1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Barcelona acorrala a la gallina de los huevos de oro

El ayuntamiento ultima un plan urbanístico que limita las zonas en las que se podrán establecer nuevos alojamientos turísticos mientras continúa su desencuentro con plataformas como Airbnb y HomeAway

Irene G. Pérez Barcelona , 7/12/2016

<p>Protestas en Barcelona contra el turismo masivo.</p>

Protestas en Barcelona contra el turismo masivo.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

No le faltaba razón a Peret cuando decía aquello de que Barcelona tiene poder. Concretamente, un poder de seducción que el año pasado atrajo a unos 30 millones de visitantes entre turistas, excursionistas (personas que viven en poblaciones o regiones cercanas a Barcelona y acuden a la ciudad por ocio, o bien turistas que se alojan en poblaciones cercanas y visitan la capital sin pernoctar) y cruceristas, según una estimación de la Universitat de Girona sobre la que el consistorio barcelonés está elaborando su Plan Estratégico de Turismo 2020.

Este plan, cuya aprobación está prevista a principios del año que viene aunque todavía no hay establecida una fecha concreta, tiene como finalidad determinar de qué manera se debe desarrollar la actividad turística en la ciudad para que siga siendo una importante fuente de ingresos sin que eso represente un perjuicio para los barceloneses. 

Según la Encuesta de Servicios Municipales 2015 elaborada por el consistorio, el turismo es el cuarto problema más grave que tiene Barcelona, por detrás del paro y las condiciones de trabajo, la inseguridad y la limpieza. En algunos barrios, como el Gótico, la Barceloneta o l'Antiga Esquerra de l’Eixample, los vecinos lo ven como el primer problema. Además, el 43,1% de los encuestados considera que la ciudad está llegando al límite en la capacidad para dar servicio a los turistas, aunque un 52,8% opina que Barcelona debe seguir atrayendo más turistas.  

 Por otra parte, el 91,5% de los encuestados admite que el turismo es beneficioso para la ciudad. En 2015, Catalunya recaudó 43 millones en concepto de tasa turística, de los cuales 23, más de la mitad, los recaudó Barcelona, si bien la ciudad sólo se queda con el 50% de esta cantidad. Y un estudio del Ayuntamiento, la Diputación y Barcelona Turisme con datos del Departamento de Empresa y Empleo de la Generalitat cifra en hasta 142.715 el número de trabajadores en el sector turístico en el cuarto trimestre de 2015, cuando el total de la población ocupada en la ciudad era de 681.400 personas.  Para el consistorio se trata, pues, de encontrar un equilibrio entre mantener a la gallina de los huevos de oro y evitar que, campando a sus anchas, acabe con todo el granero. 

El turismo es el cuarto problema más grave que tiene Barcelona, por detrás del paro y las condiciones de trabajo, la inseguridad y la limpieza

 Moratoria y pisos turísticos

Una de las primeras –y más polémicas– medidas que adoptó el equipo de gobierno de la alcaldesa Ada Colau (Barcelona en Comú) fue la de decretar una moratoria para la concesión de licencias a los alojamientos turísticos, ya fueran hoteles, albergues o viviendas de uso turístico, en toda la ciudad. El objetivo era estudiar un plan de turismo y urbanismo sostenible que frenara la congestión de determinadas zonas de la ciudad y evitara o moderara la gentrificación y la subida de los pisos del alquiler, frenara la masificación del turismo y salvara a Barcelona de ser como Venecia.

La mayoría de hoteleros y fondos de inversión se echaron las manos a la cabeza por la imagen de inseguridad jurídica que proyectaba esa decisión de cara al exterior, y porque consideraban que atacaba a todo el sector por igual en vez de centrarse en perseguir los pisos turísticos ilegales y a plataformas como Airbnb, a quienes acusan de competencia desleal. 

Sin embargo, para aquellos que ya tenían licencias de actividad, la moratoria ha sido un buen negocio. Según un estudio de la consultora PwC, la moratoria y eventos internacionales como el Mobile World Congress harán que el ingreso medio diario por habitación (ADR por sus siglas en inglés) en 2017 sea de 135 euros, mientras que en 2015 fue de 125, y que la RevPar – el índice que mide los ingresos por habitación disponible – sea de 103, cuando en 2015 fue de 94. La ocupación hotelera en 2015 y 2016 fue del 75%, y está previsto que aumente al 76% el próximo año.  

Por otra, parte, el Ayuntamiento ha declarado abiertamente la guerra a los pisos turísticos ilegales y a las plataformas que anuncian pisos turísticos sin licencia. La semana pasada, sin ir más lejos, el consistorio anunció una nueva multa a Airbnb y HomeAway, esta vez de 600.000 euros, por reincidir en la publicación en sus webs de pisos sin número de licencia, una sanción considerada muy grave por la Ley de Turismo de Cataluña. Es la máxima sanción que se puede imponer por este tipo de delito. 

El desencuentro entre el ayuntamiento y estas plataformas empieza a finales de 2015, cuando el consistorio les multa por no facilitar información sobre pisos que aparecen en sus páginas web sin un número de licencia visible. Tanto Airbnb como HomeAway señalan, por una parte, que como plataformas albergadoras de datos que no intervienen en la fijación de precios no tienen obligación de comprobar que los pisos que se anuncian tienen autorización para operar como pisos turísticos. Por otra parte, defienden que proporcionar esa información violaría la Ley de Protección de Datos. 

El Ayuntamiento ha declarado abiertamente la guerra a los pisos turísticos ilegales y a las plataformas que anuncian pisos turísticos sin licencia

Jordi Bacaria, presidente de la sección de derechos de propiedad intelectual y derechos de imagen del Colegio de Abogados de Barcelona y fundador de Global Legal Data, señala que “hay una ley que habilita o ampara al ayuntamiento a pedir los datos con finalidades de inspección de aquellos propietarios de los que no consta que tengan licencia”. Concretamente, el artículo 80bis de la Ley de Turismo de Catalunya, sobre la obligación de información, dice que las personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, están obligadas a proporcionar a los inspectores de turismo toda clase de datos, información, antecedentes y justificantes con trascendencia turística relacionada con el cumplimiento de sus propias obligaciones turísticas o deducidas de sus relaciones económicas o profesionales con otras personas obligadas. Y cita, en particular, a “los intermediarios y cualquier persona que intervenga en la publicidad, el ofrecimiento o la mediación de un servicio o actividad turística”.

Además de Airbnb y HomeAway, el Ayuntamiento indica que también están en trámite sanciones de 30.000 euros a otras nueve plataformas (Housetrip, 9flats, Wimdu, Fotocasa, Onlyapartments, Open House, Tripadvisor, Niumba y Rent4days) que no atendieron los requerimientos de información. 

El director de Comunicación y Relaciones Públicas de Airbnb en España y Portugal, Andreu Castellano, señala otro problema: los particulares que alquilan su vivienda total o parcialmente de forma ocasional están en un limbo legal. "Lo que Airbnb reclama es una regulación que permita que los particulares puedan alquilar el propio hogar, un marco legal para los particulares distinto al de los profesionales”, señala. En otros países y ciudades existe un límite diario: en Holanda, por ejemplo, ese límite es de 60 días; en París, de 120 días; y en Londres, de 90.  En este sentido, Castellanos defiende que Airbnb “es parte de la solución a muchos de los retos que se plantean las ciudades y las administraciones”, ya que “empodera directamente al ciudadano y reparte los beneficios del turismo y los visitantes más allá de las zonas turísticas habituales, consiguiendo que lleguen a las familias y los comercios”. 

Respecto a la multa del ayuntamiento, afirma que “es una decisión triste y Airbnb apelará”. La capital catalana es la única ciudad que ha multado a la plataforma. “Barcelona camina por el lado contrario que la mayoría de ciudades en Europa y en el mundo”, indica. El Ayuntamiento de Barcelona, “a diferencia de muchas otras ciudades, no ha demostrado un interés real en explorar un diálogo constructivo con Airbnb en los últimos meses”, comenta Castellano, aunque añade que en la última reunión, celebrada hace poco más de un mes, el consistorio se comprometió a mantener un diálogo abierto. 

Los particulares que alquilan su vivienda total o parcialmente de forma ocasional están en un limbo legal

Desde HomeAway, señalan también que Barcelona es la única ciudad con la que tienen un contencioso-administrativo y que recurrirán la sanción si finalmente se les impone, igual que recurrieron la primera. “Obligamos a cualquier persona que se dé de alta a afirmar que cumplen con la legislación, pero no es nuestra responsabilidad comprobar que tienen licencia”, insisten. 

“No nos piden datos agregados que sí podríamos dar; no ven en nosotros un aliado para saber cómo se está desarrollando la oferta, el tipo de usuario, de dónde vienen. Aún no nos han preguntado ni el perfil de los propietarios y viajeros: atraemos familias y parejas, gama media-alta”, explican desde HomeAway. 

El regidor de Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí Colom, rechaza que el consistorio no haya mantenido reuniones abiertas con todas las plataformas, igual que con otros agentes del sector. 

Entre las fórmulas que propone el Plan Estratégico de Turismo 2020, está  plantear que las viviendas de uso turístico puedan tener un marco impositivo propio

Colom señala que, entre las fórmulas que propone el Plan Estratégico de Turismo 2020, está  plantear que las viviendas de uso turístico puedan tener un marco impositivo propio. “El uso de la vivienda a cambio de una prestación económica lo cambia todo; la propiedad tiene una fiscalidad adecuada a la vivienda como residencia, pero si se hace un uso como actividad económica, se tendría que estudiar, porque el IBI de una residencia y de un local son diferentes”.

Otra forma de compensar el impacto del turismo sobre la ciudad que se estudiará es la de incrementar las tasas. “En Barcelona la tasa turística está en la banda baja, en comparación con otras ciudades, y creemos que hay margen”, indica Colom. “Hemos planteado dos posibilidades: que la Generalitat aumente el gravamen de la tasa turística que corresponde a Barcelona, o que habilite en la ley la posibilidad de que el ayuntamiento pueda imponer un gravamen sobre el turismo”. 

Mientras, el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), cuya aprobación se espera que suceda “en los primeros meses del año”, prohíbe otorgar nuevas licencias a los pisos turísticos, aunque se reduzca el número de licencias actuales porque algún propietario dé de baja el inmueble.  

Por otra parte, la Generalitat prepara cambios: una modificación legislativa que regule el alquiler de habitaciones y una subida en la tasa turística que pagan las viviendas de uso turístico. Actualmente, quienes se alojan en estas propiedades pagan 0,65 euros por noche si se encuentran en la ciudad de Barcelona, y 0,45 euros si están fuera. La ley de acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat para 2017 prevé aumentar a 0,90 euros la noche en los pisos turísticos en toda Catalunya menos Barcelona, donde pagarían 2,25 euros la noche, lo mismo que los hoteles de cinco estrellas, gran lujo y campings de lujo. 

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dani

    Me dedico a alquilar un apartamento turístico y no comprendo el caos que se está montando. Estaría perfectamente dispuesto a pagar 3 euros por noche, sin ningún problema, y contribuir a mantener la ciudad con esos impuestos, y además cumplir unos requisitos mínimos de calidad y una normativa de respeto al vecindario y otras condiciones. El problema es que no hay manera de aclararse, no hay una legislación clara y razonable, están siempre en la batalla. Y lo peor son las grandes hoteleras que se llevan una buena parte del beneficio a los accionistas que no se sabe en qué país viven, y además contratan en condiciones lamentables a los empleados de limpieza. El turista que llega a un hotel deja mucho menos porcentaje de gasto en manos de los habitantes de la ciudad que el que llega a un apartamento. Por otra parte Airbnb por ejemplo cobra unas tarifas abusivas, en torno al 20%, espero que no sea como Amazon que no paga ni un euro finalmente a Hacienda. Homeaway ofrece posibilidad de tarifa plana al menos. No hay ninguna publicación gratuita realizada por comunidades autónomas o el Estado que realmente aclare qué es lo que hay que hacer. Cuando buscas en internet sólo encuentras foros de abogados independientes que responden a algunas preguntas y aprovechan para publicitar sus servicios. Este es un país bananero, se están perdiendo muchos ingresos fundamentales para el Ayuntamiento y las Comunidades, esto debería haberse resuelto hace más de 5 años.

    Hace 4 años 10 meses

  2. eduardo

    Soy de Santiago. Un compostlano de pata negra, como dicen aqui. Pero la imagen que se proyecta de esta preciosa ciudad es FALSA. es un cascaron vacio, sin alma, sin pulso coiudadano. Desde hace 10 años el omnipresente Camino se ha convertido en un parque tematico de la historia y de la histeria. El peregrino, autentico y falso(que de todo hay) no es un inmigrante ni un refugiado. es un ingeniero de Chicago que juega al señor de los anillos. Es turismo de masas, pero barato. No pernoctan en la ciudad. Lo llenan todo, lo ocupan todo pero no gastan nada. Los albergues de la Iglesua acogen a esta gente por cuatro perras mientras los de aqui duerme en cajeros. En lugar de promocionar la Ciudad se promociona ese pepelucho para colgar en un marco como un trofeo."lo hise, lo hise". La proliferacion de hoteles hotelitos y hoteliños, en la Cidede Vella ha vaciado Santiago de habitantes, . Es el Sindroke Veneciano. Y pese a tantas señales de alarma nos vamos convirtiendo en una ciudad de camareros. Y adiós.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Roberto

    No es fácil el tema del turismo. Hay millones de turistas que son de lo más civilizados y creo que no es de lo que la gente se queja. Sin embargo hay formas de explotar el turismo que se ha ido de control. Por un lado no es lo mismo un señor japonés que lo fotografía todo con amabilidad acompañado de su familia que un grupo de chavales ingleses (por decir una nacionalidad, puede ser cualquiera) que se emborrachan y andan a los gritos y a veces medio en pelotas, en fin, es un ejemplo que sucede a menudo. Por otro lado no es lo mismo el turismo que utiliza el metro, que son muchos, que las manadas que son llevadas en varios autocares por toda la ciudad provocando atascos y dejándolos masivamente muchas veces en parque, como Montjuïc, donde la gente pasea o sale a correr y te encuentras, no miento, 40 autocares estacionados uno detrás de otro, al ralentí y contaminando el parque, porque los han llevado de un crucero a ver la Font Mágica. A veces no es tanto la cantidad como las actitudes o actividades del turismo. Lo de los pisos ilegales está claro que tiene que acabarse. Es más, yo dejaría para el turismo solo la hotelería.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Iván

    Este tipo de medidas están haciendo que la especulación se eleve al máximo. He estado viviendo tres años en Barcelona, de septiembre a junio, y este año me ha sido totalmente imposible encontrar ni una habitación a un precio no abusivo. Antes, siendo los precios ya bastante altos, por habitación solían pedir entre 400 y 500€. Desde el año pasado y hasta ahora los precios han aumentado un 50% o más, ya que por habitaciones peores y más pequeñas que las que antes costaban 400 0 500, ahora están pidiendo entre 600 y 700. Sí, es verdad que Barcelona tiene un problema con el turismo masivo, durante estos tres años lo he vivido, pero creo que tomar medidas que expulsen de la ciudad a personas que queremos vivir en ella, que la queremos como barceloneses y no somos turistas de paso, y que benefician a especuladores inmobiliarios, es algo totalmente injusto.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí