1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARA MALIKIAN / VIOLINISTA

Música bajo la lluvia de las bombas

Galo Martín Madrid , 16/11/2016

<p>El violinista Ara Malikian, durante la entrevista. </p>

El violinista Ara Malikian, durante la entrevista. 

JUAN SERRANO CORBELLA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Venga, tócame esto”, le decía su padre por la noche después de pasar todo el día ensayando. Entonces Ara cogía su violín e improvisaba una serenata casera para su familia y sus vecinos. Desde muy pronto aprendió a amenizar reuniones en aquel Beirut en el que llovían bombas. Una ciudad en la que intuye que se debía vivir muy bien, pero que él no conoció en su mejor momento. Le estalló la guerra civil del Líbano en plena infancia. Tuvo que irse en 1984, a mitad del conflicto, y regresar años después para descubrir su belleza. Durante el tiempo en el que estuvo llegó a realizar conciertos en los refugios antiaéreos, “para que de una manera u otra fingir que estaba todo bien”, recuerda el violinista. De esta manera, en aquellos sótanos en los que se concentraba la población, cada uno hacía lo que mejor sabía hacer. Dentro de la tragedia la vida sigue y, como apunta Ara, “es lo bonito del ser humano, que siempre busca la diversión, aunque sea en una situación trágica”.

A pesar de las lágrimas, no por la guerra, sino las que le provocaba su severo padre por hacerle practicar hasta la extenuación cuando no era más que un niño de siete, ocho y nueve años, le está muy agradecido, “gracias al violín soy una persona muy feliz”, desvela el músico. Su progenitor, además de ser un hombre muy disciplinado, era un enamorado de la música clásica y ese amor se la transmitió a su hijo.

Con 15 años y gracias a una beca de la Hochschule für Musik und Theater Hannover pudo seguir tocando el violín, para llegar a hacerlo de manera diferente. Para cualquier persona que vivía en el Líbano aquello era una escapatoria. Aunque no todo le resultó fácil al principio. Tuvo que separarse de su familia y sufrir la mirada de los otros. “Hoy no me molesta, vivo con ella y hasta me gusta vivir con esa mirada que me dice que no soy como el resto”, confiesa Malikian. Sin embargo, de joven y recién llegado a Alemania, sí que le hubiera gustado ser como lo demás. La experiencia fue tan traumática que llega a decir: “Fue duro, tanto que me parece que fue peor que la guerra”. Para Ara aquella vivencia se convirtió en un aprendizaje a lo bestia que le ha servido para sobrevivir y sentirse bien en cualquier lugar del mundo.

Una vez instalado en Hannover se enteró de que hasta que no cumpliera los 18 no recibiría dinero alguno de la beca que había ganado. “Por fortuna la suerte siempre me ha sonreído y encontré trabajo amenizando bodas”, recuerda alegre Ara. Empleo que consiguió fruto de la casualidad ya que una pareja de judíos creyeron que por su aspecto él también lo era y le preguntaron si conocía la música hebrea. Al no hablar muy bien el alemán entendió otra cosa y dijo que sí. Por un divertido error lingüístico estuvo cuatro años tocando en bodas judías. 

Hasta me gusta vivir con esa mirada que me dice que no soy como el resto

Alemania fue el primer destino de muchos; Francia, Inglaterra y hasta Taiwán-.“Sí sí, hice un proyecto de un disco pop que funcionó muy bien. Estuve casi un año por allá haciendo el tonto. Fue muy divertido”, cuenta Ara. Después de tanto tiempo en el norte de Europa y tras una visita a España se da cuenta de que “yo soy de aquí”, explica Ara. Se le había olvidado, pero a él lo que le seduce es la vida mediterránea, la luz, la sonrisa en la gente, el estilo de vida español, que le recuerda al del Líbano. Entonces decide probar y desde aquella vez ya han pasado más de 15 años. Durante todo este tiempo de periplos y mudanzas, este admirador de J. S. Bach, que entiende que la música y la sonrisa son una lengua común, ha tenido que lidiar fronteras con un pasaporte libanés que era sellado unas veces con recelo y otras directamente rechazado. No se le olvida aquella vez que trató de entrar en Inglaterra con un pasaporte (libanés) que no reconocían por estar aquel país en su lista negra.

Menos mal para él, tenía un amigo (con el cual había quedado para verse) pianista que estudiaba con la hermana del violinista Yehudi Menuhin, de nacionalidad británica. Cuando llegó a sus oídos su situación envió un fax al aeropuerto, le sacaron de la sala de deportados y le permitieron entrar en Inglaterra. Más cómico fue lo que le sucedió al tratar de ir de Suiza a Italia en un túnel. “Los italianos decían que no podía entrar a Italia, a pesar de tener mi permiso de estar en España, pero, según ellos, no podía venir de un país de fuera sino que tenía que ir directamente a España desde Suiza. Entonces, di la vuelta y me fui al otro lado del túnel y los suizos me decían que no podía entrar porque no tenía su visado. El caso es que no podía ir ni a un lado ni al otro, hasta que los italianos se enrollaron después de que les tocase el violín dentro del túnel y me dejaron pasar”, narra Malikian, quien en la acutalidad ostenta la nacionalidad española.  

Ahora anda de gira por Latinoamérica presentando su último trabajo, 15, su particular manera de conmemorar el tiempo que lleva en España (hay que sumarle uno más). En Madrid, en el Parque del Retiro y su casa, en el centro de la ciudad, hace un repaso de lo que ha sido su nómada vida y confiesa que solo tiene dos violines. Con ellos ha tocado en el neoyorquino Carnegie Hall, en el Musikverein de Viena Premios o en el madrileño Teatro Real. También la consecución de menciones y premios le acompañan desde que, en 1987, obtuviera uno de los Felix Mendelssohn de Berlín.

El ser humano siempre busca la diversión, aunque sea en una situación trágica

Si su manera de tocar música clásica ha conmocionado a ese estirado mundo, su pelazo y el cuero que cubre la camiseta negra, a juego con los pantalones y las botas, chirrían en los círculos puristas de la música clásica. “Hago lo que me gusta a mi manera e intento compartirlo con mi público. La música que toco, ya sea barroca, moderna, contemporánea, siempre lo hago con mucho cariño, amor y respeto. No critico a nadie ni hago reivindicaciones”, argumenta. Entre sus incondicionales están los niños, a los que él adora y con los que no deja de aprender. Fueron ellos los que le animaron a desprenderse de esa ropa que le hacía sentir ridículo (el frac) y vestir con la que se siente cómodo y le distingue de los demás.

El músico echa en falta en los adultos la naturalidad y la idea de que todo sea un juego, que ostentan los más pequeños. A ellos les dedica “Mis primeras cuatro estaciones”. Aunque también le emociona y admira “cuando veo a un señor de unos cincuenta años que ama tanto la música que se compra un instrumento y empieza a tocar con sus limitaciones. Me parece una imagen entrañable”. Entiende que para tocar música hay que tener frescura, tocarla como si fuera la primera vez. Estar enamorado. “La rutina es el peor enemigo para la música” según Malikian. El músico que antes se cortará el pelo que dejar de tocar su violín.  

“Venga, tócame esto”, le decía su padre por la noche después de pasar todo el día ensayando. Entonces Ara cogía su violín e improvisaba una serenata casera para su familia y sus vecinos. Desde muy pronto aprendió a amenizar reuniones en aquel Beirut en el que llovían bombas. Una ciudad en la que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Galo Martín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí