1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Geert Wilders: la extrema derecha sin complejos en Holanda

Las encuestas pronostican que el candidato del Partido de la Libertad ganará las elecciones legislativas de marzo de 2017. Entre sus propuestas, “desislamizar” el país, salir de la UE y rebajar la jubilación a los 65 años

David Morales Urbaneja La Haya , 28/12/2016

<p>Geert Wilders pronuncia un discurso en un acto del movimiento alemán Pegida en abril de 2015. </p>

Geert Wilders pronuncia un discurso en un acto del movimiento alemán Pegida en abril de 2015. 

Metropolico.org

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

23 de noviembre de 2016. En el Complejo Judicial de Schiphol, a pocos kilómetros de Ámsterdam, un señor con el pelo teñido de blanco y peinado para atrás testifica ante tres jueces. Lo miran serio, sin gesticular, conscientes de que las cámaras de televisión a veces también los enfocan a ellos. El protagonista absoluto es el acusado, que se enfrenta a los cargos de incitación a la discriminación y al odio. Habla Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad (PVV) en Holanda:

“Señor presidente, miembros de la Corte. A lo largo de todo el mundo ha emergido un movimiento que no se anda con contemplaciones con las doctrinas de la corrección política de las élites ni de los medios subordinados a ellos. El Brexit lo ha probado. Las elecciones en Estados Unidos lo han probado. Está a punto de probarse en Austria y en Italia. El próximo año también se probará en Francia, en Alemania y en Holanda”.

Este corto análisis de la política internacional y el deseo que le sigue poco tienen que ver con el juicio, pero no importa. El discurso se cuela en cada casa holandesa a través de la televisión, que lo retransmite en directo. Al final Wilders no acertó con lo de Austria, porque allí el ultraderechista Norbert Hoffer perdió en la segunda vuelta, pero sí lo hizo con Italia y está por ver si atina con su predicción sobre las elecciones de 2017 en tres de los países fundadores de la Unión Europea. Confía en que Alternativa para Alemania sea determinante para formar gobierno y que Marine Le Pen se alce con la presidencia francesa. Él trabaja para llegar al poder en Holanda. Las encuestas de momento lo colocan como el favorito para ganar en marzo, pero más allá de los grandes titulares que denuncian su xenofobia, ¿quién es Geert Wilders?

Lleva 26 años siendo un político profesional, pero eso no le impide usar el lenguaje de un ‘outsider’

Comencemos aclarando quién no es: no es un recién llegado a la política holandesa. Empezó a trabajar en 1990 con los liberales conservadores del VVD y llegó a ser diputado por este partido hasta que en 2004 decidió romper con ellos. Dos años más tarde fundó el PVV, del que ha sido líder incontestable hasta ahora. En 2010 dio su apoyo al gobierno en minoría formado por el VVD y los democristianos del CDA, pero dos años más tarde hizo caer al gobierno por su oposición a aplicar los recortes exigidos por Bruselas. Se convocaron elecciones anticipadas, pero electoralmente la jugada le salió mal: su partido retrocedió nueve escaños en el Parlamento.

Wilders tampoco busca la moderación para captar el voto del llamado centro ni esconde la crudeza de sus propuestas. Lleva 26 años siendo un político profesional, pero eso no le impide usar el lenguaje de un outsider. Denuncia las medidas de “las élites de La Haya y Bruselas”, defiende que la principal labor de su partido es “luchar contra el islam” y dice que se encargará de que en Holanda haya “menos marroquíes”.

Su programa electoral para las elecciones es una combinación de medidas antiinmigración y reclamaciones sociales habituales en la izquierda. Es fácil de leer y, sobre todo, corto: tiene una página de longitud, desglose económico incluido, y está dividido en once puntos. El más detallado es el primero, en el que habla de “desislamizar” Holanda y con el que, asegura, se ahorraría 7.200 millones de euros. Además, propone que “no se destine más dinero a la cooperación al desarrollo, a la energía eólica, al arte, a la innovación y a los medios de comunicación” (punto 7), con lo que dejaría de gastarse otros 10.000 millones.

El dinero recuperado se destinaría a Defensa y a la Policía (punto 9), a la sanidad y al cuidado de las personas mayores (puntos 4 y 8), permitiría bajar los alquileres (punto 5), los impuestos de la renta y de circulación (puntos 10 y 11) y recuperar la edad de la jubilación a los 65 años (punto 6). Además, “Holanda recuperaría su independencia, así que fuera de la UE” (punto 2), y se aplicaría “la democracia directa: introducción de referéndums vinculantes para que los ciudadanos adquieran poder” (punto 3). Y se acabó, todo resuelto en una página.

Su programa electoral para las elecciones es una combinación de medidas antiinmigración y reclamaciones sociales habituales en la izquierda

Más allá de la anécdota del programa electoral, hay dos claves para entender por qué el fenómeno Wilders triunfa en Holanda. La primera es su apelación a la identidad nacional. Encarna el “We, the people” (“Nosotros, el pueblo”) mejor que ningún otro político en un país pequeño de la UE, pero cuyo nacionalismo ha crecido en los últimos años a su sombra.

Su razonamiento, fácil de seguir, divide el campo político en dos bandos irreconciliables. En el lado contrario están los inmigrantes que no se quieren adaptar a la cultura holandesa y la élite política que se lo permite. Esa misma élite, además de malgastar el dinero en los centros para los solicitantes de asilo y las escuelas islámicas, no ha evitado la transferencia de cada vez más poder a Bruselas. En el otro campo de juego, el suyo, están los holandeses de a pie. Ellos han sufrido los recortes en el Estado del bienestar de los últimos años sin que nadie lo impida. Para colmo, siempre según el líder del PVV, viven con miedo por el terror que algunos inmigrantes siembran en las calles.

La otra clave para entender su éxito es la capacidad que tiene para poner en la agenda mediática y política los temas que le interesan. Un ejemplo es su juicio por incitación al odio y a la discriminación. Todo empezó en un acto electoral de las elecciones municipales de 2014. En una cafetería de La Haya y delante de decenas de seguidores, les preguntó si querían que tanto en la ciudad como en Holanda hubiera más marroquíes o menos. “¡Menos! ¡Menos!”, dijeron animados. “Nos encargaremos de ello”, respondió él.

El discurso fue retransmitido por televisión y levantó un huracán político. Más de 6.400 ciudadanos lo denunciaron por considerarlo discriminatorio y la Fiscalía General anunció una investigación que sentó a Wilders en el banquillo de los acusados. “Soy un político que digo lo que la élite política no quiere oír”, argumentó para defenderse, asegurando que “millones de  holandeses” piensan como él. Otra vez el “We, the people”.

Las denuncias, la vista previa, el comienzo del juicio, cada novedad del mismo… el asunto acaparó portadas de periódicos y decenas de horas de televisión. Wilders se declaró víctima de una persecución política que laminaba su libertad de expresión, obligando a todos los demás partidos a posicionarse sobre el tema. Al final, los jueces dieron su veredicto: inocente del cargo de incitación al odio, pero culpable de incitación a la discriminación. No obstante, no fue condenado a ninguna pena y la jugada le salió extremadamente rentable desde el punto de vista electoral. Según el Instituto Maurice de Hond, la intención de voto del PVV pasó de 27 diputados (18%), un día antes del comienzo del juicio, a 36 diputados (24% del voto) una semana después del veredicto. Y a tres meses de las elecciones.

Un líder fuerte, pero un partido aislado y con una estructura débil

No todo pinta bien para el líder de extrema derecha en las elecciones de marzo. El sistema electoral, de circunscripción única, y la tradición multipartidista de Holanda propician gobiernos en los que normalmente entran varios grupos parlamentarios. “Pero Wilders está aislado políticamente, la mayoría de los partidos ha descartado cooperar con él”, explica Tjitske Akkerman, politóloga de la Universidad de Ámsterdam.

Según los últimos sondeos, un mínimo de tres o incluso cuatro partidos será necesario para formar una mayoría de Gobierno 

Solo los liberales conservadores del VVD han abierto la puerta a entablar conversaciones con el PVV a cambio de que su líder se retracte del discurso que le valió la condena por incitación a la discriminación. “Es difícil imaginar a Mark Rutte (líder del VVD) colaborando con Wilders como primer ministro. Pero incluso así, no llegarían a los 76 diputados necesarios”, indica Akkerman. Los democristianos aún recuerdan que fue él quien dejó caer el gobierno del que formaban parte en 2012. En esas elecciones anticipadas retrocedieron ocho escaños y pasaron a la oposición. “No confían en él como compañero de coalición”, añade la politóloga.

Según las últimas encuestas, un mínimo de tres o incluso cuatro partidos será necesario para formar una mayoría de Gobierno. Los dos de la actual gran coalición, el VVD y el socialdemócrata Partido del Trabajo (PvdA), pierden apoyos, pero el panorama es especialmente dramático para los segundos. Sufrirían una auténtica pasokización. Los 38 escaños (25,33% del voto) que consiguieron en 2012 se quedarían en 10 (6,67% del voto), según una encuesta del Instituto Maurice de Hond de diciembre de 2016.

Su otro punto débil es el poco arraigo del partido en los territorios. El PVV solo se presentó en Almere y La Haya para las elecciones municipales de 2010 y 2014. En el resto de ciudades, sus votantes se vieron obligados a elegir otra papeleta o quedarse en casa.

Consciente del problema, Wilders ha decidido atajarlo. A principios de diciembre de 2016 anunció una campaña para buscar candidatos para las municipales de 2018. En un vídeo colgado en la web del partido, se dirigió así a sus simpatizantes: “Le necesitamos, porque el PVV no es solo para los holandeses y de los holandeses, sino que también está hecho por los holandeses. Juntos nos vamos a librar de la élite política que quiere romper nuestro país”. Ese “juntos” se medirá en votos el 15 de marzo de 2017. Las negociaciones posteriores para formar gobierno decidirán si, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, la extrema derecha se alza con el poder en un país fundador de la Unión Europea.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Morales Urbaneja

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. EmigranteNL

    Otro dato interesante sobre el susodicho: Por más que intenta camuflarlo tiñéndose hasta el tuétano, se puede observar que su apariencia no es la del arquetipo holandés/nórdico. Eso es porque tiene ascendencia indonesia (lo que también seguramente significa musulmana). Se entiende entonces much mejor el caldo de complejos y la " furia del converso" que da lugar a alguien así. Recordad a Torquemada en España, otro descendiente de conversos azote de "impuros"

    Hace 5 años 7 meses

  2. Mentalmente

    Es un ejemplo de partido de derechas encaminado a la transversalidad. Porque incluye la democracia como el objetivo a lograr. La transversalidad puede darse desde cualquier perspectiva, la gente del 15-m está entre Geert Wilders y Manuela Carmena. Y la del Partido X, que pretende ser el centro unificador. Esas tres posturas. La democracia es la clave de todo. Partidos como estos de derechas no son la solución definitiva. La solución definitiva es un partido que canalice todas las voluntades políticas y sus dialécticas a acciones y políticas conjuntas. Un sistema armónico de gobierno indefinido. Donde el pueblo está unido. Bravo de todas formas. Poco a poco se está avanzando.

    Hace 5 años 7 meses

  3. casiopea

    Se le ha olvidado contar al articulista, que Wilders vive bajo protección policial 24 horas al día. Tampoco he leído un antecedente necesario para entender lo que pasa en Holanda: el asesinato perpetrado por un marroquí -perfectamente integrado- de Theo Van Gogh.

    Hace 5 años 7 meses

  4. svalk

    Pim Fortuyn hace 14 años que cria malvas..mejor dicho tulipanes

    Hace 5 años 7 meses

  5. EmigranteNL

    Por cierto, aunque no entendáis el holandés, si veis un poco el vídeo podréis notar que el tipo este tiene una muy notable capacidad dialéctica. Es muy listo. Su discurso toca muy bien todos los palos del fascismo, la traducción al inglés de los subtítulos es buena también.

    Hace 5 años 7 meses

  6. EmigranteNL

    Buena cronica. Asi estan las cosas aquí en Holanda. Y si, por supuesto que el VVD (equivalente al PP español) pactará con él.. El fascismo social, aquí como en España, está muy extendido. Ahora nos gobierna una Gran Coalición como en España, con los farsantes del PvdA (PSOE, para entendernos) prestando su leal apoyo a la derecha. Si se pasokiza por lo menos habrá menos farsantes, pero es poco consuelo.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí