1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

España, el otro paraíso fiscal de la Iglesia católica

El Observatorio de Europa Laica cifra en 11.000 millones anuales la aportación del Estado. PSOE y Unidos Podemos tramitan en el Congreso diversas iniciativas sobre fiscalidad y financiación

Miguel Ezquiaga 1/02/2017

<p>Rouco Varela en la Catedral de la Almudena (Madrid)</p>

Rouco Varela en la Catedral de la Almudena (Madrid)

Barcex

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

“La presencia de la Iglesia católica en nuestro país no es bajo régimen de privilegio”, defiende, en declaraciones a este medio, la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal. Ante la ausencia de cifras oficiales, el Observatorio de Europa Laica fija en once mil millones anuales la aportación que el Estado, a través de exenciones fiscales y subvenciones directas otorgadas por distintas administraciones, realiza a esta institución religiosa. La asignación tributaria en el Impuesto sobre la Renta (IRPF), el descargo del Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) y los conciertos públicos de centros educativos y sanitarios son consecuencia de los acuerdos alcanzados en 1979 entre el Estado español y la Santa Sede, revisión del Concordato franquista, con naturaleza de Convenio Internacional, legalmente por encima de la propia Constitución. Según el Barómetro del CIS de 2015, el 70,7% de los españoles se define católico, pero solamente un 13,9% acude a misa todos los domingos y festivos.

Por primera vez, tres de los doce consejeros del Tribunal de Cuentas –Felipe García Ortiz, María Antonia Lozano Álvarez, Lluís Armet i Coma– emitieron en diciembre un voto particular a favor de inspeccionar el sistema de asignación tributaria a la Iglesia católica que, aseguran, a través de la casilla del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), recauda 250 millones. Los Presupuestos Generales incluyen un adelanto anual en forma de mensualidades a cuenta, calculadas sobre la base de lo recaudado el año anterior y, pasado el ejercicio, el resto se liquida en el siguiente curso. Los firmantes acusan de insuficiente la transparencia eclesiástica y reconocen, dada “la multiplicidad y dispersión de las fuentes de financiación públicas de la Iglesia católica, procedentes de los ámbitos estatal, autonómico y local”, difícil “realizar una cuantificación siquiera aproximada de los recursos públicos destinados a este fin”.

A través de la casilla del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la Iglesia católica recauda 250 millones de euros al año

Antonio Hurtado explica que, desde la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, donde es portavoz del Grupo Socialista, existe una mayoría para obligar al tribunal a fiscalizar este año la casilla del IRPF destinado a la Iglesia católica: “Habrá mayoría en la comisión, quizá el PP se abstenga. Los demás grupos dirán que sí”. El 9 de febrero comparecerá en la Comisión el presidente del Tribunal de Cuentas,  Ramón Álvarez de Miranda, y se dirimirá la votación. “Queremos que la Iglesia se incorpore al esfuerzo de transparencia que están realizando todas las instituciones. Primero fue la Casa Real, después el Consejo General del Poder Judicial; este es un proceso progresivo”, defiende Hurtado, quien también tacha de parciales las declaraciones realizadas por Manuel Aznar, miembro del Tribunal de Cuentas y hermano del expresidente. Durante su discurso en la Real Academia de Jurisprudencia negó la competencia para “fiscalizar un organismo no perteneciente al sector público”, defendiendo la asignación tributaria a la Iglesia como participación en el rendimiento de un tributo, “sin naturaleza subvencional ni de ayuda”. Una argucia técnica.

La Iglesia protestante también quiere, desde 2015, una casilla para que los contribuyentes puedan destinarle el 0,7% de su cuota tributaria al realizar la Declaración de la Renta. De entre las confesiones minoritarias, la evangélica es la más considerable, con un 56,04% del total de los lugares de culto en 2016, según el Observatorio del Pluralismo Religioso. La demanda, presentada por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede), ha sido denegada este enero desde el Tribunal Supremo, a falta de un acuerdo similar al adquirido entre la Administración pública y la Santa Sede. “Aunque nuestra iglesia no tuviera derecho a recibir, el ciudadano siempre tiene derecho a dar, si se le impide hacerlo, queda vulnerado el principio constitucional de igualdad entre todos los españoles. Por eso, si es necesario, llegaremos hasta instancias europeas”, defiende Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de Ferede.

“El Estado, supuestamente aconfesional, en lugar de mantenerse neutral, beneficia a una religión en detrimento de otras. O se retira la casilla del IRPF para todos o, bajo unos criterios de concurrencia, se amplía”, propone Blázquez. “No estamos en un Estado liberal, sino social y de Derecho. Eso significa que es posible la participación ciudadana en los beneficios del sistema tributario en pos de la redistribución”, continúa. Desde 1997, la fundación que representa ha negociado con los sucesivos gobiernos un encaje más favorable para la confesión: “Esas conversaciones siempre han sido intermitentes, marcadas por la dejación pública”. La presidencia de Rodríguez Zapatero aplazó una prometida Ley de libertad religiosa –“que iba a profundizar en el laicismo estatal”– y terminó ampliando en 2006 un 0,18% la asignación de fondos para la Iglesia católica a través de la casilla, compensando aquel pago del IVA solicitado por la Unión Europea. El Gobierno de Mariano Rajoy nunca les ha recibido.

Rodríguez Zapatero aplazó una prometida Ley de libertad religiosa y terminó ampliando en 2006 un 0,18% la asignación de fondos para la Iglesia católica

“La solución no es café para todos”, subraya Segundo González, economista y diputado de Unidos Podemos. “Esa casilla debe desaparecer. La labor humanitaria de la Iglesia, que valoramos profundamente, ya está reconocida a través de sus asociaciones incluidas en la casilla de Fines Sociales”, agrega. Su colega de grupo, Josep Vendrell, de En Comú Podem, ha redactado una proposición no de ley referente a la financiación católica, para su debate en el pleno. En el texto presentado, se propone un plazo de cinco años para la normalización de las exenciones fiscales eclesiásticas, en especial las relativas al IRPF y al IBI. “La Conferencia Episcopal ha tenido, históricamente, una gran capacidad de presión e influencia sobre diferentes gobiernos que, por connivencia o por indiferencia, no han afrontado esta cuestión”, sostiene Vendrell. Calcular el valor catastral de los monumentos con valor histórico, para el pago de Bienes e Inmuebles, resulta complejo: requiere de un peritaje que evalúe el precio de mercado. “Habrá que ver si ese tipo de edificios con significación especial pagarán el impuesto, pero el piso del obispo, los aparcamientos o aquellas infraestructuras de carácter administrativo, han de tributar”, afirma el diputado catalán.

El Observatorio de la Laicidad calcula que la Administración Pública deja de ingresar 700 millones* de euros por el impago del IBI desde la Iglesia católica. Esa cifra se eleva a los 2.000 millones de euros si tenemos en cuenta todas las exenciones de la administraciones del Estado (central, autonómico y municipal). "Nuestro régimen fiscal es el mismo que tiene el resto de confesiones religiosas y entidades no lucrativas de nuestro país, como partidos políticos y sindicatos”, opinan desde la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal. Pero, ¿puede considerarse del mismo modo un organismo religioso y aquella institucionalidad vertebradora de la sociedad civil, recogida en la Constitución?

La reforma de la Ley Hipotecaria realizada en 1998, durante el Gobierno de José María Aznar, autorizaba las inmatriculaciones a la Iglesia católica, estos es, a inscribir propiedades anteriormente no registradas por otro titular. El Ministerio de Justicia carece de un inventario de los inmuebles matriculados de este modo, pero Juan José Picó, responsable de Comunicación de Europa Laica, explica que rondarán los cinco mil. Atrios, solares, campos de cultivo, pisos, catedrales, parques, casas consistoriales e incluso la Mezquita de Córdoba, adjudicados a la Iglesia sin la verificación independiente que descartara un propietario anterior. Desde junio de 2015 no pueden realizarse más apropiaciones de este tipo, cuando el Congreso derogó la cláusula que lo permitía, pero consolidando las ya hechas. El PSOE solicitó su devolución, sin obtener respuesta. Entonces fue cuando Picó viajó al Parlamento Europeo para solicitar el carácter retroactivo de la medida. Aún está a la espera de una contestación.

La reforma de la Ley Hipotecaria de 1998 del Gobierno de Aznar autorizaba las inmatriculaciones a la Iglesia católica, es decir, inscribir propiedades no registradas por otro titular

En el artículo segundo de los acuerdos sobre enseñanza y asuntos culturales firmados entre el Estado español y la Santa Sede se determina incluir “la enseñanza de la religión católica en todos los centros de educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”. Y eso es, exactamente, lo que hace la LOMCE; ofertar la asignatura como optativa evaluable, en el caso de Secundaria, y a modo de troncal de modalidad, durante Bachillerato, también evaluable. Los profesores, en las mismas condiciones laborales que un interino, cobran de la Consejería de Educación correspondiente, pero son elegidos a propuesta del obispo diocesano. Si trabajan con jornada completa, formarán parte de la Comisión de Control Pedagógico del centro, junto a la dirección y las jefaturas de departamento.

Asimismo, el Ministerio de Educación y Cultura, así como las Comunidades Autónomas, financian la educación católica. Según el informe de 2015 sobre el estado del sistema educativo, el 30% del alumnado no universitario se forma en centros privados, lo que conlleva un gasto público de seis mil millones de euros. El Observatorio de la Laicidad cuenta que un 80% del total se destinaría a la concertación católica. La patronal de las escuelas católicas defiende el ahorro que su sistema de financiación mixto proporciona a la Administración. Al tiempo, la Federación de Enseñanza de CCOO considera esta una forma de reducir plazas en colegios e institutos públicos, para quien no pueda costearse un centro privado o, simplemente, no profese el catolicismo.

Es importante resaltar el carácter provisional de los Acuerdos de 1979, esqueleto de la actual relación Iglesia-Estado. En el apartado cinco del segundo artículo, “la Iglesia católica declara su propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades”. Más de 35 años después, este compromiso de autofinanciación podría ser objeto de análisis. “El Acuerdo debe rescindirse por incumplimiento”, sugiere Juan José Picó. “Todavía ninguna formación política lo ha propuesto con la rotundidad necesaria”.

------------------------------

*En la versión anterior se decía que por la exención de la Iglesia de pagar el IBI el Estado dejaba de ingresar 2.000 millones. Esa cifra se alcanza sumando todas las exenciones de todas las administraciones del Estado.

 

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manumenorca

    ... en las anteriores elecciones al Congreso, esas que se aclararon al tercer intento, casi todos los grandes partidos nacionales llevaban en su programa la retirada de la asignatura de religión, e incluso alguno habló ya sin tapujos de derogar los acuerdos con la santa sede de ese pequeño estado teocrático extranjero que nos condiciona en nuestra política social... pese a ser en gran parte un brindis al sol, ese inicio de esperanza se truncó al final, pues todos los lobbies conservadores lucharon con uñas y dientes para que ninguno de esos partidos de izquierda que querían renovar estos aspectos lograsen su objetivo, síntoma del poder que tiene este tema cuando se pretende poner encima la mesa para echarle mano...

    Hace 4 años 8 meses

  2. Alba

    No hacen lo que predican, por eso tienen las iglesias vacías. En muchos países de Europa han regularizado la relación con el culto a la Iglesia de tal forma que ningún ciudadano está obligado a mantener a ninguna religión. De esa forma, si renuncias a ello, el Estado te devuelve la parte proporcional del dinero que se destina a subvencionarlas. Suele ser una aportación pequeña por la cual deben pagar impuestos. También pagan contribución urbana. Hay muchas otras diferencias con lo que ocurre en España, que no se cambian porque no hay voluntad política para hacerlo. La Iglesia hacía campaña en los púlpitos a favor del PP. de ahí el aumento de privilegios.

    Hace 4 años 8 meses

  3. Maite

    Ademas de cobrar de nuestro IRPF, no pagar IBI y estar exonerados por su IRPF a nivel particular y seguramente por el Impuesto de Patrimonio,...¿podéis investigar qué hacen respecto al IVA? Según mis datos, sus proveedores no les cargan el IVA porque la iglesia católica está exenta. Es así?

    Hace 4 años 8 meses

  4. yyo republicana

    que paguen impuestos como todo hijo de vecino y que devuelvan lo rabado al pueblo sino todo ees patrimonio de todos y no podran gestionarlo ellos sino el estado : catedrales, iglesias, claustros etc . etc.

    Hace 4 años 8 meses

  5. puniser elx

    mira por donde si que hay dinero para la renta básica

    Hace 4 años 8 meses

  6. Juan José Ramos López

    Artículo 16.3 de la Constitución española de 1978: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española Y MANTENDRÁN LAS CONSIGUIENTES RELACIONES DE COOPERACIÓN CON LA IGLESIA CATÓLICA -aquí está la "trampa"- y las demás confesiones. ¿Hace falta algo más para conocer cómo se las gastaban los Padres de la Patria que redactaron la Carta Magna?

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí