1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gilles Kepel / Politólogo

"Los atentados han creado un clima de guerra civil larvado"

Amanda Andrades Madrid , 14/12/2016

<p>Guilles Kepel, en el Instituto Francés de Madrid este lunes 12 de diciembre.</p>

Guilles Kepel, en el Instituto Francés de Madrid este lunes 12 de diciembre.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

Un suspenso generalizado en los exámenes de final curso y un mapa del imperio romano colgado encima de la pizarra de su su clase de lenguas clásicas son los responsables de que Gilles Kepel (París, 1955) haya llegado a convertirse en uno de los mayores especialistas internacionales en el mundo árabe y el islam. Tras su fracaso en aquel curso escolar, el joven Kepel emprendió junto con un amigo, un viaje veraniego para ver “en la vida real” aquellos lugares lejanos que aparecían en el planisferio. “En Siria me acogieron en un pueblo que había sido la antigua capital del sucesor de Alejandro. Me gustó mucho. Tenía la impresión de vivir como si fuera Ulises en La Odisea”, recuerda el politólogo en su visita a Madrid para presentar en el Instituto Francés su último libro traducido al castellano El terror entre nosotros(Península). 

“Cuando volví a París al final del verano, empecé a estudiar árabe por curiosidad. Y casi 45 años después aquí sigo” afirma este orientalista que desde el año 2000 se ha especializado en yihadismo. Su última obra, La fracture(Gallimard), publicada en noviembre en Francia, ha generado un enorme revuelo mediático. En él, Kepel advierte de la existencia en el hexágono de “un clima de guerra civil larvado, instaurado por los atentados yihadistas”. 

En su libro El terror entre nosotros traza la genealogía y el desarrollo del yihadismo en Francia y distingue tres generaciones. ¿Cuáles son?

Tres generaciones, en realidad, en el yihadismo en general. No solo en Francia. La primera comienza en Afganistán en 1979 y llega hasta Argelia y Egipto a finales de 1997. Era una yihad dirigida contra los Estados del mundo musulmán considerados como apóstatas del islam. En sus inicios, en Afganistán, estaba sostenida y financiada por Arabia Saudí y las petromonarquías y entrenada militarmente por la CIA, ya que se trataba de luchar contra dos enemigos: la Unión Soviética e Irán. Jomeini había proclamado la república islámica contra Occidente y los saudíes tenían mucho miedo de esto. La yihad en Afganistán era matar dos pájaros de un tiro. Diez años más tarde, el 15 de febrero de 1989, el Ejército rojo abandona Kabul, lo que anunciará la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de ese año. Cuando pregunto a mis estudiantes qué ocurrió el 15 de febrero no lo saben, pero lo hago porque lo realmente importante es lo que pasó el 14 de febrero. Ese día Jomeini lanzó la fetua contra Rushdie. Viendo el éxito de la yihad en Afganistán, Jomeini quiso centrar la atención de los medios en él y mostrar que él era el verdadero defensor de los musulmanes en el mundo al atacar a alguien que había hablado mal del profeta en Los versos satánicos. Es importante acordarse porque estos dos elementos están todavía hoy muy presentes. 

Viendo el éxito de la yihad en Afganistán, Jomeini quiso centrar la atención de los medios en él y mostrar que él era el verdadero defensor de los musulmanes 

¿Cómo?

El asesinato de los periodistas de Charlie Hebdofue para castigarles por haber hablado mal del profeta. Igual que con lo de las caricaturas [del profeta] en Dinamarca. Y todavía sufrimos las consecuencias de la yihad en Afganistán. Tras el derrumbe [de la ocupación soviética], los combatientes extranjeros quisieron hacer lo mismo cuando volvieron a sus países. Sobre todo, en Argelia y Egipto, pero no funcionó. Las masas no se levantaron. Como consecuencia de ello, se produce una reflexión por parte de Bin Laden, Al Zawahiri  y otros, miembros de Al Qaeda, para cambiar el modo de operar. Esta es la segunda fase. Es un poco como el proceso dialéctico de Hegel, la afirmación, la negación y luego la negación de la negación. En esta etapa se van a focalizar en la lucha contra el enemigo lejano, Estados Unidos: el sueño de la razia del 11 de Septiembre contra Nueva York y Washington. 

¿Por qué?

La caída del muro de Berlín se produjo el 9 /11 y el 11 de septiembre es 11/9, para los yihadistas, que son numerólogos, es muy importante. Los Estados Unidos les habían apoyado y después hay como un giro de la manivela. Bin Laden y Zawahiri pensaban que esto iba a provocar que los americanos interviniesen en Irak y en Afganistán, donde serían vencidos, serían su Vietnam. Así América sería destruida. Sin embargo, esto no ocurre ya que en Irak la mayoría de la población es chií y detesta a los yihadistas. Irak ha pasado en gran medida bajo control iraní, paradójicamente. Esta fase es también una fase de fracaso, a pesar del gran éxito mediático del 11 de Septiembre.

¿Y la tercera fase?

Ahí es donde España entra en escena con Abu Musab al-Suri, Mustafá Setmarian Naser. Este ingeniero de Alepo, formado en Francia y casado en España, que vive luego en Inglaterra y pasa una decena de años en Europa, hace el balance de las operaciones. Considera que para que la yihad tenga éxito, esta ha de darse en Europa, con los jóvenes europeos de origen musulmán e inmigrante descontentos como los soldados del yihadismo. Son ellos los que, mediante un yihadismo desde abajo y no desde arriba, van a desestabilizar profundamente Europa, a suscitar reacciones que llevarán a una guerra civil confesional y luego al derrumbe de Europa y la construcción sobre sus ruinas del califato.

Son los jóvenes europeos de origen musulmán los que, mediante un yihadismo desde abajo y no desde arriba, van a desestabilizar profundamente Europa

Usted señala 2005 como un año clave en la evolución del yihadismo en Francia. ¿Por qué?

2005 es muy importante porque es el año en el que Suri publica su texto [Llamamiento a la resistencia islámica global], el año de las caricaturas del profeta publicadas por Jyllands-Posten en Dinamarca, el del atentado de Londres y el de los grandes disturbios en Francia que van a hacer bascular los barrios populares, en los que hay muchos jóvenes nacidos de la inmigración musulmana o no, a una situación de revuelta durante dos meses que va a generar  el estado de emergencia. No se había proclamado en Francia desde la guerra de Argelia. En 2005, se crea intelectualmente esta tercera fase del yihadismo y  aparece al mismo tiempo una revuelta social. Poco a poco van a empezar a mezclarse.

Presenta usted también el mandato de Sarkozy (2007-2012) como el periodo de incubación, como el periodo de las oportunidades perdidas. 

Efectivamente su quinquenio es una fase de incubación, ya que la ideología de Suri se propaga en las prisiones sin que las autoridades penitenciarias lo entiendan. También va a difundirse en las redes sociales. La culminación de este periodo es Mohamed Merah, que mata a soldados franceses, que él cree que son musulmanes, y a niños judíos en Montauban y Toulouse. El asesinato de los niños tuvo lugar el 19 de marzo de 2012, justo cincuenta años después del alto el fuego de la guerra de Argelia. Merah, de hecho, recomienza la guerra en suelo francés. Esto es particularmente importante porque es una de las razones que van a explicar por qué Francia se ve tan afectada en comparación con otros países. Francia, de alguna manera, es también el producto de su imperio colonial. El norte de África y el África subsahariana son importantes en la construcción de la identidad política francesa, a pesar de que esa identidad ha estado hasta ahora bastante al margen, ocultada. Y ahora vuelve. Lo llamo el regreso del reprimido retrocolonial y juega un rol muy importante. 

¿De qué manera? 

En 2012, en marzo, fueron los ataques de Merah y, en mayo, François Hollande fue elegido presidente de la República, beneficiándose de un voto masivo favorable de franceses de confesión musulmana.  Un  voto de musulmanes. No un voto musulmán, no estaba determinado por la religión, sino por razones sociales y contra Sarkozy. Luego, Hollande lo ha ido perdiendo porque la ley del matrimonio homosexual alienó a una gran parte del electorado musulmán. Los imanes comenzaron a explicar los viernes que había que votar contra los socialistas, corruptores en la tierra, que habían autorizado el matrimonio gay.

François Hollande fue elegido presidente de la República, beneficiándose de un voto masivo favorable de franceses de confesión musulmana

Si en 2005 van a empezar a mezclarse la revuelta social y la tercera fase del yihadismo, ¿no habría habido una posibilidad diferente si la respuesta a los disturbios hubiese sido otra diferente, no solo policial y urbanística?

Sí, seguro, pero Nicolas Sarkozy, ministro del Interior entonces, eligió una respuesta policial muy fuerte porque esta respondía a la angustia de la población en su conjunto. Aparece como el que da a Francia una especie de fuerza frente a la desagregación. Y, gracias a esto, gana la presidencia en 2007. Incluso si los jóvenes alborotadores se inscriben masivamente en las listas electorales y van a votar en masa a Segolène Royale, su adversaria socialista. Sarkozy logra el trasvase de un 7% del 17% de los votos que había obtenido Jean-Marie Le Pen en 2002. Efectivamente una respuesta más amplia hubiera sido más satisfactoria, pero los gobiernos tienen dificultades para hacerlo. No tienen los medios. La respuesta principal es la vuelta al mercado de trabajo. Cuando tienes un 40% de jóvenes sin empleo en los barrios desfavorecidos, el margen de maniobra de las políticas públicas es realmente muy débil. 

Leyendo su libro, hay otro momento clave, 1983, con la marcha de los beurs, en el que hubiera podido impedirse…

Sí, exactamente.

Según usted, la estrategia seguida por Mitterrand frente a estas movilizaciones ha tenido consecuencias muy negativas.

Sí, es un poco como la de Sarkozy, pero a la inversa. Se produce esta gran marcha, en la que los jóvenes nacidos de la inmigración, veinte años después de la independencia de Argelia, demandan entrar en el sistema político francés. Y en aquella época no eran para nada islamistas. Mitterrand, del que no hay que olvidar que era ministro del Interior durante la guerra de Argelia y que, después de la masacre de Todos los Santos, cometida por el FLN, había dicho que la única negociación con estos era la guerra, se encuentra con los hijos del FLN que piden entrar en el sistema francés. La única negociación en este caso será la artimaña. No va a dejarles entrar, más allá de la posibilidad de crear individuos modelos para los otros, como diputados, ministros, etcétera, sino que va a enviarles a SOS Racismo, etcétera, fuera de lo político. Esta salida de lo político va a conducir a la desesperación a muchos de estos jóvenes líderes. Algunos se volcarán en la droga y otros, en el islamismo. Pero Mitterrand será elegido en 1988, puesto que la emergencia de este movimiento rompe la derecha en dos. Además, Mitterrand favorece la instauración del escrutinio proporcional para que el Frente Nacional tenga muchos diputados.

Mitterrand favorece la instauración del escrutinio proporcional para que el Frente Nacional tenga muchos diputados

En su último libro, La fracture, afirma temer una guerra civil en Francia.

No. Digo que hay un clima de guerra civil larvado, creado por los atentados yihadistas. Ha habido 239 muertos en Francia. El último, un viejo cura de 86 años. Francia, a diferencia de España, no está acostumbrada a los atentados, no ha habido un equivalente a ETA. Es muy traumático. Paradójicamente en la sociedad francesa, muy laica en sus fundamentos, el asesinato del cura ha creado una identificación cristiana. François Fillon se ha beneficiado mucho de esto, por oposición a Alain Juppé, en las primarias de la derecha. Juppé transmitió la sensación de minimizar la cuestión del yihadismo mientras que Fillon apareció con su libro Contra el totalitarismo islámico como alguien que daba la impresión a sus electores de tener en cuenta su preocupación. 

Todos los sondeos prevén un enfrentamiento en segunda vuelta entre Fillon, candidato de la derecha, y Marine Le Pen, de la ultraderecha. ¿Ni uno ni otra parecen los más adecuados para poner en marcha soluciones destinadas a reparar esa fractura?

Fillon va tener una doble estrategia. Por un lado, recoger una parte del electorado de Le Pen, el católico tradicional, el representado por Marion Maréchal-Le Pen. Al mismo tiempo, sin embargo, el brazo derecho de Marine Le Pen, Florian Philippot, desarrolla un discurso muy izquierdista frente a Fillon. Hay que saber que los obreros franceses votan mayoritariamente por el Frente Nacional. Al mismo tiempo que recoge esta parte del electorado conservador, Fillon está intentando tener una línea que quiere ser reconciliadora con el conjunto de la sociedad, puesto que la izquierda está profundamente dividida en tres. Por un lado, Jean-Luc Mélenchon con discurso al mismo tiempo obrerista y bastante nacionalista, que en algunos aspectos parece un espejo del de la extrema derecha. En la otra punta, Emmanuel Macron, en una lógica muy blairista, que considera, como Fillon, que la clave de todo es cambiar completamente el mercado de trabajo en Francia. Y luego, en medio, estará el candidato que salga de las primarias socialistas. Ninguno de ellos puede llegar delante de Fillon o Le Pen para la segunda vuelta. Por lo tanto, si las cosas continúan así, la izquierda va probablemente a desaparecer. Esta será la principal herencia de Hollande.

¿Y qué hacer con la fractura de la que usted habla?

Los programas de los candidatos de la estructura, Macron y Fillon, consideran que el principal desafío es el empleo. Hoy en día tenemos una economía en los barrios populares con un 40% de jóvenes sin empleo. La creencia en el modelo social francés ha desaparecido, lo que se ha aprendido en la escuela desaparece también, de la misma manera se van a tirar los valores de libertad, democracia, etcétera porque están correlacionados con saberes que no valen para nada. Por tanto, la cuestión del tratamiento del yihadismo y de la fractura que el yihadismo exacerba comienza por un replanteamiento fundamental del  modelo social y del sistema educativo. Y estos son desafíos enormes con un coste social a corto plazo. Es mejor anunciarlo en los programas y aquel que ha sido elegido con ese programa puede hacerlo inmediatamente. François Hollande lo ha intentado al final de su quinquenio, haciendo lo contrario de lo que había prometido y por eso no ha tenido éxito.

Autor >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mentalmente

    Apoyar a Bachar al Assad no es de izquierdas ni de derechas, es de sentido común. Desgraciadamente el menos común de los sentidos, sobretodo en las políticas de centro. El sentido común parece estar más a salvo en los mal llamados "extremos"

    Hace 4 años 3 meses

  2. jose luis

    ¿Y por qué debría interesarnos esto a los españoles? No hace tanto que Francia se ría cuando ETA mataba, ni que quemaba nuestros camiones con productos españoles que los lllevaban a vender al resto de Europa. Arrieritos somos...

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí