1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

JAVIER COLINA / CONTRABAJISTA

“La música no está en con quién se toca, sino en tocarla bien”

Ayax Merino 22/11/2016

<p>El contrabajista Javier Colina.</p>

El contrabajista Javier Colina.

PATI SÁNCHEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

________________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y 'black'. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

________________

Contrabajista soberbio, uno de los músicos más reconocidos allende nuestras fronteras, Javier Colina (Pamplona, 1960) se ha paseado por doquier con su contrabajo a cuestas para tocar en medio mundo. Para tocar esto y aquello y lo de más allá, jazz, flamenco jazz, flamenco, música cubana, a todos los palos parece que se ha dedicado, siempre con acierto.

Yo no conozco a Colina, no tengo el gusto, conozco, eso sí, su música, sus discos, como 1995, el maravilloso concierto que dio mano a mano con el gran Tete Montoliu en el Café Central de Madrid, por decir uno. Pero no le conozco, así que no sé lo con lo que me voy a topar, si con un tipo seco y estirado o con uno afable y agradable. Pronto salgo de dudas, pues el teléfono suena y al otro lado de la línea escucho una voz harto cordial. Colina resulta ser un hombre amable, llano, buen conversador, dispuesto a charlar de música todo el rato que haga falta.

Empezó a tocar el piano, la guitarra, el acordeón y, más tarde, el contrabajo, por su cuenta, solo. Un autodidacta.

De pequeño tuve profesor de acordeón, cosa así de dos años, cuando era un niño. Lo demás, sí, he aprendido como he podido. Hombre, me he fijado mucho, he estado con muy buena gente y, bueno, se le ha pegado a uno lo que se le ha pegado.

¿Qué edad tenía cuando empezó con el contrabajo?

Cuando empecé con el contrabajo tenía 26 años.

¿Y cómo le entró el gusanillo de empezar a tocar todos estos instrumentos?

Los instrumentos estaban ahí. Con el acordeón empecé con siete u ocho años. Los instrumentos de los que uno dispone o los que usa son los que sean, pero uno es músico ya, desde pequeño. Y sí, es verdad, tocaba muchos instrumentos, bueno, enredaba más que tocar.

¿Por qué se decantó finalmente por el contrabajo y no por el piano, por ejemplo?

Pues, fíjate, yo estudié derecho, me falta algún año, pero es lo que estudiaba. Y entonces lo dejé. Yo tenía ya veintitantos años y teníamos una tienda de música, de instrumentos, con unos amigos y un día vino una chica con un contrabajo que lo quería vender y le dije, pues déjalo ahí y si se vende pues te avisamos y ahí estuve enredando, enredando. El bajo eléctrico lo tocaba un poquito ya. El caso es que enredando, enredando, al final le dije, oye, que me lo quedo. Y de ahí fue. Sí, me gustaba también la función del contrabajo, sobre todo en el jazz. El contrabajo en el jazz es una pieza fundamental.

¿Cómo es que decidió ganarse la vida con esto de la música? Hay muchos oficios, podía haber sido abogado o, qué sé yo, jugador del Osasuna.

Hacía tiempo que tocaba el acordeón en fiestas en pueblos muy pequeños. Llevábamos un acordeón y una batería y ahí tocamos en esos pueblos que, ya te digo, tenían veinte casas y nos tocaba dormir allá porque no había hoteles ni nada, por supuesto. Así que ya tocaba un poco. Uno empieza haciéndolo cada vez lo mejor que puede y va así viviendo hasta que de pronto dice: ah, pero si con esto puedo sobrevivir.

Uno empieza haciéndolo lo mejor que puede y va viviendo hasta que dice: ah, pero si con esto puedo sobrevivir

¿Y por qué el jazz y no, yo qué sé, el pop o el rock?

Mira, recuerdo que tocábamos en un bar en Pamplona, tocábamos muchas cosas, mucha música, pero cuando tocábamos algo de jazz siempre uno lo podía hacer a su manera, digamos que no estaba obligado, aparte de la música, que en sí me gustaba. Por entonces no había oído todavía tanto jazz, tanto jazz, pero me gustaba que cada día podía tocar de una manera y eso hace que se refresquen los temas y uno se sienta más creativo. Fue un poco por eso, por la improvisación, más que por la música en sí, que también me gustaba.

 ¿Recuerda todavía aquellos tiempos? ¿Cómo se fue abriendo camino?

Bueno, la verdad es que nunca han sido fáciles. Yo soy de Pamplona y mucha actividad no había y por eso me fui a Madrid, dejé allí lo que tenía y me fui a Madrid para encontrar más movimiento. Y las penurias son de dinero nada más, así que uno tampoco sufre tanto, pues si toca andar más ajustado, pues más ajustado. Siempre ha habido penurias, pero mientras sepas lo que quieres y te merezca la pena y seas consciente de ello, pues ya está, ya no hay ningún problema

Ha tocado con gente de altos vuelos como Tete,  George Cables, Chucho Valdés, Bebo Valdés, Tomatito, Enrique Morente. ¿Imaginaba cuando empezaba que llegaría tan lejos?

Si soy sincero, nunca me he imaginado nada. A uno siempre le gusta pensar que hará esto o aquello, claro, pero nunca ha sido una obsesión. Yo siempre he pensado que lo que tiene que venir, tiene que venir. Así que me preparo lo mejor que puedo para estar predispuesto, listo. Para hacerlo lo mejor que pueda. De todas formas, la música no está en con quién se toca, sino en tocarla bien. Porque si has tocado con uno y has quedado mal (risas), mejor ni decirlo. Esos personajes que has nombrado son un poco también como termómetros de la manera de hacer de uno, así que si repiten, bueno, pues les habrá gustado (risas). Con Bebo Valdés es quizás con el que más relación he tenido, musical y personal.

Justo eso iba a preguntarle ahora, si recuerda a alguno de esos músicos con especial cariño o admiración.

Con Bebo Valdés era algo especial, aparte de músico era mi amigo, mi amigo normal, un colega. A veces me sorprendía de pronto pensar que tenía casi 90 años y hablábamos tranquilamente, como con cualquier amigo. Él me ha enseñado muchas cosas, he compartido mucho con él y, claro, me ha marcado mucho. Pero los otros músicos también, cada uno te marca de una forma. Tete, por ejemplo, que tenía otra manera de pensar, una ironía, era agudísimo, pues te deja otras cosas. Como te decía antes, yo me pongo al lado de quien sea y a ver qué pasa, algo se pega. 

Con Bebo Valdés era algo especial. Tenía casi 90 años y hablábamos como con cualquier amigo

¿Hay algún músico que haya influido especialmente en usted? ¿algún contrabajista en particular?

Ha habido muchos contrabajistas que me han gustado y que me gustan muchísimo, pero hay algunos que pegan más conmigo. No sé, se me ocurre, por ejemplo, con cosas que he trabajado de música cubana, Cachaíto. Cachaíto es para mí lo más grande que ha habido y además, que me siento identificado. No con lo que toca a veces, sino con cómo hace las cosas, cómo se plantea las cosas. Cachaíto tenía una cosa estructural perfecta, pero a mí lo que más me gustaba era su manera de hacer, eso es lo que más se me ha pegado y, de hecho, es lo que más he buscado. Lo otro es muy efímero, digamos una receta, el papel se vuela y ya está, pero no queda cómo se cocina ese plato, que es lo que hace falta saber. 

¿Cómo llegó al flamenco?

¡De casualidad, la verdad! Cuando me fui de Pamplona a Madrid, bueno, había hecho antes algo con un guitarrista flamenco que había en Pamplona, Carlos Itoiz, un antiguo guitarrista mayor que yo, y con él empecé un poco. Pero luego me marché a Madrid a tocar jazz y, claro, el ambiente del jazz no era el que yo tenía previsto. El caso es que me fui a vivir a Cascorro y ahí estaban todos los flamencos, personajes increíbles, músicos potentísimos y dije, nada, yo me meto aquí como sea. Claro, lo mismo, a ver qué se pega. Conocía un poco los palos y empecé a trabajar en eso y entonces vi que de alguna manera también era un trocito de parte de mi espíritu

 ¿El jazz flamenco existe? ¿Es jazz? ¿Es flamenco? ¿Es otra cosa distinta, nueva, que surge de la unión de ambas músicas?

Hay muchas cosas. Por ejemplo, hay músicos de jazz que se fijan más en la parte rítmica y armónica, otros se fijan más en la parte melódica, como si fuera cante, en la parte de los acordes, cada uno tiene su propia ensalada. Pero digamos que hay dos cosas que hay que distinguir, el jazz del que hablamos no es, más que en contadas ocasiones, el jazz de la cultura afroamericana. Yo creo que se refiere mucho, en los últimos treinta años,  a cualquier música improvisada. En el flamenco hay veces que se han escuchado temas de Mingus o Monk, pero han implicado que en otros aspectos, por ejemplo el armónico, sea diferente, caen donde caen y va todo más estructurado como en el jazz. Y hay otros que han hecho cosas más flamencas con colores más jazzeros. Así que las ensaladas son variopintas.

Y a la música cubana, ¿cuándo y por qué se acercó a ella?

Pues verás, en mi casa de pequeño no oíamos música en inglés, salvo mi hermano, del que he aprendido un montón de cosas, oíamos eso, folclore argentino y canciones cubanas, muchas canciones cubanas. Y después de estar tocando jazz, de pronto vi que era lo mismo, en algunos aspectos era lo mismo que ciertos estilos de la música cubana, vi que era lo mismo pero que las baladas eran en castellano, los boleros igual de bonitos que las baladas, pero en castellano. Algunos estilos cubanos se parecen al jazz, ahí están por ejemplo las canciones que hice que con Marta Valdés, o con Silvia Pérez Cruz.

Aparte del son cubano más antiguo empecé con Santiago Auserón con su proyecto de Juan Perro, fuimos a grabar a La Habana, y a partir de ahí se te quedan cosas. Y con Bebo Valdés profundicé en cosas más antiguas de finales del XIX, de obras clásicas populares cubanas, de Manuel Saumell, de Ignacio Cervantes. En fin, me  ha tocado en suerte hacer un poco de todo. Algunas cosas supongo que mejor y otras peor, pero bueno.  

Después de Tete y Pedro Iturralde, hay un plantel de músicos en España fabuloso, está usted, Jorge Pardo, Guillermo McGill, Chano Domínguez, Perico Sambeat, o Marc Peralta ¿Cree que el jazz español goza hoy de buena salud?

Bueno, en cuanto a los negocios me parece que no (risas), en cuanto a la música creo que sí. Lo que sí se ha conseguido con respecto a otros países del entorno europeo es que la música que hacemos aquí es bien distinta, está mezclada con el flamenco, tiene otro punto de vista. Lo que sí tenemos aquí es que los músicos somos bien reconocibles y personales. No digo que no sean personales en Francia, en Europa, pero en cuanto al jazz es distinto, no mejor ni peor, diferente. La pena es que el negocio no acompaña para enseñar fuera todo lo que se podría vender.

¿Y el flamenco?

Sí, pero el flamenco tiene otra cosa, que no tiene competencia. Si vas a tocar flamenco, tienen que ser músicos de aquí porque en ningún sitio saben tocar flamenco.

¿Esa es una diferencia entre el jazz y el flamenco? Músicos de jazz los hay en Alemania, en Australia, en cualquier sitio, pero los de flamenco sólo nacen aquí.

Por eso decía. El extranjero es muy grande, se puede tocar flamenco en cualquier parte, no tiene competencia en ese sentido, Por otro lado, no se hacen tanto festivales de flamenco como de jazz, ni tiene tanto empuje. Pero lo que tiene es eso, por eso hay trabajo. Ahora, que hay mucha competencia, muchísima. El nivel, por ejemplo, de los guitarristas es increíble, hay un nivelazo de guitarras. Claro, porque tienes que echar para adelante, para ser bueno tienes que ser muy bueno, y eso hace que haya músicos, lo que te digo, por ejemplo guitarristas, que es que son fabulosos y que ni siquiera están en las casas de discos ni esas cosas.

¿Y los jóvenes que ahora empiezan a descollar, conseguirán hacerse un sitio? ¿Cómo ve el futuro del jazz en España?

Uf. La verdad es que no lo sé. Lo que sí que está claro es que nosotros, Jorge, yo, esta generación de la que hablábamos, nosotros, como te decía, hemos aprendido por experiencia, por tocar con uno, por tocar con otro, uno mismo se apañaba para ver si, por ejemplo, podía trabajar con Tete, voy a ver si puedo hacer algo con Tete y le llamo cuando tenga un concierto, hago lo que haga falta. Hemos aprendido así y ahora es muy difícil tocar en público. Y luego hay que tocar con gente mayor que uno que le enseñe esas cosas. La experiencia es muy difícil que la consigan porque no hay donde experimentar. Y eso hace que la cosa se vuelva limitada y que no haya una parte muy importante del jazz y de toda la música que es la interacción. Si uno toca siempre con sus colegas, pues eso. Es difícil, pero lo que tienen que buscar como sea.

El jazz del que hablamos no es, más que en contadas ocasiones, el jazz de la cultura afroamericana

Y el futuro del jazz, ¿cómo lo ve? ¿Se estancará o será capaz de renovarse y evolucionar?

Ojalá, no lo sé. Si no hay movimiento, las cosas se estancan. Ahora yo creo que el jazz está asumiendo un rol, en general, no siempre, como el de la música clásica un poco, hay muchos festivales, está todo muy asentado y, la verdad, no sé en que podrá cambiar y si cambiará, o si se dedicaran los músicos sólo a los seguidores del jazz, pero sin abrirse a otra gente para ver si le gusta esa música, la música improvisada.

Lo que yo he intentado es buscar más público, no voy a tocar para ellos ni lo que ellos quieren, pero sí intentar buscar que la música que uno hace sea más atractiva porque si no al final es una cosa endogámica que se queda con los mismos de hace 25 años, que ya les conozco a todos. Y entonces, afortunadamente, creo que he conseguido atraer a otro público, no sólo al que le gusta el jazz.

Con esto de Internet y las llamadas nuevas tecnologías, ¿qué pasará con la música? ¿Podrán los músicos seguir viviendo de su trabajo?

Lo que de verdad me interesa y no pueden quitar es la música en directo. Que los músicos puedan tener experiencia, como en otros países. Aquí parece que al que tiene alguna iniciativa, en lugar de ayudarle, se le pisotea. Yo que sé, creo que hay muchos bares que darían música en directo si todo estuviera bien organizado,  canalizado y con ayuda de todos. La cosa está en buscar el medio para que haya actuaciones.

Autor >

Ayax Merino

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí