1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump le entrega a China el liderazgo mundial

La gran promesa económica del nuevo inquilino de la Casa Blanca, el proteccionismo arancelario, puede tener efectos muy negativos para Estados Unidos

Barbara Celis Taipei , 23/11/2016

<p>Calle comercial del distrito de Qianmen, en pleno centro de Pekín. </p>

Calle comercial del distrito de Qianmen, en pleno centro de Pekín. 

Rob Oo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

-------------------------------

Mientras medio planeta sigue en shock por el resultado de las elecciones estadounidenses, millones de chinos están haciendo caca sentados sobre un inodoro de lujo llamado Trump que te lava y te seca el trasero con sólo apretar un botón. No es ni extravagancia ni tecnología punta, en realidad es algo que en Asia Oriental se lleva haciendo desde hace décadas aunque hasta ahora el inodoro más famoso era el Totó japonés. Pero China es cada vez más eficaz copiando y sobre todo mejorando originales aunque en este caso, que se sepa, no existe el inodoro Trump ‘made in USA’, lo que ocurre es que los chinos a menudo ‘roban’ nombres occidentales para sus empresas y hace más de 14 años que los fabricantes de inodoros Shenzhen Trump existen. Al margen de que el recuento de votos en Estados Unidos apunta a que más de 63 millones de norteamericanos pro-Clinton desearían vengar su derrota sentándose en ellos– hay quien se consuela con poco--, en el aire queda una incógnita: ¿es posible que las amenazas lanzadas contra China por el presidente electo durante su campaña, al hacerse realidad, se vuelvan en su contra y conviertan de facto al gigante asiático en una potencia comercial y política superior a Estados Unidos? ¿Acabarán todos los chinos sentados, rizando el rizo de la metáfora, sobre los inodoros Trump?

No hay brújula con la que leer qué pasos dará exactamente Donald Trump, célebre por su capacidad para improvisar y soltar exabruptos por vía analógica o virtual, pero un misterio en lo que a gobernar se refiere. Su aterrizaje real en política comienza ahora y por tanto sólo hay dos guías posibles de cara al futuro: sus promesas de campaña, como la de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (el famoso TTP) –la única promesa de la que ha hablado desde las elecciones, anunciando este lunes 21 de noviembre que emitirá una orden ejecutiva para retirar a su país del tratado en cuanto jure su cargo-- y, sobre todo, las ideas de sus asesores, tanto de quienes le han aconsejado en su camino hacia la Casa Blanca como las de quienes finalmente acabarán ocupando cargos de gobierno. Son ellos quienes en realidad han dictado y dictarán la política de la Casa Blanca porque, cuanto más se sabe sobre el futuro presidente, más claro parece que aunque sus palabras hagan mucho ruido, el contenido de lo que dice no es cosecha propia.

La guerra comercial contra China es la obsesión pertinaz del único economista que ha asesorado hasta ahora al magnate inmobiliario: Peter Navarro. Este profesor de la Universidad de California, con un doctorado en Harvard, ha escrito una trilogía sobre China donde prima la visión más negativa y radical del gigante asiático. “Hasta que no se solucione el problema del comercio con China no puede haber prosperidad en la economía global”, escribe Navarro. En 2011 Trump leyó uno de sus libros, Las próximas guerras de China: dónde se lucharán y cómo se ganarán, y desde entonces no ha dejado de alabarlo. Por eso buscó a su autor cuando entró en política. Muchas de las palabras del próximo presidente norteamericano pueden encontrarse en el libro. Navarro, además, también defiende la renegociación de Estados Unidos de tratados comerciales como el NAFTA y aboga por retirarse del TPP.

Con ese estilo característico mezcla de matón barriobajero y arrogante narcisista,  Trump dejó claro desde sus primeros mítines que su campaña se apoyaría en el ataque despiadado contra dos enemigos de América: en el ámbito doméstico los malos iban a ser los inmigrantes; en el internacional el lobo feroz sería China. “No podemos seguir permitiendo que China viole nuestro país y eso es lo que están haciendo. Es el mayor robo de la historia del planeta”, dijo en mayo. El público le jaleó y aquello dio titulares así que lo siguió repitiendo. Millones de puestos de trabajo en Estados Unidos y en otros muchos países se han externalizado porque la oferta de mano de obra barata se los ha llevado a China y la receta mágica de Trump (o de Navarro) para paliar el dolor es conseguir que las multinacionales estadounidenses regresen a producir a Estados Unidos. ¿Cómo? Utilizando el proteccionismo arancelario como herramienta para cambiar el tablero comercial internacional. En su escrito 7 Point Plan to rebuild American economy by fighting for free trade hay tres puntos clave respecto a China que Trump dijo que pondría en marcha en cuanto se sentara en el Despacho Oval: a) acusar a los chinos de manipular su divisa. El nuevo presidente estadounidense sostiene que está devaluada artificialmente y eso favorece comercialmente al país asiático, aunque todos los expertos coinciden en que está sobrevalorada; b) denunciarles por violar los tratados de comercio internacional (se sabe que el gobierno chino da subsidios a muchas de las industrias dedicadas a la exportación); c) elevar las tarifas arancelarias a las importaciones chinas un 45%.

Periodicos taiwaneses reaccionan al anuncio de Trump de la salida de EE.UU. del TTP.

Periodicos taiwaneses reaccionan al anuncio de Trump de la salida de EE.UU. del TTP.

Según su receta, todo eso, unido a la bajada salvaje de impuestos para empresas y a la invitación a repatriar por un irrisorio porcentaje del 10% los beneficios multimillonarios de multinacionales  como Apple -- que gracias a la ingeniería fiscal apenas ganan dinero en Estados Unidos y por lo tanto apenas pagan impuestos allí--, provocaría un inmediato aumento de los fondos públicos, dispararía la producción propia estadounidense, elevaría las exportaciones, disminuiría la necesidad de importaciones y multiplicaría la creación de empleo, contribuyendo así a lograr el “Make America great again” (volver a hacer grande a América), el eslogan de su campaña.

Sin embargo, ni siquiera a los republicanos se les escapa que pese al éxito electoral del mensaje, aplicar esa receta a la realidad tendría efectos muy diferentes. Greg Mankiw, que asesoró a George W. Bush y al candidato republicano Mitt Romney en la campaña electoral de 2008 y 2012, ha definido la propuesta como “realmente decepcionante”. Wilbur Ross, un multimillonario con intereses en la industria del acero, el carbón, las telecomunicaciones y la industria textil y cuyo nombre suena (no es broma) como próximo secretario de Comercio, ya se está desdiciendo sobre el asunto de los aranceles. “No es lo que Trump ha dicho y no es lo que piensa hacer”, dijo durante una entrevista en Yahoo Finance dos días después de las elecciones. Ross es uno de los muchos empresarios de los que Trump se ha rodeado durante la campaña y sabe bien que elevar los aranceles a las importaciones chinas podría llegar a ser catastrófico para la economía estadounidense puesto que China, con toda probabilidad, respondería elevando los suyos. Estados Unidos importa de China cuatro veces más de lo que exporta hacia el gigante asiático: en 2015 adquirió bienes por valor de 483.000 millones de dólares frente a los 116.000 que China se gastó en productos norteamericanos. Esos números sugieren que sería el gigante asiático quien más perdería en una guerra comercial contra la que aún hoy es la primera potencia mundial, pero la realidad es otra. Muchos de los productos que importan los americanos serían difíciles de sustituir ante una eventual guerra de aranceles puesto que en muchos casos se trata de componentes necesarios para la producción local estadounidense y ya nadie los produce en Estados Unidos, donde hay enormes cadenas de montaje en las que se ensamblan, por ejemplo, los componentes de un coche General Motors o de un avión Boeing, pero cuyas piezas sólo se fabrican ya en países como China o Vietnam puesto que el coste de producción en Estados Unidos elevaría demasiado el precio final de esos productos. Y en una economía global como la actual es difícil imaginarse a un empresario estadounidense abriendo fábricas de tornillos sólo para satisfacer la demanda interna. Y eso por no hablar de cómo se dispararía el precio de múltiples productos, desde ropa a teléfonos móviles, cuyo actual made in China garantiza precios de risa para el consumidor, muy por debajo de su valor de producción si ésta fuera nacional.

El defensor histórico del libre mercado desaparecía de la escena internacional con un Obama de bajo perfil resignado ya a la muerte inminente del TPP

China, en cambio, no tendría grandes problemas para encontrar otros mercados; de hecho ya lo está haciendo. El pasado fin de semana se produjo el primer intercambio extraoficial de papeles: el defensor histórico del libre mercado desaparecía de la escena internacional con un Obama de bajo perfil resignado ya a la muerte inminente del TPP para cederle el testigo a los chinos, los nuevos representantes del capitalismo del siglo XXI. “Nosotros no nos cerraremos, vamos a abrirnos más”, proclamó el presidente chino, Xi Jinping, en Lima durante la cumbre de Asia Pacífico (APEC). El encuentro, que reunía a 21 países que dominan el 49% del comercio mundial, sirvió para marcar distancias con el nuevo proteccionismo que predica Estados Unidos. “Debemos profundizar y expandir la cooperación en nuestra región. Cualquier intento de recortarla o excluirla debe ser rechazado”, dijo Xi en una alusión indirecta al mensaje de Trump de abandonar el TPP (que se confirmó el lunes). Además de plantearse la posibilidad de que ese acuerdo continúe adelante sin la participación de Estados Unidos, Xi anunció que está trabajando para conseguir que se firme el Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP), que crearía otro pacto de libre comercio entre 16 países asiáticos, incluyendo a China e India. Además dijo que está dispuesto a abrir la puerta a la inversión extranjera (actualmente invertir en China es muy complicado) y ofreció sus proyecciones: China invertirá en los próximos cinco años 750.000 millones de dólares fuera de su país y recibirá 600.000 millones del exterior. Todo esto, además, pronunciado en el contexto de una visita a América Latina, donde la inversión china es la segunda en importancia tras Estados Unidos y donde la presencia (y la influencia) del gigante asiático se ha disparado en todas las áreas de la economía. Basta con mirar al canal de Nicaragua, cuya concesión por 50 años se ha otorgado a una empresa china, HKND, a cambio de que lo construya y se encargue de buscar la financiación para ello.

“China está aprovechándose de todo lo que ha dicho Trump durante la campaña para ocupar e incluso monopolizar el espacio político internacional. Ya veremos qué país tendrá razón. Yo sigo pensando que ver a China tomando las riendas del mundo es difícil por la estructura de su economía, la falta de transparencia, su forma de enfrentarse a la ley y la confusión entre poder político y económico”, aseguraba en una entrevista en el Chicago Times Jean Pierre Cabestan, profesor de Ciencia Política en la Universidad Baptista de Hong Kong.  

Sin embargo, parece claro que Estados Unidos tira piedras contra su propio tejado: “El rol de América está cambiando muy deprisa. La única buena noticia respecto a ser la gran superpotencia mundial es que los otros países nunca serán capaces de superar la capacidad propia de hacerte daño a ti mismo. Y eso son también las malas noticias”, escribió en un comunicado Ian Bremmer, fundador de la consultora Eurasia Group.

Periodicos taiwaneses reaccionan al anuncio de Trump de la salida de EE.UU. del TTP.

Periodicos taiwaneses reaccionan al anuncio de Trump de la salida de EE.UU. del TTP.

El liderazgo de Estados Unidos en materia comercial también podría ser sustituido por el de China en el ámbito de la lucha contra el cambio climático. Si queremos tomarnos en serio todo lo que se escribe en Twitter (la nueva biblia de la verdad mundial), el concepto de calentamiento global “fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva la manufactura estadounidense”. Esto escribió el presidente electo en 2012, cuando ni siquiera andaba metido en política y sus tuits eran básicamente provocaciones desbocadas. Y aunque sólo fuera una de las muchas tonterías que ha tuiteado a lo largo de los años, sí ha servido de indicador sobre cuáles serán sus políticas en materia medioambiental: entre sus promesas electorales estaba la de no ratificar el acuerdo del clima de París y detener todos los pagos de Estados Unidos a la ONU relacionados con programas ecológicos. Además quiere frenar todos los programas de energías limpias impulsados por Obama y devolverle el poder a la industria de combustibles fósiles. Por si no bastara, ha puesto al frente de la transición de la agencia de protección medioambiental (EPA) a un negacionista del cambio climático, Myron Ebell. ¿En qué posición deja todo esto a China? Teniendo en cuenta que fue un hito de Obama conseguir que el país que más contamina del planeta accediera a firmar el acuerdo de París, a China ahora sólo le hace falta recoger públicamente el testigo que Trump indirectamente le ha lanzado. Y en cierto modo ya lo ha hecho. El tuit de 2012 ya ha servido para que el viceprimer ministro chino, Liu Zhenmin, le recordará hace una semana desde la Cumbre del Clima de Marrakech que los chinos no inventaron el calentamiento global sino que fueron precisamente dos presidentes republicanos, Ronald Reagan y George Bush padre, quienes impulsaron la creación del Panel sobre Cambio Climático en los años ochenta. “Tomar una posición proactiva respecto al cambio climático mejorará la imagen internacional de China. Es probable que su influencia y su voz aumenten y eso haga que su influencia, su poder y su liderazgo se extiendan a otras áreas más allá de la lucha contra el calentamiento global”, vaticinaba, en una entrevista en  Reuters, Zou Ji, el subdirector del Centro Nacional para la Estrategia sobre el Cambio Climático de China. Es decir, ellos ya saben qué camino deben tomar. Ahora sólo hace falta ver qué consecuencias tendrá abrazar ese nuevo papel.

Y todo esto sin mencionar la geopolítica, donde las áreas de influencia de China y Estados Unidos parecen abocadas a reescribirse bajo la Administración Trump. Una cosa es segura, si se cumplen las predicciones, la ‘Gran América’ de la que tanto ha hablado el estadounidense podría quedar sepultada bajo esa nueva China en la que la popularización de los inodoros Trump sea quizás la mejor metáfora.  

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    https://www.youtube.com/watch?v=A3CNij2tapI

    Hace 5 años

  2. Felipe Schultz.

    1.La conexión entre ambas economias es más que obvia, lo que afectaría a Estados Unidos por su dependencia a las importaciones. punto para la periodista. 2.No sé, las multinacionales son temerosas del gobierno federal estadounidense, es cosa de averigüar como los burócratas de Washington inician investigaciones judiciales, imponen multas millonarias y crean frenos a adquisiones de empresas a su antojo. Si Trump se pone serio con lo de las amenazas, lo más probable es que su plan funcione. 3.Calentamiento global. ¿Los chinos defendiendo la ecología y al medioambiente?...uff. 4.Gregory Mankiw...El famoso Mankiw. Adalid del neoliberalismo, la ventaja comparativa y las deslocalización de la industria. Lo que diga él me tiene sin cuidado. 5.China también tiene sus problemas internos. ¿o ustedes creen que ese régimen podrá sobrevivir una vez que se les acabe la prosperidad? Sus empresas públicas son deficitarias y están siendo subvencionadas con crédito, el costo de la mano de obra se ha disparado, tienen una burbuja inmobiliaria miles de veces mayor que la estadounidense, su población envejece a un ritmo impresionante (ni siquiera la eliminación de la política de 1 hijo ha logrado detenerla) y se han lanzado a gastar dinero como locos en un programa de compras enorme alrededor del mundo entero (empresas tecnológicas en europea, colosales extensiones de tierra para agricultura en África y yacimientos mineros en América Latina) que les están provocando la antipatia de todo el orbe. Primero cae China antes que EE.UU...se los aseguro.

    Hace 5 años

  3. basura

    de articulo

    Hace 5 años

  4. Jesús Sánchez

    Me gustaría compartir con los lectores de este artículo un análisis sobre la victoria de Donald Trump, encuadrada en el contexto de la tendencia global a la polarización socio-política, el ascenso de los populismos derechistas y la reconfiguración de la globalización neoliberal. Su título: “Trump, populismos derechistas y globalización neoliberal” Se puede encontrar en el siguiente blog : http://miradacrtica.blogspot.com.es/

    Hace 5 años

  5. miloren

    Y después se limpian con este artículo.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí