1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JOSÉ ANDRÉS ROJO / ESCRITOR

“Las respuestas simples pueden ser letales”

Victoria Carvajal 21/12/2016

<p>Retrato del escritor José Andrés Rojo, cortesía de la editorial PreTextos.</p>

Retrato del escritor José Andrés Rojo, cortesía de la editorial PreTextos.

LUIS SEVILLANO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

Resulta bastante peregrino y exótico el intento de establecer una conexión entre la lectura de Así habló Zaratustra de Nietzsche y el fracasado intento revolucionario de la guerrilla boliviana de Teoponte hace más de cuatro décadas. No importa si el lector no conoce la mencionada obra del gran filósofo alemán ni si jamás ha oído hablar del modesto intento revolucionario de un puñado de jóvenes que en 1970 se adentró en la selva para intentar cambiarlo todo en Bolivia. Camino a Trinidad, de José Andrés Rojo (La Paz, 1958), se atreve a darnos unas pocas y honestas claves para establecer ese vínculo. Y va y lo consigue: “La sangre es el peor testigo de la verdad. La sangre envenena incluso la teoría más pura, convirtiéndola en ilusión y odio en los corazones”, escribió Nietzsche, y Rojo recoge en la novela editada por Pre-Textos.

En su afán por averiguar qué le pasó al amigo que le acompañó en el viaje en barco por un río amazónico camino a Trinidad cuando tenía 18 años, y que desapareció años más tarde en el Caribe, el autor rescata a un sinfín de personajes que habitaban su infancia y adolescencia antes de que su familia se trasladara a vivir definitivamente a Madrid a principios de los setenta. Compañeros de colegio seducidos por los ideales de la Revolución, la abuela, el tío periodista, la madre rota por la desaparición del hijo… Sus existencias son reconstruidas a partir de un recuerdo incierto, lleno de lagunas, suplido por la ficción y el cariño, pero sin ningún afán sentencioso o mistificador. Más bien, al contrario. Son historias incompletas, deshilachadas, y dolorosas la mayoría de las veces. En palabras del filósofo José Luis Pardo, que presentó la semana pasada el libro de Rojo en Madrid, “es una novela sobre la lealtad que se le debe a la memoria y a sus agujeros”.

La travesía hacia Trinidad, que está de forma intermitente presente en el libro, es el hilo conductor del relato. Al igual que las sombras dan vida al paisaje en las paradas que hace la embarcación al atardecer, las reflexiones del joven que está leyendo a Nietzsche ayudan a que algunos de los hechos terribles que se cuentan en la novela se vean tal cual son: sin trampas, confusos, llenos de sombras,  despojados de certezas ideológicas.

¿Camino a Trinidad es una road movie? ¿Cómo la lectura de Nietzsche, en ese entorno tropical, transforma al narrador?

Le quita solemnidad. En esas edades, hacia los 18 años, tenemos la impresión de estar en el centro del mundo y de que todo depende de lo que vayamos a hacer. Casi todos los que estuvieron en Teoponte eran jóvenes y tenían la urgencia de cambiar el mundo. Zaratustra te ayuda a poner un poco de distancia. Frente a la idea de la cruz, de ese dios que muere para salvarnos, reclama una divinidad que baile. Y creo que bailar es el mejor antídoto frente a todos los fanatismos. Empecé a leer a Nietzsche en aquel viaje, un poco por azar, y lo que ocurrió fue que derrumbó todas mis apasionadas convicciones de entonces. Se refería a lo que hacía como “filosofar a martillazos”. Está bien visto: no deja títere con cabeza. Y eso es absolutamente saludable a esas edades en la que te entusiasmas con cualquier embeleco.

En Teoponte cayeron como moscas un montón de jóvenes idealistas

Regresa a Bolivia para intentar averiguar qué fue de su amigo desaparecido, y reconstruye la vida de sus compañeros de colegio, seducidos por la idea de la Revolución. ¿Qué le impulsa a hacerlo?

No es que regresara exactamente para saber de aquel amigo, ésa es una licencia retórica que el narrador se permite en el libro. Fui para contar en El País de qué iba el proceso constituyente que puso en marcha Evo Morales, y de pronto me encontré con los hilos de una historia que llevaba encima desde mucho atrás: la desaparición de aquel amigo. Cuando recibí la noticia me impactó profundamente, y barajé las hipótesis más extravagantes, como la de que podía haber sido asesinado por participar en la guerra de los sandinistas contra sus enemigos, que tenía lugar en esas fechas. Yo salí de Bolivia de  adolescente, a medio cocer, así que quedé incompleto. Supongo que he escrito esta historia para terminar lo que faltaba por hacer. Pero no hay manera. Sea como sea, he tenido la impresión de tirarme al vacío y esta vez sin red. Iba escribiendo y no tenía idea de hacia dónde iba, como quien sube a una montaña porque no tiene otra. Vaya usted a saber lo que se ve desde arriba.

Hábleme del tío Pepe, el periodista de la familia. Frente a la torpe heroicidad de los jóvenes guerrilleros, este personaje pragmático y de pocos escrúpulos llega a resultar hasta simpático.

El tío Pepe tiene como periodista algunos de los peores vicios del oficio. Escribe para un público y le da a ese público lo que quiere escuchar, desentendiéndose absolutamente de los hechos, tanto cuando informa como cuando opina. Tal como están las cosas, igual piensa que eso forma parte ineludible del negocio de la prensa. Y eso fue lo que me acercó a este personaje. Quería conocer cómo operaba. Y lo que me terminó resultando simpático, y no porque lo apruebe, fue su absoluta desenvoltura. Realmente le importaba un bledo lo que pudiera ocurrir, lo que le gustaba era alimentar los prejuicios de su clientela. Esto es un horror, pero el caballero cae bien. Por desgracia, lo que hace es lo que hacen ahora la mayor parte los medios, en cualquier soporte y bajo cualquier bandera. Hay otra cosa: ¿cómo podía ser que alguien al que tenía asociado con una especie de frivolidad estrafalaria pudiera haber leído tanto? Sus hijos me regalaron los casi veinte tomos de la historia de Toynbee. Y yo cogí el Zaratustra y Ser y tiempo, de Heidegger. Este todavía no lo he leído.

Le marca más al joven la lectura de Nietzsche que la de Los condenados de la tierra, de Frantz Fanon. ¿Cómo le aleja esto de la causa revolucionaria?

No creo que se trate de Nietzsche frente a Fanon. Lo de Fanon es, si quiere, una arrebatada denuncia contra el colonialismo y una llamada a actuar. Nietzsche es otra cosa, explora partes más profundas y hace preguntas más interesantes. Por eso celebro, con la cita de Musil que abre el libro, haberlo encontrado a los 18 años. Te da unas herramientas que luego te facilitan leer mejor a Fanon. Bueno, y todo lo demás. Una distancia irónica, podría decirse, una jovialidad que conecta con la tierra. Igual te das cuenta entonces de que la mejor manera de defender a los condenados no es poniendo bombas o recurriendo al Kalashnikov.  Te enseña, sobre todo, que las respuestas simples pueden ser letales. Fíjese en los que cayeron en Teoponte.

Bailar es el mejor antídoto frente a todos los fanatismos

La novela huye de las certidumbres ideológicas. ¿Estamos rodeados de ellas en el presente?

Cada cual tiene que buscar sus propias respuestas, ya sean políticas, morales, ideológicas o vitales: las de todos los días. Lo que sucede en las sociedades que han sido sacudidas por crisis económicas devastadoras es la urgencia lógica que tienen tantos por salir de la postración. Es el momento idóneo para los vendedores de pócimas salvadoras. Y para los que trafican con mensajes que prenden fácilmente en los descontentos. Hay opciones de derecha y de izquierda que están pescando felices en esa ciénaga. Tiran diferentes cebos, pero persiguen seducir con los mismos argumentos sentimentales y cargados de revanchismo. Ante esto, sólo hay una respuesta posible: la distancia crítica. En los tiempos difíciles, la tentación de buscar el calor del rebaño es comprensible. Pero es un camino peligroso.

Hoy, las posturas extremas se manifiestan de forma rotunda en las redes sociales. Pero hay quienes se resisten a abrazar esas certezas. ¿Este muchacho que lee a Nietzche se encuentra en una tesitura similar?

No lo había pensado, pero tiene razón. Igual lo que le ocurre en el río es que no tiene más remedio que aceptar que está solo. Seguramente se da cuenta de que muchas de las cosas que dice Zaratustra no les van a gustar a sus amigos, fascinados entonces con el comunismo de la dictadura castrista. A él tampoco le convence todo lo que dice, pero sí lo más importante: que el resentimiento no es el mejor material con el que soldar un proyecto común. Es, sin duda, el más eficaz: fíjese en los populismos. Pero sólo produce siervos. O creyentes, que viene a ser lo mismo. 

El dolor por la pérdida de un hijo está muy presente en el libro. Los grandes ideales frente al duelo de una madre. De nuevo, la sangre de la que habla Nietzsche.

Lo inquietante de los procesos revolucionarios es que, una vez que has soltado amarras, es difícil salir de la espiral diabólica en la que entras. La dinámica te empuja a implicarte cada vez más. Quizá la pérdida de un hijo es, de todas, la mayor pérdida que puedo imaginar. En Teoponte cayeron como moscas un montón de jóvenes idealistas. Recuperar, y reconocer, los cadáveres de sus hijos fue una pesadilla para muchas madres. Los militares se comportaron como unos cerdos.

Nietzsche es otra cosa, explora partes más profundas y hace preguntas más interesantes

¿Por qué cobra tanto protagonismo, al final del libro, el triángulo amoroso entre Nietzsche, la joven Lou von Salomé y Paul Rée? ¿Hay algún paralelismo con los ideales rotos de los jóvenes de Teoponte?

La conexión no puede ser nunca directa. Pero hay algo que pesa enormemente en ambos casos. Eso que se llama el espíritu de una época, la atmósfera que se vive, las ideas y costumbres que se practican y se dan por buenas. Lo fácil es seguir la corriente. Lo que ocurre es que son corrientes de naturaleza distinta. En el caso de Nietzsche y sus amigos, los códigos que condenan su relación son los de la burguesía biempensante. A los revolucionarios de Teoponte los arrastra su fiebre de justicia. El problema viene cuando ni esos códigos ni esa fiebre pueden ser cuestionados bajo ningún concepto. 

____________

Camino a Trinidad
José Andrés Rojo

Pre-Textos 
Madrid 2016 

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Victoria Carvajal

Es licenciada en Economía por la New York University y Máster en Periodismo por la UAM/El País. Fue redactora en la sección de economía de El País. Actriz vocacional y dj entregada de CTXT, de la que es miembro del consejo editorial.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mentalmente

    Algunas respuestas simples son necesarias. Pero precisamente, porque son respuestas que arrojan muchos interrogantes al tiempo que están cargadas de verdad. Todo lo que lleve verdad es rojo como la sangre, o como el fuego, lo nativos americanos lo llaman "el camino rojo", asociado a todo eso, y precisamente por eso, no puede ser palabra escrita, no puede estar definido previamente. Ellos practican un ritual sagrado que es la danza del Sol, esa es la "fiesta" principal, por asi decirlo, más importante de todos los pueblos amerindios, es su "Navidad" por así decirlo, pero al revés, se iniciaba el 21 de junio en el solsticio de verano. En esa fiesta hay muchas variantes, según el pueblo concreto. Antiguamente la danza del sol tenía como fundamento perpetuar la descendencia de las tribus y clanes que participaban en ella, en nuestros días se busca conseguir la armonía de la sociedad con la naturaleza, aunque cada individuo presenta sus propias necesidades, sin embargo se preserva ese sentido de comunidad y hermandad. Sirve para establecer lazos fraternos entre los participantes.

    Hace 6 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí