1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El referéndum sobre Monarquía/República, sin sentido en la Transición

El riesgo de una consulta no provenía de la izquierda, sino de la ultraderecha, que habría votado contra don Juan Carlos por “traidor”

Bonifacio de la Cuadra 21/11/2016

<p>Suárez jura su cargo como presidente del Gobierno.</p>

Suárez jura su cargo como presidente del Gobierno.

RTVE.ES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

Con motivo del reciente aniversario de la muerte del dictador Franco, se ha planteado una pretendida justificación de Adolfo Suárez para eludir en la Transición un referéndum sobre Monarquía/República. Según esa versión, se introdujo la mención al Rey (Juan Carlos) como jefe del Estado en la Ley para la Reforma Política, que se sometería a referéndum en 1976. En realidad, en la Transición a nadie sensato se le habría ocurrido una votación autónoma sobre la forma de Estado, porque la extrema derecha, entonces muy potente, habría votado contra don Juan Carlos, por considerarle “traidor” al franquismo. Paradójicamente, el riesgo para la Monarquía de un referéndum no provendría entonces de la izquierda republicana, sino de la ultraderecha franquista. Hoy, 40 años después, la situación es muy diferente.

Es verosímil, aunque un tanto extraño, que para contentar las peticiones democráticas extranjeras de referéndum y algunas republicanas españolas, un tanto despistadas, Adolfo Suárez, o el propio redactor de la ley, Torcuato Fernández-Miranda, se preocuparan de incluir al monarca, desde el artículo primero, en esa ley, que sería sometida a referéndum. Tras establecer que la potestad de elaborar y aprobar las leyes “reside en las Cortes”, se añadía: “El Rey sanciona y promulga las leyes”.

La pugna no era entre republicanos y monárquicos, sino entre quienes propugnaban una democracia y quienes defendían el continuismo del franquismo

Pero la pugna no era entonces entre republicanos y monárquicos, sino entre quienes propugnaban una democracia y quienes defendían a capa y espada el continuismo del franquismo. Para esta segunda opción había dos caminos: uno, mediante la persona señalada por el dedo del dictador --no don Juan, sino Juan Carlos--, siempre que el monarca permaneciera fiel a los “inalterables” Principios Fundamentales del Movimiento y, en general, a la dictadura; y otro, mediante algún modelo alternativo de jefatura del Estado, incluida una república franquista.

A pesar de que la mera denominación de la República desagradaba a los franquistas, a los que traía malos recuerdos (por mucho que existieran repúblicas bananeras y antidemocráticas), si el monarca designado por Franco no era obediente y dócil a la gloriosa dictadura, la ultraderecha --uniformada o con camisa azul mahón-- estaba dispuesta a todo. Por el contrario, para quienes daban prioridad a la democracia y apreciaban en el jefe del Estado (que ya había renunciado a muchos de los poderes heredados de Franco) una voluntad de contribuir al establecimiento de unas reglas del juego democrático, la exigencia republicana para unos era innecesaria y para otros podía esperar.

La Ley para la Reforma Política --se tuvo cuidado en poner “para”, en lugar del inicial “de”--, aunque se mencionara al Rey, fue sobre todo útil, desde el esquema de la ley a la ley, como última de las leyes fundamentales, para que las Cortes orgánicas de Franco se hicieran el harakiri. Tras una urgente tramitación, dirigida por Fernández-Miranda, el 18-11-1976 aquellas Cortes integradas por procuradores familiares, sindicalistas verticales, gerifaltes del Movimiento, altos mandos militares, obispos habituados a llevar a Franco bajo palio, percatados todos ellos de que la reforma se haría con ellos o sin ellos, convirtieron aquel suicidio en una fiesta: ¡425 procuradores votaron a favor!, 59 en contra y 13 se abstuvieron. En el referéndum del 15-12-1976, el PSOE y el PCE pidieron la abstención, pero la reforma --que abrió la puerta a las elecciones del 15 de junio de 1977, primeras democráticas tras la dictadura-- se aprobó por un 94% de votos afirmativos y un 2,6% de negativos, con un 77,4% de participación.

Democracia, con Monarquía dentro

El advenimiento de una democracia en la que aparecía incrustada una institución como la Monarquía, a todas luces no democrática, dada su legitimación biológica, no electoral, ¿cómo fue acogida por la izquierda política? Curiosamente, el clamor de la calle no reclamaba la República. Entre lo que se oía desde la izquierda, destacaba: “¡Libertad, amnistía y estatuto de autonomía!”. Los gritos contra la Monarquía (“¡no queremos Monarquía, ni Juan Carlos ni Sofía!”) procedían de la ultraderecha.

La prueba de fuego fue la elaboración de la Constitución, en la que había que instalar la jefatura del Estado. En la ponencia constitucional, el texto que se aprobó fue propuesto por el nacionalista catalán Miquel Roca: “La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”. El ponente comunista, Jordi Solé Tura, se adhirió a la propuesta y confirmó lo ya manifestado por Santiago Carrillo: el PCE no presentaría una enmienda republicana. En cambio, el ponente socialista, Gregorio Peces-Barba, comunicó que el PSOE no solo presentaría una enmienda republicana, sino que la mantendría “en cuantos trámites fuera preciso”.

Los ponentes de UCD, muy angustiados por ese aviso, trataron de localizar a Felipe González, que se encontraba de visita en la Unión Soviética. Como revelamos en nuestro libro Crónica secreta de la Constitución Soledad Gallego-Díaz y yo, el secretario general del PSOE, desde Leningrado, “tranquilizó telefónicamente a sus ansiosos interlocutores: su partido era republicano y defendería en la Comisión Constitucional del Congreso esta postura, pero no tenía la intención de poner en tela de juicio toda la Constitución en virtud de ella”. “El PSOE --anunció-- aceptará el resultado de la votación que se produzca en dicha comisión”. 

Era el jueves 11 de mayo de 1978, y don Juan Carlos lo relató así: “¡Felicitadme; me acaban de legalizar!”

Y así ocurrió. Luis Gómez Llorente defendió el voto particular republicano, que solo votaron a favor los socialistas, quienes se abstuvieron en la votación del texto sometido a la comisión, que resultó aprobado. Era el jueves 11 de mayo de 1978, y don Juan Carlos lo relató así, al entrar en el restaurante madrileño en el que había quedado a cenar con unos periodistas: “¡Felicitadme; me acaban de legalizar!”

La actitud de la izquierda, tanto en la calle como en el Parlamento, explica la aceptación en aquellos momentos de la Monarquía, sin necesidad de referéndum. Especialmente, la posición pragmática del grupo comunista. Santiago Carrillo reprochó al PSOE sus “actitudes demagógicas, inconcebibles, por su falta de realismo, en un partido que se propone transformar la sociedad”. Peces-Barba tuvo que defender el voto particular como un servicio que se prestaba a la comunidad.

“Consulta popular”

Solo Heribert Barrera, en nombre de Esquerra Republicana de Catalunya, tras manifestar que la Monarquía había sido introducida en la Constitución “de refilón”, explicó que la única posibilidad de legitimarla sería “la consulta popular previa y exclusiva sobre ella”, a fin de borrar --dijo con su habitual flema-- “el pecado original de los orígenes franquistas del nuevo régimen”.

Ya que entonces --hace 38 años-- no prosperó esta iniciativa minoritaria, el referéndum sobre Monarquía o República estaría justificado ahora, cuando hay una gran mayoría de españoles que no tuvieron ocasión de votar en 1978 la Constitución --con Monarquía incorporada-- y mucho menos, dos años antes, la Ley para la Reforma Política.

En mi artículo Democracia y Monarquía, publicado en El País el 10-11-2007, recogía el asombro manifestado en 1977 por el veterano periodista italiano Gian Piero Dell'Acqua “por la escasa oferta política republicana para las primeras elecciones democráticas tras el franquismo”, así como que, cuando el inteligente analista conoció mejor la realidad española, “comprendió que la dialéctica política de la transición no era Monarquía/República, sino democracia/dictadura”.

Ya en 2007, yo planteaba si el gran servicio que don Juan Carlos prestó al pueblo español y a la convivencia en paz era “capaz de convertir en democrática una institución como la Monarquía, que histórica y consustancialmente no lo es”. Y en apoyo de este criterio invocaba el del catedrático Pablo Salvador Coderch, para quien la Monarquía “ni es ni puede ser una institución democrática”.

Un argumento definitivo en apoyo del referéndum en la actualidad lo recojo en mi libro Democracia de papel. Se trata del testimonio del propio Felipe VI, que manifestó hace más de 22 años, cuando estudiaba en Estados Unidos: “Solo reinaría si los españoles así lo quisieran”. Una oportunidad de que se cumpliera ese deseo del actual monarca --que comparten muchos ciudadanos-- se produjo el 16-9-2014, cuando, por iniciativa de Izquierda Plural, se instó al Gobierno para que convocara un referéndum consultivo sobre Monarquía o República. La moción, que invocaba el artículo 92 de la Constitución, fue derrotada por 274 votos en contra (PP, PSOE y UPyD), frente a 26 a favor (IU, PNV, ERC, Amaiur y BNG) y con la abstención de CiU.

La votación, muy poco destacada por los grandes medios, fue histórica, porque era la primera vez, desde 1978, que el Parlamento ha tenido que pronunciarse sobre el referéndum consultivo a propósito de la forma de Estado. El defensor de la moción, Alberto Garzón, alegó “la nueva situación que se ha abierto en España tras la abdicación del rey Juan Carlos en su hijo Felipe VI”. Y Aitor Esteban, del PNV, justificó el referéndum “para que se legitime el modelo de Estado”. En el hipotético caso de que los parlamentarios actuales planteen una moción similar, que obtenga los votos suficientes y se celebre el referéndum, si la monarquía obtuviera más votos que la república, Felipe VI podría repetir, con más justificación que su padre hace 38 años: “¡Me han legalizado!”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mark

    Madre mía, CTXT…

    Hace 3 años 6 meses

  2. Javier de la Puerta

    ¿Te han dictado el contenido de este artículo en el Palacio de la Zarzuela?

    Hace 4 años 4 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Se vista como se vista, DEMOCRACIA VIGILADA. Es decir, de democracia, ni hostias. Ahora nos vienen los de siempre con las mismas milongas. O Moarquía o Dictadura. NO. O Dictadura o Dictablanda. Contra la Dictadura hubiésemos luchado más y mejor. Las dictablandas es lo que tienen; Poder Pastoral y Poder mediático contra el pueblo.

    Hace 4 años 4 meses

  4. jesús gago

    Artículo dinástico encuadrado en la linea oficial del mito de la Transición La realidad se corresponde más bien con lo manifestado estos días por Joan Garcés :“Muchos partidos se presentaron a los elecciones como republicanos, pero SUS DIRIGENTES estaban secretamente comprometidos a aceptar la monarquía” Joan Garcés entrevista diario.es

    Hace 4 años 4 meses

  5. Rafael Pla López

    Menos lobos. En 1976 las fuerzas democráticas luchábamos por una ruptura democrática que llevaría a un Proceso Constituyente abierto en el que se decidiría entre monarquía o república. Pero el Ejército puso la aceptación de la monarquía como condición para tolerar una Constitución, y Suárez se la impuso a Carrillo como condición para legalizar al PCE.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí