1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El profesorado no está obligado a realizar apología ni a vivir conforme al ideario del centro

La doctrina constitucional y las normas y las relaciones laborales en el sector de la enseñanza no garantizan los derechos fundamentales de los profesores de entidades privadas y concertadas

Rafael Gómez Gordillo 15/11/2016

<p>Crucifijo en un aula.</p>

Crucifijo en un aula.

Agustín Cacho / Laicismo.org

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

“Me senté en la entrevista y el director del colegio me preguntó si era católica. Mentí porque necesitaba el trabajo”. “En mi caso tuve que comprometerme, como trabajador del centro, a acatar el ideario de la congregación a la que pertenece el colegio. Dentro y fuera del aula, en mi vida privada”. Estas situaciones son frecuentes cuando una persona se enfrenta a una entrevista de trabajo o se dispone a iniciar una relación laboral con un colegio privado o concertado. Las situaciones no son nuevas, pero los recortes en educación han debilitado el poder contractual del profesorado, que ante las menguantes tasas de reposición y la inexistencia de plazas de nueva creación, se ven obligados a llamar a las puertas de los centros privados, currículum en mano, donde  soportan prácticas empresariales al margen de la ley.

La libertad de cátedra y los derechos fundamentales del profesorado de colegios privados y concertados motivó debates en el plano político, judicial y académico; el paso del tiempo parece dar la razón a quienes en su momento sostuvieron que la doctrina constitucional no conseguiría garantizar el respeto a los derechos de este colectivo. La cuestión adquiere especial relevancia si tenemos en cuenta que hoy afecta a un número aproximado de 198.000 personas, que suponen el 29 por ciento de los docentes de enseñanza no universitaria en el sistema educativo español. En la práctica, las entidades propietarias de los centros hacen uso de instrumentos coercitivos, a veces con amparo legal y otras veces realizando interpretaciones al margen de las normas, que limitan la libertad de cátedra de los docentes y, lo que resulta aún más inaceptable, pretenden ajustar el modo de vida del profesorado a las reglas morales de la institución. Las entidades titulares de estos centros y la administración pública, a quien se encomienda la tarea de controlar que la actividad se desarrolle en los márgenes establecidos por nuestra norma fundamental, deben recordar que la libertad de enseñanza no posee carácter absoluto, y que debe ejercerse con respeto a los derechos y libertades que amparan a estas personas como docentes, trabajadores por cuenta ajena y ciudadanos.

Los recortes en educación han debilitado el poder contractual del profesorado, que se ven obligados a llamar a las puertas de los centros privados

El Tribunal Constitucional afirma que la libertad de cátedra afecta a todos los docentes, independientemente de la titularidad pública o privada del centro donde imparten enseñanza, si bien establece distintos límites para el profesorado de sendos tipos de centros. Con relación a los primeros, el límite al ejercicio de la libertad de cátedra se materializa mediante el respeto al principio de neutralidad de la enseñanza pública. Para los segundos, el respeto al ideario del centro aparece como limitación fundamental. Los conflictos entre libertad de cátedra e ideario del centro deben resolverse teniendo en cuenta que la existencia y conocimiento del ideario del colegio, hoy en día velado bajo el eufemismo “carácter propio”, no impone al docente la obligación de convertirse en “apologista” de sus postulados, ni a transformar su tarea de enseñanza en “propaganda o adoctrinamiento”, “ni a subordinar a ese ideario las exigencias que el rigor científico impone a su labor pedagógica”. Por su parte, el profesorado tampoco podrá realizar ataques “abiertos o solapados” contra el ideario del colegio, antes al contrario debe procurar realizar su labor docente en el marco de éste.

Llegados a este punto, la posibilidad de que los derechos del profesorado y el ideario de los centros de enseñanza entren en conflicto está fuertemente condicionada por el contenido de estos cuerpos doctrinarios y por la declarada intención de las entidades titulares de extender la ideología contenida en los mismos al conjunto de las actividades escolares y extraescolares. A modo de ejemplo, conviene citar el contenido de los documentos que determinan el “carácter propio” de algunos de los centros concertados más conocidos en nuestro país. Según estos documentos, fácilmente accesibles en Internet, la finalidad de la institución docente es “… ordenar toda la cultura humana según el mensaje de la salvación, de suerte que quede iluminado por la fe el conocimiento que los alumnos van adquiriendo del mundo, de la vida y el hombre” o, de manera más sintética, “hacer verdaderos discípulos de Cristo”; para la consecución de estos objetivos, en ocasiones los centros pretenden que “el profesorado laico asuma el carisma o el ideario de la institución religiosa”, y se obliga a los docentes a “colaborar y participar en la acción pastoral”, o a ser “cooperadores de la verdad”, y a “conocer, aceptar y respetar” el ideario “tanto en las actividades del centro como fuera de él”, debiendo la acción educativa integrar e interrelacionar “los aspectos académicos, formativos, pastorales y aquellos otros orientados a la consecución de los objetivos del carácter propio”.

Expresado en estos términos, o en otros similares, el concepto “carácter propio” adquiere una vocación expansiva que amenaza con eliminar toda posibilidad de ponderar el ejercicio de los derechos de la entidad titular y de las personas contratadas como docentes. En el día a día del proceso de formación no es difícil de imaginar que ante un conflicto entre fe y ciencia, y ante la posibilidad de pérdida del puesto de trabajo, el profesorado adoptará la opción que mejor garantice la continuidad de su contrato de trabajo. El ideario del colegio, de manera expresa o tácita, fuerza a estas personas a renunciar a sus propias convicciones, para convertirse en portavoces de la ideología promocionada por la entidad titular, contraviniendo el espíritu conciliador que inspira la doctrina constitucional.

Pero el problema no se reduce a la tarea docente, pues los tribunales también se han pronunciado sobre la obligación del profesorado de respetar el ideario del colegio en ámbitos extralaborales, de forma que la libertad de enseñanza entra también en conflicto con el ejercicio de otros derechos y libertades fundamentales. No constituye ningún secreto que los principios morales defendidos por las organizaciones que ostentan la titularidad de la mayoría de estos colegios se distancia de manera radical de los ampliamente aceptados por la sociedad española. Por ello, el empleo del docente puede verse afectado por su voluntad, positiva o negativa, de asistir a actos de carácter religioso, político o  sindical, pero también por comportamientos o decisiones relacionadas con el ejercicio del derecho a la libertad de expresión, a la propia imagen, a la libertad sexual u otros derechos como los de crear una familia monoparental, abortar, divorciarse o formar una pareja de hecho, en particular si estas decisiones se comparten con personas del mismo sexo. Al límite, algunas personas se ven obligadas a decidir entre abandonar su puesto de trabajo o conservarlo previa renuncia al ejercicio de estos derechos o, cuando es posible, mantener una doble vida bajo la amenaza de que alguien pueda informar a la entidad titular.

Las condiciones en las que casi el 30% de los docentes desempeña su labor deberían preocupar a una sociedad democráticamente sana

Es cierto que nuestros tribunales someten a importantes restricciones el ejercicio del poder disciplinario por la entidad titular en estos supuestos, pero no es menos veraz que se ha considerado conforme a derecho el despido disciplinario del profesorado cuando “la notoriedad y la naturaleza de estas actividades, e incluso su intencionalidad, pueden hacer de ellas parte importante e incluso decisiva de la labor educativa que le está encomendada”. Como en otros casos, la dinámica de las relaciones laborales realiza el resto del trabajo; la autocensura ante una amenaza, más o menos cierta, sirve como eficaz instrumento represor del ejercicio de los derechos civiles y políticos básicos.

El panorama apenas descrito supone una inaceptable limitación material de los derechos inherentes a la dignidad de la persona, que en modo alguno deberían ser objeto de tal represión, especialmente respecto de aquellas personas que participan de forma directa en la formación reglada de la ciudadanía financiada con fondos públicos. Ni la doctrina constitucional, ni las normas que ordenan la enseñanza y el trabajo por cuenta ajena, ni la dinámica de las relaciones laborales en el sector de la enseñanza privada y concertada garantizan hoy los derechos fundamentales del profesorado de centros privados y concertados. Las condiciones en las que casi el 30% de los docentes desempeña su labor deberían preocupar a una sociedad democráticamente sana, que aspira a disfrutar de un sistema educativo de calidad.

Autor >

Rafael Gómez Gordillo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miriam

    No podría estar más de acuerdo. He trabajado en colegios concertados desde hace muchos años. Con el "Carácter propio" como escudo, muchos de estos centros justifican oraciones obligatorias en claustros, actos religiosos en horario lectivo, formaciones congregacionales en fines de semana, horas extraordinarias sin sueldo excusadas en la vocación docente, amonestaciones por "vestimentas inadecuadas", asistencias gratuitas a viajes de alumnos, charlas morales colectivas o individuales, puestas en común sobre textos religiosos, etc... No basta respetar el carácter propio: buscan militantes, adeptos, practicantes... Eso sí, obligados por su relación contractual y por la necesidad que impone un mercado de trabajo temible. No hay transparencia ni objetividad en los procesos de contratación. Esto, unido al enorme paro que sufre el sector, hace del mantenimiento del puesto de trabajo un asunto arbitrario en manos de personas con un poder casi absoluto en sus centros, lo cual hace de muchos concertados auténticos feudos donde el derecho se queda en la puerta y la ley la aplica un caudillo nombrado por la gracia de Dios. Y en todos estos años jamás he visto a un inspector de trabajo en ninguno de los centros en los que he ejercido mi labor docente.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Enri

    Asunto hoy día complicado para los Profesores y profesoras----Pues cada uno haga y sepa responder según sus ganas y sus costumbres.---Es difícil, pero tampoco hay que hacer gran problema. Acatar las normas de esos colegios concertados o religiosos.--- Y defender la democracia y la libertad en lo que se pueda, y allá la pedagogía de cada profe.----!!!! Pero sobre todo ENSEÑAR BIEN y con elegancia.----

    Hace 4 años 4 meses

  3. Leopoldo acal

    El anómalo estatus de las instituciones religiosas en España es el que genera este tipo de conflictos. Desde que la enseñanza de los centros concertados se financia completamente con cargo a nuestros impuestos, y más aún desde que la LOE les concedió el carácter de "servicio público" lo que no tiene sentido es que se permita a estos centros tener un ideario propio, especialmente en lo que se refiere a ideología y creencias religiosas, que forman parte de la esfera íntima del ciudadano. Porque si esta imposición la sufren los profesores que trabajan en el centro, ¿qué decir de los alumnos y alumnas, que por su condición de menores (en su gran mayoría) y de personas en formación son mucho más vulnerables a esta invasión de su libertad de conciencia?

    Hace 4 años 4 meses

  4. Manuel

    Y lo que más me llama la atención es que a los profesores de los colegios concertados sus nóminas le son pagadas por la administración de la consejería autonómica correspondiente, o sea, con dinero público

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí