1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El pluralismo nacional en serio

En el País Vasco y en Cataluña el nacionalismo ha gobernado casi sin interrupción desde las primeras elecciones de la democracia. El pluralismo nacional es cosa de nacionalismos, no de naciones, y en España son tres: el español, el vasco y el catalán

Jorge Cagiao y Conde 28/12/2016

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

La palabra “plurinacionalidad” se ha visto pasar con cierta frecuencia en los debates y discursos políticos estos últimos años. También en los medios de comunicación. Podemos la usa y defiende. El PSC, con su apuesta federal, igualmente. De manera general, los ciudadanos, en unos territorios más que en otros, parecen admitir que en España algo hay de eso. Los intelectuales progresistas ya no digamos. Desde posiciones quizás más moderadas la expresión puede adoptar aún otro matiz (“nación de naciones”, las “nacionalidades” del artículo 2 de la Constitución), más cultural probablemente. Permítanme compartir con ustedes la impresión de un estudioso de esta cuestión: no se está hablando en serio de pluralismo nacional.

Tomarse el pluralismo nacional en serio no implica adoptar una posición ideológica (favorable las más de las veces) ante él. Tampoco “ponerse serio” (posición seguramente desfavorable). Lo único que ha de suponer es un esfuerzo en aras de entender si y cuándo una sociedad organizada de manera clásica (en forma de Estado) tiene o no este problema que es el pluralismo nacional. Y ha de entenderse como un problema desde el momento en que su existencia produce ciertas perturbaciones o disfunciones en el orden jurídico-político establecido, como ocurre en España, dando pie asimismo a que de él se hagan cargo los medios de comunicación, los partidos políticos, etc.

Tendríamos aquí en realidad dos preguntas diferentes: una sobre la existencia del pluralismo nacional en nuestras democracias nacionales; la otra, una vez constatada su existencia (si se constata), sobre el trato que ha de recibir: ¿qué hacer con él? No entraré en la segunda cuestión. Me interesa más la primera, en parte porque en vano se reflexionará sobre la segunda sin haber antes resuelto adecuadamente el primer problema, de diagnóstico: ¿Hay pluralismo nacional en España? ¿Cómo debemos entenderlo? Trataré de responder a estas dos preguntas.

El hecho de que yo sea español y resida en Francia no hace que la sociedad en la que vivo sea plurinacional

La ausencia del pluralismo nacional como objeto de preocupación y de reflexión en sociedades como la francesa, la alemana o la estadounidense puede entenderse ya como un indicador claro de que no hay en ellas pluralismo nacional. Hay, sí, una gran diversidad cultural (subcultural, de perspectiva y comunal, por decirlo con B. Parekh), pero dicha diversidad no cuestiona de ninguna manera el marco nacional común de convivencia. Lo que busca más bien es modificar en él aspectos problemáticos, como sería el caso, entre los ejemplos que propone Parekh, de los ecologistas que luchan contra “el prejuicio antropocéntrico y tecnocrático”, o el feminismo, que hace lo propio contra el prejuicio patriarcal. Ocurre lo mismo con la diversidad étnica o religiosa producto de los importantes movimientos migratorios. Las reivindicaciones de las minorías étnicas o religiosas no cuestionan el marco de convivencia nacional en el que viven sino que buscan hacerlo más hospitalario y abierto a sus propios valores y creencias. Ejemplos de esto, entre muchos otros, serían las demandas especiales relativas al código vestimentario en la función pública (el pañuelo para las mujeres musulmanas, por ejemplo) o al menú en los comedores escolares.

Tampoco la existencia de diversas nacionalidades (individuales), como en ocasiones parece indicarse, hace que una sociedad sea plurinacional. El hecho de que yo sea español y resida en Francia no hace que la sociedad en la que vivo sea plurinacional. Sus ciudadanos y residentes pueden tener –y de hecho tienen– diferentes nacionalidades sin que esto suponga el más mínimo problema para la comunidad política nacional en la que viven. La multiplicidad de nacionalidades no es pues un problema.

Este tipo de diversidad de la que hablo, generada principalmente por la inmigración, no ha de confundirse con el pluralismo nacional, y de hecho los estudiosos tendemos a diferenciarlas. La primera puede enmarcarse en aquello que Kymlicka llama "polietnicidad", de la que resultan de hecho demandas de reconocimiento y problemas que poco o nada tienen que ver con los que produce el segundo. A diferencia de la polietnicidad, el pluralismo nacional no sólo cuestiona el marco general de la comunidad política nacional, en el sentido de buscar pluralizarla nacionalmente, sino que puede llegar incluso a cuestionarla como marco legítimo para la convivencia democrática, y a proponer otro marco nacional en sustitución. Problema, éste, que lleva arrastrando España desde hace algún tiempo.

Si se toma el pluralismo nacional en serio, debiera ser muy fácil identificar las partes problemáticas de una eventual ecuación reformista

No parece pues dudoso que España tenga pluralismo nacional en el sentido indicado. Ahora bien, para entender esto cabalmente importa dar un paso más e identificar bien los elementos del problema (ya se ha indicado que el pluralismo nacional se percibe como un problema en nuestras democracias mononacionales) a fin de evitar confusiones que dificulten o impidan su resolución en la práctica, si tal es lo que se desea. Puede en efecto observarse con cierta frecuencia cómo se proponen soluciones inadaptadas al problema desde posiciones que dicen ser o parecen favorables a una forma de acomodación del pluralismo nacional. Pasa esto, por ejemplo, con ciertas propuestas de reforma federal de la Constitución (Granada) en las que, con todo, cuesta ver cuáles son las diferentes “naciones” (mejor: nacionalismos) en ese contexto de pluralismo conflictivo. Y esto es muy sorprendente, ya que si se toma el pluralismo nacional en serio, debiera ser muy fácil identificar las partes problemáticas de una eventual ecuación reformista. Veamos.

Creo que puede afrontarse esta cuestión de al menos dos maneras diferentes. Como se verá, las dos llevan a la misma conclusión.

La primera de ellas, más pragmática, consiste en tratar de identificar los elementos conflictivos del contexto político examinado. Podría así preguntarse: ¿Es Galicia, o Andalucía, o Valencia, la que genera el problema de pluralismo nacional en el contexto español? Dicho de otra manera: ¿plantea alguna de esas CCAA un problema nacional? La respuesta es no. No ha habido ni hay en Galicia, Andalucía o Valencia un movimiento político nacionalista suficientemente fuerte que cuestione el carácter monista en lo nacional del Estado español y su reparto del poder. Algunas voces lo hacen sin duda en dichos territorios, mas se trata de voces tan marginales que, en realidad, dicho cuestionamiento no llega a ser un problema para el marco nacional de convivencia. ¿Cuáles son los elementos problemáticos en el contexto español? Con claridad se ve que son el País Vasco y Cataluña desde hace ya mucho tiempo. Trate el lector de imaginar una España sin el País Vasco y Cataluña y verá que los quebraderos de cabeza nacionales no tendrían ya razón de ser.

La segunda manera de ver esto es más teórica y trata de aplicar al caso español las conclusiones del trabajo llevado a cabo por los estudiosos del nacionalismo. Resumiendo mucho (véase por ejemplo Dioses útiles, de Álvarez Junco), la literatura académica especializada nos enseña que en vano trataremos de contar “naciones” si lo que queremos es ver las partes en conflicto en ese contexto de pluralismo nacional, principalmente porque las naciones no son realidades empíricas fácil y pacíficamente reconocibles u objetivables (como un árbol), sino realidades imaginadas (B. Anderson), como los dioses (A. Junco). Para que una nación exista es preciso que se crea en ella, y para eso están los nacionalismos. El árbol esto no lo necesita

En Andalucía o Galicia domina la creencia en la nación española, no así en País Vasco o Cataluña

Ahora bien, si es cierto que basta con que un puñado de personas esté de acuerdo en decir que la nación X (pongamos la andaluza) existe para que exista (para ellos), esto no es suficiente a la hora de considerarla comunidad nacional parte en el contexto democrático en el que preguntamos por las naciones del pluralismo nacional constatado. Y es que también sabemos que si las naciones pueden existir sólo para un puñado de personas, esas pocas personas que creen en su nación no tienen democráticamente peso suficiente para imponerles al resto de sus conciudadanos su creencia. Cosa diferente ocurre cuando una mayoría de ciudadanos territorialmente concentrada piensa lo mismo y lo expresa políticamente de manera constante y dilatada en el tiempo: aquí esta mayoría tiene la legitimidad democrática para pretender imponer “su nación” al resto de conciudadanos en su territorio que le faltaba a aquélla. Es lo que diferencia con claridad a Andalucía o a Galicia del País Vasco o Cataluña: en los primeros domina la creencia en la nación española, no así en los segundos.

Pues bien, tratemos de hacer cuentas a modo de conclusión. ¿Cuáles son los territorios en los que encontramos en España nacionalismos mayoritarios (naciones con mayoría de “creyentes”)? Claramente se aprecia una mayoría nacionalista en el País Vasco y en Cataluña, en donde el nacionalismo vasco y catalán ha gobernado prácticamente sin interrupción desde las primeras elecciones de la democracia. En el resto de territorios de España, lo que se observa es que el nacionalismo español domina sin apenas resistencia. No parece pues que haya muchas vueltas que darle. El pluralismo nacional es cosa de nacionalismos, no de naciones, y en España son tres: el español, el vasco y el catalán.

-------------------

Jorge Cagiao y Conde. Profesor titular (acreditado catedrático) de la Universidad François-Rabelais de Tours (Derecho y Lenguas) y director de la colección Auctoritas en la editorial Le Manuscrit (París). Su trabajo de investigación se ha centrado en el estudio del federalismo y del nacionalismo español y comparado. Entre sus principales publicaciones, como autor o coautor, se encuentran: La teoría de la federación en la España del siglo XIX (2014), Le multiculturalisme et la reconfiguration de l’unité et de la diversité dans les démocraties contemporaines (2014) y Federalismo, autonomía y secesión en el debate territorial español. El caso catalán (2015), Políticas lingüísticas en democracias multilingües. ¿Es evitable el conflicto? (2015), y El encaje constitucional del derecho a decidir. Un enfoque polémico (2016).

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Cagiao y Conde

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Vivian Rocca

    Francamente construir el texto dando una ojeada por los problemas de otros países para terminar diciendo que los nacionalismos de España son tres, el español, el vasco y el catalán. No quiero entrometerme perjudicando su labor periodística o divulgativa, pero yo, que soy catalana con muchos años a mi espalda, como dicen en Castilla, para ese viaje no hacían falta alforjas; con el título, o subtitulo era suficiente.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí