1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ai Weiwei, el político disfrazado de artista

El artista chino huye de la reflexión y la búsqueda estética para convertirse en un canal de comunicación, que es lo que precisamente traduce a la perfección la inmediatez visual de su perfil de Instagram. Nada menos, nada más

Mario S. Arsenal Florencia , 23/11/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

________________

CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

________________

Muchos recordarán el capítulo con el que se inauguró la nueva temporada de Salvados a mediados de octubre. ¿Se acuerdan de Proactiva Open Arms, esa organización altruista que asiste a miles inmigrantes en aguas europeas? ¿Se acuerdan de la tripulación del Astral? ¿Se acuerdan de esas ilusiones que se quebraban en la voz de un ser humano a medida que las enunciaba? ¿Se acuerdan de esos ojos que se ahogaban en lágrimas? ¿Se acuerdan incluso de la esperanza puesta en Europa, esta Europa, la nuestra, que sigue dirimiendo en despachos el destino de millones de personas que huyen despavoridas ante la amenaza de muerte y la guerra?

 

Imaginen ahora que un artista quiere denunciar esa misma situación y para ello coloca veintidós lanchas neumáticas en un palacio renacentista. Bien. Imaginen que ese artista se llama Ai Weiwei y que el lugar escogido es el Palazzo Strozzi de Florencia. No es sólo una imagen, es una realidad, es una exposición. Los medios la califican de éxito porque está batiendo récords de entrada. Así que háganme un favor: tengan cuidado con el escalón al pasar.

 

Hay carteles por todos lados y las fanfarrias suenan con intensidad. Es la primera monográfica del artista en Italia. Y cuando uno recibe la visita del artista (así calificado por la revista Art Review) más influyente del mundo —iba a hacer el chiste de Pekín y Pokón, pero me corto porque ya lo he hecho— está obligado a sacar lo mejor que tiene en el armario. Nosotros vamos a empezar por los pies.

 

Veamos. En Florencia no existe consenso sobre la legitimidad de “vestir” un edificio como el Palazzo Strozzi con lanchas de color rojo anaranjado. Yo, personalmente, no tengo nada en contra de esta instalación, es más, creo que genera preguntas que de otro modo no existirían; pero entiendo perfectamente a los florentinos cuando dicen que se ha violado el estilo, la tradición o la elegancia de su ciudad. Reparo entonces en algo incómodo. ¿Necesitamos recurrir a un tipo de violencia dialéctica tan agresiva como ésta para concienciar al gran público? Yo no lo sé.

¿Necesitamos recurrir a una violencia dialéctica tan agresiva para concienciar al gran público? Yo no lo sé

De lo que sí puedo hablar es de la exposición y, en este sentido, tengo indicios para creer que es una treta muy habilidosa para atraer a un público masivo. Que en las bíforas del piano nobile del Palazzo Strozzi haya colgadas veintidós lanchas de salvamento y que la exposición se titule Libero (Libre) nos invitaría a pensar que va a tratar de una tragedia con la que convivimos. Es un error. Pues a excepción del patio del palacio, donde hay desplegados unos paneles solares de desecho que forman un ala de pájaro (Refraction, así se llama la obra), el resto de piezas no remite a ninguna circunstancia sobre la inmigración actual ni a nada que se le parezca. En efecto, es una exposición monográfica (del ombligo) de Ai Weiwei.

Las tres primeras salas son pródigas en obras infaustas, donde lo único que conmueve es la paciencia del visitante, y lo que imprime ritmo al espacio es sólo la referencialidad (obvia, por otra parte) de obras como Stacked, 950 cuadros de bicicletas ensamblados entre sí; Snake Bag, 360 mochilas imbricadas formando una gran serpiente; y Grapes, 18 taburetes dispuestos circularmente que desafían la ley de la gravedad. En palabras de Roberta Scorranese, de Il Corriere della Sera: “la prueba [de que se trata de un arte y un artista combativos] está en los números”. Debe referirse a esto.

Unas obras buscan cifrar la cultura tradicional china y otras, incluso, reflejar algunos acontecimientos devastadores que ha padecido China en estos últimos tiempos, como el terremoto de Sichuan de 2008, cuyos números sí es necesario recordar: 70.000 muertos, 18.000 desaparecidos y cerca de 400.000 heridos, pues la serpiente-mochila homenajea a los escolares que fallecieron en esa catástrofe natural. Aquí la dimensión de la obra de Ai Weiwei cobra sentido en tanto arte político, pero no en lo restante. Por eso sonrío con picardía cuando a la entrada se insiste, en letras bien grandes, que tanto las bicicletas como los taburetes remiten a los ready-made de Duchamp. Está muy bien. Es algo así como decir que un desnudo de Herb Ritts desciende de Miguel Ángel o que tú, yo, tu primo de Soria o la vecina del cuarto provenimos todos del primer hombre, que debió de nacer en un paraíso donde al parecer todos iban en pelota.

Lego y dinastía

 

Las siguientes salas no esconden nada, ni vicios ni virtudes. A una han dado en llamarla Renacimiento, y en ella Ai Weiwei quiere saldar, eso reza en la consigna, su deuda con este periodo de la humanidad. A decir verdad, yo sólo veo un afán fulminante y desesperado de poperizar con piececitas de LEGO cuatro figuras icónicas del exilio político (Dante, Savonarola, Filippo Strozzi o Galileo); y ya de paso citar deliberada, ramplona e incluso soezmente uno de los pilares fundamentales de la cultura humanística del Cuatrocientos como es el icosaedro de Luca Pacioli, recogido en su De divina proportione (1497), pero esta vez reproduciéndolo a escala gigante y en cobre, ensamblado con tornillos allen.

Podríamos hallar una explicación en la prensa italiana, dirán ustedes, un asidero o algo parecido. Pues bien, allí se dice que el artista suele jugar con el arte antiguo y el contemporáneo, que su obra es producto de relaciones ambivalentes y de una singularísima reivindación de las contradicciones entre individuo y colectividad. Como ven, todo es prístino como un cristal de roca pulido.

Después de recurrir de nuevo al Lego y a las célebres vasijas de la dinastía Han (ss. III a.C.-II d.C.) recubiertas con pintura de carrocería, aparece esparcida una serie fotográfica muy divertida: Study of Perspective. Cuarenta imágenes en las que el artista alza su dedo corazón al cielo (con el puño cerrado) frente a edificios de todo el mundo: la Casa Blanca, la plaza de Tiananmén, el Valle de los Caídos, la Torre Eiffel, la Plaza Roja de Moscú, incluso en el mismo Palazzo Strozzi, gesto inequívocamente ridículo que deja en evidencia, además, que se trata de un apresurado montaje con Photoshop. Resulta muy interesante, eso sí, una pieza llamada Iron Grass, un manto de acero puntiagudo donde el artista analiza la etimología de la palabra “hierba” (căo en chino), que en China está asociada curiosamente a la censura.

El ready-made no son las bicicletas o los taburetes, sino el colocar fotografías de una red social y haberlas hecho pasar por arte

Se busca el contraste, pero no se logra: mitología china, una cámara de videovigilancia en mármol —sospechosamente similar a las del artista turco Halil Altindere, al que por cierto no se menciona en ningún sitio—, cangrejos de porcelana y un conjunto compuesto por un enrejado de madera de la dinastía Qing  (s. XVII) encastrado en un muro de ladrillo visto. En toda esta sección prolifera el dato mecánico, cuantitativo, típico o pintoresco; como si no existiera otra forma de expresar una novedad sin recurrir al tamaño: se ve en el icosaedro, por ejemplo, pero también en el cubo de cristal al que llegaremos después, o en la misma serpiente o en las bicicletas.

Gigantesco, sí, pero sin elocuencia física ni material. Tampoco falta en ninguna sala pieza que no aluda a la forma de construir en China, a las técnicas típicamente chinas, a la tradición china, a la estereotipada laboriosidad china y, sin embargo, bajando los peldaños hacia la Strozzina, el piso inferior del palacio donde prosigue la exposición, aparece una cita enorme del artista en un panel que dice: “The world is a sphere, there is no East or West”. La coherencia es un don muy preciado que cuesta 12,50 euros por entrada.

Mientras, “Todo es arte, todo es política”. Y otra más: “Expresarse uno mismo es como una droga. Y yo soy un adicto”. Aún así, no he encontrado una sola nota en la prensa italiana que ponga en cuestión la legitimidad de esta exposición o la validez de lo que se expone. Roberta Scorranese, antes citada, en realidad se refería a que la muestra (entonces habían pasado tres semanas) había alcanzado los 35.000 visitantes. No quedándose satisfecha con semejante boutade, llega a equiparar las obras de Ai Weiwei con la simbología de la Judith de Donatello y la presencia física del Perseo de Cellini.

En el suplemento dominical de Il Sole 24 Ore, Gabi Scardi se atrevía a decir que Ai Weiwei no sólo había interpretado el espacio del Palazzo Strozzi, sino que había contribuido a revelarlo. Y Ludovico Pratesi, en La Repubblica, quiere ver en Snake Bag —le complace hacerlo— un guiño simpático del artista hacia el terremoto de Amatrice. Así media docena de comentarios de libro. Excepto el único que avisa, y sólo de soslayo, de la contradicción inherente a una operación museográfica como ésta: Giuseppe Frangi en Alias, el dominical de Il Manifesto. La traducción es mía: “La sensación es que Ai Weiwei es consciente de cómo China lo necesita para sellar su propia imagen en Occidente. Y él, con habilidad, se ha tomado todas las libertades. Por lo demás, Libero es justamente el título de la muestra”.

Leyendo estos artículos uno no puede persuadirse de que la crítica de arte en Italia, que ella sola ha preñado a los más grandes historiadores del arte que ha dado el universo, vive sus mejores tiempos. Perdonen si me da un jari porque no es para menos.

La última parte de la exposición muestra su obra más biográfica y a la vez, es curioso, más colectiva. Imágenes y vídeo, Nueva York años 80, treinta dólares en el bolsillo. Así se resume su etapa de formación, sus manías y su obsesión por Andy Warhol. Excepto Crystal Cube, un cubo gigante de cristal cuyo único atractivo, a juzgar por la cartela, es que pesa más de dos toneladas. Sigue su experiencia en la blogosfera, Twitter e Instagram, cuyas campañas colectivas al estilo de #LegGun le han reportado una popularidad casi automática. En este sentido, pienso que el auténtico ready-made no son las bicicletas, la serpiente o los taburetes, sino el haber colocado en un museo cientos de fotografías de una red social y además haberlas hecho pasar por obras de arte. Tipo listo. Minipunto.

Ai Weiwei probablemente sea un tipo fantástico que da los buenos días a sus vecinos y paga sus impuestos

También hay vídeos y documentales de sus encuentros románticos con la policía y las autoridades; encuentros que todavía hoy siguen pareciendo un montaje de lo reales que son. Y es que esta mutación pública se produjo, según Karen Smith, con su encarcelación en 2011. En ochenta y un días Ai Weiwei dejó de ser un artista provocador para convertirse en un activista disidente. Esto trajo opiniones de todo tipo, pero no faltó quien quiso ver en su inconformismo una postura decisiva para sensibilizar políticamente un país como China. En 2015, ya en el punto de mira de la presión mediática internacional, el gobierno chino le devolvió el pasaporte y, con él, la libertad de caminar por el mundo.

Con Ai Weiwei el arte deja de ser un medio de reflexión y búsqueda estética (de la belleza, de la verdad, de lo monstruoso, de Dios, del hombre, de lo que quieran) para convertirse expresamente en un canal de comunicación, que es lo que precisamente traduce a la perfección la inmediatez visual de su perfil de Instagram. Nada menos, nada más.

Sin embargo, créanme cuando les digo que el problema no es Ai Weiwei. Que Ai Weiwei probablemente sea un tipo fantástico que da los buenos días a sus vecinos y paga sus impuestos. En realidad lo desconozco. El dilema es instrumentalizar las obras de arte como un pequeño eje de negocio magnético cuyo interés radica en todo menos en el arte. Moran ahí la especulación y la ruina de los valores culturales. Es contra este síndrome por el que deberíamos poner una pica en Flandes, es ahí mismo donde tenemos que plantarle batalla a tanta mercadotecnia museológica. En definitiva, si Ai Weiwei quisiera que sintiéramos la libertad que siente él creando; qué digo yo, si Ai Weiwei quisiera devolvernos la libertad, entonces lo primero que tendría que hacer es dejar el arte para dedicarse a la política.

________________

CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mario S. Arsenal

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mariano

    Ya era hora que la crítica honesta dijera la verdad. Estupendo artículo desenmascarador del falso arte.

    Hace 4 años 9 meses

  2. Manuel

    Chapeau. Por fin alguien intuye y refleja por escrito todo lo que parece haber detrás de Ai Weiwei...

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí