1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Siria, secuestrada entre el idealismo y la propaganda

La guerra en Siria no es una guerra entre buenos y malos. El fetichismo occidental idealiza los movimientos disidentes, creando de este modo una realidad paralela que flaco favor le hace a la verdad y a quienes ansían la paz

Alberto Rodríguez García 13/01/2017

<p>Caricatura de Bashar al-Asad.</p>

Caricatura de Bashar al-Asad.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local o una notaría en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

Entre el idealismo y la propaganda, Siria se ha convertido en la tumba de la verdad. El discurso fácil resulta atractivo y es reconfortante, pero el mundo es un lugar complejo en el que este tipo de análisis no hacen si no distorsionar la realidad y condenarnos a repetir los mismos errores. La realidad es más que tiranos, como los de las animaciones infantiles sin un ápice de bondad, o barbudos, que quieren implantar la sharía, apareciendo de hasta debajo de las piedras. Como explica Pablo Sapag,  profesor e investigador de la UCM y del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile, es imposible explicar lo que sucede en Siria solo en base a la primavera árabe, porque no se puede comparar con Egipto, Túnez o Libia. Para entender el desarrollo y la situación actual de la guerra, primero hay que conocer algunos de los factores internos y externos que propiciaron el comienzo de la crisis.

Entre los factores internos podemos destacar dos cuestiones que han sido vitales en la crisis: las medidas liberalizadoras llevadas a cabo por Bashar al-Assad y el conflicto entre el panarabismo del Baaz y el panislamismo de los Hermanos Musulmanes.

En la década de los 2000, tras la caída de la Unión Soviética, Assad decidió acercarse a las economías occidentales de libre mercado aunque manteniendo medidas esencialmente socialistas impulsadas por el Baaz como la sanidad gratuita universal o la nacionalización del petróleo. El FMI aceptó conceder créditos al país, pero a cambio, el gobierno debía implementar diferentes paquetes de reformas liberales, algo que si bien supuso un beneficio para la burguesía comercial de Alepo y Damasco, fue un duro golpe para las regiones agrícolas del sur azotadas por la sequía, situación que se agravó con la eliminación de algunos de los subsidios. Según el analista político sirio, establecido en Montreal, Camille Otrakji, la mayor parte de los empobrecidos se mantuvieron, sin embargo, fieles al gobierno debido a que muchas medidas socialistas como el subsidio de los alimentos básicos --la Constitución garantiza implícitamente el derecho a una alimentación adecuada mediante el reconocimiento de otros derechos-- se mantuvieron, pero hubo quienes aun así se sentían frustrados, traicionados y desprotegidos. Dentro del partido también hubo algunos disidentes que consideraban que se estaba pervirtiendo la línea socialista propia del Baaz.

Existen dos proyectos políticos enfrentados desde hace años. El Gobierno representa la economía social, el panarabismo y el aconfesonalismo. Los Hermanos Musulmanes sirios, el panislamismo, el libre mercado y a los terratenientes

Otro factor importante es la polarización existente en la sociedad debido a la existencia de dos proyectos políticos enfrentados desde hace años. Por un lado, el gobierno representa la economía social, el panarabismo y el aconfesonalismo vigente durante los últimos cincuenta años. Por otro lado, los Hermanos Musulmanes sirios representan el panislamismo, el libre mercado y a los terratenientes. El fundamentalismo suní de los Hermanos Musulmanes, considerados la fuerza opositora más legitimada entre los disidentes, es una cuestión espinosa dentro del país. Esto explica también que una parte de la población descontenta con las políticas liberalizadoras impulsadas por Assad decidiese no tomar partido en ese momento. Temían un enfrentamiento armado como el de 1982, cuando las tropas del gobierno de Hafez al-Assad, padre del actual presidente, arrasaron la ciudad de Hama para aplastar la rebelión de los Hermanos Musulmanes, que había sido precedida por varios atentados como la masacre de más de 60 cadetes de artillería en Alepo en junio de 1979, la explosión de un coche bomba en el barrio de Azbakiyeh, en Damasco, que causó la muerte a más de cien personas en noviembre de 1981 o los asesinatos de funcionarios gubernamentales y asesores soviéticos. El modelo de Estado de la hermandad era una teocracia suní económicamente liberal. De acuerdo a lo publicado por la prensa de la época, murieron unas 40.000 personas. El fracaso de la insurrección supuso un drama para los suníes más conservadores.

La represión por parte del gobierno de las protestas de finales de 2011 abrió las viejas heridas de Hama. Los activistas que dieron a conocer la ‘primavera siria’ a través de las redes supieron aprovechar esto, y lo potenciaron al máximo para difundir sus posiciones. Estos activistas, generalmente blogueros pertenecientes a una élite intelectual de clase acomodada como Rami Abdulrahman, han sido una pieza clave dentro de la insurgencia, pues tienen un especial rechazo al gobierno al haber sido reprimidos por su activismo en defensa de los islamistas detenidos tras la insurrección de Hama, y saben cómo llegar al gran público a través de internet.

Aunque en menor medida, el relato creado entorno a los rebeldes que los presenta como ‘Freedom Fighters’ hace aún hoy en día que jóvenes con buenas intenciones se acerquen a posiciones radicales embaucados por el halo romántico que los rodea.

En el norte de Siria no hubo revueltas en 2011 por las particularidades propias de los kurdos. El conflicto kurdo no se centra en el rechazo a Assad si no en la búsqueda de su propio Estado independiente, por lo que antes de la guerra decidieron no movilizarse para no dañar al gobierno, en señal de agradecimiento porque éste acogiese a miles de kurdos que huían de Turquía en los sesenta y les concediese la nacionalidad siria para protegerlos. La Siria de Hafez, además, tejió lazos amistosos con el PKK, el brazo armado de la insurgencia kurda en Turquía.

Además de los factores internos, los externos, en los que cada país tiene sus propios intereses y el mundo se convierte en un tablero de ajedrez en el que mover ficha sin dejar lugar a la moral, han sido las causas determinantes para que la crisis de 2011 degenerase en cuestión de meses en un conflicto armado que ya va por su quinto año.

Por su cercanía, comencemos hablando de Israel. Desde su independencia, Siria es el país árabe que más resistencia ha mostrado frente a Israel. Damasco integra el Eje de Resistencia [frente a Israel], junto a Hezbollah e Irán, una alianza para combatir al Estado sionista en caso de que vuelva a haber un conflicto armado. Además, Siria ha sido el principal aliado de Fatah y la resistencia palestina, razón por la cual en la actual guerra no es sorprendente ver a refugiados palestinos combatiendo del lado del gobierno en la Brigada Jerusalén.

Estados Unidos y las monarquías del Golfo quieren aislar a Irán y asegurar su hegemonía en Oriente Medio instaurando un gobierno islamista suní en Siria que les sea favorable

Hasta los años sesenta Siria era un país débil y sin una estructura de gobierno, por lo que Israel jugaba un papel hegemónico en la zona. Sin embargo, tras la guerra de octubre de 1973 o guerra de Yom Kipur, la situación cambia, y de la hegemonía israelí se pasa a un tenso equilibrio de poder. La situación se agrava para Israel cuando en 1979 hay una revolución islámica en Irán y el nuevo gobierno de los ayatolás se posiciona a favor de Líbano, Egipto, Siria y Palestina. En esta situación de acorralamiento, la inestabilidad de Siria le interesó mucho a Israel. Según el experto y activista de la asociación Unadikum Daniel Lobato, el objetivo israelí no es tanto derrocar a Assad, sino forzar una constante situación de tablas que debilite al país. Lobato considera, además, que no es casual que la mayor parte del territorio controlado por los rebeldes fuera de la provincia Idlib, situada en el noroeste, se concentre a lo largo de las fronteras con Israel, Jordania y Turquía.

Por otro lado, la OTAN, Estados Unidos y las monarquías del Golfo quieren aislar a Irán y asegurar su hegemonía en Oriente Medio instaurando un gobierno islamista suní en Siria que les sea favorable. Para cumplir con su agenda, apoyaron a los Hermanos Musulmanes desde el inicio de la crisis, y actualmente financian, entrenan y proveen de armamento a los rebeldes moderados que combaten junto con Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham. Aun así, el verdadero interés de estos países es la construcción de un gaseoducto que conecte Qatar con Europa a través de Siria para terminar así con la hegemonía de Gazprom. Gazprom, es la empresa estatal con la que Rusia comercializa su gas natural, y que actualmente permite que media Europa tenga calefacción en invierno, por lo que es un arma de Rusia para las negociaciones. Si los términos no le interesan, puede dejar sin gas a Polonia, Rumanía, Alemania... Turquía aprovecha la situación para lograr las aspiraciones neo-otomanas de Erdogan, que busca expandirse a través de Siria e Irak y aislar a los kurdos para exterminarlos si surge la necesidad como ya pasó con los armenios.

Rusia e Irán también tienen intereses en Siria, pero su necesidad principal es mantener el actual gobierno secular y aliado. Rusia busca proteger su salida al mediterráneo a través de las bases navales de Tartús y Latakia, mientras que Irán se está enfrentando a Arabia Saudí según el profesor e investigador Paul Antonopoulos. El país persa sabe que si Assad es derrotado, quedaría aislado en el territorio, debilitado y a merced de los saud. Aun así, de todos los actores externos que intervienen en la guerra, Rusia, Irán y Hezbollah son los únicos que ha entrado de manera oficial tras una petición del parlamento y respetando el Derecho Internacional.

La guerra en Siria no es una guerra entre buenos y malos, y nada sucede por casualidad. El gran error que cometen aquellos que idealizan la primavera árabe es asumir que el 'pueblo sirio' es solo uno, el que salió a pedir el derrocamiento del régimen, al tiempo que olvidan la otra parte de la población que se mantuvo fiel al gobierno, como si ésta no fuese parte de ese pueblo. El fetichismo occidental por cualquier movimiento disidente hace que los más idealistas proyecten en ellos sus deseos y nieguen cualquier análisis realista, creando de este modo una realidad paralela que flaco favor le hace a la verdad y a quienes ansían recuperar la paz.


Alberto Rodríguez García es periodista independiente, activista y amante de la fotografía. Escribe sobre Siria. 

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local o una notaría en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alberto Rodríguez García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Alepo y las izquierdas

Antoni Domènech / G. Buster / Carlos Abel Suárez / María Julia Bertomeu / Daniel Raventós (Sin Permiso)

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. FuzzyLogic

    Me tomaba este artículo razonablemente en serio hasta que el autor ha demostrado su ignorancia sobre procesos políticos en Oriente Medio diciendo que el Baaz es "panárabe", cuando en realidad surge como un movimiento reaccionario en oposición al panarabismo. Y para cerrar el festival, el articulista cita a un conocido socio del think tank neotradicionalista Katehon. Podría haberlo puesto al principio y me hubiese ahorrado la lectura. Definitivamente, uno de los problemas de Siria es, también, que cualquier "guerrero de internet" iletrado escribe lo primero que le viene en gana. Y además, supongo que CTXT, con su habitual falta de criterio, le habrá pagado y todo.

    Hace 5 años 8 meses

  2. Tatica

    No es una guerra entre el idealismo y la propaganda es una invasión de los EEUU, la OTAN y las satrapías árabes contra Siria.

    Hace 5 años 10 meses

  3. Alberto

    Excelente articulo, lo comparto :)

    Hace 5 años 10 meses

  4. Karellen

    No, señor Alberto Rodríguez García, la guerra de Siria no es una guerra "entre buenos y malos", como usted bien dice, sino una GUERRA DE AGRESIÓN CONTRA SIRIA, y no es el "fetichismo occidental" (?) el que "idealiza" a los "movimientos disidentes", sino la ESTRATEGIA DE GUERRA CONTRA EL GOBIERNO SIRIO emanada del Washington (Pentágono) vía Bruselas (OTAN), con el apoyo de Arabia Saudí, Turquía, Israel y las petromonarquías. Y su caótico artículo contribuye a CAMUFLAR dicha estrategia, según la cual la responsabilidad de esa guerra de agresión habría de repartirse entre agredidos y agresores y entre todas las partes en conflicto. Pues bien, NO CUELA. El descrédito del periodismo español (de los periodistas españoles) está alcanzando el límite. Ya está bien, hombre.

    Hace 5 años 10 meses

  5. Juantze

    Por fin! Alguien ha sido capaz de facilitarme una explicación comprensible que me permita entender lo que desde hace 5 años está pasando en Siria. Muchas gracias Alberto, por este artículo tan claro y brillante, pues expone muy bien lo compleja de la situación por la cantidad de intereses entremezclados que cada parte está intentando dirimir con esta guerra impuesta a la pobre población siria, que es quien como siempre la única que lo sufre.

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí