarcar los valores de honestidad y nobleza para distinguirse del fútbol. Sin embargo, su práctica no esta exenta de escándalos y prejuicios

Gorka Castillo 9/11/2016

<p>COUPE DU MONDE DE RUGBY 2011 NOUVELLE ZELANDE ARGENTINE</p>

COUPE DU MONDE DE RUGBY 2011 NOUVELLE ZELANDE ARGENTINE

jean francois fournier photograp

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Existe una corriente de opinión en el mundo del deporte que suele confirmar la superioridad moral del rugby sobre el fútbol. Quienes la defienden siempre apelan a la pervivencia en este juego de villanos practicado por caballeros de una serie de valores de honestidad, nobleza y fair play que el fútbol, lamentablemente, perdió hace muchos años.

Los que creen en esto firmemente suelen lamentar, no sin cierta amargura, que el rugby no sea un deporte bien implantado en el sistema educativo de este país, porque si lo fuera los referentes juveniles no serían los estomagantes ególatras del mundo del fútbol sino tipos con aspecto de orco malvado, como el capitán de los All Blacks que, siguiendo las enseñanzas del whanau maorí, suele dar ejemplo de humildad y compañerismo barriendo y limpiando el vestuario del equipo varias veces al año.

Son normas que cualquier practicante de este deporte da por supuestas, porque se aprenden de niño como una parte trascendente del juego y que culminan arraigadas en sus propias vidas. Quien haya estado alguna vez dentro de una melé, en un ruck, en un agrupamiento; quien haya logrado concluir una carrera de 20 metros sin ser placado y reconozca una derrota honrando al vencedor con un pasillo triunfante en medio de un campo embarrado, sabe que hay leyes secretas que ninguna persona debe cuestionar. Y menos si juega al rugby.

Los integrantes del AS Bayonne se dedicaron a regurgitar su borrachera agrediendo a varias mujeres

Sin embargo, hay veces que los caballeros del rugby olvidan todo esto y se comportan como verdaderos delincuentes. Un ejemplo reciente lo han dado los integrantes del equipo vascofrancés del AS Bayonne la noche del 3 de septiembre en la localidad vizcaína de Durango. Tras disfrutar como invitados de honor de la fiesta del rugby que anualmente celebra el club local y del imperativo tercer tiempo posterior, se dedicaron a regurgitar su borrachera agrediendo a varias mujeres. Entraban y salían de los bares de las calles del municipio como antropoides, entre risas de placer cómplice y gritos de que “las querían follar”. La gente se apartaba a su paso con temor a que los bravucones les desafiaran con sus poses toreras.

“En cuanto conocimos los hechos enviamos una carta al AS Bayonne dándoles un plazo de una semana para que se posicionaran en contra de estos hechos. Tras no recibir respuesta les comunicamos que ese club no sería nunca bien recibido en Durango y nos pusimos a total disposición de las mujeres para todo lo que estimen oportuno”, explica Juan Manuel Iriondo, presidente del Durango Rugby Taldea.

Apenas unos días después, recibieron la notificación de que los jugadores franceses señalados por su participación en estos hechos ya han sido expulsados del club. De por vida. “Somos un club de cantera, que trabaja con 200 chavales a quienes educamos en valores de comportamiento basados en el respeto, el compañerismo y la solidaridad. Una agresión sexista es inadmisible venga de donde venga y haremos lo que sea necesario para que se haga justicia con las chicas agredidas”, asegura Iriondo.

También en Argentina, donde el rugby se exhibe como el antídoto más eficaz para frenar la expansión del virus violento de sus hinchas del fútbol, llevan más de un mes abatidos y abochornados por la exhibición de cobardía mostrada por tres jugadores del equipo San Cirano de Villa Celina, en el gran Buenos Aires, con una persona sin hogar a la que derribaron en plena calle sin mediar motivo alguno. La indignación ante de este hecho es que los agresores lo filmaron para subirlo a las redes sociales, donde se viralizó a escala planetaria. Uno de ellos, Julián Cirigliano, de quien se ha difundido su identidad como parte de la condena expiatoria impuesta por el club, empuja a un hombre que vive en la calle y corre para subirse a un coche en movimiento. Ni qué decir tiene que Cirigliano y sus dos acompañantes jamás volverán a jugar un partido oficial. Ni en Argentina ni en Sebastopol. Desde que cometieron su fechoría son tratados como apestados.

Su penosa historia podría haber acabado con el escarnio público al que fueron sentenciados y la suspensión de por vida, pero no. Tenía que haber algo más que al menos sirviera para mostrar la grandeza del rugby, los valores que todavía conserva y que lo hacen inigualable. Así que el club afectado publicó una posdata a las sanciones disciplinarias en la que se indicaba que los tres agresores también habían sido obligados a cumplir “tareas comunitarias como acción reparadora” durante varios meses en dos fundaciones que trabajan con gente sin hogar de la capital argentina. ¿Alguien puede imaginar qué sucedería si Cristiano Ronaldo, Neymar o el trío de De Gea, por poner algunos ejemplos, fueran castigados a realizar estas tareas por comportamientos impúdicos?

¿Alguien puede imaginar qué sucedería si Cristiano Ronaldo, Neymar o el trío de De Gea fueran castigados a realizar estas tareas por comportamientos impúdicos?

El de Durango y San Cirano sólo son dos casos. Quizá los últimos de un extensa letanía de escándalos impresentables que el rugby pocas veces deja pasar por alto sin impartir justicia modélica ni ser sometidos a la autoridad de sus dirigentes, algunas de ellas destinadas a demostrar cuál es el fundamento espiritual de este deporte. Dentro y fuera del estadio. Que se lo pregunten si no al delantero irlandés Trevor Brennan, un flanker colosal que vistió muchas veces la verde camiseta del XV del Trébol, por el desenlace de su agresión a un aficionado del Ulster durante el calentamiento de un partido de la copa Heineken, la Champions del rugby: Brennan, en pleno cenit de su carrera, fue suspendido a perpetuidad, aunque la sanción fue rebajada posteriormente a cinco años, y multado con 17.000 libras. Algo difícil de ver en el fútbol, sobre todo si tiene como protagonistas a una de esas figuras galácticas a quienes el talonario ha convertido en seres intocables. Ahí es donde el árbitro galés Nigel Owens suele encontrar su analogía favorita para aplacar las tibias críticas que extrañamente reciben los colegiados durante un partido incendiario. La más memorable ocurrió durante el último mundial de Inglaterra, un Sudáfrica-Escocia.

En un momento del partido, que se jugaba en el campo de fútbol del Newcastle, el zaguero del XV del Cardo Stuart Hogg simuló recibir un golpe de Tendai Mtawarira, pilier de los Springboks. Tras protestar a Owens, éste le llamó, le apuntó con el dedo y le dijo frente al micrófono que utilizan para pedir la ayuda del vídeo en las jugadas decisivas: “Vi lo que pasó. Saltó a bloquear y no hay nada malo en ello. Si te vas a tirar así, vuelve en dos semanas a jugar aquí (al fútbol, se entiende). Por favor, hoy no”. Y el joven Hogg bajó la cabeza ante la autoridad casi sagrada del árbitro y se largó inmediatamente en medio de la ovación cerrada de un público mayoritariamente escocés.

Owens. Nigel Owens. Toda una garantía en la aplicación del reglamento y también todo un personaje. Además de estar considerado como uno de los mejores árbitros de rugby del mundo, es homosexual. Lo confesó en 2007 ante las cámaras de la CNN en hora de máxima audiencia. El relato de cómo despejó sus dudas y la manera en la que encaró el impacto de su revelación sexual en un mundo tradicional y muchas veces machista como es el rugby se convirtió en una historia sobrecogedora. “Yo no quería ser gay”, comenzó Owens su emotiva exposición. “De hecho, fui al médico durante un tiempo para ver si podían castrarme químicamente de algún modo, por si eso me ayudaba a dejar de serlo”.

Fue entonces cuando le embargó una profunda melancolía. En el fondo, percibía que era prisionero de un mundo trivial, en cierto modo paralelo a su propia realidad. Visiblemente emocionado, el hoy venerado juez de partidos memorables como la final del último Mundial entre los All Blacks neozelandeses y los Wallabies australianos reconoció que los tiempos han cambiado mucho. Por fortuna. “A veces me molesta cuando dicen que este deporte es homofóbico. Todo el mundo sabe quién soy en cuanto a mi sexualidad se refiere y la gente se pone de pie y me aplaude en la Copa Mundial. En mi opinión, eso dice mucho”, dijo al final de aquella excepcional entrevista.

Los casos de Hogg, Brennan, San Cirano o Bayonne demuestran que el rugby no está exento de actitudes impresentables 

El rugby no es excepcional. Los casos de Hogg, Brennan, San Cirano o Bayonne demuestran que, por mucha ejemplaridad con la que trate de blindarse, el rugby no está exento de escándalos, de actitudes impresentables. El caso de Owens, el valiente árbitro, demuestra que el respeto y la camaradería tampoco libran del espantoso abismo que se le presenta a todo aquel que teme ser rechazado por sentirse diferente.

Para Gareth Thomas, una leyenda viviente del rugby en Gales, declarar su homosexualidad en público fue más duro que recibir un directo entre los ojos. “Era físicamente fuerte, pero mentalmente débil y temeroso”, aclara. Su encuentro crucial con la vida llegó en 2009 durante una entrevista concedida al Daily Mail. Allí detonó la bomba de relojería que tenía escondida en las profundidades abisales de su propio ser: “Now it's time to tell the world the truth. I'm gay” (Ha llegado el momento de decir la verdad al mundo. Soy gay). No debió de ser fácil tomar aquella decisión, especialmente cuando Thomas, entonces capitán de los Dragones y de los British & Irish Lions, quería seguir compitiendo contra los deportistas “más rudos y machos del mundo”, como él mismo definía. Pero la realidad que tanto le perturbaba era inevitable. En los encuentros posteriores, todas las miradas se centraron en él, el niño prodigio que debutó en su selección con 20 años, el genio precoz que pasó su infancia encerrado entre barrotes de prejuicios en Cardiff, las llamadas de teléfono a su madre llorando de pena cuando tenía 9 años, el descubrimiento de su sexualidad a los 16 años, o los deseos de quitarse la vida cuando sólo veía grietas monstruosas entre la práctica de su deporte preferido y el deseo pasional.

Un día no soportó más aquella dualidad y se derrumbó frente al resto del equipo a la conclusión de un partido mal jugado. “No podía parar de llorar”, recuerda. El técnico le apoyó. Todos le apoyaron. “Te queremos”, le dijeron rotundos aquellos compañeros con aspecto de orcos, quizá, porque le vieron atenazado por esa inmensa ficción planetaria que se ha construido en torno al colectivo homosexual. Pero, como las grandes historias, aquella también mereció ser contada desde el otro lado de la valla, lejos de los estadios y de los campos de entrenamiento.

El lado invisible de Gareth Thomas se muestra en un curioso anuncio cervecero cargado de emoción. Son algo más de 4 minutos zurcidos con un guión perfecto, un montaje preciso, unas imágenes inolvidables y una música cuidadísima que, en las escenas finales, haría quitarse el sombrero a Woody Allen. La forma en la que se encadenan los testimonios privados de Thomas con el estilo de su juego, siempre feroz, sirve para estrechar los prejuicios infernales que separan ambos mundos y, de paso, demuele algunos diques que se resisten a abandonar el subconsciente social.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan del Sur

    Gracias, Gorka Castillo: excelente y necesaria nota.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Daniel

    Quizás olvide el periodista que el Rugby se juega en el planeta Tierra, y por seres humanos. ¿Quién dijo lo contrario?.. Quién pretende un halo de santidad o de hidalguía sin límites, si lo juegan personas? La diferencia es que en el rugby si se pagan las malas acciones, y se depura solo. Pero se cometen errores como en cualquier ámbito. Como llamar melé al scrum, delantero al forward,placage al tackle,y otros errores dignos de quien no conoce el deporte, y de un país que no aporta al mismo. Saludos!

    Hace 4 años 11 meses

  3. Juan Naranjo

    Muy buen artículo. Pero la frase "Lo confesó en 2007 ante las cámaras de la CNN" me parece poco acertada. La condición sexual se comparte, se hace pública: lo que se confiesan son los crímenes.

    Hace 4 años 11 meses

  4. Eduardo

    Gorka, no entiendo como dejas que tu artículo tenga ese encabezado

    Hace 4 años 11 meses

  5. Eduardo

    Gorka, no entiendo como dejas que tu artículo tenga ese encabezado.

    Hace 4 años 11 meses

  6. Félix Francés

    He sido jugador de Rugby desde 1970 hasta el 2002, en todo ese periodo estos valores se han mantenido, el compañerismo, el respeto, superación y lucha. El respeto hacia tus compañeros, a tu entrenador, al capitán, a tus aficionados, y sobre todo hacia tu árbitro. La grandeza del Rugby son esos valores, quizás en otros deportes no existan por el simple y despreciable dinero. Estoy orgulloso por mi vida deportiva y feliz porque esos valores todavía persisten. Esa es la grandeza del Rugby. Saludos… Félix.

    Hace 4 años 11 meses

  7. Javier

    Que tiene que ver un comportamiento estúpido de personas fuera del campo con las reglas del juego en el campo para escribir un artículo en el que desprestigiar el buen hacer en cuanto a reglas del juego de este deporte? Gran pasatiempos el buscar titulares que ensalcen la crítica de algo utilizando la artimaña que sea, todo vale para este "periodista" para poder ensalzar la crítica como sea del rugby en este caso y al siguiente en otro, valiente personaje que identifica los valores del deporte visto en el campo con el comportamiento en bares de jugadores, ole, puedes estar orgulloso.

    Hace 4 años 11 meses

  8. prasnaia@hotmail.es

    Aquí tenemos una gran árbitra de rugby, Alhambra Nievas. Creo que fue la primera mujer en arbitrar un partido masculino. Bravo por el rugby

    Hace 4 años 11 meses

  9. Vicente

    De acuerdo en que líos y gentuza la hay en todos los sitios, pero queda claro en cómo se actúa desde clubes y afición con ellos. Fuera. Punto. Rugby es rugby y mientras se mantenga así será un refugio para los amantes del deporte de competición en el que las reglas son las reglas, el árbitro es el árbitro y el rival el rival, pero con el respeto por todos ellos. Si no es así, fuera. Punto.

    Hace 4 años 11 meses

  10. Cristina

    De acuerdo en lo esencial. Pero como madre de un jugador universitario de 19 años, para entendernos un piernillas, prefiero las reglas no escritas del rugby a las del futbol o, incluso a las del baloncesto. Una cosa es darte un tozolón y otra es ir a por el contrario. Una cosa es pensar que la decisión del árbitro es injusta y otra es montar un escándalo. Creo que el rugby ayuda a pensar en equipo y que el respeto, tanto al equipo contrario como a los árbitros forman parte del ADN de los jugadores. Y eso tiene un valor difícilmente calculable: irte de cervezas con los del equipo contrario y, en ocasiones, preferirles a los de tu equipo, aun cuando este siga siendo el tuyo para siempre.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí