1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Escritoras ante el canon (I)

Elvira Navarro, Sara Mesa, Luna Miguel

El Ministerio 28/01/2017

<p>Christine de Pizan, la primera escritora profesional de la historia </p>

Christine de Pizan, la primera escritora profesional de la historia 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

Entre las muchas recusaciones que el canon ha sufrido en el siglo XX, quizás la más persistente (y pertinente) haya sido la de la “perspectiva de género”. En paralelo a la ganancia de derechos de la mujer se ha sometido al canon (entendido como el variado conjunto de listas de lo que hay que leer “antes de morir”) a una doble interrogación: qué escritoras han sido soslayadas de estas listas por su condición de mujer y qué inercias podrían estar impidiendo la consagración de nuevas escritoras. Esta empresa tiene un peso y un contorno tan definido que desde El Ministerio hemos elaborado un cuestionario para intentar conocer cuál es el estado de estas reivindicaciones y que influencia o tensiones eventuales supone a las escritoras vivas. Las respuestas se prolongarán en varias entregas para facilitar una pausa de reflexión. Éstas son nuestras preguntas:

1. ¿Qué papel juega el canon (la tradición, si se prefiere) en su trabajo creativo? ¿Una orientación, un estímulo, una molestia?

2. ¿Encuentra sesgos discriminatorios de género en el canon? ¿Podrían integrarse o subsumirse en otras clases de discriminación?

3. ¿Cuál sería su receta para atenuar o suprimir estas discriminaciones?

4. ¿Cree que ha cristalizado una idea “canónica” de “literatura femenina”? De ser así, ¿considera que se trata de una literatura feminista?

5. ¿En qué medida las listas de “mejores libros del año” reflejan las supuestas “cuotas” o cree que para entrar en ella se exige que se satisfaga cierta idea de literatura femenina?

6 ¿La idea de “posteridad” (incluso en proporciones modestas) tiene alguna incidencia en su trabajo? ¿Cuál es su baremo de satisfacción, el indicador de que su trabajo está bien hecho?

Elvira Navarro

La escritora Elvira Navarro, en la Gran Vía madrileña / Asís Ayerbe 

La escritora Elvira Navarro, en la Gran Vía madrileña / Asís Ayerbe 

 

1. Diría que el canon que de verdad funciona como orientación, estímulo y/o molestia es el personal, el de cada autor o autora, que puede divergir más o menos del canon establecido, y que está ligado al propio proyecto. 

2. ¡Claro! El canon no guarda las esencias puras de lo literario. No existe un arte desligado de unas ideas de lo que debe entenderse por tal, ideas que no son independientes de la clase social a la que se pertenece, de las creencias que la sustentan, etcétera. ¿Quiénes o qué instancias determinan el canon? ¿Y para qué se usa?

3. Quizás, por ejemplo, estudiar muy bien a Pierre Bourdieu, a quien me voy a permitir citar (sirva la cita como una de las precauciones o recetas que podrían aplicarse): “Lo propio de la imposición de legitimidad es impedir que jamás pueda determinarse si el dominante aparece como distinguido o noble porque es dominante, es decir, porque tiene el privilegio de definir, mediante su propia existencia, lo que es noble o distinguido como algo que no es otra cosa que lo que él es –privilegio que se manifiesta precisamente por su seguridad–, o si sólo porque es dominante es por lo que aparece como dotado de estas cualidades y como único legitimado para definirlas. No es una casualidad que, para denominar las maneras o el gusto legítimos, el lenguaje ordinario pueda contentarse con decir las “maneras” o el “gusto”, “absolutamente empleados”, como dicen los gramáticos: las propiedades asociadas con los dominantes –“acentos” de París o de Oxford, “distinción” burguesa, etcétera– tienen el poder de desalentar la intención de discernir lo que dichas propiedades son “en realidad”, en sí mismas y para ellas mismas, y el valor distintivo que les confiere la referencia inconsciente a su distribución entre las clases” (La distinción, Madrid, Taurus, p. 104).

4. Mientras se use el distingo “literatura femenina” se pone el acento en una diferencia peyorativa. Entiendo como posición feminista aquella que aspira a una igualdad que no pase necesariamente por asumir los roles atribuidos a la masculinidad y a la feminidad, sino por abolir posiciones esencialistas. Por cuestionar las identidades. La etiqueta “literatura femenina” siempre refiere a un tipo de literatura intimista, sensible, protagonizada por mujeres y con una temática propia también de mujeres (la maternidad, la pareja, el amor, etcétera). Es decir, refiere al papel tradicional de mujer. Ratifica lo que los hombres nos han dicho que debemos ser. Eso me parece tan poco feminista como asumir que la liberación de la mujer pasa por convertirse en un hombre.

5. Creo que lo que reflejan las listas del año es  que hay menos mujeres haciendo crítica en los medios y lo condicionado por el género que está la selección. Cuando accedemos a las votaciones o a selecciones firmadas, llama la atención que los hombres citen a más hombres y las mujeres a un número considerable de mujeres. Sirva como ejemplo las recomendaciones de lecturas de algunos autores y autoras que Babelia sacó este año junto con la lista de los mejores libros de 2016 (aquí el link ). Eduardo Mendoza cita a una mujer, Elvira Lindo a cuatro, Sara Mesa a seis, Juan Eduardo Zúñiga a ninguna, Isabel Burdiel a una, Javier Marías a ninguna, Ángeles Mora a dieciocho, Martín Caparrós a ninguna, Cristina Fernández Cubas a dos y Ramón Buenaventura a dos.  ¿Hay que cumplir con cierta idea de literatura femenina para entrar en una lista? Pues muy probablemente sí, pero en negativo: no ser excesivamente sentimental, es decir, no entrar en la etiqueta “literatura femenina”. Resultar lo más neutra (¿masculina?) posible. Aquí surge otra pregunta: ¿por qué seguimos aceptando que lo neutro se asemeje tanto a lo masculino?

6. La idea de posteridad me parece inútil. Ni siquiera creo que un escritor o escritora deba aspirar a que se diga de su escritura que es estupenda, no porque eso no sea deseable, sino porque el afán de elogio no debe anteponerse a lo que considero el deber de un autor o autora: estar atentos al texto, saber qué nos pide. A veces lo que requiere un texto es más modesto que nuestras aspiraciones. El buen resultado es la consecuencia de haber sabido prestar atención a las necesidades del texto antes que a nuestros deseos de que nos den una palmadita en la espalda, pues esto último nos puede llevar a la impostura, a ser el tipo de escritor o escritora que se supone que hay que ser para tener prestigio, vender y ese tipo de cosas que siempre quiere el ego. Esto que digo es también mi indicador, mi brújula: he fracasado cuando me noto impostada, obedeciendo a condicionantes ajenos al texto. Se trata de un fracaso en términos muy personales. De un fracaso ético. El determinar cuándo mi trabajo está bien hecho en un plano más objetivo no me corresponde a mí (aunque lo anterior, el no fracasar en términos éticos, me parece una condición necesaria para que un trabajo esté bien hecho).

Elvira Navarro (Huelva, 1978) es licenciada en filosofía. Es autora de dos libros complementarios: La ciudad en invierno (2007) y La ciudad feliz (2009), de la novela La trabajadora (2014) y de la nouvelle Los últimos días de Adelaida García Morales (2016). Ha sido galardonada con el Premio Jaén de Novela y el Premio Tormenta al mejor nuevo autor.

Sara Mesa

Sara Mesa / Foto de La Voz del Sur

Sara Mesa / Foto de La Voz del Sur

1. No sé bien a qué canon nos referimos, pero en cualquier caso pesa poco, o muy poco, cuando escribo, al menos conscientemente. Otra cosa es mi propio canon personal, obviamente.

2. Sin duda. El canon, hasta hoy, ha sido predominantemente masculino. Y sí, la discriminación se integra con el origen social de los escritores. Si todavía es anómalo que el canon consagre a un escritor de orígenes humildes o clase trabajadora, aún más lo sería con una escritora.

3. Ojalá conociese las recetas. No es fácil, porque hacen falta cambios profundos, especialmente de mentalidad. Es importante que los lectores hombres comprendan que la literatura escrita por mujeres también les interesa y les afecta. Es importante que no se nos etiquete y consigne en guetos. Es importante que este tipo de reflexiones y entrevistas se hagan tanto a hombres como a mujeres. Es importante que los medios y las mismas editoriales no exploten el aspecto físico de las escritoras. Que no nos fuercen a posar. Que no nos metan en revistas de moda, junto a la publicidad del último maquillaje. Que no nos pregunten por nuestra prenda fetiche. Que no nos junten en listas a escritoras que nada tenemos que ver unas con otras salvo por el hecho de ser mujeres. Que se nos tome un poco más en serio.

4. Me temo que sí, ha cristalizado una idea de literatura femenina en ocasiones (la mayoría) muy poco feminista, más bien conservadora, timorata, retrógrada y sentimental en el peor sentido de la palabra. Una concepción, además, que no refleja la pluralidad de voces: ¿cómo se nos puede etiquetar a todas bajo el mismo lema? Por otro lado, no creo en la literatura feminista como panfleto (aunque no me escandaliza, que conste). Creo que el verdadero feminismo se filtra en la escritura de hombres y mujeres de manera sutil pero mucho más profunda. Construyendo, por ejemplo, personajes femeninos potentes y no estereotipos. Asignatura pendiente, por ejemplo, en muchos escritores hombres que sin duda se consideran a favor de la igualdad.

5. Esta pregunta es muy peligrosa, pero refleja el punto flaco de las cuotas, que es dudar de toda minoría. Yo misma he aparecido en algunas listas y quiero pensar que no era por una cuota. De hecho, a veces se da el efecto contrario: este año quise hacer una lista de lo mejor que había leído y me salían mayoría de mujeres (porque ciertamente leí a mujeres muy buenas); parecía que era una especie de reivindicación consciente y que la lista estaba forzada, cuando otros años, cuando hubo mayoría de hombres, esto ni siquiera se me pasó por la cabeza. De todos modos, a las listas –muy heterogéneas, según su procedencia– hay que darles sólo su justa importancia. El canon a largo plazo se consolida más con otros indicadores. Por ejemplo, los premios nacionales. Si miramos la nómina del de narrativa, por ejemplo, nos espantaremos de que en los últimos treinta años sólo se haya premiado a dos mujeres. Esto es lo que consolida el canon español en el extranjero.

6. Mentiría si dijera que no, aunque obviamente, pensar en la posteridad cuando se publican tantísimos libros no deja de ser algo ridículo. En cuanto al indicador (con todas las dudas al respecto), para mí son las traducciones. Pero hay autores muy buenos que no son traducidos, o sea, que tampoco es en absoluto un indicador fiable, más bien, para mí, una satisfacción íntima.

Sara Mesa (Madrid, 1976) reside en Sevilla desde niña y ha publicado tres libros de relatos: La sobriedad del galápago (2008), No es fácil ser verde (2009) y La mala letra (2016); también las novelas El trepanador de cerebros (2010), Un incendio invisible (2011), Cuatro por cuatro (2013) y Cicatriz (2015), con la que recibió el premio El Ojo Crítico de Narrativa. Ha sido finalista del Premio Herralde de Novela.

Luna Miguel

Luna Miguel, poeta / www.lunamiguel.com

Luna Miguel, poeta / www.lunamiguel.com

1. El canon es mi primer aprendizaje, mi primera crianza literaria en la adolescencia. Eso es lo que supone, un punto de inicio desde el cual aprender también a rechazar, a repudiar, a buscar “mi” camino. Así que un poco de las tres cosas: orientación porque es punto de partida –cuando eres una teen de provincias y quieres leer, sólo tienes una opción y es la tradición–; estímulo porque en definitiva es gran literatura y te invita a seguir leyendo, a seguir creando; molestia porque llega un punto en el que lo que lees te interesa, te emociona, te asombra… pero no te ves representada.

2. De género, de raza, de clase… de todo tipo. Supongo que no es algo que afecte sólo al canon. Afecta en todos los ámbitos. En la literatura juvenil, por ejemplo, cada vez son más las voces que denuncian la falta de variedad de identidades sexuales o la ausencia de héroes y heroínas de otras razas que no sean la blanca.

3. Quitarse la máscara de hombre blanco heterosexual y de mediana edad para leer un libro. Quizá. No lo sé. Creo que todos nos la ponemos cuando abrimos uno.

4. Es posible, y en cierto modo me parece algo peligroso. Es decir, que exista un canon femenino implica que las autoras incluidas en él no pueden pertenecer al canon “de verdad”, esto es, al que asociamos como masculino. Con respecto a si es feminista o no, imagino que sí, pero de poco sirve si tenemos en cuenta a idea anterior. 

5. Creo que son cuotas forzadas. Creo que la mayoría de las veces las escritoras no aparecen en esas listas simplemente porque, aunque las hayamos leído, nos olvidamos de ellas. Porque cuando pensamos en “el mejor libro del año” pensamos en “el mejor escritor del año” y ese pensamiento se hace en masculino –con la máscara puesta–, haciendo que nuestra cabeza omita demasiadas veces a las escritoras, incluso si durante el año hemos leído a más mujeres que a hombres. El subconsciente nos traiciona. Pero cómo no iba a traicionarnos si como decía en las primeras preguntas, nuestro subconsciente literario está construido a base del canon aprendido en la adolescencia.

6. Creo que no hay que ser modesto con eso. Quiero decir, es lógico que cuando uno escribe lo haga para que las personas lo lean en el futuro, no en el pasado –eso, claro está, es imposible a no ser que tengas una máquina del tiempo–. Me da la impresión de que muchos autores escriben para que les lean los muertos –otros escritores–, para que se les lea con ojos de ayer. No hay que tener miedo ni reparos al pensar en la posteridad. Se escribe para que todo quede. Para que el pensamiento plasmado hoy sirva a quien mañana lo lea. Si no, no escribiríamos. Sería una tontería hacerlo. Y el tema del baremo, tengo a mis lectores de confianza. Eso significa que si a ellos les entusiasma, yo estoy satisfecha. Aunque que esté satisfecha, claro, no sé si significa que esté bien hecho.

Luna Miguel (Alcalá de Henares, 1990) vive en Barcelona desde 2011. Ha publicado cinco libros de poesía: Estar enfermo (2010), Poetry is not dead (2010), Pensamientos estériles (2011), La tumba del marinero (2013) y Los estómagos (2015). Trabaja como redactora en PlayGround Magazine y es editora de la sección “PlayGround Books”.

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

El Ministerio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

50 tuits

Constantino Bértolo / Pablo Muñoz

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí