1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GENTES DE MAL VIVIR

Laura Nyro: cantar como canta el pájaro

¿Por qué no gozó del éxito que debía corresponder a su talento? Quizás el entonar sólo lo que quería, cuando quería

Miguel Ángel Ortega Lucas 28/12/2016

<p>Laura Nyro, en una fotografía promocional.</p>

Laura Nyro, en una fotografía promocional.

COLUMBIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

______________

Por qué hacemos lo que hacemos; para qué; para quién. Cuando nos extenuamos, a veces con obsesión suicida, en nuestras actividades cotidianas, ¿para quién lo hacemos realmente? ¿Qué teatro en penumbra esperamos que aplauda?

Hacemos lo que hacemos, lo que se supone que debemos hacer, ¿por cumplir la propia ley de nuestro camino, por saber que no podríamos vivir sin acatar esa sentencia, o porque necesitamos que nos vean hacerlo, con el anhelo agazapado de existir? (Me ven, luego existo se nos antoja una verdad mucho más profunda y arcana que el Pienso luego existo.) Cuando dedicamos nuestra vida a una tarea, y mucho más tratándose del arte, ¿qué estamos buscando realmente? ¿Nos buscamos a nosotros, hacia adentro, tratando de honrar a nuestra verdad, o buscamos un hueco ahí afuera donde al menos la (tramposa) aprobación de los congéneres nos aplaque el terror a la soledad, a la finitud, al vacío?

Pocos hay que canten en este mundo porque tienen que cantar, como cantan los pájaros siguiendo una corriente natural y orgánica: ninguno dejará de cantar porque no lo oiga nadie, o porque crea cantar mal, ya que cantar no es, no debería ser ningún juicio, sino un veredicto en sí (“la poesía es un veredicto, no una ocupación”, Leonard Cohen que estás en todas partes).

No se pregunta el pájaro para qué canta; simplemente debe hacerlo, cumplir con una ley que se justifica por sí misma y que lo justifica a él al cantar, sin reclamos o dádivas de nadie. Existió una cantante norteamericana cuya trayectoria recuerda bastante a este principio. Se llamó Laura Nyro, y fue una de las mayores compositoras de una época plagada de ellas, la que abarca los años 60 y se extiende hasta bien entrados los 70. Explotó muy pronto, se extinguió con celeridad similar, pero su talento quiso pasar de puntillas entre uno y otro punto no porque se apagase su voz, sino más bien porque el ecosistema comenzó a antojársele, poco a poco, más parecido a una jaula que a un bosque.

Y sin embargo el canto verdadero casi siempre nace, en este mundo, de lo profundo de una jaula.

(...) Prometo que no hay cielo
y rezo por que no haya infierno.
Pero nunca lo sabré viviendo;
sólo el morir lo dirá.

Laura Nyro cantaba esto con la alegría de un piano ebrio (El piano ha estado bebiendo, no yo, decía Tom Waits), con la limpidez de una soprano que consiguiera no perder una nota mientras se va despeñando desde algún precipicio que no pudiera ver nadie. Es el tipo de canciones que miran al infierno con descaro, sin miedo a aquellos que podrían escandalizarse (¡oh, un pelo en la sopa!) por ser “música de cortarse las venas”. Laura Nyro nunca se cortó las venas; sólo era una mujer honesta y una artista auténtica, tratando de no hurtar en su relato cotidiano los desfiladeros por los que vamos transitando toda la vida, sin atreverse la mayoría a mirarlos un segundo.

Desde niña –contaba en una de las escasas entrevistas que sobrevivieron de las pocas entrevistas que le hicieron– “podía mirar al dolor”, sin resultarle “feo”. Se trataba más bien de “una comprensión y de un reto, el convertirlo en algo hermoso. Creo que el dolor puede hacer dos cosas: puede destruirte o puede hacerte crecer”. (...Pero el dolor es la ley de gravedad del alma, escribió Luis Rosales; un don, aunque no lo parezca, porque nadie regresa del dolor y permanece siendo el mismo hombre.)

Desde el principio sus canciones alcanzaron el éxito no en su voz sino en la de otros

La mujer que fue Laura Nyro nació como Laura Nigro en el Bronx neoyorkino, hija de una bibliotecaria y de un músico, de orígenes ruso-judíos [qué sucederá con esa vertiente sanguínea, que también Cohen, y Bob Dylan, y Alejandra Pizarnik, y una infinidad de artistas de primer nivel en América participaron de ella]. Se cambió el apellido por obvias razones (el adjetivo nigger y derivados tienen connotaciones racistas en EE.UU), y la gente no llegó a ponerse nunca de acuerdo sobre si se pronunciaba Niro o Nairo. Poeta y pianista precoz, con un pie siempre en la calle y el oído en la amplísima paleta de colores a su disposición (jazz y soul y gospel, rock y tradición clásica), salía a las calles de su barrio, de adolescente, a cantar con sus amigos: “Uno de los goces de mi juventud”.  

Tampoco tardó en alcanzar su propia voz; un folk melódico de autor tamizado por los mejores sonidos del rock de los 70, ésos que llevaron hasta sus últimas consecuencias algunos magos como sir Elton John. Éste reconocería no hace mucho en televisión la inmensa influencia de Nyro en una obra maestra del inglés como Burn down the mission. “Aún hoy suena increíblemente”, decía John sobre Nyro, señalando la “audacia” melódica de quien huyó muy pronto de la consabida fórmula estrofa-estribillo-estrofa. “Había que ir por ahí”, explicaba Elton.

¿Y ella, adónde fue? Desde el principio sus canciones alcanzaron el éxito no en su voz sino en la de otros, con Peter, Paul & Mary, 5th. Dimension y Barbra Streisand. Dicen que resultó abucheada (¿!) en 1967, en una de sus –de nuevo escasas– apariciones masivas, en el festival de Monterey. Aun así era capaz de llenar ella solita, varias noches consecutivas, el Carnegie Hall. Pero en 1971, con apenas 24 años y tras varios bandazos contractuales, con desplante a su gran amigo y mánager David Geffen incluido, hizo mutis por el foro. Sus reapariciones serían desde entonces puntuales pero inadvertidas para la mayoría. Antes de eso, sin embargo, Nyro y Geffen se habían embolsado un par de millones de dólares al vender los derechos de sus canciones a Columbia.

Ah, el dinero. Ése que no da la felicidad, según dijo famosamente una actriz, pero calma los nervios.

Dinero, dinero, dinero.
Me siento como un peón en mi propio mundo.
Encontré el sistema y perdí la perla.

Da vueltas y vueltas y vueltas,
sangra un poco,
sangra un poco más,
hasta que tu libertad te llame

Es probable que no hubiera lugar para ella, ya por entonces, ya en esa época en que todavía no era universalmente reconocida la fobia a la música que confrontaba cierto tipo de verdades incómodas. Tras su muerte, el obituario de Rolling Stone atribuyó a eso mismo el hecho de que nunca conociera el éxito comercial masivo: ya desde su primerísimo álbum (More than a new discovery, de 1966, contando apenas 19 años), desde los versos iniciales de uno de sus más célebres temas, Stoney end, Nyro decía: Nací en el amor / y mi pobre madre trabajaba en la mina. / Me crié en el buen libro de Jesús / hasta que leí entre líneas. Y continúa, esa alegre cancioncita siniestra y adolescente: Ahora ya no creo y quiero ver la mañana / caer hacia el pedregoso final. / Mamá, déjame empezar de nuevo. / Méceme, méceme otra vez.

Su madre nunca trabajó en la mina, pero, como consignó ella alguna vez, siempre estuvo “interesada en la conciencia social de algunas canciones. Mi madre y mi abuelo eran pensadores progresistas, así que siempre me sentí en casa en los movimientos pacifistas y feministas, y terminó influyendo en mi música” (en canciones como Save the country, por ejemplo, o Broken rainbow, sobre los indios norteamericanos).

Sabemos, porque lo declaró ella, que le cansaba la vida cotidiana, porque no tiene nada que ver con el arte

¿Qué influyó para que desapareciera del mapa de aquella manera? ¿Fue, realmente, su escaso éxito comercial? (y por escaso debemos entender que no fuera una mega-estrella, que es casi lo único que entendía el mercado estadounidense, y cada vez más el de todas partes). Es cierto que es muy poco lo que podemos saber de Nyro a estas alturas, desde aquí. Sabemos, según testimonios de quienes la trataron, que era “como una niña” incapaz de hacer otra cosa en esta vida de tres dimensiones más allá de escribir canciones y cantarlas. Sabemos, porque lo declaró ella en una de sus últimas entrevistas, en 1994, que le “cansaba la vida cotidiana, porque no tiene nada que ver con el arte”; sólo el lenguaje poético. Y sabemos, también, que hacia la fecha en que dejó de grabar tuvo un hijo, y aquello acabó influyendo poderosamente en su nuevo rumbo, así como esa inercia comercial cuyos más altos precios venimos pagando en nuestros días.

“Creo que ahora la música es distinta”, declaraba a Richard Knight en 1994, tres años antes de su muerte. “El capitalismo es la última razón de ser del negocio musical. Cuando empecé había mucho más elemento sorpresa, había mayor sensación de que el negocio estaba sirviendo a la música; ahora siento que la música espera servir al negocio”.

¿Debía haber seguido esa estela inicial que quizás, con mayor perseverancia, y más paciencia (y pagando los precios que otros pagaron y pagan continuamente por esa señora inalcanzable llamada Gloria), hubiera terminado alcanzando con su talento indiscutible, adaptándose a la corriente imparable de la industria, diciendo Sí, bwana a cada hombre de traje gris que quisiera explicarle de qué iba la cosa? “Para mí el éxito es un sentimiento de bienestar”, dijo también en 1994: “Y creo que puedes ser increíblemente famoso y no estar en contacto con tu alegría”. “Me gusta la honestidad porque es simplicidad. Es lo que busco”.

Poca gente puede sospechar la cantidad de servidumbres que acatar, sapos y culebras que tragar, becerros de oro ante los que arrodillarse a cambio de esas migajas de éxito que andamos (casi) todos persiguiendo, como hámsters en la carrera suicida a Ninguna Parte. ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Cantamos porque debamos cantar, porque se nos rompería el silencio como una campana muda en las entrañas, o porque alguien dentro de nosotros espera que los álguienes fuera de nosotros nos den la palmadita en la espalda, o el aplauso escandaloso, que justifique el canto?

“Todo lo que sé”, decía Nyro, es que “escribir puede ser cíclico”. A pesar de lo importante que es “tener una agenda disciplinada, un horario, yo no la tengo. Lo único que tengo es sentarme al piano y estar ahí para que suceda [el momento de gracia de la canción que esperaba en el silencio]. No hay que juzgar lo que pasa, sino esperar, estar ahí días o incluso meses [o años] hasta encontrarlo. A veces sólo se trata de esperar hasta que las cosas se abran”. “Pero sigo escribiendo. [Aunque sólo fuera ya] como una madre sola en los bosques con su bebé”.

No hay que juzgar lo que pasa, sino esperar, estar ahí días o incluso meses [o años] hasta encontrarlo

Para cuando relataba todo esto el bebé ya era mayor y a ella le quedaban apenas tres años de vida: moriría en 1997, a la misma edad (49) y por el mismo cáncer por el que había muerto su madre. Se la comparó con Aretha Franklin, con Diana Ross, pero su impacto en los compositores que la sucedieron, y de su propia quinta, fue probablemente mucho más vasto. La hicieron ingresar, de manera póstuma, en el Rock & Roll Hall of Fame, en 2012.

Su ejemplo, quizás, también debería serlo para aquellos que dudan entre cantar lo que se espera de ellos o cantar lo que su ley imponga. Escuchar a Nyro cantar, seguir cantando hoy, después de que tantos ídolos rotos cayeran del altar de la nada:

Todo lo que pido para vivir
es no llevar cadenas.
Y todo lo que pido para morir
es irme naturalmente.
Y cuando muera,
cuando me haya ido,
habrá un niño que nazca
y un mundo que siga.

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jordana Amorós

    Pues mira, una mujer que fue realmente sabia. Porque tener éxito tiene poco que ver con alcanzar la fama a base de dedicar toda tu vida a hacer lo que los demás demandan de ti, sin tener apenas tiempo para hacer lo que verdaderamente gusta,por mucho dinero o popularidad que esto lleve aparejado. Tener éxito es vivir satisfecho con tu vida, dedicándote a hacer lo te proporciona placer. Cantar como canta el pájaro, eso exactamente, sin importarte si alguien escucha o no, incluso cantando mucho mejor cuando nadie escucha, escribir sin pensar si alguien va a leer o no y sentir momentos de auténtica felicidad al hacerlo. ¿ Quién puede pedirle más a la vida? http://islapoetaria.blogspot.com.es/

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí