1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

No molesten, estamos rescatando autopistas

El Gobierno intenta nacionalizar las concesiones en quiebra para evitar el peaje de la Ley Concursal: sanear con dinero público unas empresas ruinosas que el juzgado debería después subastar

Eduardo Bayona 28/12/2016

<p>José María Aznar, junto a Alberto Ruiz Gallardón y Francisco Cascos, en la inauguración de las obras de la autopista R-2, en 2003</p>

José María Aznar, junto a Alberto Ruiz Gallardón y Francisco Cascos, en la inauguración de las obras de la autopista R-2, en 2003

Madrid.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

La magia contable del aznarismo amenaza con intensificar el descuadre de las recortadas cuentas de Rajoy: la ruinosa situación de ocho autopistas de peaje --las madrileñas R-2, R-3, R-4, R-5, AP-36, AP-41 y la levantina AP-7 en el tramo Cartagena-Vera y en la circunvalación de Alicante-- cuyas concesiones fueron adjudicadas a partir de unas sobredimensionadas previsiones de tráfico lleva camino de abrir un nuevo boquete en las arcas públicas que las constructoras sitúan por encima de los 5.000 millones de euros, un roto de dimensiones tan considerables que equivale al déficit previsto para este año en la Administración General del Estado, a la subida de impuestos aprobada a principios de diciembre y, también, a la aportación española –pública-- al futuro FROB europeo acordada en ese mismo Consejo de Ministros. Aunque no está tan claro que el rescate vaya a tener ese coste.

La R-2, que comunica Madrid con Guadalajara, es un caso paradigmático de la deriva de las autopistas de peaje del siglo XXI. Con unas obras presupuestadas en 3.130 millones, fue adjudicada por el entonces ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos a una UTE liderada por Dragados, Acciona, Abertis y Caja Madrid que luego se transformó en Henarsa y que iba a cobrar durante 24 años a los usuarios un peaje de entre tres y veinte euros, en un negocio regulado por un pliego de cláusulas que también establecía que las empresas recibirían una indemnización de 40,72 millones si se quedaban sin concesión “por razón del rescate del servicio público del servicio por la Administración”.

El rescate de las autopistas radiales puede causar un boquete por encima de los 5.000 millones, el equivalente al déficit previsto para este año

La historia de la R-2 incluye una revisión firmada por José Blanco en 2010 que, para paliar el coste de un imprevisto encarecimiento de las expropiaciones en 182,8 millones –el trazado de todas las radiales fue declarado suelo urbanizable-- que se añadía a otro de 45,3 en las obras, ampliaba quince años la concesión y autorizaba un aumento de las tarifas.

Los encarecimientos del suelo y de los trabajos “no podían considerarse dentro del riesgo y ventura del negocio concesional al constituir un riesgo imprevisible que afecta gravemente su equilibrio económico financiero”, argumentaba el ministro en el decreto. Aunque fuera consecuencia de una Ley del Suelo impulsada por el mismo ejecutivo que lanzó las vías de pago.

42.000 vehículos diarios

Las previsiones apuntaban a que por la R-2 iban a circular unos 30.000 vehículos al día. En 2007, año récord de tráfico en esta vía, apenas se superaron los 11.000. Desde entonces se ha producido una caída sostenida que ha dejado esa cifra en menos de la mitad. Es decir, que las obras y las expropiaciones costaron mucho más de lo previsto y el uso está más que alejado de las estimaciones previas, lo que convierte en inviable un negocio que, si la empresa deja de prestar el servicio, debe asumir el Estado.

La situación es similar en el resto de las autopistas, todas ellas declaradas insolventes y en concurso de acreedores: la R-3 (Madrid-Arganda) lleva más de un lustro por debajo de los 14.000 vehículos diarios, la R-4 (Madrid--Ocaña) suma cuatro años sin alcanzar los 5.000, los registros de su prolongación hasta La Roda por la AP-36 se encuentran desde 2012 por debajo de los 3.000, la R-5 (Madrid--Navalcarnero) cayó de los 7.000 ese mismo año, el ramal de Toledo (AP-41) superó los 2.000 por última vez en 2009 para no llegar ahora al millar de automóviles, la Cartagena-Vera volvió el año pasado a los 3.000 y, por último, la ronda alicantina lleva un lustro oscilando entre los 5.303 y los 6.533. 

Las previsiones apuntaban a que por la R-2 iban a circular unos 30.000 vehículos al día. En 2007, año récord de tráfico en esta vía, apenas se superaron los 11.000

Es decir, que poco más de 42.000 vehículos diarios circulan por siete tramos de autopista que suman 748 kilómetros de trazado, según señalan las estadísticas oficiales de Fomento, cuando solo la suma de las previsiones de la R--3 --27.000-- y la R--5 --20.000-- deberían haber rebasado esa cifra.

¿Quién elaboró las sobredimensionadas previsiones?

¿Y quién fue el responsable de esas desacertadas estimaciones? Fomento ha sido incapaz de responder a una consulta de CTXT sobre ese asunto en más de dos semanas. Las empresas que optaban a las concesiones –Acciona, ACS, Abertis, Caja Madrid, FCC, Sacyr, GlobalVía, Cintra, Cajastur, Itinere, Banco Espírito Santo, Comsa, Isolux, Sando y Azvi-- incluyeron en las ofertas que resultaron ganadoras estimaciones de ese cariz, no muy distintas de las que manejaba Fomento en la época de Álvarez Cascos.

¿Y quién fue el responsable de esas desacertadas estimaciones? Fomento ha sido incapaz de responder a una consulta de CTXT

“Las propuestas de concesión que presentaban las empresas incluían una previsión de IMD (Intensidad Media Diaria de tráfico rodado) en base a la que se calculaba la concesión”, explica el exdiputado del PSOE y exsecretario de Estado de Infraestructuras Víctor Morlán, que recuerda los disparatados números que se manejaban en el ministerio a principios de la pasada década: “Álvarez Cascos nos decía que el aeropuerto de Huesca iba a tener 120.000 usuarios en su primer año de funcionamiento”, cuando lleva tres sin alcanzar los 300. Las adjudicaciones, no obstante, tenían en cuenta otros factores, como el precio y las características constructivas. 

Morlán se muestra crítico con el sistema de peajes que promovió el primer Gobierno de Aznar. “Era un intento de compensar el coste de las inversiones con los pagos de los ciudadanos”, señala. Esa era la clave del formato: la empresa asumía un coste de construcción que, supuestamente, iba a recuperar con creces a través del peaje en un negocio respaldado por el Estado, al que la infraestructura que recibiría años después debía salirse gratis –con beneficios por su gestión, incluso, vía impuestos-- salvo que la cosa se torciera. Y se torció.

La empresa asumía un coste de construcción que, supuestamente, iba a recuperar con creces a través del peaje en un negocio respaldado por el Estado

A medio plazo ocurrió lo mismo, por otras vías, con el truco contable que complementaba al “peaje en la sombra” de las infraestructuras --también llamado “modelo alemán”-- para alcanzar el déficit cero en las cuentas estatales: transferir a las comunidades autónomas competencias de elevado gasto, como la sanidad o la educación, pero infradotadas económicamente. Es decir, pagos aplazados y déficit diferido: pan para hoy y hambre para mañana, con la garantía del Estado.

Declaraciones de insolvencia

Las autopistas de peaje fueron declarándose insolventes con una deuda conjunta de 5.500 millones de euros, 3.800 de ellos en créditos bancarios, dos tercios de los cuales se encontraban inicialmente en manos de entidades españolas, entre las que destacan Popular con 120, BBVA con 275, Caixabank con 290, Sabadell con 310, Santander con 327 y Bankia con 470, a los que se suma el ICO (Instituto de Crédito Oficial) con 270. Bancos extranjeros como RBS, ING y BNP suman otros 330. Sin embargo, a fecha de hoy resulta complejo conocer el reparto de la deuda, ya que parte de esos créditos –hasta 800 millones, según algunas informaciones-- han sido adquiridos por fondos de inversión.

La nueva distribución de esa deuda es uno de los principales obstáculos para que el Gobierno pueda buscar una salida negociada con las concesionarias o imponerles una solución: sus actuales propietarios la compraron precisamente para hacer negocio con ella, aprovechándose de que la banca, que ya rechazó la quita o condonación del 50% que el Gobierno propuso en los concursos hace unos meses, la vendía a precio de saldo con quitas de hasta el 90%. Y no negocian.

La nueva distribución de esa deuda es uno de los principales obstáculos para que el Gobierno pueda buscar una salida negociada con las concesionarias

En realidad, salvo que el flamante ministro De la Serna logre activar la vía de la negociación directa con las concesionarias y con sus acreedores –banca y fondos, principalmente--, las salidas son escasas: rescate directo, rescate vía concurso o liquidación vía concurso.

El riesgo de la subasta

La tercera es la que menos gusta en Fomento, ya que obliga al Estado a liquidar las deudas de las concesionarias con sus acreedores –debería asumir su responsabilidad patrimonial por la ruina en la prestación de un servicio público-- y abre de par en par la puerta a que alguien –la propia UTE, uno de sus socios, un fondo inversor-- se haga después, en el trámite de subasta de la unidad productiva, con la infraestructura totalmente saneada y a precio de saldo. 

Eso ha llevado al Estado a mover ficha en favor de una de las otras dos opciones, por lo que ha pedido al Juzgado Mercantil número 6 de Madrid que aplace a julio de 2017 la decidida liquidación de Accesos de Madrid –Abertis, Sacyr e Iberpistas-- y Ciralsa –Abertis y Aumar--, las empresas que explotan la R-3 y la R-5 –esta aparece en la última lista de morosos de Hacienda con una deuda de 38,5 millones-- y la ronda de Alicante. Aunque todo apunta a que ese rescate por la vía concursal se combinará, para crear una empresa estatal que las gestione, con la intervención directa en el caso de las concesiones sin orden judicial de liquidación.

¿El PP nacionalizando? Todo parece indicar que sí. Y que esa nueva empresa estatal, a la que irían a parar el resto de concesiones conforme vayan venciendo, podría nacer con una interesante previsión de ingresos que atrajera a inversores privados para crear una sociedad mixta, ya que la AP--1 (Euskadi--Burgos, más de 20.000 vehículos diarios) caduca a final de 2018 y un año después lo hace la AP--7, que supera los 80.000 usuarios entre los tramos catalanes y los valencianos. La primera es gestionada por Abertis y la segunda por Itinere.

Sin antecedentes

La principal incertidumbre que planea sobre el rescate de las autopistas, y que tiene un modelo gemelo en los peajes en la sombra que aplicaron la pasada década comunidades autónomas como Madrid y Aragón en negocios que también han resultado ruinosos, es que no existen antecedentes de liquidación de concesiones de este tipo. Es decir, que hasta ahora ningún juzgado ha determinado cómo debe aplicarse la responsabilidad patrimonial de la Administración y qué parte del agujero debe cubrir el erario público: solo la gestión, la gestión y la construcción o la suma del déficit de la explotación, las obras y las expropiaciones. 

Ni la estimación de 5.500 millones a la que lleva meses aludiendo Seopan, la patronal de las grandes constructoras, ni su reducción a menos de la mitad por el Gobierno superan, en realidad, la categoría de expectativa. O de deseo.

En cualquier caso, el anterior equipo de Fomento, con Ana Pastor como cabeza visible y Mario Garcés en la sala de máquinas de la subsecretaría, se veía venir la tormenta. Por eso maniobró para que la mayoría absoluta del PP incluyera en la última reforma de la Ley Concursal una disposición adicional –la segunda ter--- que obliga, siempre que lo pida la Administración proponiendo una salida conjunta mediante un convenio único, a acumular en un mismo proceso los concursos de las concesionarias de un mismo sector y a que la solución para cada uno de ellos dependa de que el resto de deudores y acreedores del ramo acepten esa misma receta.

La primera propuesta, que incluía condonar la mitad de la deuda, fue rechazada por los acreedores. La segunda, tras suspender el juez las liquidaciones al pedirlo la Abogacía del Estado, debe llegar al juzgado en el primer semestre de este año. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí