1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El crimen de la carretera de Almería

La llegada de los ejércitos extranjeros provocó que la Guerra Civil tomase una nueva dimensión militar, experimentada en las carnes de la población española. La batalla de Málaga fue el bautismo de fuego de las tropas italianas

Cristóbal Villalobos Málaga , 7/02/2017

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

Febrero de 1939. La Guerra Civil da sus últimos coletazos, mientras las potencias reafirman sus alianzas ante los presagios de muerte y violencia que se hacen cada vez más presentes en Europa.  El conde Galeazzo Ciano, yerno y ministro de Mussolini, escribe en su diario: “Los desvergonzados que tanto han tenido que decir sobre nuestra intervención en España comprenderán, tal vez algún día, que en el Ebro, en Barcelona y en Málaga se han constituido las verdaderas bases del imperio mediterráneo de Roma”.

Y es que en los delirios totalitarios y “épicos” del Duce entraba la utopía de una nueva Roma que pasaba, obligatoriamente, por España así que, ya en los primeros días de la sublevación militar del 18 de julio, el gobierno italiano se dispuso, ante la petición de Franco, a socorrer al bando nacional.

La Italia fascista y la Alemania nazi responderían al temprano llamamiento franquista, de forma gradual y pensando en posibles intereses estratégicos en la futura contienda que parecía acercarse irremediablemente. Ayuda económica y  material de guerra que, pronto, se convertiría también en la acción directa de las tropas fascistas en nuestro país.

En  febrero de 2017 se cumplen 80 años de la que fue precisamente la primera acción de guerra de un contingente italiano en la Guerra Civil: la batalla o toma de Málaga, todo un éxito para las armas fascistas, como muestra el texto de Ciano anteriormente citado. Una victoria que sería trascendental en el devenir posterior de la participación italiana en la Guerra Civil y que daría lugar a uno de los crímenes de guerra más atroces cometidos durante la contienda: la desbandá o el crimen de la carretera de Almería.

Los extranjeros nos han robado Málaga, titulaba Mundo Obrero en Madrid

En diciembre de 1936, con el frente de Madrid inmóvil, habían llegado las primeras tropas italianas al puerto de Cádiz, con el fin de desbloquear la situación militar. Se acordó que el contingente fascista actuara como una fuerza independiente bajo el mando de un general italiano, que respondiese directamente ante Franco, con la misión de realizar una acción decisiva que contribuyera a que la guerra se decantase del lado de los sublevados.

Tras barajar varias opciones, la acción que se decidió acometer por parte del gobierno de Mussolini fue la toma de la ciudad de Málaga, con el fin de proporcionar un puerto  que conectase con Italia, con el Marruecos español y con Mallorca, quitándole de paso a la armada republicana una importante base. La ocupación de Málaga significaría también aliviar el cerco republicano sobre Granada, pudiéndose convertir en el centro de operaciones desde donde iniciarían sus avances los italianos.

Para la ofensiva se contaban con las tropas de Queipo de Llano, con el apoyo de la Legión Cóndor alemana, con base en Armilla (Granada), que ya bombardeaba los cargamentos soviéticos que se dirigían a Cartagena, con  la flota nacional y, por supuesto, con las tropas fascistas recién llegadas de Italia.

La fuerza que se destinó a esta operación se organizó en seis columnas nacionales mandadas por el coronel Borbón, duque de Sevilla. Según Jackson, estas fuerzas estaban compuestas por un total de 10.000 moros y unos 5.000 requetés. Por su parte, la fuerza italiana estaría integrada por nueve batallones, a los que pertenecían unos 10.000 soldados italianos del Corpo Truppe Volontarie (CTV) mandados por el general Mario Roatta. Las tropas italianas, divididas en cuatro grandes columnas, tendrían el apoyo del más moderno material: la fuerza aérea legionaria, de entre 67 y 100 aviones, carros modernos Fiat, Lancia e Isotta Fraschini, así como el destructor Da Verrazzano y cuatro lanchas torpederas.

Miles de refugiados de la provincia llegaban a la capital y, de allí, huían por la carretera de la costa hacia Almería

Las maniobras serían apoyadas desde el mar por una escuadra nacional formada por los cruceros Baleares y Canarias, los mejores y más modernos buques de toda la marina española. Por el contrario, Málaga sólo contaba para su defensa con unos 12.000 milicianos, desorganizados, sin mando efectivo, sin prácticamente municiones y con sólo 8.000 fusiles.

Entre los días 6 y 8 de febrero las columnas fueron confluyendo en la capital desde diversos puntos de la provincia, haciendo uso de la motorización, la artillería ligera y los lanzallamas italianos, mientras las autoridades republicanas, encabezadas por el responsable máximo de la defensa, huían de Málaga a Nerja, y miles de refugiados de la provincia llegaban a la capital y, de allí, huían por la carretera de la costa, única vía no ocupada por las tropas franquistas, hacia Almería.

La desbandá o el crimen de la carretera de Almería

Mientras la prensa republicana e internacional destacaba la presencia italiana en la ofensiva (“Los extranjeros nos han robado Málaga”, titulaba Mundo Obrero en Madrid), Franco silenciaba el protagonismo extranjero de una acción bélica exitosa, que los italianos no tardaron en esgrimir como arma propagandística del régimen fascista. El general Roatta se lo dejó claro a Franco mediante un telegrama: “Las tropas bajo mi mando tienen el honor de entregar la ciudad de Málaga a Su Excelencia”.

En la conquista de Málaga las tropas italianas pusieron por vez primera en España en práctica la guerra célere, la versión italiana de la guerra relámpago alemana, así como probaron sus materiales y tácticas. La victoria se debió, aparte de por la casi nula defensa republicana, a la presencia de estas tropas, algo que el franquismo ocultaría en ese momento y permanecería poco conocido durante décadas.

En el contexto global de la guerra la ofensiva sobre Málaga resultó una victoria rotunda para las tropas nacionales, ya que el frente se acortó 240 km., se consiguió controlar un puerto mediterráneo, se reforzó la moral de los sublevados y de sus aliados italianos, frente al golpe que supuso a los republicanos, y se tomaron 10.000 prisioneros.

Familias a pie huyeron mientras la aviación los ametrallaba y la armada lanzaba sus bombas

Esta victoria se vería ensombrecida por el crimen perpetrado mientras las tropas tomaban la ciudad. Según Jackson, unas 100.000 personas iniciarían la huida de Málaga por la carretera hacia Almería, bordeando toda la costa oriental malagueña y la costa granadina. Otras fuentes situarían este éxodo, o desbandá, como lo llamarían los malagueños, entre los 50.000 y los 150.000, mientras que la reciente publicación 1937. Éxodo Málaga Almería, de Maribel Brenes y Andrés Fernández, sitúan en unos 300.000 los malagueños huidos.

Tomemos como adecuada la cifra que queramos, lo indiscutible es que cientos de miles de malagueños, la mayoría familias a pie, huyeron los días 7 y 8 de febrero por la carretera de Almería, mientras la aviación italiana y nazi  los ametrallaba incesantemente desde el aire, sin distinguir entre combatientes y civiles, y la armada franquista (los tristemente célebres cruceros Baleares, Canarias y Almirante Cervera) lanzaba sus bombas sin piedad sobre la marabunta que intentaba desplazarse entre la carreterita y los acantilados.

Más de cinco mil muertos, apuntan algunas fuentes, en lo que fue sin duda una de las mayores carnicerías y crímenes cometidos en nuestra Guerra Civil y que permanecería silenciada hasta hace bien poco, actuando de trágico preludio a la represión franquista en Málaga, iniciada casi en el mismo instante de la entrada de las tropas en la ciudad y que, solamente en la capital costasoleña, superaría las 4.000 víctimas, según el cálculo de Hugh Thomas.

Una matanza silenciada por la República y por el franquismo de la que hoy, ochenta años después, y merced a diferentes investigaciones y testimonios recuperados en los últimos lustros, tomamos por fin conciencia de la magnitud del que fue, posiblemente, el mayor asesinato colectivo de la Guerra Civil. 

Málaga arada por la muerte
y perseguida entre los precipicios
hasta que las enloquecidas madre
azotaban la piedra con sus recién nacidos.

Furor, vuelo de luto
y muerte y cólera,
hasta que ya las lágrimas y el duelo reunidos,
hasta que las palabras y el desmayo y la ira
no son sino un montón de huesos en un camino
y una piedra enterrada por el polvo.

Es tanto, tanta
Tumba, tanto martirio, tanto
galope de bestias en la estrella.

Nada, ni la victoria
Borrará el agujero terrible de la sangre:
nada, ni el mar, ni el paso de arena y tiempo, ni el geranio ardiendo
sobre la sepultura.

(Pablo Neruda)

Autor >

Cristóbal Villalobos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francisco Agramunt Lacruz

    La historia sobre los orígenes del célebre mural de Pablo Picasso "El Guernica" esta repleta de inexactitudes, incluso de algunas de ellas fomentadas y propiciadas por el propio autor a causa de las presiones políticas de las autoridades republicanas que le encargaron la obra . Cuando comenzó a pintar esta composición lo hizo pensado en la terrible tragedia que se había cebado con sus paisanos malagueños ametrallados y bombardeados por la aviación legionaria alemana y los barcos nacionales cuando huían por la carretera en dirección Almería. Entonces no se había producido aún el bombardeo de Guernica.Fue a partir de este hecho cuando decidió dar el nombre de Guernica a su obra.Este hecho lo describo con bastante profusion de datos en mi nuevo libro El exilio artistico español en Francia" de próxima publicación

    Hace 4 años 2 meses

  2. yyo republicana

    lo importante es que se sepa y que los chicos hispanos empiecen a saber como los chicos extranjeros si conocen y estudian en el cole, también homenajes como se hacen en Francia, Inglaterra etc. IMPUNIDAD PARA EL FRANQUISMO, NO GRACIAS!!!!

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí