1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOCUMENTOS CTXT

Carta de Abraham Lincoln a Joshua Speed, 1855

20/11/2016

<p>Lincoln presenta el borrador de Proclamación de Emancipación a su gabinete. </p>

Lincoln presenta el borrador de Proclamación de Emancipación a su gabinete. 

Francis Bicknell Carpenter (1864) - Senate.gov

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

Abraham Lincoln y Joshua Speed se conocieron en Springfield, Illinois, en la década de 1830. Aunque Speed regresó a su Kentucky natal, ambos siguieron siendo amigos el resto de sus vidas. En esta carta, Lincoln expone su pensamiento sobre la esclavitud, contrario al de Speed, que creció en una plantación y tenía esclavos trabajando para él. El año antes de que Lincoln escribiera esta carta, el Congreso aprobó la Ley Kansas-Nebraska, según la cual el Compromiso de Misuri de 18201 quedaba abolido y los territorios abrían sus puertas al esclavismo. Esta ley supuso un punto de inflexión en la carrera de Lincoln, como él mismo afirmó: “Cada vez me interesaba menos la política, hasta que la abolición del Compromiso de Misuri me estimuló de nuevo”. 

 

Springfield, Illinois

24 de agosto de 1855

Apreciado Speed:

Ya sabes lo mal corresponsal que soy. Desde el día que recibí tu muy agradable carta del 22 de mayo, ha sido mi intención escribirte una respuesta. En tu carta sugieres que en lo que a acción política se refiere, tú y yo discreparíamos. Supongo que estarás en lo cierto, aunque no tanto como podrías pensar en un principio. Ya sabes que me disgusta la esclavitud, y tú plenamente admites que no está bien, en un sentido abstracto. Hasta aquí no hay motivo de disensión. No obstante, manifiestas que sería preferible ver la Unión disuelta antes que renunciar a tu derecho a poseer esclavos, sobre todo si la petición proviene de aquellos que carecen de intereses en el asunto. Que yo sepa, nadie está pidiéndote que renuncies a ese derecho, yo menos que nadie. Dejo completamente a tu voluntad esa decisión. También reconozco cuáles son tus derechos y mis obligaciones con respecto a tus esclavos, según la constitución. Confieso que detesto ver cómo se persigue, y caza, y lleva de regreso a los suyos y a sus duros trabajos no recompensados, a las pobres criaturas, pero me muerdo el labio y mantengo mi silencio. En 1841, tú y yo realizamos un tedioso viaje en estiaje con un barco de vapor desde Louisville a St. Louis. Quizá recordarás, como yo no olvido, que desde Louisville hasta la boca del Ohio había a bordo unos diez o doce esclavos atados con grilletes los unos a los otros. Esa visión me proporcionaba un tormento incesante, y algo similar veo cada vez que navego por el Ohio, o cualquier otra frontera esclavista. Parece cuando menos ciertamente injusto asumir que tal cosa carece de interés alguno para mí cuando ha tenido, y sigue teniendo, el poder de hacerme sentir mezquino. Más bien deberías apreciar cuánto crucifica sus sentimientos la mayoría de gente del Norte solo para ser fiel a la Constitución y a la Unión.

Me opongo a que se extienda la esclavitud, porque mi juicio y sentimientos así me lo dictan; y nada me obliga a lo contrario. Si en este asunto tú y yo debemos disentir, disintamos pues. Dices que si fueras presidente, mandarías un ejército y ahorcarías a los líderes de las atrocidades que se cometieron en Misuri durante las elecciones de Kansas; aunque, si Kansas vota ser un estado esclavista en unas elecciones justas, tendrá que ser admitida, o la Unión tendrá que ser disuelta; pero, ¿y si se declara esclavista de manera injusta? es decir, ¿con los mismos medios que justifican en tu opinión ahorcar a hombres? ¿Tendría entonces que ser admitido o tendría que deshacerse la Unión? Ese será el nudo de la cuestión tan pronto se convierta en realidad. Cuando asumes que la decisión de Kansas acerca de la esclavitud será justa, constato que tú y yo discrepamos sobre la Ley Kansas-Nebraska. Cuando considero ese decreto no pienso que sea una ley, sino un acto de violencia desde su concepción. Fue concebida con violencia, aprobada con violencia, se mantiene con violencia y se ejecuta con violencia. Digo que fue concebida con violencia porque la destrucción del Compromiso de Misuri, dadas las circunstancias, no fue otra cosa que violencia. Fue aprobada con violencia porque no habría podido ser aprobada sin los votos de muchos miembros que violentaron el deseo expreso de sus constituyentes. Se mantiene con violencia porque todas las elecciones desde entonces exigen su revocación abiertamente, y esta exigencia está siendo ignorada con descaro. Dices que habría que ahorcar a las personas por la manera en que la ley está siendo ejecutada, y yo digo que la manera en que está siendo ejecutada es igual de buena que cualquiera de sus antecedentes. Está siendo ejecutada exactamente igual que cuando se estableció, si no, ¿por qué ningún hombre de Nebraska expresa su sorpresa o su repudia? El pobre Reederes el único hombre público que fue lo suficientemente pánfilo como para pensar que algo parecido a la justicia fue alguna vez su propósito, y valiente desengaño se llevó.

Que Kansas fijará una Constitución esclavista, y que después solicitará ser admitido en la Unión, lo considero un asunto zanjado, y así zanjado por los mismos medios que tú sitúas en la diana de tus condenas. Según todos los principios de la ley, sostenidos por todos los tribunales, ya sean del Norte o del Sur, cualquier negro que sea trasladado a Kansas es libre;  aun así, demostrando un absoluto menosprecio de la ley, con el fundamento único de la violencia, ese admirable cuerpo legislativo aprueba con solemnidad una ley que permite ahorcar a los hombres que se atrevan a informar a un negro de sus derechos ante la ley. Esa es la sustancia y el objeto verdadero de la ley. Si, como Hamán, terminan en la misma horca que ellos levantaron, no me encontrarán entre las personas que lamenten su destino.

En mi modesto ámbito, defenderé la restauración del Compromiso de Misuri, mientras Kansas siga siendo un territorio, y cuando, por medio de todos estos sucios medios, pretenda integrarse en la Unión como estado esclavista, me opondré. Si acaso, me resulta complicado negar mi apoyo a que se pueda disfrutar la propiedad adquirida, o establecida, de buena fe, pero no admito que exista la posibilidad de hablar de buena fe cuando se pretende llevar a un negro a Kansas para que sea esclavizado. Cualquier hombre que tenga suficiente sentido para controlar su propiedad, tiene todavía más sentido para no errar sobre el carácter indignante de todo este asunto de Nebraska. Aunque me estoy desviando. Cuando me oponga a la admisión de Kansas no estaré solo, aunque puede que salgamos derrotados. Si así sucede, no buscaré disolver la Unión por ese motivo. Al contrario, si ganamos, habrá suficientes de nosotros como para cuidar de la Unión. No obstante, considero bastante probable que salgamos derrotados. Si todos vosotros os unís, podéis, directa o indirectamente, sobornar a bastantes de nuestros hombres como para saliros con la vuestra, incluso si quisierais en una iniciativa abierta restablecer la monarquía. Conseguid algún hombre del Norte, cuya posición y capacidad sea tal que pueda convertir vuestra medida, sea la que sea, en una necesidad para el partido demócrata y el asunto está resuelto. Apropósito de esto, deja que te cuente una anécdota. Douglas3 presentó el proyecto de ley de Nebraska en enero, y en febrero hubo una convocatoria del cuerpo legislativo de Illinois. De los cien miembros que componían las dos cámaras de ese organismo, cerca de 70 eran demócratas. Otro día, estos mismos se reunieron en una junta ejecutiva en la que se habló, formalmente o no, del proyecto de ley de Nebraska. Allí se descubrió que solo tres, ni uno más, estaban a favor de la medida. Uno o dos días después llegaron las órdenes de Douglas para que se adoptaran resoluciones para aprobar la ley, y ¡se aprobó con una mayoría aplastante! La veracidad de esta anécdota la puede avalar un demócrata empedernido. Las masas también, ya sean demócratas o whigs4, estaban casi unánimemente en contra, pero tan pronto resultó evidente que hacía falta que el partido lo apoyara, la forma en que la democracia comenzó a reconocer la sabiduría y la justicia de ese acto resultó totalmente asombrosa.

Dices que si Kansas vota a favor de convertirse en un estado libre de manera legítima, como cristiano, te alegrarías de que así fuera. Todos los esclavistas hablan de esa manera, y no dudo de su sinceridad, pero nunca votan de esa manera. Aunque en una carta privada, o en una conversación, declararás tu preferencia porque Kansas sea libre, nunca votarías para elegir un congresista que dijera lo mismo públicamente. Ningún hombre así sería elegido para distrito alguno en un estado esclavista. Consideras que Stringfellow5 y compañía deberían ser ahorcados, y aun así, en las próximas elecciones presidenciales, votarás por el mismo tipo y representante de Stringfellow. Los criadores y comerciantes de esclavos son una clase pequeña, odiosa y detestable que habita entre vosotros; sin embargo, en política son ellos los que os dictan el camino y son tan dueños de vuestros actos como vosotros sois dueños de vuestros negros. Preguntas cuál es mi postura actual, pero eso es un asunto discutible. Creo que soy whig, pero hay quien dice que ya no hay whigs y que yo soy un abolicionista. Cuando estuve en Washington voté por la Enmienda Wilmot6 al menos cuarenta veces, y nunca oí que nadie quisiera apartarme de los whigs. Ahora no hago más que oponerme a que la esclavitud se extienda.

No soy un Know-Nothing7, de eso estoy seguro, ¿cómo podría serlo? ¿Cómo puede alguien que aborrece la opresión de los negros estar a favor de degradar a clases enteras de gente blanca? El avance de nuestra degeneración me parece que progresa de manera fulgurante. Como nación, empezamos declarando que “todos los hombres son creados iguales”, ahora prácticamente lo leemos como “todos los hombres son creados iguales, excepto los negros”. Cuando los Know-Nothing alcancen el poder, leeremos “todos los hombres son creados iguales, excepto los negros, los extranjeros y los católicos”. El día que suceda, pienso que preferiré emigrar a algún país que no pretenda amar la libertad, a Rusia por ejemplo, porque allí el despotismo se administra en estado puro y no con una leve capa de hipocresía. 

Seguramente, en octubre Mary pasará uno o dos días en Louisville. Haz llegar mis más afectuosos respetos a la Sra. Speed. Sobre el asunto principal de esta carta, su solidaridad para conmigo es mucho mayor que la tuya. Y sin embargo, permíteme declararme

Tu amigo eternamente,

A. Lincoln

———————— 

1. Acuerdo entre los representantes de los estados esclavistas y abolicionistas para regular la esclavitud. Al discutir en 1819 la ley de admisión del nuevo estado de Misuri, esclavista, surgieron tensiones a causa del desequilibrio que supondría en la composición del senado, en favor de los estados esclavistas. Se acordó que Misuri entrara en la Unión como estado esclavista y que Maine entrara como estado no esclavista.

2. Andrew H. Reeder intentó permanecer neutral entre esclavistas y abolicionistas. Se le describió como “un demócrata simplón de Pennsylvania”, que seguramente solo estaba interesado en invertir en los nuevos territorios. En junio de 1854 fue designado 1er gobernador del estado de Kansas por el entonces presidente Pierce (1853–1857).

3.  Fue representante, senador y candidato demócrata a la presidencia en 1860, elecciones que perdió frente a Abraham Lincoln.

4. Partido de EE.UU. que desde 1829 a 1856 era el oponente político del Partido Demócrata. 

5.  Benjamin F. Stringfellow era un abogado, político y hombre de negocios, además de uno de los líderes de las fuerzas armadas esclavistas en la lucha de Kansas. 

6. Impulsada por el norte, prohibía la esclavitud en los territorios conquistados a México. Fue rápidamente aprobada en la cámara de representantes, pero fue rechazada en el Senado, donde existía una hegemonía de los representantes esclavistas del sur.

7.  Conocida también como American Party, era una organización secreta y anticatólica fundada en 1850 por protestantes estadounidenses, que se llamaba así porque sus miembros siempre contestaban I don’t know («no sé») a quien preguntaba sobre sus actividades o sus miembros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sixto

    Por favor, coregid el t´tulo 1855, no 1885.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Miguel

    Cuidado: Lincoln murio en 1.865.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí