1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA/ LA DICTADURA MEDIÁTICA EN LA ERA DE LA POSVERDAD

Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

Ignacio Ramonet 9/12/2016

<p>El director de Le Monde Diplomatique Ignacio Ramonet junto a Fidel Castro en una de sus numerosas entrevistas</p>

El director de Le Monde Diplomatique Ignacio Ramonet junto a Fidel Castro en una de sus numerosas entrevistas

LE MONDE DIPLOMATIQUE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

 

____________

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar --en algunos grandes medios occidentales--  a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama: ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión. Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema... en España y en Francia. Es lo que quiero contar.

Cuando publiqué en España el libro con Fidel, escribía regularmente en el diario El País y dejaron de publicarme y me sancionaron

La represión contra mi persona empezó en 2006, cuando publiqué en España mi libro Fidel Castro. Biografía a dos voces --o Cien horas con Fidel-- (Edit. Debate, Barcelona), fruto de cinco años de documentación y de trabajo, y de centenares de horas de conversaciones con el líder de la revolución cubana. Inmediatamente fui atacado. Y comenzó la represión. Por ejemplo, el diario El País (Madrid), en el que hasta entonces yo escribía regularmente en sus páginas de opinión, me sancionó. Cesó de publicarme. Sin ofrecerme explicación alguna. Y no sólo eso, sino que –en la mejor tradición estalinista-- mi nombre desapareció de sus páginas. Borrado. No se volvió a reseñar un libro mío, ni se hizo nunca más mención alguna de actividad intelectual mía. Nada. Suprimido. Censurado. Un historiador del futuro que buscase mi nombre en las columnas del diario El País deduciría que fallecí hace una década...

Lo mismo en La Voz de Galicia », diario en el que yo escribía también, desde hacía años, una columna semanal titulada ‘Res Publica’. A raíz de la edición de mi libro sobre Fidel Castro, y sin tampoco la mínima excusa, me reprimieron. Dejaron de publicar mis crónicas. De la noche a la mañana: censura total. Al igual que en El País, ninguneo absoluto. Tratamiento de apestado. Jamás, a partir de entonces, la mínima alusión a cualquier actividad mía.

Como en toda dictadura ideológica, la mejor manera de ejecutar a un intelectual consiste en hacerle ‘desaparecer’ del espacio mediático para ‘matarlo’ simbólicamente. Hitler lo hizo. Stalin lo hizo. Franco lo hizo. Los diarios El País  y  La Voz de Galicia lo hicieron conmigo.

En Francia me ocurrió otro tanto. En cuanto las editoriales Fayard y Galilée editaron mi libro Fidel Castro. Biographie à deux voix  en 2007, la represión se abatió de inmediato contra mí.

En la radio pública France Culture, me dijeron : “Es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas”

En la radio pública France Culture, yo animaba un programa semanal, los sábados por la mañana, consagrado a la política internacional. Al publicarse mi libro sobre Fidel Castro y al comenzar los medios dominantes a atacarme violentamente, la directora de la emisora me convocó en su despacho y, sin demasiados rodeos, me dijo : “Es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas”.  Traté de argumentar. No hubo manera. Las puertas de los estudios se cerraron por siempre para mí. Ahí también se me amordazó. Se silenció una voz que desentonaba en el coro del unanimismo anticubano.

En la Universidad Paris-VII, yo llevaba 35 años enseñando la teoría de la comunicación audiovisual. Cuando empezó a difundirse mi libro y la campaña mediática contra mí, un colega me advirtió: “¡Ojo! Algunos responsables andan diciendo que no se puede tolerar que ‘el amigo de un dictador’ dé clases en nuestra facultad... “. Pronto empezaron a circular por los pasillos octavillas anónimas contra Fidel Castro y reclamando mi expulsión de la universidad. Al poco tiempo, se me informó oficialmente de que mi contrato no sería renovado... En nombre de la libertad de expresión se me negó el derecho de expresión.

Yo dirigía en aquel momento, en París, el mensual Le Monde diplomatique, perteneciente al mismo grupo editorial del conocido diario Le Monde. Y, por razones históricas, yo pertenecía a la Sociedad de Redactores de ese diario aunque ya no escribía en sus columnas. Esta Sociedad era entonces muy importante en el organigrama de la empresa por su condición de accionista principal, porque en su seno se elegía al director del diario y porque velaba por el respeto de la deontología profesional.

En virtud de esta responsabilidad precisamente, unos días después de la difusión de mi biografía de Fidel Castro en librerías, y después de que varios medios importantes (entre ellos el diario Libération) empezaran a atacarme, el presidente de la Sociedad de Redactores me llamó para transmitirme la “extrema emoción” que, según él, reinaba en el seno de la Sociedad de Redactores por la publicación del libro. “¿Lo has leído?”, le pregunté. “No, pero no importa  --me contestó--, es una cuestión de ética, de deontología. Un periodista del grupo Le Monde no puede entrevistar a un dictador”.  Le cité de memoria una lista de una docena de auténticos autócratas de África y de otros continentes a los que el diario había concedido complacientemente la palabra durante décadas. “No es lo mismo --me dijo--. Precisamente te llamo por eso: los miembros de la Sociedad de Redactores quieren que vengas y nos des una explicación”. “¿Me queréis hacer un juicio? Un ‘proceso de Moscú’? Una ‘purga’ por desviacionismo ideológico? Pues vais a tener que asumir vuestra función de inquisidores y de policías políticos, y llevarme a la fuerza ante vuestro tribunal”. No se atrevieron.

No fui encarcelado, ni torturado, ni fusilado; pero fui represaliado simbólicamente

No me puedo quejar; no fui encarcelado, ni torturado, ni fusilado como les ocurrió a tantos periodistas e intelectuales bajo el nazismo, el estalinismo o el franquismo. Pero fui represaliado simbólicamente. Igual que en El País o en  La Voz, me ‘desaparecieron’ de las columnas del diario Le Monde. O sólo me citaban para lincharme.

Mi caso no es único. Conozco --en Francia, en España, en otros países europeos-- a muchos intelectuales y periodistas condenados al silencio, a la ‘invisibilidad’ y a la marginalidad por no pensar como el coro feroz de los medios dominantes, por rechazar el ‘dogmatismo anticastrista obligatorio’. Durante decenios, el propio Noam Chomsky, en Estados Unidos,  país de la caza de brujas, fue condenado al ostracismo por los grandes medios que le prohibieron el acceso a las columnas de los diarios más influyentes y a las antenas de las principales emisoras de radio y televisión.

Esto no ocurrió hace cincuenta años en una lejana dictadura polvorienta. Está pasando ahora, en nuestras ‘democracias mediáticas’. Yo lo sigo padeciendo en este momento. Por haber hecho simplemente mi trabajo de periodista, y haberle dado la palabra a Fidel Castro. ¿No se le da acaso, en un juicio, la palabra al acusado? ¿Por qué no se acepta la versión del dirigente cubano a quien los grandes medios dominantes juzgan y acusan en permanencia?

¿Acaso la tolerancia no es la base misma de la democracia? Voltaire definía la tolerancia de la manera siguiente : “No estoy en absoluto de acuerdo con lo que usted afirma, pero lucharía hasta la muerte para que tenga usted el derecho de expresarse”. La dictadura mediática, en la era de la posverdad, ignora este elemental principio.

Autor >

Ignacio Ramonet

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan Pablo Moreno

    "Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama: ‘tiranía’ o ‘dictadura’." Después de leer este párrafo del artículo, pensé que Ramonet se refería al régimen castrista......También parece una buena introducción para referirse al "caso Padilla" sobre el que sería bueno que Ramonet hablara alguna vez, ya que le preocupa tanto la represión de los intelectuales y la "dictadura mediática".

    Hace 2 años 4 meses

  2. Alberto Ramirez

    Una pena que un medio supuestamente libre ejerza la censura.

    Hace 4 años

  3. Alberto Ramirez

    Que linda se ve la dictadura cubana desde Europa!! Ramonet va a Cuba, donde lo tratan como VIP, se reune con el comandante, escucha todos sus cuentos, y le deja pasar todas las justificaciones a sus abusos de poder de mas de 5 decadas. Ramonet pertenece a ese grupusculo de intelectuales de izquierda enamorados del regimen cubano, al que jamas criticaron y al que consintieron todos sus barbaridades en nombre de una falsa revolucion. Esos intelectuales que defienden la dictadura cubana desde Europa no habrian durado un mes viviendo bajo los esquemas estrictos de la ideologia marxista tropical y la ferrea censura dogmatica del regimen. La tolerancia que piden para ellos en el resto del mundo la ignoran dentro de Cuba. Quisiera ver a Ramonet en Cuba, viviendo como un intelectual consecuente con lo que predica, comiendo la magra racion de la libreta, ganando un salario insuficiente y pagando precios de usura al regimen monopolico. Cuanto duraria Ramonet viviendo como un cubano de a pie? Pero no, Ramonet defiende la dictadura desde la comodidad de su casa en el capitalismo, donde disfruta de su vida burguesa gracias a los euros y dolares que cobra por escribir cuentos para incautos. Ramonet, deja de quejarte tanto de que los medios malos del capitalismo no te publican, y vete a Cuba a disfrutar el socialismo luminoso que defiendes desde lejos. Estoy seguro de que Granma te contrata en el acto. Se consecuente, deja de ser un hipocrita.

    Hace 4 años

  4. Alberto Ramirez

    Que linda se ve la dictadura cubana desde Europa!! Ramonet va a Cuba, donde lo tratan como VIP, se reune con el comandante, escucha todos sus cuentos, y le deja pasar todas las justificaciones a sus abusos de poder de mas de 5 decadas. Ramonet pertenece a ese grupusculo de intelectuales de izquierda enamorados del regimen cubano, al que jamas criticaron y al que consintieron todos sus barbaridades en nombre de una falsa revolucion. Esos intelectuales que defienden la dictadura cubana desde Europa no habrian durado un mes viviendo bajo los esquemas estrictos de la ideologia marxista tropical y la ferrea censura dogmatica del regimen. La tolerancia que piden para ellos en el resto del mundo la ignoran dentro de Cuba. Quisiera ver a Ramonet en Cuba, viviendo como un intelectual consecuente con lo que predica, comiendo la magra racion de la libreta, ganando un salario insuficiente y pagando precios de usura al regimen monopolico. Cuanto duraria Ramonet viviendo como un cubano de a pie? Pero no, Ramonet defiende la dictadura desde la comodidad de su casa en el capitalismo, donde disfruta de su vida burguesa gracias a los euros y dolares que cobra por escribir cuentos para incautos. Ramonet, deja de quejarte tanto de que los medios malos del capitalismo no te publican, y vete a Cuba a disfrutar el socialismo luminoso que defiendes desde lejos. Estoy seguro de que Granma te contrata en el acto. Se consecuente Ramonet, deja de ser un hipocrita.

    Hace 4 años

  5. Alberto Ramirez

    Que linda se ve la dictadura cubana desde Europa!! Ramonet va a Cuba, donde lo tratan como VIP, se reune con el comandante, escucha todos sus cuentos, y le deja pasar todas las justificaciones a sus abusos de poder de mas de 5 decadas. Ramonet pertenece a ese grupusculo de intelectuales de izquierda enamorados del regimen cubano, al que jamas criticaron y al que consintieron todos sus barbaridades en nombre de una falsa revolucion. Esos intelectuales que defienden la dictadura cubana desde Europa no habrian durado un mes viviendo bajo los esquemas estrictos de la ideologia marxista tropical y la ferrea censura dogmatica del regimen. La tolerancia que piden para ellos en el resto del mundo la ignoran dentro de Cuba. Quisiera ver a Ramonet en Cuba, viviendo como un intelectual consecuente con lo que predica, comiendo la magra racion de la libreta, ganando un salario insuficiente y pagando precios de usura al regimen monopolico. Cuanto duraria Ramonet viviendo como un cubano de a pie? Pero no, Ramonet defiende la dictadura desde la comodidad de su casa en el capitalismo, donde disfruta de su vida burguesa gracias a los euros y dolares que cobra por escribir cuentos para incautos. Ramonet, deja de quejarte tanto de que los medios malos del capitalismo no te publican, y vete a Cuba a disfrutar el socialismo luminoso que defiendes desde lejos. Estoy seguro de que Granma te contrata en el acto. Se consecuente Ramonet, deja de ser un hipocrita.

    Hace 4 años

  6. Jose Gallardo

    El señor Ramonet se ha movido con absoluta libertad, a pesar de lo qué dice con respecto a qué le reprimierón por ser intelectual, por donde quiso. Circula entre España, Francia y/o donde le dá la real gana. Diciendo y escribiendo lo qué le da la real gana. Con la mano en el pecho, contestamé una sola pregunta, Ramonet: ¿ Si fueras el más grande intelectual de Cuba, pero, también fueras: cubano de nacimiento, no miembro del PC Cubano y disidente; ¿Castro te hubiera dejado qué le critiques, que te movieras de Cuba, qué te fueras a vivir donde hubieras querido y por el tiempo que hubieras querido? ¡¡¡NO!!! RAMONET, LOS CASTRO LE HAN DADO 15 AÑOS DE PRISIÓN A UN CUBANO POR ENCONTRARLE CON LA CARTA DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA UNESCO.

    Hace 4 años

  7. AHP

    Para Esen, del primer comentario, y a los que coinciden con él: En el segundo párrafo tenéis una explicación del autor del artículo, adjunto el final: "Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema... en España y en Francia. Es lo que quiero contar." España y Francia, no Cuba. No está comparando. Está exponiendo su situación. Nada más que añadir, Señorías.

    Hace 4 años 4 meses

  8. Javier RP

    "Por haber hecho simplemente mi trabajo de periodista, y haberle dado la palabra a Fidel Castro". Es notorio que el Sr. Ramonet no se limita a "dar la palabra" a Castro: en varias ocasiones ha manifestado su simpatía personal por él y el trato que el Sr. Ramonet le prodiga en sus escritos es claramente parcial y escasamente crítico. Está en su derecho. También están en su derecho de prescindir de sus servicios las empresas privadas que le pagan.

    Hace 4 años 5 meses

  9. José Juan Picos

    La dichosa frase, "No estoy de acuerdo con lo que usted dice...", no es de Voltaire, es de la británica Evelyn Beatrice Halla, que la usa en su obra "Los amigos de Voltaire", de 1906.

    Hace 4 años 5 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    " Y no sólo eso, sino que –en la mejor tradición estalinista-- mi nombre desapareció de sus páginas. Borrado. No se volvió a reseñar un libro mío, ni se hizo nunca más mención alguna de actividad intelectual mía. Nada. Suprimido. Censurado. Un historiador del futuro que buscase mi nombre en las columnas del diario El País deduciría que fallecí hace una década...". Don Ramonet, lo entiendo bien; a mi me pasó lo mismo en Rebelión por criticar al Central Circle Podemita. Borrado. Desde entonces lucho por la Liberta de Expresión DE TODOS (no de la mía).

    Hace 4 años 5 meses

  11. Miguel A. Nieto

    Ramonet siguió publicando en El País hasta septiembre de 2008. Sus artículos están disponibles en el archivo de El País por autores: http://elpais.com/autor/ignacio_ramonet/a

    Hace 4 años 5 meses

  12. pedro

    "el diario El País (Madrid), en el que hasta entonces yo escribía regularmente en sus páginas de opinión, me sancionó". Es muy facil de comprobar, se escribe el nombre del autor y ya. Y lo que se ve es que hasta 2006 no publicaba regularmente, el ultimo articulo era de hacia 4 años y habia escrito cinco o seis en 20 años. Lo que se ve es que el mismo Ramonet hace en el Pais una recensión del libro que segun él provoca que le censuren y que a partir de entonces, ahora sí, escribe con regularidad en el Pais durante dos años y medio. Ver http://elpais.com/diario/2006/04/02/internacional/1143928804_850215.html y http://elpais.com/autor/ignacio_ramonet/a

    Hace 4 años 5 meses

  13. Pepore

    Toda la razón al primer comentario. Es una vergüenza comparar la situación personal del sr. Ramonet con lo que han sufrido periodistas y disidentes cubanos. Si cambiásemos el texto y en lugar de Castro pusiéramos Hitler no sonaría igual, ¿verdad? Ya no habría tanta sorpresa en que medios de comunicación decidieran silenciar a una persona que hiciera apología de ese pensamiento.

    Hace 4 años 5 meses

  14. Esen

    Es tan obvio el comentario, que me da hasta vergüenza ser el primer y único comentarista. Tiene Ud toda la razón en su critica a todos esos medios y paises en lo que ha sido vetado. Pero habría que preguntar a los muchos que han padecido veto y cosas peores en la Cuba de los Castro. Cosa que seguro Ud no ignora, y que valorará en su fuero interno, ya que aquí no lo menciona.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí