1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OWEN JONES / ENSAYISTA Y AGITADOR

“Vivimos una versión light de los años treinta”

Asier Ezezaguna Lisboa , 18/11/2016

<p>Owen Jones vendiendo ejemplares del semanario 'Big Issue' en Covent Garden, en febrero de 2016.</p>

Owen Jones vendiendo ejemplares del semanario 'Big Issue' en Covent Garden, en febrero de 2016.

Instagram de Owen Jones

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Como muchos otros, Owen Jones (Sheffield, Inglaterra, 1984) considera que 2016 ha sido “una mierda de año”. Mientras bebe una cerveza en el bar de un hotel de la capital portuguesa, donde se encuentra para participar en el Web Summit –la macroconferencia de tecnología y start-ups–, el joven periodista de The Guardian y conocido gurú británico de Podemos enumera la serie de desastres políticos que han tenido lugar en apenas seis meses, todos duros reveses electorales en los que las urnas dieron resultados inesperados.

“Primero, claro, el voto del Brexit”, dice con un suspiro de frustración. “Lo veía venir –no conseguía imaginar a la gente con la que crecí, todos trabajadores de clase obrera, levantándose por la mañana, vistiéndose y acudiendo a las urnas para votar a favor de seguir en la Unión–, pero aun así no me lo esperaba”.

“Luego, las segundas elecciones en España, en las que parecía que Podemos había ganado cuando se publicaron los sondeos a pie de urna, y luego resultó que Rajoy se había hecho con la victoria. Lo mismo con el referéndum para aprobar el tratado de paz con las FARC en Colombia, y ahora la victoria de Trump en Estados Unidos… ¡Vaya mierda de año!”.

El periodista habla con CTXT sobre la situación en Reino Unido donde, seis meses después de la aprobación del Brexit, han aumentado los asaltos a las minorías por parte de un sector racista que ve los resultados electorales como una reivindicación de su odio.  

Casi medio año después de la aprobación del Brexit, ¿por qué cree que sus compatriotas decidieron votar a favor de salir de la Unión?

El Brexit apenas tuvo que ver con la UE. Quienes votaron en contra de la Unión no sabían lo que era. Por eso es difícil responder sobre por qué querían salir de la UE; la mayoría ni pensaba en ese tema cuando acudió a las urnas. La motivación era diferente, era una imperativa perversa que exigía “retomar el control”… Sin entrar en detalles sobre el tipo de control al que se referían, ni quienes supuestamente lo tenían en la actualidad. Este voto sirvió para dejar en evidencia las diferencias que todos sabemos que están presentes en las sociedades occidentales. La división entre jóvenes y viejos, zonas urbanas y rurales, personas con educación universitaria y quienes no han tenido esa fortuna, naciones versus Estados. La campaña a favor del Brexit apeló al argumento del odio para ganar, aprovechándose del resentimiento de la clase obrera británica, la gente que más sufrió los efectos negativos de la globalización. Lo trágico es que este grupo ha decidido expresar ese descontento votando a favor de algo que les hará incluso más pobres en el futuro.

¿Qué papel jugaron el racismo y la xenofobia en los resultados?

El peso del odio fue decisivo. Los políticos pro-Brexit difundieron mentiras: aseguraron que sólo nos estaban llegando criminales desde fuera, sugirieron que Turquía iba a entrar en la UE en breve y que el Reino Unido se vería inundado por inmigrantes de Oriente Próximo, islamistas, terroristas. Boris Johnson [el nuevo ministro de Asuntos Extranjeros bajo el Gobierno de Theresa May] fue uno de los defensores más feroces de este tipo de retórica; cuando Barack Obama apeló a favor de la continuidad dentro de la UE, Johnson utilizó los argumentos de Donald Trump y afirmó que Obama era un keniata que odiaba al viejo Imperio Británico.

La campaña a favor del Brexit apeló al argumento del odio para ganar, aprovechándose del resentimiento de la clase obrera británica

Yo crecí en Stockport, un pueblo obrero cerca de Manchester. La gente de esa zona votó en masa a favor del Brexit porque querían echar a los inmigrantes. Es una motivación absurda porque en esa parte del Reino Unido apenas hay extranjeros, los inmigrantes suponen sólo el 2% de los habitantes de esa región. Irónicamente, las zonas con mayores concentraciones de inmigrantes votaron abrumadoramente en contra del Brexit, mientras que las que menos tienen votaron a favor.

¿La izquierda británica tiene parte de culpa por la victoria del Brexit?

Sí, absolutamente. La clase obrera británica sufre graves problemas hoy en día: el paro es alto porque han desaparecido los trabajos industriales, no hay viviendas asequibles, faltan servicios sociales… Son políticas que han ido creando los sucesivos gobiernos conservadores, pero la izquierda no ha sabido acabar con ellas. Lo peor, sin embargo, es que los laboristas han dejado de comunicarse con estas personas, que antiguamente eran su base. Les han ignorado, y primeros ministros como Tony Blair han legislado en contra de ellos. No sorprende que no hayan conseguido convencerles con este último referéndum.

¿Cómo ha cambiado el país desde la victoria del Sí en el referéndum?

Hoy Reino Unido es un sitio donde las minorías pasan miedo. El 23 de junio se celebraron las elecciones del odio. La mayoría de los británicos no son racistas, pero los que sí lo son vieron la victoria del Sí como una validación de su odio. Ahora consideran que tienen un mandato para expresar ese odio, mediante palabras y actos, abiertamente. Desde finales de junio se han multiplicado los crímenes contra los extranjeros, pero también contra minorías nativas. Se han disparado los asaltos contra homosexuales, por ejemplo.

¿Por qué cree que han aumentado los crímenes homófobos?

La extrema derecha resalta la masculinidad, el machismo como símbolo de poder. Los hombres homosexuales no encajan dentro de ese punto de vista. Los asocian con la feminidad, con la debilidad; invocan mucho el estereotipo del maricón afeminado de la izquierda. Y ahora piensan que el odio que sienten hacia los homosexuales cuenta con el visto bueno del Gobierno.

Hace dos semanas el Tribunal Supremo (TS) dictaminó que sólo el Parlamento podría activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, la norma que inicia el proceso para salir de la UE. El fallo del alto tribunal se interpretó  como un revés para el Gobierno May. ¿Es así?

Es un revés temporal, un pequeño obstáculo en el camino hacia el Brexit, pero no implica la derogación de los resultados del referéndum ni abre la puerta a que el Parlamento tumbe el proceso. Puede ser incómodo para May, pero los laboristas ya han declarado que no votarán contra la legislación. Se niegan a ser el partido que tumbe la decisión tomada por el pueblo. Alargará el proceso, pero el resultado será el mismo.

¿No cabe la posibilidad de que se estanque en el Parlamento y que May tenga que convocar elecciones?

Hay algunos que incluso proponen que se considere el apoyo a la permanencia dentro de la UE como un delito de traición

No, y sólo sería de su interés convocar nuevas elecciones. En 2011 se aprobó la Ley de Parlamentos de Plazos Fijos, que básicamente prohibió las llamadas snap elections o elecciones rápidas. Antes los primeros ministros podían convocar elecciones cuando querían; ahora sólo lo pueden hacer con el apoyo de dos terceras partes del Parlamento o si pierden un voto de confianza y ningún partido logra formar Gobierno. Ahora mismo May tiene una mayoría mínima. El colapso de los laboristas implica que si se celebrasen elecciones próximamente, este ejecutivo ganaría una mayoría incluso más amplia.

¿Entonces la decisión del Supremo tiene pocas posibilidades de impacto a largo plazo?

Correcto. Pese a ello, la retórica en contra de las personas que llevaron el asunto ante el tribunal, y de los propios jueces que decidieron el caso, ha sido increíblemente dura. La abogada Gina Miller, la inmigrante que impulsó el proceso judicial, ha sido denunciada por todos los periódicos extremistas. Como consecuencia, ha recibido todo tipo de amenazas de muerte, y algunos incluso amenazan con violarla si la encuentran por la calle. El Daily Mail ha publicado fotos de los jueces, tachándoles de traidores; incluso identificó a uno de ellos como “un conocido homosexual”, como si su condición sexual fuera delito. Y luego les sorprenden que tengan lugar episodios como el asesinato de Jo Cox…

¿La diputada laborista que fue apuñalada y tiroteada una semana antes del voto del Brexit?

Vivimos una versión light de los años treinta en la que no hay un centro y el mundo se empieza a dividir entre populismos de la izquierda y otros de una extrema derecha xenófoba

Sí. El hombre que la asesinó es un tipo blanco de 52 años que gritó “¡Muerte a los traidores; libertad para Reino Unido!” cuando llegó a los juzgados. Nadie habla así. Es la retórica que aprendió de los periódicos que vendieron el Brexit antes de las elecciones, y que continúan fomentando el odio ahora. La extrema derecha ahora controla las esferas del poder y no tolera ningún tipo de disensión. Consideran que el 48% que votó a favor de la permanencia dentro de la UE no tiene legitimidad para pronunciarse, y utilizan la jerga de la extrema derecha americana, con  palabras como “patriotas”. Hay algunos que incluso proponen que se considere el apoyo al Reino Unido dentro de la UE como un delito de traición. The Sun anima a los más paranoicos al asegurar que hay una conspiración de una élite compuesta por extranjeros adinerados que quieren moldear las decisiones electorales del pueblo. Es irónico porque el dueño de The Sun es el australiano Rupert Murdoch, un extranjero adinerado que ya moldea las decisiones electorales de gran parte del público británico.

¿Así que el Partido Laborista votará a favor del Artículo 50?

Los laboristas votarán a favor del Artículo 50 porque no pueden permitirse el lujo de ser acusados ​​de subvertir la voluntad del pueblo. Si votaran en contra se convocarían elecciones anticipadas y los resultados serían devastadores. Tienen un problema serio, una coalición difícil de manejar, compuesta por votantes jóvenes, personas con educación universitaria que están abiertos a la inmigración y a quienes les gusta la UE, y luego tienes a los votantes de la clase trabajadora más vieja, a quienes no les gusta ni la inmigración, ni la UE. Es muy difícil satisfacer a ambos grupos a la vez. Las cosas están difíciles para la socialdemocracia en todas partes. Las encuestas dan resultados terribles para los laboristas en Reino Unido, pero incluso así están mejor parados que sus partidos homólogos en el resto de Europa.

¿Ha habido un cambio demográfico radical en Reino Unido? ¿Cómo ha perdido la izquierda la confianza de la clase obrera?

Ha sido un cambio gradual que ha tenido lugar a lo largo de los últimos 15-20 años. Creo que los británicos tenemos una visión algo arrogante cuando miramos hacia EE.UU. en este sentido, pues vemos lo divididos que están ahí y lo tóxica que es la escena política, y nosotros nos creemos mucho más sensibles y moderados. Ese rollo de ahí no tiene nada que ver con nosotros: ¡nosotros somos británicos! Pues resulta que no, no somos tan sofisticados. La inmigración se ha convertido en un gran problema para nosotros, y muchos votantes lo ven todo ahora a través de ese enfoque. A mucha gente les enfada que sus comunidades hayan cambiado. Y, claro, también tiene su impacto el factor demográfico. Los conservadores sólo ganaron gracias a la mayoría que tienen con los votantes mayores de 44 años. En ese sentido, existe una brecha demográfica, de edad, brutal. Pero también influye el nivel de educación… No es un conflicto que se resume con el enfrentamiento de una generación contra la siguiente.

¿Cómo le va a Jeremy Corbyn?

Veamos… Jeremy Corbyn no quería, no esperaba ser líder de los laboristas. Se presentó como candidato respondiendo a su propio sentido de la responsabilidad, porque veía que si no lo hacía, la izquierda laborista iba a desaparecer. Y se presentó dentro del contexto de un sistema de primarias que, irónicamente, se había creado para apaciguar al ala derecha del partido, el lado que sentía que el partido estaba demasiado volcado al izquierdismo para ser representativo de la población más amplia. Se adoptó un sistema de primarias imitando las de EE.UU. con la idea de diluir el poder de los sindicatos, de las voces más radicales, de la izquierda. Se pensaba que este sistema tendría como resultado la elección de líderes más apetecible para el electorado general. Terminó por facilitar el ascenso de la izquierda porque Jeremy Corbyn se presentó y recibió un amplio apoyo de los militantes. Bajo el antiguo sistema de primarias un tercio de los votos eran de los diputados, pero al reformarlo todos los votos tenían el mismo peso. Cuando decidió presentarse como candidato habló conmigo y me confesó que esperaba obtener de un 20 a un 25% de los votos, y él pensaba que eso sería un buen resultado; yo le respondí, “vale, Jeremy, sí, estaría muy bien”, porque pensaba que su análisis era más bien errado. Es que su candidatura se montó pensando que se enfrentaban a un reto imposible, y cargaron contra lo que pensaban que era una puerta de acero reforzado, pero que finalmente resultó ser de papel. Cargaron a toda velocidad, y ganaron. Normalmente cuando alguien se presenta para ser líder de un partido lo hace ya con un equipo profesional montado, con experiencia para lidiar con los medios de comunicación. Son personas que ya tienen la aspiración de liderar desde hace mucho tiempo, ya han participado en el Gobierno o sido altos cargos en la oposición… Pero nada de eso se aplica a Jeremy Corbyn. Y por eso tuvo tanto jaleo con los medios… Se cometieron muchos errores.

 ¿Un poco como lo que vimos con Bernie Sanders?

 Bueno, creo que la campaña de Sanders tenía mucho más experiencia en el ámbito de los medios, por ejemplo.

Sí, pero no deja de ser una situación en la que tienes a un candidato que no tiene posibilidad de ganar unas elecciones nacionales, pero que logra conquistar en las primarias gracias al entusiasmo de los militantes.

Sí... Pero el caso americano es un poco diferente porque las encuestas sugieren que Sanders habría sacado mucho mejor resultado que Hillary Clinton. Sanders ha sido el candidato socialista con mayor éxito de la historia de Estados Unidos y estamos en 2016. Eso demuestra que hay un sentimiento general de gran inquietud que está marcando las campañas, la gente, los partidos. Es la misma inquietud que explica el éxito de Donald Trump. Lo mismo ocurre en Gran Bretaña: los candidatos del establishment no tenían visión, ni estrategia, ni sentido de valores, ni autenticidad… Y por eso perdieron. Corbyn obtuvo el 60% de los votos en las primarias. Pero se cometieron muchos errores. Siempre lo vi como un líder temporal. Veo más factible a un candidato como Clive Lewis, el diputado de Norwich South, elegido el año pasado. Él apoyó a Corbyn desde el principio. Es un exsoldado, creció en una vivienda social en las Midlands, es mestizo, no es de Londres… Siempre lo vi como un candidato obvio. Como he dicho, los laboristas sufrirían una derrota devastadora en unas elecciones general ahora mismo. Esa derrota haría que el Partido Laborista se desplazase hacia la derecha, y el populismo de extrema derecha interpretaría la victoria de los conservadores como una victoria propia. Los puntos de vistas progresistas terminarían marginados en Reino Unido. A la izquierda se la culparía por la situación… El new labour acabará siendo visto como un izquierdismo radical.

¿La izquierda de Reino Unido no va en ese rumbo ya?

Sí, existe el peligro de que eso suceda. Y es por eso que la izquierda y el Partido Laborista tienen que arreglarse. No podemos vivir en un país en el que los puntos de vista progresistas no tienen cabida… Tal vez por eso estamos viendo como vuelven las opiniones extremistas, el odio, la homofobia. 

¿Ha muerto UKIP?

No. Ha colapsado, perdido su liderazgo como todos los otros partidos tras el Brexit, pero Nigel Farage tiene una capacidad increíble para reinventarse. No creo que el partido desaparezca simplemente, porque ha logrado su objetivo fundamental; me da que alegarán que el Gobierno no hay ido lo suficientemente lejos con el Brexit para intentar hacerse con el poder más tarde.

¿Qué implican los cambios en Reino Unido este año para el mundo?

Más allá de lo obvio, que Reino Unido saldrá, antes o después, de la UE, lo que está pasando creo que encaja con lo que está pasando en otras partes del mundo. Estamos viviendo el auge de populismos, la mayoría de ellos de extrema derecha con tintes autoritarios. En Europa, Hungría tiene un gobierno totalitario que reprime derechos fundamentales. Polonia es aterradora porque ahí ha desaparecido la izquierda por completo, y la política se disputa entre conservadores del estilo de David Cameron enfrentados a otros conservadores más tipo UKIP. En Austria tenemos el enfrentamiento de la extrema derecha y los verdes. En Francia tienes a Le Pen. En España tienes a Podemos, un partido populista de izquierdas. Y luego tenemos a Estados Unidos y al nuevo presidente electo… Estamos viviendo una versión light de los años treinta en la que no hay un centro y el mundo se empieza a dividir entre populismos de la izquierda y otros de una extrema derecha xenófoba. Si hay otra crisis económica, cualquier extremo puede aprovecharse. La izquierda se tiene que despertar y ofrecer soluciones reales al pueblo, y lo tiene que hacer ya mismo. Nuestro continente tiene una historia muy negra, llena de guerra, tiranía, genocidio. Tenemos que aprender de los errores del pasado, y el auge de estos movimientos deja claro que no lo hemos hecho.

Se refiere a Europa como “nuestro continente”. Medio año después de la aprobación del Brexit, ¿tiene alguna esperanza de que el Reino Unido consiga volver, algún día, a la Unión?

Los resultados fueron claros: 48% a favor de seguir en la UE, 52% a favor de salir. Si los resultados hubiesen sido los opuestos, yo habría dicho, “oye, lo siento, pero es lo que es”. Digo lo mismo hoy. No podemos ponernos a organizar una vuelta; ahora mismo es el momento de organizar esta salida, que es absolutamente inevitable. Perdimos y tenemos que aceptar lo que se ha votado. Lo único que queda es ver cómo salimos, y me temo que se ha apostado por un camino que provocará muchísimo dolor para la mayoría del pueblo. 

-------------------

*Una versión anterior de esta entrevista incluía una respuesta en la que se afirmaba que Jeremy Corbyn era "una persona que nunca ganará unas elecciones generales en Reino Unido", traduciendo de manera errónea lo que había dicho el entrevistado. Hemos sustituido ese fragmento por la traducción literal de las preguntas y respuestas.

Autor >

Asier Ezezaguna

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jose Luis

    "En España tienes a Podemos, un partido populista de izquierdas. Y luego tenemos a Estados Unidos y al nuevo presidente electo… Estamos viviendo una versión light de los años treinta en la que no hay un centro y el mundo se empieza a dividir entre populismos de la izquierda y otros de una extrema derecha xenófoba. Si hay otra crisis económica, cualquier extremo puede aprovecharse. La izquierda se tiene que despertar y ofrecer soluciones reales al pueblo, y lo tiene que hacer ya mismo." Joder con el gurú de Podemos. Podemos es un partido populista de izquierdas, situándolo al mismo nivel que los populistas de derechas, y al parecer no pertenece a la izquierda que debe ofrecer soluciones reales al pueblo. Iñigo, Pablo, al loro!!!

    Hace 4 años 5 meses

  2. Txobluki

    Marga, que el independentismo es populista, lo opinas tu y otros cuantos, pero no es necesariamente así, ni todos lo vemos así. En realidad os ha dado por usar lo del populismo como descalificación de lo que no os gusta sin daros cuantas que lo que si os gusta tiene tanto de populista como los demás.

    Hace 4 años 5 meses

  3. marga

    No entiendo cómo una persona con los conocimientos de las sociedades del Reino Unido y España tan extensos puede seguir, artículo tras artículo, sin mención ninguna de los movimientos independentistas en los 23 países. Estos también son movimientos populistas, pero supongo que, por razones idealógicas, Sr Jones los borra del mundo político, y son movimientos importantes en los 2 casos. Este y su apoyo algo inocente de Podemos bajo su actual liderazgo me hace dudar de su olfato político, curioso dado su papel destacado en los medios de comunicación (pero ojo, entre los comentaristas de sus artículos, gente conocedora de las bases sociales, su postura motiva bastante cinismo.

    Hace 4 años 5 meses

  4. marga

    Nota al autor: "*En la versión anterior decía: "una persona que nunca ganará unas elecciones generales en Reino Unido", traduciendo de manera errónea lo que había dicho el entrevistado." Habría que corregir el titular también.

    Hace 4 años 5 meses

  5. e fernandez

    owen jones nunca ganará en ninguna parte

    Hace 4 años 5 meses

  6. obduliano66

    y

    Hace 4 años 5 meses

  7. Rob Ross

    No llego a fiarme de Owen Jones. Por un lado, alienta constantemente a Podemos, como si se tratara de un hijo adoptivo propio que está educando, y por otro lado desprecia y socava a Jeremy Corbyn y sus colaboradores, lo más cercano a Podemos en Inglaterra. Ahí no tiene OJ tanta influencia, obviamente. Sus respuestas demuestran ese desprecio, soltando predicciones electorales y tachando a JC de 'tirao' que ocupa su puesto de potra y sin tener 'experiencia' previa. ¿Más de 40 años en política y no tiene 'experiencia'? De risa, ¿o qué? Aquí está lo que dice en este artículo: "..se facilitó la elección de Jeremy Corbyn, una persona que nunca ganará unas elecciones generales británicas. Le conozco personalmente y sé que él nunca quiso ser líder; se presentó por un sentido de la obligación. Nunca anticipó este resultado y ahora lidera el partido sin tener experiencia alguna para hacerlo"

    Hace 4 años 5 meses

  8. DS

    No puede ser que nuestra democracia se en ralidad una plutocracia, con ciertos tines de participación y mejoras de vida para el pueblo dadas a la fuerza para impedir las revoluciones y controlar a las masas? Y que por eso cada ciclo tenemos los mismos problemas de élites traidoras y depredadoras, en grado sumo, dando pie a los populismos fascistas, como en eeuu, hungría, polonia, austria, suiza francia, uk,...Que nos van a poner las "pilas" primero a los ciudadanos -recortando derechos sociales y civiles- y segundo a las élites mentirosas y codiciosas progres desmontando el tinglado a su medida -tipo clinton-. Teniendo como dioses el consumo y la tecnología y despreciando a las personas y sus derechos humanos. Por mucho que se busque en los libros y en la historia, esto parece no tener un fin hacia la libertad y la dignidad humana y sí de escalvitud y depravación del poder!

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí