1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump lanza a Taiwán al estrellato (del caos internacional)

La conversación telefónica entre el presidente electo estadounidense y la mandataria de Taiwán supone un giro en la política exterior de Estados Unidos hacia el país asiático. Washington y Taipei rompieron relaciones diplomáticas en 1979

Barbara Celis Taipei , 3/12/2016

<p>La presidenta Tsai Ing-wen homenajea con una ofrenda floral al Ejército de la República de China (Taiwán) en mayo.</p>

La presidenta Tsai Ing-wen homenajea con una ofrenda floral al Ejército de la República de China (Taiwán) en mayo.

總統府

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

El sol resplandeciente que asomaba la cabeza a media mañana en Taiwán reforzaba en cierto modo el sentir general de un país orgulloso de ser por fin el protagonista absoluto de la información internacional, aunque fuera por obra y gracia del cada vez más impredecible Donald Trump, que rompió el viernes 2 de diciembre casi cuarenta años de silencio diplomático para recibir una llamada de la mandataria taiwanesa Tsai Ing-Wen. Al presidente estadounidense en ciernes aún le faltan casi dos meses para jurar su cargo, pero es evidente que antes de sentarse en el Despacho Oval habrá conseguido cortocircuitar gran parte del tablero político internacional. La presidenta de Taiwán, motivada posiblemente por la ambivalencia de lo expresado hasta ahora por Trump hacia China, decidió llamar al presidente electo estadounidense para felicitarle por su elección y él, ajeno al devenir de la geopolítica internacional y siempre dispuesto a recibir un halago, respondió al teléfono, algo que ningún presidente estadounidense ha hecho desde que ambos países rompieron relaciones diplomáticas oficialmente en 1979, bajo la presidencia de Jimmy Carter y a instancias de Pekín. La conversación apenas duró diez minutos, según dijo la propia Tsai en un comunicado hecho público en la mañana del sábado. En él confirmó lo que ya habían dicho los portavoces de Trump y él mismo vía twitter: que se felicitaron mutuamente por su elección y que hablaron de estrechar vínculos económicos y en materia de defensa. Pero esos diez minutos de cordialidad, y quién sabe cuánta chicha real, bastaron para poner patas arriba a la diplomacia planetaria.

Taiwán, cuyo nombre oficial es República de China (ROC por sus siglas en inglés) ni siquiera existe para el 90% de los países de la ONU puesto que oficialmente sólo una treintena de ellos sin apenas peso internacional lo reconoce ante ese organismo. El resto prefiere reconocer desde finales de los setenta y siguiendo la ruta marcada por los americanos, la existencia de la República Popular de China. Al fin y al cabo, fue unos años más tarde, a finales de los ochenta*, cuando el mundo comenzó a cambiar el made in Taiwan por el made in China y nadie quiere enfadar al gigante asiático (ni a su bolsillo) admitiendo mediante la creación de vínculos diplomáticos la existencia como país de una isla que en 1949 acogió a los dos millones de refugiados que huyeron de la revolución de Mao. (Taiwán fue parte de China desde finales del siglo XVII hasta finales del XIX, cuando le fue cedida a los japoneses. Después de la Segunda Guerra Mundial volvió a manos chinas, aunque tras la victoria comunista comenzó la separación actual).

Taiwán, cuyo nombre oficial es República de China (ROC por sus siglas en inglés) ni siquiera existe para el 90% de los países de la ONU 

Los habitantes de Taiwán se consideran los verdaderos herederos de la cultura milenaria china y los únicos con derecho a llamarse China, pero cuando el mundo pronuncia hoy esa palabra se refiere a esa bestia económica con más de 1.300 millones de habitantes gobernada por el partido único del presidente Xi Jinping, no a esta pequeña isla de 23 millones de almas en permanente conflicto consigo misma, con libertades democráticas, un sistema económico abiertamente capitalista, pero una psicótica bipolaridad en lo que a las relaciones con China se refiere.

Taiwán vive desde el final de la Segunda Guerra Mundial bajo el estigma de la llamada “política de una sola China”: un anacronismo de la era de la guerra fría que se resiste a morir. La idea original era que tanto la República Popular de China como la República de China reclamaban la soberanía de la China continental, Taiwán y las islas de Kinmen y Matsu para sí. Hasta finales de los setenta el bloque occidental sólo reconocía Taiwán como la verdadera China y el bloque del este a la China continental. Antes de la llegada de la democracia a Taiwán a mediados de los noventa, el partido único KMT del general Chiang Kai-shek aspiraba a volver a unir ambas naciones y echar a los comunistas, igual que la China continental aspiraba a recuperar Taiwán para la causa comunista. Pero aquellas aspiraciones murieron junto al propio Chiang Kai-shek, aunque su partido siempre ha seguido siendo partidario del llamado “principio de una sola China”, (un mismo país a ambos lados del estrecho). En los años ochenta el líder comunista Deng Xiaoping apeló a la fórmula “un país, dos naciones” por la cual Pekín ejercería la soberanía sobre Taiwán, pero le ‘permitiría’ tener diferente sistema político y económico. Y mientras el partido nacionalista KMT ha tratado de mantenerse siempre cerca de Pekín, el Partido Democrático Progresista (PDP) de la nueva presidenta Tsai Ing-Weng se ha negado a reconocer explícitamente esa idea de “una China, dos naciones”, por lo que desde el pasado junio las relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos están congeladas. Sin llegar a pedir explícitamente la independencia de Taiwán, Tsai y su partido sin duda abogan por ser un país completamente independiente de China, aunque dada la delicadeza de la relación nunca se ha verbalizado.

¿Qué papel juega en todo esto Estados Unidos? “La relación con Estados Unidos es de todo menos normal. Si hubiera que explicarle la política de Washington a un extraterrestre seguramente su reacción sería poner cara de no entender nada” escribía tras la elección de Trump Tsai Gary Schmitt, codirector del Marilyn Ware Center for Security Studies del think tank neoliberal American Enterprise Institute, desde el que se aboga por regularizar las relaciones entre Estados Unidos y Taiwán y cuya influencia en la política exterior de Trump parece cada vez más clara. “No apoyar  a Taiwán no resolverá las tensiones sino que provocará más inestabilidad e incertidumbre en los aliados y potenciales aliados de la zona. Estados Unidos debería reforzar sus lazos económicos, militares y diplomáticos con la isla. Y, teniendo en cuenta que Taiwán es una democracia, es precisamente lo correcto” sentenciaba Schmitt.

Pekín no reconoce la existencia de Taiwán como país, la considera simplemente una provincia rebelde, y el resto del mundo obedece los designios de China. Estados Unidos también lo hace, aunque como casi todo en la política exterior estadounidense, el juego del doble rasero es claro: aunque en Taiwán no hay embajada estadounidense, en 2015 el país de Donald Trump le vendió armas a la isla por valor de 1.830 millones de dólares. Además, el Taiwán Relations Act, firmado en 1979, autoriza la continuación “de relaciones comerciales y culturales” por lo que la presencia americana en ciudades como Taipei es más que evidente: pese a la ausencia de embajada existe algo llamado American Institute of Taiwán, una institución con 450 empleados cuya financiación depende directamente del Departamento de Estado y que funciona de facto como hilo conductor de las relaciones entre ambos países. “Y está lleno de republicanos. Quedó claro durante las elecciones. No hace falta irse a la América profunda: muchos americanos viajados como los que envían a un país tan complicado como éste votaron a Trump en las elecciones” contaba a este diario una profesora de la escuela americana. Además hay un Club Americano por el que desfilan desde políticos estadounidenses de visita a empresarios y una escuela americana a la que todos los taiwaneses adinerados aspiran a enviar a sus hijos. Conseguir un pasaporte estadounidense es casi deporte nacional para los taiwaneses de clase alta, que o lo compran en el mercado negro hongkonés o llevan a sus esposas a dar a luz a Estados Unidos para que sus hijos tengan doble nacionalidad, los llamados ABC (American born chinese). Por si no bastara, pese a lo pequeño que es, Taiwán es el noveno ¿país? ¿estado? ¿nación? en volumen de intercambio comercial con Estados Unidos.

A esto hay que añadir las llamadas seis garantías que Ronald Reagan firmó con Taiwán en 1982 y que siguen en pie: Estados Unidos no dejará de venderle armas a Taiwán, no le pedirá permiso a China para hacerlo, no mediará entre China y Taiwán, no obligará a Taiwán a negociar con China, no alterará su postura respecto a la soberanía de la isla y no romperá la Taiwán Relations Act.

Pekín no reconoce la existencia de Taiwán como país, la considera simplemente una provincia rebelde, y el resto del mundo obedece los designios de China

China siempre ha hecho ruido por la venta de armas estadounidense a Taiwán, pero como todo en esta tensa relación sin visos de resolverse, el tema nunca ha llegado a provocar una crisis real, aunque Pekín elevó una queja formal el año pasado ante la Casa Blanca. Desde el sábado, tras una tensa mañana esperando la reacción de China a la llamada de Tsai, parece que la tan temida gran crisis tampoco llegará, de momento. “No pensamos que esa llamada vaya a cambiar la política de la China única que Estados Unidos siempre ha mantenido. Esa es la clave de la salud de nuestras relaciones con Estados Unidos. No queremos que esa relación se altere o se estropee” dijo el ministro de exteriores chino Wang Yi. No obstante, el periódico gubernamental chino Global Times, algo parecido a La Razón versión China continental, publicaba un durísimo editorial calificando “el gesto” de la llamada de Tsai a Trump de “mezquino” y asegurando que Trump se había equivocado al responder. Además subrayaba que la política de una sola China que los americanos siempre han respetado es la única posible en esa parte del planeta y amenazaba explícitamente a la presidenta Tsai si se “pasa de la raya”. “Si Taiwán llega a hacer algo que rompa el status quo, tendrá que pagar el precio”.

Mientras en Taiwán los nacionalistas del KMT daba una de cal y otra de arena a través de uno de sus portavoces, Hu Wenchi, quien por un lado aplaudía la llamada como confirmación de una relación sana entre ambos países y por otra le exigía a la presidenta Tsai aclarar qué dirección tomarán las relaciones con el país de Trump cuando éste asuma el poder. Además le pedía a los responsables de seguridad nacional que analizaran si la llamada había que considerarla como una mera cortesía o suponía un giro radical en la relación con Estados Unidos.

Quizás no sea casualidad que precisamente este fin de semana Stephen Yates, ex consejero subdirector de seguridad nacional durante el gobierno de George W. Bush estuviera precisamente en Taiwán. Este exhalcón cercano a Dick Cheney siempre ha defendido el acercamiento a la isla y quizás su mano esté detrás de todo este lío. La llamada de Tsai podría haber sido el primer paso con el que se abre la caja de Pandora que es Taiwán. Pero como todo lo relacionado con Trump, el futuro es peligrosamente impredecible. 

----------------------------

* En una versión anterior se afirmaba que este cambio se produjo a finales de los setenta. Esta transformación comenzó, sin embargo, a finales de los ochenta, mediados de los noventa.

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. RCM

    Hay fallos por todas partes desde política internacional como históricos, queda muy patente que no tenéis ni idea de lo que está pasando allí y de cual son las relaciones entre ambos países. Huyendo de la revolución comunista? era una guerra civil, y era la parte derrotada, en fin, espero que mejoreis bastante para el futuro, porque yo ahora mismo voy a dejar de leeros

    Hace 4 años 11 meses

  2. KL

    Años 70 cambiando el Made in Taiwan por el Made in China????? Pero si en China estaban en medio de la Revolucion cultural!!!! No es hasta inicios-mediados de los 80 cuando empieza la apertura y no es hasta el 2000 cuando China se empieza a convertir en fabrica del mundo....

    Hace 4 años 11 meses

  3. Citizen4

    22/06/2008. Carta de felicitación de Barack Obama al nuevo presidente de Taiwan, Ma Ying-Jeou. Dear President Ma: Please accept my warmest congratulations on your inauguration as the new President of Taiwan. This is an important event in the political history of the island, one which can deepen the ties between the United States and Taiwan. A sound U.S.-Taiwan relationship will certainly be the goal of my Administration. Your inauguration also holds promise for more peaceful and stable relations between the two sides of the Taiwan Straits, in no small measure because you have extended the hand of peace and cooperation to Beijing. Your election is the latest step in consolidating a democracy that has advanced over the last two decades. The people of Taiwan showed great maturity by endorsing a track of peace, prosperity, and good relations with the United States. I sincerely hope the People's Republic of China will respond to the beginning of your presidency in a constructive and forward-leaning way. It is important for Beijing to demonstrate to the people of Taiwan that the practical and non-confrontational approach that you have taken towards the Mainland can achieve positive results. I hope that there will be progress on issues including development of economic ties, expanding Taiwan's international space, and cross-Straits security, on which you have made proposals that deserve a good-faith response. I support the "one China" policy of the United States, adherence to the three U.S.-PRC Joint Communiqués concerning Taiwan, and observance of the Taiwan Relations Act. On that foundation, I believe that the United States should strengthen channels of communication with officials of your government. We should continue to provide the arms necessary for Taiwan to deter possible aggression. And we should support your efforts to build closer ties with the Mainland that will lay the groundwork for a mores table and predictable relationship. Your election on March 22nd and your inauguration on May 20th were good days for the people of Taiwan, for the forces of democracy around the world, and for peace and stability in the Taiwan Strait and western Pacific. I will do all that I can to support Taiwan's democracy in the years ahead. With best wishes, Barack Obama La carta se puede leer: http://www.presidency.ucsb.edu/ws/?pid=91036 http://www.china.usc.edu/letter-barack-obama-ma-ying-jeou-may-22-2008

    Hace 4 años 11 meses

  4. Citizen4

    21/09/2011 Agencia de noticias REUTERS; "El gobierno de Obama notificó oficialmente al Congreso de Estados Unidos la venta a Taiwan de un paquete de mejoras para los cazas F-16A / B. Los cazas fueron vendidos por EE.UU. a Taiwán en 1992. El paquete de mejoras incluye misiles avanzados aire-aire y un potente radar mejor que el de China" Resto: http://www.reuters.com/article/usa-taiwan-idUSS1E78K0UM20110921 http://www.roc-taiwan.org/ni_es/post/5820.html

    Hace 4 años 11 meses

  5. Citizen4

    07/11/2012 Nota de prensa del Gobierno de Taiwan: "El presidente de Taiwan Ma Ying-jeou ha felicitado al presidente estadounidense Barack Obama por su reelección </b>y expresó su confianza en los próximos cuatro años de relaciones Taiwan-EE.UU. La relación entre los dos países se hizo más estrecha durante el primer mandato del presidente Obama, dijo Chen, ya que ha habido una fuerte confianza mutua, el intercambio en muchos niveles, y el diálogo y la cooperación robusta. EE.UU. es el tercer mayor socio comercial de Taiwan. Además, EE.UU. es la mayor fuente de inversión extranjera y la tecnología en Taiwan." Resto: http://www.ey.gov.tw/en/News_Content.aspx?n=1C6028CA080A27B3&s=0CB228D23B184A52

    Hace 4 años 11 meses

  6. Citizen4

    09/03/2014 "Para EE.UU. el control global es un interés vital", afirmó el analista político Noam Chomsky, que recordó en una reciente entrevista que la nación está directa o indirectamente involucrada en todos los conflictos del mar de China Meridional. "Tanto EE.UU. como China perciben la posición del otro como una amenaza a sus intereses básicos", explicó el lingüista y filósofo en una entrevista con el portal Alternet. Según Chomsky, es precisamente EE.UU. el que está rodeando a China de bases militares, y no a la inversa. "El asunto gira en torno al control de los mares frente a las costas de China, no del mar del Caribe o de las aguas de California. Para EE.UU., el control global es un interés vital", indicó. Artículo completo: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/121914-chomsky-eeuu-china-poder-hegemonia

    Hace 4 años 11 meses

  7. Citizen4

    26/09/2015 Nota de prensa del Ministerio de Exteriores de Taiwan: "El gobierno de Taiwan da la bienvenida a la declaración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmando la Ley de Relaciones con Taiwán en su conferencia de prensa conjunta con el continente líder chino Xi Jinping." Resto: http://www.mofa.gov.tw/en/News_Content.aspx?n=1EADDCFD4C6EC567&s=400C04ACEDE32680

    Hace 4 años 11 meses

  8. Citizen4

    08/09/2016 Nota de prensa del Gobierno de Taiwan: "Obama menciona a Taiwán como modelo de democracia en Asia.</b> El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se encuentra visitando Laos para la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, siglas en inglés), mencionó a Taiwán como un ejemplo de la floreciente democracia en Asia durante un discurso al margen de la cumbre. (...) Obama dijo creer que "los países son más fuertes y más exitosos cuando defienden derechos humanos". "Y sabemos que la democracia puede florecer en Asia porque hemos visto que ha florecido, desde Japón y Corea del Sur, a Taiwán", añadió Obama." Fuente de la información: http://www.roc-taiwan.org/ni_es/post/11282.html

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí