1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MANUEL RUIZ DE LARA / JUEZ

“El Supremo desprotegió a los clientes con las cláusulas suelo”

José Luis Marín 21/12/2016

<p>Manuel Ruiz de Lara, en una fotografía reciente. </p>

Manuel Ruiz de Lara, en una fotografía reciente. 

CEDIDA POR EL ENTREVISTADO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

La banca deberá devolver íntegramente el importe de las cláusulas suelo, según expresa la sentencia emitida el 21 de diciembre por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El proceso se viene arrastrando desde 2013, cuando, en pleno rescate bancario, el Tribunal Supremo declaró el carácter abusivo de las cláusulas suelo pero limitó la devolución de las cantidades al momento posterior a la sentencia. La decisión, por lo tanto, permitía a las entidades bancarias quedarse con el dinero indebidamente ingresado hasta entonces. Jueces y tribunales elevaron distintas consultas al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que ahora ha dado la razón a los clientes. Manuel Ruiz de Lara (Madrid, 1979) es uno de los jueces que planteó esta cuestión prejudicial.

Especialista en Derecho Mercantil, Ruiz de Lara explica por teléfono a CTXT la decisión del tribunal europeo. Según este, la sentencia del Supremo vulnera la legislación comunitaria, ya que desprotegió a los consumidores y clientes de los bancos primando argumentos de política macroeconómica. Ahora, los bancos deberán proveer un mínimo de 4.000 millones más, según las estimaciones del Banco de España, para resarcir a los clientes a los que engañaron. El magistrado se pregunta, también, si existe responsabilidad patrimonial del Estado español, al no haber seguido las directivas comunitarias.

¿Cuáles son las diferencias sustanciales entre la sentencia del Supremo y la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea?

El Tribunal Supremo, en su sentencia del 9 de mayo de 2013, dictaminó que las cláusulas suelo eran abusivas porque no se había cumplido un requisito que llamaban de transparencia, que consistía en informar a los consumidores del funcionamiento de la cláusula y del límite de variación de interés que se establecía. A la hora de determinar las consecuencias de esa nulidad, también dictaminó que procedía devolver a los consumidores las cantidades de dicha cláusulas solo desde el momento en que se dicta esa sentencia. Es decir, el 9 de mayo de 2013.

Las cantidades que se habían cobrado antes no procedía devolverlas pese a que la cláusula suelo fuese nula. Como motivo alegaban y razonaban en la sentencia que devolver íntegramente todas las cantidades que se habían cobrado desde el inicio de los préstamos hipotecarios en aplicación de las cláusulas suelo ocasionarían un efecto demoledor en el sistema financiero. Se trataba de miles y miles de hipotecas. Esta interpretación iba en contra de la línea que había mantenido el Tribunal de Justicia de la Unión Europea siempre, y que consistía en que cuando se declaraba nula una cláusula abusiva, lo que procede es expulsarla del contrato y que no produzca ningún tipo de efecto. Es decir, las cantidades que se habían cobrado en aplicación de dicha cláusula procedía devolverlas íntegramente, desde el inicio del préstamo.

si en el futuro se producen cláusulas suelo, se tiene que informar al consumidor

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea viene a confirmar precisamente esto: la única forma de proteger al consumidor de forma efectiva –conforme a la normativa comunitaria– es determinar la devolución total de todas las cantidades que se hayan cobrado en aplicación de la cláusula suelo. Esto tiene un impacto muy grande sobre el sistema financiero y sobre las entidades bancarias, que ahora están obligadas no solo a devolver parte, sino a devolver todo lo que cobraron en aplicación de dichas cláusulas.

Varias audiencias provinciales suspendieron los procesos relativos a las cláusulas abusivas a la espera de que se pronunciara el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. ¿Qué ocurre con estos procesos, ahora que hay sentencia de la institución europea?

El efecto inmediato es que se reanudarán los procedimientos. Si se había celebrado ya el juicio, los jueces procederán a dictar sentencia asumiendo evidentemente lo que ha establecido hoy el TJUE –condenando a la devolución integra de las cantidades–. Aquellos en los que no se hubiese celebrado juicio, se celebrará y el juez podrá contar con las conclusiones del tribunal europeo.

El abogado general de la UE se pronunció en julio de este año a favor de los bancos y de la sentencia del Tribunal Supremo de 2013. Entre otras cosas, apuntó que la devolución total podría tener consecuencias macroeconómicas asociadas y afectar a estabilidad del sector financiero. ¿Qué hay sobre este argumento jurídico? ¿Va en la línea del que mantuvo el tribunal Supremo?

El legislador no adaptaba adecuadamente la directiva comunitaria para proteger a los consumidores. Los jueces nacionales han sido el motor

A mí me sorprendieron las conclusiones del abogado general, que efectivamente coincidían con la sentencia del Tribunal Supremo. No era la línea que había mantenido el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que sostenía que para conseguir disuadir a los bancos de introducir cláusulas abusivas en los préstamos el juez ni siquiera podía moderar. Cuando declaraba la nulidad, tenía que acordar las consecuencias de esa nulidad, lo que implicaba restituir las prestaciones íntegramente. Si se restituían en parte, lo que hacía era moderar la cláusula y entonces el banco no sentía la presión al a hora de introducir este tipo de cláusulas y arriesgarse a tener que devolver íntegramente todo.

El criterio que tenía el Tribunal Supremo y las conclusiones del abogado general eran más un criterio económico, no jurídico. Lo único que aludían, fundamentalmente, eran los efectos en el orden macroeconómico. Por el contrario, la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea es plenamente congruente con el artículo 6 y 7 de la directiva, que establece que las cláusulas abusivas no vinculan en ningún caso al consumidor; y también con nuestro derecho interno, con el artículo 1303 del Código Civil, que establece que cuando se declara nula una cláusula se tienen que devolver todas las cantidades.

El argumento del Tribunal Supremo y del abogado general de la UE, ¿genera desprotección en los consumidores?

Sí. Sin duda. Es lo que precisamente declara el Tribunal de Justicia de la Unión Europea: que esa limitación en la devolución de cantidades que establece el Supremo lo que propicia es una desprotección –una protección ineficaz– de los consumidores y usuarios, por lo que el banco podría seguir introduciendo cláusulas abusivas con la garantía de que en el peor de los casos habría cobrado al menos un parte. No es desde luego el efecto más protector de los consumidores y usuarios. Habría que preguntarse si, después de que el Supremo no siguiera la línea ahora impuesta, existe alguna responsabilidad patrimonial del Estado por no seguir las directivas comunitarias.

Habría que preguntarse si existe alguna responsabilidad patrimonial del Estado por no seguir las directivas comunitarias

El TJUE siempre había declarado que el juez nacional tiene la obligación de declarar de oficio nulas las cláusulas que sean abusivas y extraer las consecuencias de la nulidad. En este caso, las consecuencias íntegras: devolver todas las cantidades. Aparte, los jueces nacionales tenemos el deber de seguir las directivas comunitarias y particularmente la interpretación que hace el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Si no se siguen o si no se adaptan correctamente las directivas comunitarias, cualquier ciudadano de la U.E puede reclamar responsabilidad patrimonial al Estado en función de los daños que le ocasione esa falta de adaptación por parte de los órganos de la administración pública nacional o de la administración de justicia.

Aquí el problema que se plantea es qué ocurre con aquellas sentencias y con aquellos casos con los que ya se dictó sentencia en su día –limitándose la devolución de cantidades siguiendo la sentencia del Tribunal Supremo–. Hay una serie de deudores hipotecarios, de consumidores, que no han podido recibir aquello que les correspondía según las directivas comunitarias. Eso si les ha generado un daño, evidentemente.

A partir de la sentencia del TJUE, ¿qué se puede esperar jurídicamente en el corto plazo? ¿Los bancos tienen que devolver el dinero automáticamente? ¿Se tienen que abrir procesos judiciales individuales?

Ahora caben dos posibilidades: que los bancos adopten la decisión de devolver íntegramente las cantidades que han cobrado en aplicación de las cláusulas suelo; o bien, si los bancos no aceptan eso, la vía es la jurisdicción ordinaria. Se presenta una demanda contra la entidad bancaria, con la que hay bastantes probabilidades de éxito teniendo en cuenta la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

¿Y cuál de las dos ve más probable?

Depende fundamentalmente de la política financiera que adopten los bancos. Lo más inteligente sería la restitución de las cantidades que se hayan cobrado en aplicación de cláusulas nulas porque en caso contrario se arriesgan a que haya una sentencia que les condene en contra además de la devolución de cantidades. Quizás lo más razonable sería eso pero dependerá de la política financiera y económica.

En su momento los bancos argumentaron que lo que se estaba juzgando no era la legalidad de las cláusulas suelo, sino cómo se habían comercializado...

Efectivamente, las cláusulas suelos no son nulas en sí, sino que el problema radicaba en que no se había dado ningún tipo de información a los consumidores del funcionamiento de dicha cláusula. Al no explicar cómo funcionaban ni hacer comparaciones con otro tipo de cláusulas o del funcionamiento de la evolución previsible de dicha cláusula es por lo que el Tribunal Supremo las declara nulas. Esto garantiza que si en el futuro se utilizan cláusulas suelo, se tiene que informar al consumidor. Pero el problema son las hipotecas que ya están firmadas, en las que hay un déficit de información permanente.

Con la sentencia, ¿se abre un punto de inflexión en los procesos judiciales de este tipo o se mantendrán las dinámicas que se han dado hasta ahora?

Eso depende de las entidades bancarias. Porque hay situaciones en las que se han adoptado políticas de retirar las cláusulas suelo, y en otros casos se sigue obligando al consumidor a acudir al juzgado para presentar la demanda para ver si se declaran nulas o no. Lo más razonable parece proceder a la devolución de cantidades y no colapsar los juzgados con demandas que van a ser estimadas. Todo esto viene por una sentencia del Tribunal Supremo. Evidentemente, es un punto de inflexión porque ahora la totalidad de juzgados de primera instancia y mercantiles van a seguir el criterio del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En su día el Supremo nos dejó atónitos con la interpretación que hizo pero a partir de ahora es evidente que cambia el criterio.

¿Cómo ha sido el papel de los jueces y de asociaciones de consumidores en este proceso?

La labor del juez español ha elevado muchas cuestiones al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y ha planteado que la legislación española no era conforme al derecho comunitario. Resalto la labor del juez nacional en ese sentido.

La mayoría de cuestiones prejudiciales se han planteado por jueces nacionales. Dado que el legislador no adaptaba adecuadamente la directiva comunitaria para proteger a los consumidores, los jueces nacionales han sido el motor que ha impulsado cambios ante la desidia, a veces, del legislador. Me refiero fundamentalmente a los jueces de órganos unipersonales o de audiencias provinciales, como en este caso.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Coco

    En este caso no es que el legislador no adaptara adecuadamente la legislación comunitaria sino que ni siquiera ha aplicado la española (artículo 1303 del Código Civil). Poca vergüenza

    Hace 4 años 4 meses

  2. Hop

    Imaginaros si el supremo desprotege a los ciudadanos que será de los tribunales normales. Quién puede confiar en la justicia en este caos tan descarado. Es una vergüenza como tribunales ordinarios sobre todo los que tratan separaciones y divorcio como el copia y pega con erratas y otras anotaciones faltas de rigor que los abogados que llevan las causas supongo estarán cerrando los ojos.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí