1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OBITUARIO

Cohen, consanguíneo y coetáneo

Alberto Manzano 16/11/2016

<p>Leonard Cohen, leyendo uno de los trabajos literarios que Alberto Manzano escribió sobre él.</p>

Leonard Cohen, leyendo uno de los trabajos literarios que Alberto Manzano escribió sobre él.

Dominique Boile

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Leonard Cohen ha sido un caso excepcional en el mundo de la música popular contemporánea. Cuando en 1966 llegó a Nueva York con una guitarra colgando, el futuro trovador ya era un héroe cultural reverenciado en Montreal, en cuyo círculo literario, a raíz de la publicación de su segundo poemario, La caja de especias de la tierra (1961), fue proclamado "el chico de oro de la poesía canadiense". Cuatro libros de poemas y dos novelas habían bastado para que su nombre se afirmara entre los nuevos escritores norteamericanos de mayor prestigio y talento.

Unos años antes, en 1957, la compañía discográfica Folkways Records de Nueva York había publicado el álbum Six Montreal poets, que incluía las voces recitativas de los grandes poetas de la ciudad: Abraham Klein, A.J.M. Smith, Louis Dudek, Frank Scott, Irving Layton —todos ellos con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, y con entre tres y 12 libros publicados— junto a Leonard Cohen, un bisoño de veintitrés años que llevaba bajo el brazo un solo poemario, Comparemos mitologías (1956). El disco le dio a Cohen un excelente crédito entre los escritores de la escena bohemia de Columbia —en cuya universidad estaba estudiando literatura inglesa—, que acudían en procesión nocturna a los tugurios donde los poetas beat empezaban a encontrar audiencia. Así fue como Cohen entró en contacto y mantuvo excelentes relaciones con alguno de ellos, especialmente, Allen Ginsberg y Gregory Corso.

Cohen había llegado a Nueva York, camino de Nashville, con la intención de vender algunas de sus canciones. Los royalties de sus libros no le daban suficiente dinero para poder pagar la cuenta del colmado en la isla griega de Hidra, donde vivía con "la mujer de su juventud" y "señora de su casa", Marianne Ihlen (1935-2016). Gracias a la aceptación que recibieron sus canciones en la voz de Judy Collins —que grabó Suzanne y Dress rehearsal rag en su álbum “In My Life” (1966)— y la intuición del cazatalentos de la discográfica CBS, John Hammond,  Leonard pudo grabar su primer álbum, Songs of Leonard Cohen (1967), que incluía sus míticas Suzanne, So long, Marianne, Sisters of mercy, The stranger song y Hey, that’s no way to say goodbye.

Pero, ¿qué habría sido de Cohen si Lorca no hubiera arruinado su vida, abriéndole la puerta al jaleo de la poesía? ¿Qué habría sido de Leonard si el Hispano de Montreal no le hubiera dado tres sencillas clases de guitarra, cuya pauta de seis acordes flamencos arpegiados formaría la base para la creación de toda su obra musical? ¿Habría sido otro poeta maldito, lúgubre, depresivo y suicida, acabando sus días en la cuneta como un perro empapado de tristeza? ¿Habría sido otro Charles Bukowski, presa de una marginalidad que nunca eligió: anegado a la calle, vagando por carreteras y raíles en un ir y venir constante, dedicándose a innumerables trabajos temporales que iba dejando y alojándose en mugrientas pensiones rastreras, abocado a la botella?

¿Qué habría sido de Cohen si Lorca no hubiera arruinado su vida, abriéndole la puerta al jaleo de la poesía? 

Bukowski, quien, como Cohen, tenía orígenes polacos, y, quien, como el poeta canadiense, fue un expatriado en la ciudad de Los Angeles la mayor parte de su vida: “Bukowski nos hizo bajar a todos a tierra”, declararía Cohen, “incluso a los ángeles” (hasta hace pocos años —y ¿quién sabe si todavía?— el bardo canadiense tenía en la estantería de su habitación en Los Angeles una copia de Los placeres del condenado de Bukowski, junto a un muñeco de Allen Ginsberg, una litografía de Braque y tres volúmenes del “Zohar” —libro central de la corriente cabalística hebrea, escrito por Shimon bar Yojai en el siglo II—.

Pero Cohen cantó —aunque el amor de Marianne hacía que se olvidara de rezar por los ángeles, y “entonces los ángeles se olvidan de rezar por nosotros”—. Cohen cantó desde su sangre híbrida de leucocitos judíos y gitanos: “Acércate a la ventana, cariño, me gustaría leerte la palma de la mano. Antes de que te dejara llevarme a casa, solía pensar que era una especie de gitano”. Porque el judío Cohen, presa de una identificación probablemente irracional, había creído reconocer en la tinta lorquiana su propia sangre gitana, y, en las cuerdas de la guitarra española, sus venas (la familia de Cohen brotaría de la rama de los judíos askenazíes orientales, localizados entre los ríos Danubio y Elba y el Mar Báltico, al oeste del actual límite con la frontera de Lituania, y los gitanos ‘roma’ -zíngaros- vivían extendidos por toda la Europa del Este —Polonia, Lituania, Rusia, Armenia— desde el siglo XV, de modo que judíos y gitanos compartieron un mismo territorio durante varias generaciones.

¿Es este el secreto de que la obra poética y musical de Cohen tuviera tanto calado en España?, me planteó mi querido amigo ausente Constantino Romero. Pero, no perdamos el tiempo, que es de lo que está hecha la vida, mientras en el mercado negro se venden corazones, y la gente intenta vender su alma, pero no la encuentra, y los cuerpos son los verdaderos países, y la tierra es de quien la conquista, y, de momento, nadie aún se la ha ganado, salvo los pocos que la trabajan, y el dinero busca sexo, y las almas buscan alimento y las mentes una luz.

La obra de Cohen, lírica y anárquica, ha sabido moverse siempre con hábiles maniobras entre los polos decisivos que originan la vida: Sexo y Muerte, impregnada de ambigüedad y contradicciones, donde concurre todo el espectro de sentimientos humanos: amor y odio, fe y escepticismo, paz y ansiedad, por lo que, a menudo, el resultado final parece irónico. Cohen ha sido un hombre del Romanticismo moderno, feroz defensor del individuo frente a la sociedad, colaboracionista de su propio destino, peregrino desde el aparente pesimismo hasta el júbilo irreal, a través de un sendero infinitamente ancho y sin dirección. Y mucho más susurrado por sus canciones inacabadas.

Cohen ha sido un hombre del Romanticismo moderno, feroz defensor del individuo frente a la sociedad

Su sabiduría dispensada por su arenosa "voz de oro", su integridad y humilde elegancia, la torre de su canción fraguada a mano, su valor para ir allí donde nadie se atreve a pisar, su capacidad para articular un discurso comprensible de lo que allí ha encontrado. Su generosa luz. Cohen ha sido nuestro poeta sagrado. Cohen ha sido nuestro maestro del lenguaje interior, nuestro cantor del fuego sagrado —como le designó Santiago Auserón—, nuestro profeta del corazón.

Cohen nos dio la profundidad del viaje en esta vida. Cohen nos dio el recogimiento hacia nuestros corazones. Su voz sagrada dio consuelo y paz a nuestras almas. Cohen nos desveló el misterio de la verdad. Y ahora un puñado de héroes solitarios seguiremos cantando sus canciones, profundas e infinitas. Su voz volverá a oírse en nuestras voces, sus poemas volverán a brotar de nuestras gargantas. Porque es su voz sagrada la que sube por nuestras columnas, manifestándose en lágrimas, lágrimas que son plumas que vuelan ahora con él hacia la Casa Infinita del Alma, siempre en la majestad y solemnidad de su omnipresente compañía.  Hasta siempre, amado Leonard.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alberto Manzano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pedro Antunez

    Que pena Alberto, vas a tener que buscarte un curro y dejar de vivir de Cohen. Porque ya has destrozado su obra suficiente, ¿No crees? Tus traducciones son a su obra lo peor que le ha podido pasar a Leonard en España. Pero bueno, seguro que tienes en cartera 3 o 4 (mismos) libros, para seguir tangando a alguna editorial...

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí