1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica Judicial / Gürtel

Las naturalezas muertas de Luis Bárcenas

Bárcenas entró en escena con diferentes estrategias: firmar la paz o la tregua con el PP, arremeter contra Paco Correa y desvincular de todo a su mujer, Rosalía Iglesias

Esteban Ordóñez San Fernando de Henares , 16/01/2017

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un bodegón es una farsa calculada, por eso se le llama ‘naturaleza muerta’ porque requiere arrancar los frutos de la naturaleza para disecarlos pictóricamente creando una composición al gusto de los deseos de imagen del autor, de sus aspiraciones. El bodegón transmite, además, la mentira de la invariabilidad; en ellos parece, por ejemplo, que las frutas han nacido de la vasija, que nunca hubo árbol. Bárcenas justifica gran parte de su fortuna con la compraventa de cuadros y obras de arte, principalmente, bodegones del Siglo de Oro. En su primer día de declaración en la calle Límite quiso hacer justo eso, un bodegón político que matara lo que un día, según sus declaraciones e insinuaciones, todos vimos como un mundo vivo de corruptelas en cadena, injertadas unas en otras, ramificándose hasta tocar las esferas más altas del poder y pringar a personalidades como Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal, Mayor Oreja. Pero finalmente sólo mencionó al presidente del Gobierno ante el tribunal para atribuirle la responsabilidad de romper relaciones con la red de Paco Correa.

El extesorero nacional del Partido Popular fue, durante mucho tiempo, una amenaza latente que se definía por lo que callaba. Bárcenas se cuidaba siempre de hacer como que se mordía la lengua. Hay imágenes del peligro que significaba: el mofleteo serio de Floriano al llamarlo delincuente, Cospedal ensoberbecida, incluso azuzaron a Hernando para que le saltara al cuello. Se captaba una urgencia loca por neutralizar a Bárcenas entre los dirigentes populares, y eso nos esperanzaba. Sin embargo, antes del día de su comparecencia ante el tribunal se oyeron señales de la reculada. Primero retiró la denuncia contra Génova por masacrar sus discos duros y hace unos días dijo a Vozpopuli que el PP no tenía nada que ver con la trama Gürtel. 

El extesorero nacional del Partido Popular fue, durante mucho tiempo, una amenaza latente que se definía por lo que callaba

A pesar de las señales, desde la prensa no quisimos privarnos del festín que, después de tantos años de espera, sentíamos que nos pertenecía por derecho. Desde las jornadas inaugurales del proceso, la Audiencia Nacional no había vuelto a parecer el escenario del enjuiciamiento del mayor caso de corrupción de la democracia. El día 16, en cambio, hubo quien contrató hasta una banda de mariachis como acto de compensación y, quizás sin pretenderlo, confirmó lo que se intuía que iba a ser ese día de enero: una broma. El único manifestante frente al edificio pertenecía a una especie desconocida, un señor calvo, chaqueta ajada, con un par de carteles en los que acusaba de prevaricador a Baltasar Garzón. Merodeó entre las cámaras por si alguna quería enfocarlo, y nada. Hizo un par de intentonas de iniciar una consigna rimada, pero comprobaba que estaba solo y se callaba.

Bárcenas entró en escena con diferentes estrategias: firmar la paz o la tregua con el PP, arremeter contra Paco Correa y desvincular de todo a su mujer, Rosalía Iglesias, que esta vez sí acudió a la vista: permaneció muy quieta en su silla, sin hacer una sola mueca, con un aspecto tan higiénico que se diría que acababan de quitarle el celofán en el que venía envuelta. 

El exgerente hablaba a galope, rápido y monótono como una máquina de coser alemana. Los periodistas tecleaban, se pelaban las yemas, resoplaban. Luis es un tipo redicho y profesa un amor demencial por el léxico que esconde ecos periciales y administrativos. No le cae bien la fiscala Concepción Sabadell. Le molesta. Cuando le llamaba “señora” se sentía una pulsión despreciativa, era una forma de agarrarla virtualmente de la pechera. Se notaba porque, a más irritación, más la señoreaba. Y al final acabó por demudarse: “¡No tiene ningún sentido el tipo de preguntas que me está haciendo!”. Se cruzó de brazos y el juez mandó receso. 

A través del trampeo verbal trató, igualmente, de beneficiar al PP. Se vio cuando reconoció la existencia de la caja B del partido, pero la denominó como una caja de naturaleza “extra contable”

A través del trampeo verbal trató, igualmente, de beneficiar al PP. Se vio cuando reconoció la existencia de la caja B del partido, pero la denominó como una caja de naturaleza “extra contable”. Lo repitió cuatro o cinco veces para ocultar un término, el de caja B, que ha conseguido aglutinar todo el peso de la podredumbre política en la mente del ciudadano. Además, dijo, se trataba de una caja no “finalista”, es decir, que los empresarios que la alimentaban no lo hacían con expectativas de obtener una compensación. “Todos los empresarios quieren echar una mano a los partidos… siempre que el empresario entregaba un donativo, Álvaro Lapuerta les decía que lo aceptaba pero que no tenía contraprestación”. ¿Para qué lo hacían? Según Bárcenas, simplemente para que les abrieran algunas puertas, “algo absolutamente inocuo”. 

Su relato fallaba. Antes había dado un detalle de cómo las aportaciones al partido recibían algo a cambio. Se obcecó en golpear a Correa, confesó que nunca en su vida le había colgado el teléfono a nadie, pero que a Don Vito lo había dejado un par de veces con la palabra en la boca. Al cabecilla de la trama, según Bárcenas, se le subió el éxito a la gomina y empezó a creerse que el partido le pertenecía y a hablar en nombre de él. Al menos, esto fue lo que les chivó Joaquín Molpeceres, dueño de Licuas, a Acebes, Rajoy y Lapuerta. El triunvirato decidió cortar toda relación con Correa. Molpeceres aparece en los papeles de Bárcenas porque, ese mismo día, para reforzar el argumento contra Correa, había ingresado 60.000 euros en las arcas del partido. En la última sesión del proceso, antes de Navidad, Guillermo Ortega había contado que lo habían expulsado de la alcaldía porque no concedía obras a Licuas. Leyendo estos hechos, no expulsaron a un corruptor, lo sustituyeron.

El PP, explicó Bárcenas, siguió trabajando con la Gürtel en Valencia. Al recibir la comunicación que prohibía contratar con estas empresas, Francisco Camps llamó a Acebes con el corazón roto diciendo que, por favor, que Álvaro Pérez el Bigotes era “un genio” y quería seguir trabajando con él. Acebes aceptó y Camps respiró aliviado: podía mantener a la vera a su amiguito del alma.

Ángel Hurtado planteó los recesos de hora en hora, cuando normalmente el lapso ronda las dos horas. Bárcenas, a cada regreso, traía las gafas más pegadas a los ojos y la cabeza más redonda.

El expresidiario redujo muchas de las declaraciones de Don Vito a “idioteces”. Sentenció que “jamás, ninguna de las empresas de Correa recibió ninguna cantidad en efectivo” del partido 

El expresidiario redujo muchas de las declaraciones de Don Vito a “idioteces”. Sentenció que “jamás, ninguna de las empresas de Correa recibió ninguna cantidad en efectivo” del partido, que el PP no tenía necesidad de pagar en negro y que Correa y Cascos “no tenían relación desde 1997 o 1998”. En cambio, aseguró que si su nombre aparecía en la caja B de las empresas de la trama era porque pagaba sus viajes personales en efectivo (solía tener en la caja fuerte de su casa unos 30.000 euros sueltos por si tenía que acudir al barbero y arreglarse las patillas) y que una vez entregado el dinero, Correa “hacía con él lo que le daba la gana”, por ejemplo, meterlo en la caja extra contable

Apurando más la veta proestablishment, se burló de la idea de que los empresarios de OHL y ACS (como confesó el cabecilla) tuvieran que recurrir a un propietario de una agencia de viajes y al gerente del PP para acceder a alcaldes y ministros. Eso y mucho más podían hacerlo en el palco del Bernabéu, que es donde empieza el mundo.

Sin embargo, el trazo más deshilachado del bodegón de Bárcenas correspondió, precisamente, a sus mercadeos artísticos. Hay un préstamo gigantesco y absurdo en la historia. 330.000 euros que recibió y devolvió tal cual. El ministerio fiscal asegura que se usó como un justificante de liquidez que le permitiera blanquear dinero con apariencia de legalidad. Bárcenas se excusó en que solicitó el crédito con la intención de darle el dinero a Rosendo Naseiro para la compra de unos cuadros: llegó al lugar del acuerdo, dejó el paquetito de billetes de 500 euros y se marchó. Su intervención fue tan anecdótica que, especuló, las dos personas que estaban en la habitación con Naseiro para cuadrar el negocio “pensarían que era su escolta”. A pesar de su poca intervención y conocimiento de esa operación, Bárcenas avaló el préstamo con su cartera de valores, tranquilamente. Afirmó que el chalaneo no cuajó y el dinero regresó al banco como si no hubiera pasado nada, de la misma forma que él ha acabado regresando al redil del Partido Popular. 

Un bodegón es una farsa calculada, por eso se le llama ‘naturaleza muerta’ porque requiere arrancar los frutos de la naturaleza para disecarlos pictóricamente creando una composición al gusto de los deseos de imagen del autor, de sus aspiraciones. El bodegón transmite, además, la mentira de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí