1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CRÍTICA / 'Primera Página', de Juan Luis Cebrián

Periodistas de Salamina

Guillem Martínez 11/12/2016

<p>Juan Luis Cebrián.</p>

Juan Luis Cebrián.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

________________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre: 

 

________________

El problemón del género memorialístico, desde que San Agustín dejó empaquetado el pack, es que es un conflicto del yo. Es decir, un conflicto ético. Es posible que cuando ese conflicto no existe no hablemos de memorias, sino de otro género —algo parecido a una autowikipedia—, que no tiene por qué ser literario. Por cultura católica, o por la cultura local de lo público o, glups, por una idea canija de la ética, el género no ha tenido grandes explosiones de calidad por aquí abajo.

Se diría que el canon moderno lo crea Torres Villarroel, en el siglo XVIII, con unas memorias de su tiempo, divertidas, apasionantes, progresistas —es decir, que aportan una idea de progreso, de evolución personal—, cercanas en cosmovisión a las de Franklin —no te digo más—, pero inoperativas como memorias. No sirven para visualizar a un autor, que acota sus conflictos y elide más que habla. Pere Gimferrer, de hecho, opina que las únicas memorias españolas conflictivas en esos términos, es decir, las únicas memorias españolas no-españolas son las de Zorrilla, que elabora en el XIX un producto raro y no comprendido. Unas memorias en las que el yo se expone al fracaso, a la contradicción, a lo negativo, y en las que no justifica opciones, sino que se expone a zonas oscuras, en ocasiones con todo lo contrario a la épica y a la promoción personal.

Por lo que sea, en fin, no hay mucha tradición local al respecto como para que existan, en la cotidianidad editorial, memorias que miran el mal rollete de cara, como hace Coetzee en su Infancia, su Juventud, y en sus últimos textos, en los que explica su senectud. Se produce en ellos un yo perturbador, pero también la sensación de que lo peor que te puede pasar en la vida es acabar en una boda sentado al lado de Coetzee.

El nivelón español del género memorialístico, ausente, incluso, de tradición apetitosa, ya es de concurso canino cuando uno observa lo que la Transición ha dado de sí al respecto. Si la Revolución devora a sus hijos, la Transición es más gourmande, y sólo les devora la memoria. Los textos memorialísticos de ese segmento histórico son, cuando se producen —los protagonistas I+D de la Transi, por razones que se me presentan inquietantes, carecen de memorias; incluso, en algún caso, de memoria— son de una calidad —literaria, histórica, memorialística, ética—, por lo común, ínfima. Meras agendas, mera autojustificación, mero surfeo por mitos fundacionales. Mero trámite.

Laín, nn fascista de catálogo, laureado, sin problemas con el Régimen y cuya trayectoria intelectual es, ni más ni menos, la del franquismo

En defensa de esos autores mediocres, cabe señalar que la memoria de los políticos locales, sin ser muy impresionante, empezó a fallar mucho antes. Cuando el yuyu. Sí, están los diarios de Azaña, una seta inexplicable, de gran calidad, que recurre al género ético creado por San Agustín con las incorporaciones aportadas por las memorias de Rousseau —ese tipo que no duda en explicar al lector que, en ocasiones, es posible que se mienta a sí mismo—. El exilio posterior no da para mucho, con la parcial salvedad de García Oliver. Abad de Santillán, por ejemplo, cierra su volumen de memorias, con un par, en el 36. El otro bando, el bando que se quedó con el Estado y, ya puestos —y ya vamos entrando en materia—, con el crimen de Estado, con un Estado criminal, es mas parco aún. Están las memorias de Ridruejo —pesadas y pensadas para otro futuro y otra trayectoria, que no tuvo tiempo de recorrer—. Y —con esto ya nos acercamos al libro de Cebrián otro cacho— las de un intelectual que no sólo forjó el género de las memorias del franquista al uso sino, me temo, del transicionista ad-hoc.

Se trata de Laín Entralgo, el inventor de —como fija Gregorio Morán— conceptos como Generación del 98 y Generación del 27 —joyas falangistas que explican, respectivamente, un modernismo sin anarquismo ni Europa, y una ruptura cultural sin República—, sino también de otro concepto marciano, deshonesto, asumido por el Estado y la sociedad e igualmente triunfador: la "resistencia silenciosa" frente al franquismo. Un paraguas actual que no existió un solo segundo cuando llovía —hay datos para sospechar que la única resistencia franquista al franquismo no fue silenciosa, sino muy ruidosa y con consecuencias personales, como es el caso de Ridruejo, lo opuesto a Laín—, pero que se reveló como un filón no solo para el autor —un fascista de catálogo, laureado, sin problemas con el Régimen y cuya trayectoria intelectual es, ni más ni menos, la del franquismo—, sino también para sus compañeros de viaje de un Régimen a otro —muchos; muchísimos; ministros, gobernadores civiles, periodistas, escritores; alguno llegó a ser, incluso, Jefe de Estado—.

La "resistencia silenciosa", algo que sólo puede existir en un fascismo pocho, pero sin juicios de Nuremberg —es decir, sin memoria, sin condena legal ni moral—, nace con las memorias de Laín, en la Transición. Es, de hecho, la primera mentira de la Transición. Tal vez, la clave de su arco. La "resistencia silenciosa" es una lacra, el sello que explica que la cultura española, su cultura política, su periodismo, su literatura, su corpus memorialístico, tienen algo que huele a muerto. Concretamente, a cientos de miles de muertos. Es un problema ético de la cultura española, no solucionado.

Aplaza para otro volumen la deconstrucción del diario, la participación del grupo en negocios regulados por el Estado, la guerra televisiva, el acceso a la riqueza personal, el ERE y otras formas de represión laboral

Por lo mismo, ese concepto es el motor de este primer volumen de las memorias de Cebrián, que abarca desde su infancia hasta su salida como director de El País, casi 13 años después de su fundación. Desde los años 40 a los 80 del siglo XX. Es decir, abarca unos años y temas fundamentales —el periodismo predemocrático, la Transición misma, la fundación del diario que, hasta poco antes de la crisis económica, social y democrática, moderó y modeló, sin precedentes ni paralelismo con otro país, el debate político, social y cultural; la transformación de ese diario en un grupo empresarial—, y aplaza para otro volumen, se supone, otros temas también importantes, como la deconstrucción y anquilosamiento de ese diario y esa cultura, la participación del grupo empresarial en negocios regulados por el Estado, la guerra televisiva, la crisis democrática, el acceso a la riqueza personal, la posible evasión de capitales por parte de su entorno y, a la par, la introducción del ERE y otras formas de represión laboral en la profesión, la reducción explícita de temas, la toma de partido por, precisamente, partidos, la defensa de un Régimen en crisis, más dado aún a hablar de resistencias silenciosas de otras épocas, que de resistencia ruidosa a la reformulación de la democracia en el Sur de Europa. Se podría pensar, por tanto, que la división en dos volúmenes es para dosificar una información nueva y llamativa, contrastada con un aparato ético, que es lo que --recuerden-- en otras culturas justifica la aparición de unas memorias. Pero la primera sorpresa es que no es así.

El volumen carece de datos determinantes. No abre ningún paréntesis ni duda histórica o personal. Arranca con la infancia del hijo y nieto de un vencedor —no elude ese dato, si bien se eluden, se diría, preciosismos y erosiones al respecto; el de vencedor era un oficio de 24 sur 24—. Sigue con la transformación de ese adolescente en un católico creyente de la época, vinculado a una congregación marianista, y de cómo ese joven empieza a participar en algo que, sólo con el tiempo —mucho— se podría haber llamado democracia cristiana.

Explica su participación en Cuadernos para el Diálogo, y su entrada en el periodismo. Primero como hijo del cuerpo —su padre era staff de Arriba, el diario fundado por José Antonio—, y luego en publicaciones como Pueblo e Informaciones. El volumen no dibuja el periodismo durante el franquismo, no explica su naturaleza ni su cotidianidad. Ni su inmundicia, ni su posible épica o valor. Ni tampoco parece dibujar la singularidad del autor en aquel momento, un joven que va escalando puestos a la sombra de Jesús de la Serna, y que en tanto que vencedor tiene relación natural con el mandarinato franquista —en especial, se diría, con Ruiz-Giménez y, de forma más determinante, con Fraga, ese filántropo; pero también con próceres y futuros próceres, como Martín Villa, a quienes conoce de cuando el SEU u otros Bocaccio del franquismo y/o focos de la resistencia silenciosa ésa—.

Llega a practicar la resistencia silenciosa por un tubo, como jefe de informativos de TVE, durante la etapa del Espíritu de 12 de Febrero, ese periodo de represión —para los resistentes no silenciosos— iniciado el 12 de febrero de 1974, con unas cuantas frases de signo aperturista emitidas por Arias Navarro, y en las que el autor creyó, al parecer, con la fe del carbonero. Sin muchas explicaciones, y reduciendo o ampliando, según el fragmento, la importancia de Fraga al respecto, es elegido por los accionistas —algo parecido, según se lee, a una democracia cristiana que no cristalizó, al franquismo cristalizado en Opus y postfalangismo, y a la presencia de algunos exotismos como el comunista Tamames, o el catalanista Pujol— director de un nuevo diario, aún carente de permiso gubernamental, que se llamaría El País.

Con Polanco, alguna punzada, de orden personal y anecdótico

Sin muchas explicaciones, salvo los mitos al uso, confía en el rey Juan Carlos, como antaño se creyó el Espíritu del 12 de etc. Por axioma, por lo que MVM denominaba el cuento del rey bueno. Describe con cierto espacio el papel de El País durante el 23F, pero no aporta nada nuevo sobre el cada vez más cuestionado papel del rey en esa fecha. Omite el redactado de la Constitución, como omite los Pactos de la Moncloa. Pero resalta secuestros y atentados. A partir de la victoria del PSOE, el autor anteriormente autodefinido como demócrata-cristiano se autodefine como socialdemócrata.

Alude, con mayor tramo que en otros apartados, a los GAL y a la aportación de su diario al tema que, por cierto, fue aportado y modulado por otro diario. No aporta datos novedosos y determinantes sobre su relación con Felipe González. O con Polanco —alguna punzada, de orden personal y anecdótico—. O con Pradera. O sobre redactores o escritores que fueron desapareciendo del diario como ninjas —curiosamente, tiende a reproducir, tan solo, las diálogos de cada despedida—. El volumen finaliza con su paso al staff empresarial del grupo.

El volumen, vamos, es otra prescindible entrega de memorias de la Transi. Su único valor son puntuales gestos de valentía y contradicción —por ejemplo, en su verbalización como niño o joven vencedor—, y algo que, posiblemente, son lapsus. O algo culturalmente más determinante: apriorismos generacionales. Así, por ejemplo, ya en el prólogo, exhibe, en pleno siglo XXI, su brecha generacional —"(no disponer de su biblioteca para escribir este libro) me ha permitido comprobar (...) que el saber universal no está ya en los libros, sino en la Red"—, que posteriormente va exhibiendo a través de comentarios un tanto despreciativos, y sin acabar de venir al caso, sobre la época actual, que identifica con Podemos y con sus líderes, al parecer.

Quizás otro aspecto no deseado o no calculado sea la visualización que hace de algunas dinámicas que conlleva el cargo de director del diario más emblemático de la Transi, como son las visitas a Ministros y Presidentes de Gobierno --no alude tanto a visitas a cargos empresariales y financieros--, que revelan una frecuencia, una naturalidad, una frescura en las relaciones prensa-Estado, una normalidad no tan normal ni frecuente en otras culturas vecinas.

La sensación resultante es que el autor, sin saberlo, sin sospecharlo, habla sólo para un público. Para una sola generación. Hay varias que, directamente, ya no entenderán el sentido del libro, ni la vindicación de un modo de emitir periodismo y/o un Régimen que se percibe ya patológica. Y sin resistentes silenciosos. Ignoro el sentido de emitir unas memorias así. Aportan poco, exhiben mucho. Y tal vez en la dirección no deseada.

__________

Primera página. Vida de un periodista
Juan Luis Cebrián
Debate. Madrid, 2017

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    Pues en aras de la ecología espero que no hayan imprimido muchos ejemplares porque me da en la nariz que se los van a comer con patatas.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Mentalmente

    El yo es una especie de chiste que la gente no pilla.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Tierrayagua

    Muy buena la referencia a Lain; la desmemoria de este país de siglos y por consiguiente, su falta de habilidad para el relato biográfico, la omisión de contextos reveladores y la exhibición de anacronismos y desdenes. Suculento.

    Hace 4 años 4 meses

  4. Lorenzo Discreto

    Lo que hoy se llama literaturas del yo -autobiografías, memorias, diarios, epistolarios- no son una corriente mayoritaria en el canon en castellano, es verdad. Sin embargo, hay notables excepciones. Las cartas de Juan Valera forman parte de la mejor prosa del XIX, y son más legibles hoy que sus novelas con trama teológica. De hecho, Manuel Azaña dedica sus “Ensayos sobre Valera” al novelista, diplomático y político de Cabra. Las excelentes memorias del político republicano, escritor y profesor de sociología Francisco Ayala “Recuerdos y olvidos” son otro buen ejemplo. Es recomendable leer “La ardilla y la rosa. Juan Ramón en mi memoria” de Ernestina de Champourcin para conocer el lado femenino de la Generación del 27 o momentos del exilio republicano en Estados Unidos y el Caribe. Y existen otros ejemplos notables. Otra cosa es el género de aluvión de memorias de gente pública o famosa en el momento editorial actual. Normalmente, suelen tener dos motivaciones: 1) hacer caja, ganar dinero con los anticipos; 2) mejorar la imagen del autor, que a veces sólo firma esas páginas. En el caso Cebrián no parece que el dinero le falte, por lo que tal vez la operación tenga que ver con un blanqueo de imagen. Si ha sido inteligente, es otra cuestión.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí