1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ellas buscan su hueco en los banquillos

Manu Pérez Matesanz 23/11/2016

<p>La entrenadora Oti Camacho, junto a su equipo de rugby. </p>

La entrenadora Oti Camacho, junto a su equipo de rugby. 

QUESADA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

Los gritos, la tensión, los nervios. Los minutos pasan y el barro sigue manchando la cara y la ropa de los jugadores. Oti aprovecha un parón y se acerca para hablar con uno de los suyos. Oti Camacho es la entrenadora del Madrid Titanes, un equipo madrileño de rugby de tercera regional. Desde hace más de 20 años pasa los domingos inquieta, entre el olor a hierba y el amor por este deporte. A pesar de su experiencia, representa una triste excepción: la de una mujer entrenando a un equipo formado por hombres.

Por supuesto, no existe una discriminación explícita en este sentido, pero la realidad es clara. La presencia de entrenadoras en el deporte amateur es discreta y anecdótica a nivel profesional. Desde los comités y las federaciones alegan que se trata de una simple cuestión de demanda, y que el número de mujeres que quieren ser entrenadoras es menor que el de hombres. Es probable que esto último sea cierto. Pero detrás están aquellas que deciden serlo y se encuentran en su camino con escalones mucho más altos que un hombre.

“Si no fuera mujer, probablemente, por mis méritos, estaría entrenando en división de honor”, cuenta Oti, consciente de una realidad que cuenta sin drama, quizás por la resignación de los años. Habla con orgullo, contenta de donde está. “Lo importante es seguir haciendo un buen trabajo”.

Se siente afortunada. El ambiente que respira cada semana en los entrenamientos y en los partidos está muy alejado del machismo. En su club actual, fue el presidente quien insistió una y otra vez hasta que consiguió meterla en el proyecto de un equipo nuevo. Un proceso muy distinto al que vivó en su anterior equipo, donde tuvo que llamar a la puerta y ofrecerse, lo que resultó raro en un principio. Ella sabe que el muro no está en el vestuario, sino antes de llegar a pisar la hierba. “En algún equipo, he tenido casos de jugadores que llevan años jugando al rugby y dudan de que una mujer pueda enseñarles algo de este deporte, pero luego ven tu trabajo y se olvidan”.

En los años que lleva se ha enfrentado a muy pocos jugadores incómodos por responder ante una entrenadora. La discriminación está en otro sitio, en otros despachos. No se olvida de seminarios y cursos, a los que ha sido invitada “para estar de florero, como ayudante de un hombre que sabía menos que yo”. Es consciente de que el salto al ámbito profesional es casi una utopía. “En el rugby, que proclama la igualdad y el respeto, nunca te van a reconocer esta discriminación, pero la realidad es que recibes muchísimas menos ofertas que un hombre”.

Oti es la pieza clave de un club que tiene una importante función social y que presume de ser el primer equipo de rugby declarado gay de España

Una realidad cruel, injusta, que ha encontrado una grieta en el Madrid Titanes Club de Rugby. Para su presidente, la presencia de una mujer en el banquillo supone un paso de normalización. “Es la jefa absoluta de todo esto”. Es la pieza clave de un club que tiene una importante función social y que presume de ser el primer equipo de rugby declarado gay de España.

El partido avanza y la grada se vuelca entre aplausos y quejas. Entre los gritos, se escucha la voz infantil de los niños que juegan y esperan el pitido final para recuperar la atención de su madre. “Mamá, mamá, ven, ven”. La maternidad, cuenta Oti, es una las piedras que construyen el muro al que se enfrentan. Ella es madre de tres hijos y recuerda, entre risas, las fotografías cuando estaba embarazada y el impacto que tuvieron: “Imagínate, una mujer embarazada entrenando a un equipo de rugby masculino, es el estigma completo”. Su marido, también entrenador, se ocupa de los niños, lo que le permitió seguir entrenando, pero es consciente de que muchas mujeres que son madres no pueden o no quieren pasar tres días a la semana entrenando.

Esta es la rutina de un equipo pequeño y desconocido. El caso de una entrenadora que no sale en los medios y responde solo ante un grupo de aficionados. Sin embargo, lo que pasa en este equipo madrileño de rugby se reproduce en otros campos y en otros deportes. Es también reflejo del deporte profesional, donde empiezan a observarse los primeros pasos de una igualdad que tiene por delante un enorme recorrido.

El tenis femenino empieza a dar estos primero pasos, pero mantiene aún una clara desigualdad entre sexos. Entre las ocho aspirantes a la Copa de Maestras, último título del año, solo Svetlana Kuznetsova, novena del mundo, cuenta con una mujer en su equipo, y para encontrar una entrenadora principal, hay que descender hasta Daria Gavrilova, 24ª en el ránking WTA. Nuestro país, con Conchita Martínez como capitana de Copa Davis, rompe la tónica. A pesar de ello, en la memoria de todos queda reciente el “caso Gala León”, el nombramiento de una capitana que sirvió para sacar de la cueva al machismo escondido de muchos aficionados.

Conchita Martínez destaca entre las causas que “mientras muchos tenistas, al final de su carrera, ya se preparan para ser entrenadores, muchas tenistas deciden ser madres justo cuando se retiran y, con niños, es difícil entrar en el circuito, estar 35 semanas fuera de casa...". El argumento se repite.

El problema aparece al dar el salto de estas academias al circuito WTA o ATP, donde es habitual la presencia exclusiva de hombres en las butacas reservadas al equipo de los jugadores

Esto pasa mientras las federaciones se llenan de mujeres que reciben formación para ser entrenadoras. El problema aparece al dar el salto de estas academias al circuito WTA o ATP, donde es habitual la presencia exclusiva de hombres en las butacas reservadas al equipo de los jugadores. Queda en el recuerdo el fichaje, hace dos años, de Amélie Mauresmo como entrenadora de Andy Murray (actual número uno del mundo). Una noticia que cambió la perspectiva de parte del público.

El caso del tenis vuelve a servir de plantilla para ilustrar muchas otras realidades, como la que vive el baloncesto norteamericano. Hay que tener en cuenta que la relación entre Estados Unidos y este deporte es particular. Su baloncesto no se rige por ligas, ya que la propia, la NBA, no es un simple puñado de equipos que compiten entre sí, sino el rasgo vital de un país. Es la rendija en la puerta, desde la que observar a la sociedad americana. Y tras ella se ve una desigualdad entre sexos igual o mayor que en otros deportes. Por ello, destaca aún más el nombre de Becky Hammon, primera mujer en entrenar un equipo masculino de la NBA, los San Antonio Spurs. Después de ser una de las colaboradoras más activas del staff técnico de los Spurs, fue elegida como entrenadora principal para dirigir al equipo en la liga de verano de 2015. Una noticia inédita dentro una atmósfera machista. La WNBA (liga femenina) goza de un prestigio que envidian en otros países. Las mujeres tienen su parcela. Pero de ahí a pisar el terreno masculino, salvo la historia de Hammon, es imposible.

El gigante fútbol respira un ambiente similar. En el deporte más influyente y con más aficionados del mundo, los hombres dominan el día a día, tanto fuera como dentro de los banquillos. A pesar de que en los últimos años las selecciones nacionales de féminas han empezado a captar más atención del público, la igualdad está lejos, muy lejos. Los datos son claros. Según la comisaria europea de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud se estima que solo entre el 20% y 30% de entrenadores en equipos de fútbol son mujeres. Para encontrar alguna a nivel profesional hay que buscar en Italia, donde Carolina Morace, una de las máximas goleadoras del “calcio”, decidió mover su carrera hacia los banquillos tras retirarse. Poco después de quitarse el dorsal, dirigió a la Lazio femenina, en el que cosechó resultados que la llevaron, al poco tiempo, al frente del  Viterbese, un equipo masculino de la Serie C1, el equivalente a la Segunda B en España. También en Francia, hace dos años, Corinne Diacre, unas de las futbolistas galas más prestigiosas, dirigía su primer partido al frente de un equipo masculino de segunda división.

El referente en nuestro país es Patricia González, entrenadora sub-19 de Azerbayán y parte de un grupo de instructores de entrenadores y analistas de FIFA y UEFA.

En el deporte más influyente y con más aficionados del mundo, los hombres dominan el día a día, tanto fuera como dentro de los banquillos

Es el modelo a seguir para Laura Aranda, una entrenadora profesional con experiencia en la Bundesliga alemana, que está al frente de un equipo de Alcorcón de categoría infantil. “Me he empeñado en entrenar equipos masculinos para romper con aquello de que la mujer solo puede entrenar a otra mujer”. Esta licenciada en Educación Física, además de entrenar, imparte clases en la Federación de Fútbol de Madrid a jóvenes que quieren entrenar. Sabe que vive en un deporte machista. Guarda, sin embargo, esperanza de cara al futuro. En sus clases, entrenamientos y partidos, observa cómo los chicos ven normal a una mujer en su puesto. Crecen alejados de un comportamiento que ella relaciona con la falta de cultura de quienes centran su vida sólo entre las líneas del césped.

Por supuesto, se ríe ante el gastado argumento de que la presencia de una mujer incomodaría a un jugador que está cambiándose en el vestuario. “Este cliché ya no hay quien se lo crea”, dice. De hecho, el machismo, como en otros deportes, no vienen de los jugadores, sino de la grada”.

“Te cuesta muchísimo más tener una oferta. A muchos hombres que tienen el mismo título que yo, y menos experiencia, les dan equipos de Segunda División B. Sin embargo, yo que tengo formación y años en este deporte, no veo posibilidad de que eso ocurra”, dice. Se siente afortunada en su club, y también en la federación. Sabe que hay cosas que están cambiando, que las mujeres van ganando algo de terreno. Cuenta, con rabia, como ha tenido que escuchar a padres de algunos de sus jugadores pedirla “más sensibilidad y más recursos de mujer”. Trata de luchar contra la imagen de mujer como madre, como cuidadora.

Ha podido conocer la realidad de otros países, está llena de actitudes bochornosas. Aun así, es mejor que la que vive nuestro país. Ha visto a mujeres ejerciendo las funciones de primera entrenadora desde el puesto de segunda. En Madrid, cada semana, cuando pisa el campo, los aficionados saludan y preguntan a su compañero de banquillo, solo por el hecho de ser hombre, a pesar de ser ella quien dirige el equipo y lleva la responsabilidad. “Espero que me hagan entrevistas por mi trabajo, no por la excepción que implica ser mujer y entrenadora de un equipo masculino”, lamenta.

Ella es uno de los casos que muestran cómo deportes y países diferentes, viven bajo el mismo techo. Protagonistas que luchan por conseguir la igualdad, y que han encontrado en el deporte una oportunidad para dar un paso adelante. Un paso hacia el lugar que les corresponde. Piezas de un puzzle difícil de terminar.

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manu Pérez Matesanz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí