1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

CÓMIC

Japón se muere de adolescencia

Inio Asano describe en ‘Buenas noches, Punpun’ a una juventud especialmente desorientada, que afronta las búsquedas propias de la edad desde el pesimismo y la apatía

Manu Garrido 18/12/2016

<p>Viñeta de Buenas noches, Punpun.</p>

Viñeta de Buenas noches, Punpun.

INIO ASANO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

 

____________

Si la literatura trata de describir la realidad, lo que hace Inio Asano en sus cómics va un poco más allá de la literatura. O de la novela gráfica. O su verdadero nombre: manga, el volátil cómic de origen japonés que aglutina cientos de demografías y registros. Cualquier definición, sin embargo, se queda a medio camino a la hora de explicar la capacidad de sensibilidad y significado que unas cuantas viñetas son capaces de entrañar. Obras como Solanin (Norma Editorial) o La chica a la orilla del mar (Milky Way Ediciones) sentaron el precedente para un autor que recorre la vida humana desde la adolescencia hasta la llegada al terreno laboral de una manera especialmente cruda. “¿A quién le importa si tengo un sueño? Ya es suficientemente complicado vivir una vida normal”, se lamentará uno de sus personajes.

Buenas noches, Punpunpublicado originalmente en Japón entre 2007 y 2013— es su obra más larga y representativa. Un cómputo total de trece volúmenes ya disponibles en nuestro país que, en palabras del autor, tenían la intención de “describir la psicología del ser humano”. Lo hace a través de un protagonista garabateado que roza lo distópico. Se trata de Punpun, un estudiante sin grandes aspiraciones enmarcado en una etapa de maduración y decisiones personales no sólo relativas a su futuro, sino a su presente más inmediato: sus relaciones amorosas, sus amistades, su familia. Todo parece en juego. “Ni se te ocurra la idea de ser razonablemente feliz. ¿Cuánto crees que durará esta falsedad?”, exclama la voz interna de Punpun. Su adolescencia es, en el fondo, nuestra adolescencia. Sus dolencias, sus sueños, sus aspiraciones, o su falta de aspiraciones son, de una forma u otra, las nuestras. 

“No quiero herir a nadie más, ni tampoco hablar con nadie. Qué cómodo sería que toda la gente del mundo se olvidara por completo de mí”, se murmura en una viñeta. Los personajes de Buenas noches, Punpun sienten desasosiego ante la necesidad de rendir cuentas hacia la vida. Una vida plagada de desconfianza y muerte. Asano saca lo peor del ser humano y se lo sirve en forma de historia de ficción a un lector que puede encontrar toneladas de subtexto en su obra.

Personajes egoístas y llenos de angustia que intentan sobrevivir mientras su vitalidad se consume. “Ahora estamos aquí, refugiándonos de la lluvia. Si mi vida fuera como esto y me limitara a escapar una y otra vez de angustias y soledades puntuales y no tuviera ningún valor más allá, menuda vida, ¿no? Qué triste sería”, dice una mujer, al borde de la muerte. Porque la muerte asoma cada vez que tiene oportunidad, deseosa de arrastrar a quienes no encuentran su lugar. No son grandes giros de guión, y ahí reside su extraña normalidad: la muerte resulta tan fortuita como en nuestras vidas. Cáncer, asesinatos, suicidios. Como parte de algo mucho más grande, la muerte va tocando poco a poco a todo el elenco. Los sueños y esperanzas se convierten en rutina y supervivencia. El amor y el deseo se transforma en rabia y desconsuelo.

Forma parte de una hornada de mangas que conecta con los jóvenes adultos, una generación algo desencantada con el mundo

Annabel Espada, editora manga de Norma Editorial y responsable del título en España, dice que “Buenas noches Punpun forma parte de una nueva hornada de mangas que conectan con los jóvenes adultos, una generación algo desencantada con el mundo que les ha tocado vivir. Altamente preparados, pero que no aceptan ciegamente las reglas establecidas, y que intentan buscar su lugar”. Para Annabel, lo destacable de su autor es que “no busca el sentimentalismo fácil, sino recrear esas dudas e inquietudes que todos pasamos en esas etapas de nuestras vidas”.

Norma Editorial empezó a publicar la obra a finales de 2015 tras publicar Solanin, obra que, cuenta Annabel, les sorprendió por “su habilidad narrativa, su dibujo y la habilidad de contar historias emotivas. Por lo tanto, y en vista de la buena acogida del autor en nuestro país, Buenas noches Punpun era una apuesta lógica”. No se trata, en cualquier caso, de una obra con un contenido inédito. “Ya se habían publicado otras historias similares a las de Asano en nuestro país, pero no tuvieron tanto éxito, posiblemente porque el mercado no estaba lo suficientemente maduro. Ahora, por suerte, el panorama del manga en España se ha ampliado y diversificado lo suficiente como para poder disfrutar de obras de este corte”, concluye Annabel, en referencia al conocido en Japón como seinen, la demografía manga enfocada al público adulto que lleva desde los años 50 representando las inquietudes de la población japonesa de mediana edad. En España, aunque se publica desde que la edición de manga empezase a despuntar, no ha sido hasta los últimos años cuando ha logrado asentarse en el mercado.

“Conforme avanza la sociedad, cambia la forma de pensar y de sentir de las personas. Hay unos pocos autores actuales que nos dedicamos a observar estas cosas y a reflejarlas en nuestras obras”, apunta un Inio Asano que logra trazar al adolescente con un grado de detalle sin precedentes. Lo que sucede en sus cabezas, sus preocupaciones, todo aquello que nunca entendió y siempre quiso entender en un mundo que va demasiado deprisa, tanto para quien vive pegado al móvil como para quien apenas sabe cómo utilizarlo. Punpun, el protagonista de la obra, se sitúa en medio de esa nube en la que el mundo adulto se cuela en cada uno de los estratos de edad inferiores, arrastrándolos hacia una espiral de cretinismo y disparate. Todo termina reducido al ciclo de crecer, madurar, estudiar una carrera y encontrar trabajo.

Asano describe la ola de presión social a la que se somete a las nuevas generaciones, esas que están obligadas a pensar en su futuro antes siquiera de entender qué hacen o qué es lo que quieren hacer. Punpun se ve así envuelto en una dinámica que acaba por consumirlo, avocándolo al fracaso social y laboral. La dicotomía entre lo que el individuo realmente quiere hacer y lo que la sociedad espera que haga se palpa en cada situación. Así lo explica Oriol Estrada Rangil, experto en manga y autor del libro Songokumanía: el big bang del manga: “La generación de Asano comprende los nacidos alrededor de los años 80 en Japón, y son una criatura extraña. Viven en una total incertidumbre en una sociedad que se ha basado a menudo en las certezas, en la seguridad, en saber qué hay que hacer en cada momento. Así que es normal que a muchos les estalle la cabeza”.

Aunque el contexto sea opuesto, las incertidumbres respecto al futuro, el paso de la adolescencia a la madurez, son cuestiones universales

“Asano vierte todas esas cuestiones representando esa contradicción continua, ese malestar que a ciertas edades se siente, pero cuesta comprender cuando lo estás viviendo. Y quizá, Punpun puede ayudar a entender mejor qué les está pasando a los jóvenes”, añade Oriol, consciente de nuestras diferencias con la sociedad japonesa. “Aunque el contexto sea incluso opuesto en muchos aspectos, siempre habrá cosas en común porque las incertidumbres respecto al futuro, el paso de la adolescencia a la madurez, son cuestiones universales, y más cuando te encuentras en ese abismo que es la vida adulta”, asegura. La forma de vida japonesa, sus excentricidades y creencias, representadas también en la obra, se hacen a un lado para centrar la atención en el sentir de los personajes.

Romperse por fuera y por dentro: un retrato de la sociedad moderna

“Yo prefiero creer en las personas hasta que acaban traicionándome. El solo hecho de sospechar ya hace que la maldad arraigue en los demás. Y si me traicionan, pues prefiero ser yo el único que salga herido”, argumenta uno de los personajes. Y así, el desengaño llega hasta Buenas noches, Punpun. La persecución permanente por lo que ya no está, incapaces de dejar de soñarlo. El tropiezo sistemático con esa piedra que un día decidimos poner en nuestro camino. Aquel idilio que nos destroza por dentro y por fuera. “Cuando te haces mayor, sientes miedo incluso de perder cosas que no tienen ningún valor”, confiesa un hombre, en la ficción.

El impulso adolescente, su razón de ser, su naturaleza. Asano analiza cada sentimiento, cada instante. En ocasiones, el sexo se apodera de la escena para dar armonía a todo lo demás. Punpun tiene sexo y se masturba, y Asano lo muestra sin tapujos. El despecho, la venganza, el amor más profundo. Introducirse en las vidas sexuales de Punpun y quienes le rodean es un pequeño reflejo de todo un mundo de inseguridades y miedos transformados en fluidos, en una exploración constante por su banalización como acto de conciliación, de pasatiempo. La representación, al fin y al cabo, del sentir de quienes encuentran en el acto sexual un refugio capaz de evadirlo de todo cuanto le rodea.

Ya se habían publicado otras historias similares, pero no tuvieron tanto éxito. El mercado no estaba maduro

Es la búsqueda de Punpun. Su encuentro con el mundo real y su manera de afrontarlo. La forma de rendir cuentas hacia un entorno que asfixia. Los días se suceden los unos a los otros, el tiempo pasa. Pero él permanece, inalterable. Aunque pasen las semanas, los meses, los años. La sensación es de inmovilidad, de que todo fluye a nuestro alrededor mientras nosotros, simplemente, nos mantenemos. Esperando a lo que vendrá después. Tratando de dar sentido a nuestras vidas con una carrera, un trabajo o una relación. Dando pequeños pasos que nos mantengan a flote. En el mundo de Punpun. En nuestro mundo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Víctor Manzano

    Es muy común ver hoy en día las típicas historias en anime o en manga de magia, seres fantásticos y las parejas de secundaria que se odian y terminan quedándose juntas. Esta muy padre que existan historias como estas, que quieran hacer un verdadero cambio en la sociedad, y si al menos no hacer el cambio, que influyan en su manera de pensar o de actuar pero para bien. Aplaudo por apoyar este tipo de contenido que son los que deben revolucionar niuestra manera de pensar de ahora en adelante. Al igual que ustedes me encuentro en un blog, la diferencia es que soy nuevo. Me gustaría que le den un avistazo y me platiquen que les parece :) SALUDOS https://platanufomiamigo.es/

    Hace 3 años 7 meses

  2. Víctor Manzano

    Es muy común ver hoy en día hisorias que solo traten de seres fantásticos, magia, o la típica historia de chicos de la escuela que les pasa cosas divertidas, pero son muy escasas las historias en anime o mangas que quieren transmitir un mensaje más allá del común. Muy bonito que le den difusión a este tipo de historias porque son las que deberían dominar el día al día. Yo soy un escritor al igual que ustedes, pero estoy iniciando con un blog. Me gustaría que se dieran una vuelta por el y me platicaran que les pareció, espero sus comentarios. Saludos! https://platanufomiamigo.es/

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí