1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Es racista la justicia universal?

Varios países africanos acusan a la Corte Penal Internacional de parcialidad. Burundi, Sudáfrica y Gambia han anunciado que se retiran del Estatuto de Roma

David Morales Urbaneja La Haya , 4/01/2017

<p>Audiencia pública de la Corte Penal Internacional en abril de 2006</p>

Audiencia pública de la Corte Penal Internacional en abril de 2006

ICJ / Wikipedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

En 1998 delegaciones diplomáticas de todo el mundo se reunieron en Roma para iniciar la búsqueda de un objetivo tan noble como idealista: redactar las reglas que crearan un tribunal permanente para juzgar a los máximos responsables de genocidios, crímenes de guerra y de lesa humanidad. Las negociaciones tuvieron como resultado el Estatuto de Roma que entró en vigor en julio de 2002, cuando 60 países anunciaron su ratificación.

La consecuencia directa fue el establecimiento de la Corte Penal Internacional (CPI), en La Haya (Holanda). Hasta septiembre de este año 124 países formaban parte de él, siendo África su grupo regional más grande, con 34 Estados.

El entusiasmo del continente negro por la CPI parece haberse enfriado 14 años después. Burundi, Sudáfrica y Gambia han anunciado que se retiran del Estatuto de Roma y acusan al tribunal de tener un sesgo racista. El ministro de Información de Gambia, Sheriff Bojang, lo renombró como la “Corte Internacional Caucásica para la persecución y humillación de la gente de color”.

Los únicos cuatro condenados hasta ahora son africanos y de las 10 investigaciones abiertas actualmente por la Fiscalía, nueve conciernen a países del mismo continente

Las cifras, desde el punto de vista numérico, parecen estar de su parte. A saber: los únicos cuatro condenados hasta ahora son africanos y de las 10 investigaciones abiertas actualmente por la Fiscalía, nueve conciernen a países del mismo continente con la excepción de Georgia. Hay otros Estados bajo un “examen preliminar”, paso anterior al de “investigación”. Entre estos casos, se encuentran Afganistán e Irak, en ambos por supuestos se trata de abusos de tropas británicas y estadounidenses.

Varios líderes de la Unión Africana, organización que agrupa a 54 Estados, han llamado en el pasado a una retirada conjunta de todos sus miembros del Estatuto de Roma. Este escenario no se ha producido, pero tampoco se descarta. “Consideran que la CPI es un tribunal creado por Occidente para acabar con los dirigentes africanos que no son de su agrado. Esa es la lectura que hacen, pero yo no la comparto del todo”, explica Mbuyi Kabunda, profesor universitario de Relaciones Internacionales de África y miembro del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo.

“Se trata de una solidaridad negativa que va en contra de los principios de los derechos humanos, la democracia y del Estado de derecho. Si los que han cometido crímenes son africanos, ¿por qué no se les iba a poder juzgar? ¿Por ser africanos? Deben responder por ellos”, añade Kabunda.

No obstante, la clave para entender el principal problema de la CPI no es tanto quiénes quieren abandonarla, sino quienes nunca han estado. Los países con más fuerza militar del planeta no han ratificado el Estatuto de Roma ni tienen intención de hacerlo. Hablando en plata: Estados Unidos, Rusia, China e Israel no están bajo la jurisdicción del alto tribunal. “Ese es el quid de la cuestión”, explica Kabunda. “Lo han rechazado siendo estados que deberían predicar con el ejemplo. Me preocupa, porque pone de manifiesto que son las propias potencias las que no respetan el Estado de derecho”.

La paradoja adquiere un doble giro con una lectura detallada del Estatuto de Roma. Su artículo 13 dice que el Consejo de Seguridad de la ONU (al que pertenecen Estados Unidos, Rusia y China como miembros permanentes) puede remitir la situación de un país a la CPI. El artículo 16 añade que el Consejo tiene la potestad de suspender durante 12 meses un juicio o una investigación ya comenzada. Es decir, que a pesar de que estos tres Estados no están obligados a acatar las órdenes del tribunal, sí pueden influir decisivamente en su funcionamiento.

Los frentes diplomáticos de la CPI en África

Desde el punto de vista legal, la retirada de un país del Estatuto de Roma es una decisión soberana, por lo que el alto tribunal está obligado a respetarla. No obstante, el presidente de la Asamblea de los Estados Partes del Estatuto de Roma, el jurista senegalés Sidiki Kaba, ha hecho una llamada a la calma y ha pedido un diálogo con Burundi, Gambia y Sudáfrica. “Debemos escuchar sus inquietudes, sus quejas y sus críticas", dijo en una rueda de prensa el pasado octubre en Dakar (Senegal).

De los tres países que han anunciado su retirada, Sudáfrica es el que tiene más peso político. Sus tensiones con la CPI se pusieron de manifiesto en junio de 2015, cuando este país alojó la 25ª cumbre de la Unión Africana. El evento contó entre sus invitados con el presidente de Sudán, Omar Al Bashir, a quien el alto tribunal busca por genocidio en Darfur. Sudáfrica, como firmante del Estatuto de Roma, tenía la obligación de arrestarlo y extraditarlo a La Haya, pero se negó.

Los países con más fuerza militar del planeta, Estados Unidos, Rusia, China e Israel, no han ratificado el Estatuto de Roma ni tienen intención de hacerlo

Su gobierno se excusó argumentando la inmunidad que le correspondía a Al Bashir como alto cargo, pero le valió el reproche público del tribunal, que aún estudia si debe tomar medidas contra Sudáfrica. Aunque este país solicitó formalmente su retirada del Estatuto de Roma el 19 de octubre, el proceso para que esta sea definitiva dura un año. “Mientras tanto, sigue siendo parte de la CPI”, indicó el tribunal en comunicado.

“Lo de Sudáfrica es nada más y nada menos que un capricho de su presidente, Jacob Zuma”, explica el profesor Kabunda. “Es un estado democrático, con una de las constituciones más avanzadas y progresistas del mundo. Adaptar esta actitud significa, para mí, una marcha atrás”, añade.

Diferente es el caso de Burundi, al que la Fiscalía tiene en la lista de “examen preliminar” por la muerte de 430 personas, el arresto de 3.400 y el desplazamiento forzoso de 230.000. “Las milicias del gobierno de Pierre Nkurunziza han cometido crímenes y ejecuciones extrajudiciales y la inseguridad contra los opositores es total. Entiendo perfectamente que se quieran retirar de la CPI”, explica Kabunda.

Desde el punto de vista legal, la retirada de un país de la CPI es una decisión soberana, por lo que el alto tribunal está obligado a respetarla

Gambia en cambio podría dar marchar atrás y anunciar que finalmente no se retira de la CPI. Todo dependerá de cómo se resuelva la crisis política derivada de las elecciones celebradas el pasado 1 de diciembre. Ganó el opositor Adama Barrow, que en una entrevista a la cadena alemana Deutsche Welle dijo que su país no abandonaría la CPI. No obstante el presidente, Yahya Jammeh, no ha reconocido por supuestos fallos, según el mandatario que lleva 22 años en el poder, en el escrutinio.

Para Kabunda, una clave para entender los movimientos de los países africanos en la CPI es conocer qué apoyos internacionales tienen detrás: Estados Unidos y China podrían presionar a sus aliados para que se retiraran del Estatuto de Roma, mientras que los respaldados por Reino Unido y, sobre todo, por Francia optarían por permanecer.

“Si Francia hubiera decidido salirse de la CPI, todos los países francófonos habrían seguido los mismos pasos. Están ahí porque el gran hermano les va a proteger y no les va a pasar nada”, explica Kabunda.

Un ejemplo para entender la influencia de Francia es el caso de Costa de Marfil. Este país celebró en noviembre de 2010 unas elecciones presidenciales en las que tanto el presidente, Laurent Gbagbo, como el líder de la oposición, Alassane Ouattara, se declararon vencedores. La ONU declaró mediante su enviado especial en el país que Outtara había sido el ganador, pero Gbagbo se negó a abandonar el poder.

El conflicto derivó en una guerra civil que dejó un saldo de miles de muertos y un millón de desplazados. Outtara contaba con el apoyo de la Unión Europea, Estados Unidos e incluso la ONU, y finalmente sus milicias vencieron. El golpe de gracia al presidente saliente se lo dio Francia, cuando su fuerza aérea bombardeó la residencia de Gbagbo en Abiyán.

Estados Unidos y China podrían presionar a sus aliados para que se retiraran, mientras que los respaldados por Reino Unido y, sobre todo, por Francia optarían por permanecer

Días después Outtara tomó el poder y Gbagbo fue arrestado y trasladado a La Haya, donde está siendo juzgado. “Parece un tribunal de vencedores. Efectivamente, sus tropas cometieron crímenes, ¿pero y las milicias de Ouattara? Nadie ha respondido por esos delitos y él está gobernando tranquilamente”, explica Kabunda, que asegura que “la intervención de Francia, bombardeando la residencia de Laurent Gbagbo, es otro crimen”.

Otros Estados africanos han amenazado con retirarse del Estatuto de Roma. En su Asamblea de Estados Partes, celebrada el pasado noviembre en La Haya, las representaciones de Kenia y Namibia fueron las más duras contra la actual senda de la CPI. Otras, como la de Chad, ni siquiera acudieron.

La tensión entre Kenia y la CPI no es nueva. Ha sido constante desde marzo de 2010, cuando la Fiscalía decidió motu proprio abrir una investigación por la ola de violencia desatada tras las elecciones de diciembre de 2007. Se calcula que murieron más de 1.000 personas y hubo 3.500 heridos y 350.000 desplazados.

La Fiscalía apuntó alto e intentó procesar tanto al presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, como a su vicepresidente, William Ruto. Sus esfuerzos fueron en vano debido a la nula colaboración de las autoridades keniatas. "He insistido en mis intentos de asegurar la cooperación del Gobierno. Las pruebas documentales cruciales de la violencia postelectoral solo son accesibles para la Fiscalía en Kenia", denunció la fiscal Bensouda en un comunicado,en el que también señaló "esfuerzos deliberados y concertados para descarrilar la investigación a través de interferencias con los testigos".

Los jueces del tribunal se manifestaron en términos similares, pero finalmente decidieron cerrar ambos casos por falta de pruebas. Bensouda ha dicho que no descarta volver a presentar cargos si, en un futuro, logra reunir evidencias que les incriminen.

Según el profesor Kabunda, otra de las claves para aventurar qué países podrían anunciar próximamente su retirada de la CPI es fijarse en cuáles “respetan menos los derechos humanos o los violan”. A su juicio, estos son Chad, Nigeria “hasta cierto punto”, la República Democrática del Congo, Uganda, Kenia, la República Centroafricana, Níger y Burkina Faso. En este grupo también incluye a Ruanda y Somalia, pero estos no forman parte del Estatuto de Roma.

Autor >

David Morales Urbaneja

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. KL

    Patrick +1

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí