1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carolina Punset / Eurodiputada de Ciudadanos

“Nunca he entendido la entrega al PP. Y encima, gratis”

Julio de la Fuente 3/02/2017

<p>Carolina Punset, en una imagen reciente.</p>

Carolina Punset, en una imagen reciente.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

La eurodiputada Carolina Punset (Washington, 1971) se ha convertido en la voz crítica de más peso contra Albert Rivera en Ciudadanos, que hasta ahora vivía en un apacible oasis interno. Mucho ha cambiado su opinión del partido desde que en octubre de 2013 se subiera al Teatro Goya de Madrid junto al político catalán para apoyar su proyección nacional. Punset llegaba de ser concejal de un partido municipal de corte ecologista en Altea y de militar en UPyD, formación que abandonó por su posición a favor de la energía nuclear.

Ya en Ciudadanos, Carolina, hija del conocido divulgador científico Eduardo Punset (que en su momento fue ministro de UCD), ha ido distanciándose de la dirección de la formación naranja por “no sentirse identificada con sus decisiones estratégicas e ideológicas”. Entiende que el partido ha virado a la derecha, no es suficientemente contundente con los nacionalismos y ha dado “gratis” el Gobierno a Rajoy.

Hay un control férreo en C’s. No había persona que pasara por mi despacho a la que no le leyeran la cartilla

Por eso, ya hace unos meses dejó el Comité Ejecutivo y la portavocía de Cs en las Cortes valencianas para ocupar un acta de diputada en Bruselas. Pero desde la lejanía no ha moderado sus reproches. Más bien al contrario, Punset ruge cada vez más fuerte, animada por el nacimiento de plataformas críticas como TranC'sparencia. No ha querido dar el paso en las recientes primarias para liderar el partido, conocedora que hoy por hoy era una decisión abocada al fracaso. Tampoco acudirá al congreso del partido este sábado 4 de febrero (se casa ese día), pero asegura en una entrevista telefónica concedida a CTXT que no renunciará a la “esencia de los fundadores” Albert Boadella, Arcadi Espada o Francesc de Carreras, con los que ya ha hablado.

¿Por qué no ha querido liderar la alternativa a Albert Rivera?

No ha estado entre mis ambiciones ser presidenta del partido ni está ni mucho menos ser presidenta del Gobierno. Yo empecé en el activismo político partiéndome la cara, a pie de calle, en un partido ecologista local, y allí es donde me quiero quedar: en el activismo político. Yo siempre he hecho lo mismo como concejala, como portavoz de las Cortes Valencianas y ahora como eurodiputada: luchar, combatir para que mejore el medio ambiente y hacer propuestas en ese sentido. La segunda gran causa por la que llegué a Ciudadanos fue para luchar por una izquierda solidaria que anteponga el derecho a la igualdad de todos los españoles a la identidad.

¿Cómo valora el funcionamiento de las primarias?

Las primarias me han parecido un juego de tronos en el sentido de que las personas que se han enfrentado a Albert no han tenido la oportunidad de darse a conocer a los afiliados del partido. No conocemos ni su proyecto ni su equipo. Dan una apariencia de democracia interna al partido que no es tal. Ni han existido las mismas oportunidades y los plazos necesarios para que se pueda combatir en igualdad de condiciones.

Según se desprende de sus palabras, parece que no hay debate ni democracia interna en C’s.

Se lanzan argumentarios y parecemos loros de repetición. Es un error, la política es mucho más divertida y emocional si te expresas con libertad

Lo que hay es un oscurantismo total en organización, tanto de arriba hacia abajo como viceversa. Nunca ha habido manera de conseguir ningún dato. No se facilita eso desde el partido. Cuando yo era portavoz de las Cortes Valencianas, intenté crear una plataforma digital desde la que las organizaciones locales pudieran apuntarse y discutir. Nada, nunca hubo manera. No sólo eso, los pocos grupos de WhatsApp que se atrevía alguno a montar eran sistemáticamente utilizados para expulsar a la gente cuando opinaba o criticaba algo que no gustara al aparato.

Yo a nivel institucional monté unas reuniones llamadas Fusiona. Reunía a todos los cargos de la comunidad para intentar coordinarnos nuestro trabajo. Que ellos me dieran propuestas para las Cortes Valencianas y viceversa desde sus ayuntamientos. Hice dos y se prohibieron de inmediato. Nunca hubo manera de conseguir los datos de los afiliados, de quiénes éramos. Y el remate a la incomunicación absoluta entre afiliados y cargos públicos, más allá de estar en una carpa repartiendo folletos en elecciones, ha sido el voto electrónico, que no garantiza lo más sagrado del voto, esto es, que sea secreto. Porque ese voto llega a la central del partido y eso condiciona de una manera clara el voto de los militantes y también de los que trabajan para el partido, que son muchos. Hay mucha gente que no se puede permitir no estar en listas en 2019, que no tiene la oportunidad de poder elegir.

¿Se ha sentido vigilada y perseguida por el partido?

La cosa llegó a un punto que cuando llegaba gente a pedirme una entrevista, automáticamente eran llamados por los cargos territoriales. No había persona que pasara por mi despacho a la que no le leyeran la cartilla. Hay un férreo control en Ciudadanos, que es perjudicial desde el punto de vista electoral, por parte del departamento de Comunicación, de cada una de las declaraciones que lanzan los cargos públicos. Se lanzan argumentarios y parecemos loros de repetición. Y no te dejan, sin una bronca, salirte del esquema. Eso resta interés y garra al mensaje porque son argumentarios muy planos y no puedes lanzar ningún mensaje propio. Esto me pasó en las últimas elecciones vascas, en las que yo hice unas declaraciones y tan pronto acabé ya tenía a cuatro personas de Comunicación encima como moscas que me hicieron cambiar la declaraciones porque parecía que podían molestar. Al final lo que se construye es una respuesta común, que se sabe con media hora de antelación, ante cualquier pregunta. Es un error porque la política es mucho más divertida y emocional si te expresas con libertad.

Lo que narra choca con lo que defiende C’s de mayor transparencia y de lucha contra la opacidad de las instituciones...

Están sustituyendo las ideas del grupo que fundó el partido para combatir el nacionalismo. Por eso en la Diada comieron paella en vez de ser combativo

Hay una forma de actuar dogmática que muchos defienden señalando que ocurre en todos los partidos. Es verdad, no hay partido en España ahora mismo en que eso no ocurra. Pero la gran diferencia es que los otros no van dando lecciones de moral o prometiendo nueva política. A los extremos a los que se llega aquí no se llega ni en el PSOE. Creo que no tiene parangón. Yo he llegado a tener al secretario de Organización doce horas seguidas del reloj entrevistando a cientos de cargos públicos de la Comunidad, con una hoja de amenaza de expulsión del partido para preguntarles de qué habían hablado conmigo.

Si cuestiona el funcionamiento interno, ¿por qué no se ha ido del partido, como le han pedido?

Porque el partido no es de estos cuatro, es de todos. Y el partido surgió para algo mucho más importante, para luchar por el derecho de igualdad de todos los españoles y eso está más en peligro que en ningún momento de nuestra historia. La prueba de que no tenemos que rendirnos es lo que ha ocurrido con la candidatura crítica de MejorUnidos (que ganó en primarias a la oficialista de Albert Rivera en Cataluña). Hay muchos afiliados que piensan que lo que tenemos ahora es una dirección del partido que ha tomado una serie de determinaciones que han dado un cambio de rumbo, cambiando sus estatutos, el ideario y actuando para complacer a lo que ellos piensan que es la masa mayoritaria de los votantes de Ciudadanos, que es el PP. Ellos lo que hacen es adaptar nuestros principios a lo que ellos piensan que son los principios de nuestros votantes, para conseguir una mayor masa de votantes.

¿Apoyó en primarias, por tanto, a esa candidatura crítica de Jordi Cañas o a otros movimientos contestatarios del partido?

Yo no me posicioné a favor de una candidatura crítica, pero comparto la mayoría de las cuestiones de las que manifiestan todas. Todos estamos preocupados por lo mismo. Tú en un partido puedes cambiar de propuestas, pero no puedes cambiar de principios. Es como con las personas, porque entonces lo que estás haciendo es cambiar del partido. Se está planteando un cambio de principios como si fuera de propuestas y no es así.

¿El partido ha traicionado, a su juicio, sus principios antinacionalistas?

Se ha permitido la llegada de todo tipo de oportunistas políticos que no conocen ni comparten nuestro ideario

El problema viene porque se están sustituyendo las ideas y principios fundacionales del grupo de intelectuales que fundaron el partido para combatir el nacionalismo, fuese cual fuese, incluso el regionalismo no independentista. El partido no lo fundó Albert, sino un grupo de intelectuales; y luego vino Albert. En cambio, tanto en Andalucía como en Valencia, gente vinculada al Partido Andalucista y Unió Valenciana colonizan las estructuras del partido. Es una absoluta aberración. Va contra el ADN del partido porque basan la política en la identidad, en vez de la defensa de la ciudadanía, de ser libres e iguales con independencia de dónde hayamos nacido.

Se han olvidado de estos principios fundacionales porque hay un departamento de Comunicación que funciona no en base a ideas, sino de estudios de mercado y comunicación. Esos estudios, de los que yo he sido testigo en el comité ejecutivo del partido, les dicen que existe una bolsa de votantes del nacionalismo moderado en Cataluña que si se rebaja el tono de discurso y se adopta la estrategia camaleónica en Cataluña se podría ascender. Todo eso ha llevado a que se rebaje el tono del discurso y se olviden cuestiones esenciales hasta ahora para nosotros, como la inmersión lingüística o la independencia. Por eso el día de la Diada estamos comiendo una paella en vez de ser combativos. Por eso la familia de Lleida que ha tenido que abandonar su pueblo por pedir escolarización en castellano ya no tiene el amparo que debería tener por parte de C’s, porque sólo hay una minoría que se atreve a reclamarlo en Cataluña.

¿Ha sido un error, entonces, recibir a gente procedente de otros partidos?

Se ha crecido de manera descontrolada y desorganizada para cubrir hueco y hacer listas en las distintas campañas electorales, que han sido muchísimas. Y nos ha pillado con la creación del partido a nivel nacional. No se ha puesto ningún tipo de filtro, y eso ha permitido la llegada de todo tipo de oportunistas políticos que no conocen ni comparten nuestro ideario. Ahí están los regionalistas, que están obsesionados en cuestiones de identidad. Y además se ha abierto la puerta a cargos vinculados al PP. Eso no ocurrió en Cataluña, porque estaba implantado el partido, pero en el resto de España, como Galicia, Valencia y Madrid, están colonizados por excargos públicos del PP. Yo respeto y pienso que no hay que hacer cordón sanitario a ningún político, nunca hay que ser sectario y siempre hay que hablar con diferentes partidos, sean los que sean. Pero no hay que dejarse colonizar ni política ni ideológicamente por otro partido.

En el Congreso del partido de este fin de semana se disponen a eliminar de su ideario el concepto de “socialdemócrata”, dando más fuerza al de “liberal”. ¿Pero ha actuado alguna vez Cs como un partido socialdemócrata teniendo en cuenta que ha llevado en sus programas medidas como el contrato único o la mochila austriaca, que lo identifican como un partido ligado a intereses de la patronal?

La autocrítica brilla por su ausencia, cuando siempre es necesaria. Las cosas van mal porque los análisis que se hacen son malos

El espíritu fundacional de C’s partía de un ideario muy básico en el que no venía definido un programa económico, pero sí un espíritu muy claramente vinculado al centro izquierda. Otra cosa es el ideario que se ha construido en el último año. Hay un equipo económico al frente que ha dado mucha consistencia y medidas muy buenas, pero también un toque muy liberal en materia económica. Ciudadanos nunca ha pretendido ser un partido marxista-leninista y siempre se ha definido desde sus orígenes como liberal en lo económico y progresista en lo social. Y yo creo que este último era un matiz muy bueno. En los principios fundacionales, C’s nunca tuvo nada de reaccionario ni de conservador, era lo contrario. Éramos muy progresistas, los únicos progresistas.

El 'no es no' de Rivera a Rajoy durante la última campaña, ¿le deslegitima para presentarse a unas nuevas elecciones y prometer a los electores?

El entreguismo que ha habido en el último año y medio y los cambios de opinión radicales y pendulares nos han dado una mala imagen. Fuimos el último partido que vetamos de forma radical a Rajoy, que decía que jamás iba a votar con él. Sólo hay que ver la hemeroteca. A mí me parecía absolutamente excesivo, porque en la vida uno no se puede pillar de esa manera los dedos. Luego, en la Ejecutiva del mes de julio, nos dijeron que íbamos a votar que ‘no’ en la primera vuelta de la investidura y ‘abstención’ en la segunda, una decisión que llegaba así a la Ejecutiva: te la comunican y para adelante. Luego pasamos al ‘sí sí’ y ahora queremos entrar en el Gobierno.

En campaña se pueden decir muchas cosas, exagerar y todo lo que quieras, pero se tiene que exigir a los políticos un mínimo de coherencia y que no se engañe a la gente. Uno puede justificar muchos cambios de opinión y posición, algo normal porque el que no cambia de opinión es un terco o un necio, pero esto no era un cambio de opinión, sino adaptarse a lo que te da más votos. Esto no sé cómo se le llama, pero no está vinculado a nada del interés general o la defensa de los intereses de los españoles.

¿Está ninguneando ahora el PP a Ciudadanos? ¿Es el pagafantas de la política española?

Yo en julio era partidaria de desbloquear la situación en España. No era partidaria de hacer 25 elecciones ni del ‘no es no’. Creo que la abstención era más que suficiente. Pero lo que nunca he entendido es el entreguismo del ‘sí sí’. Y encima gratis. Esto es lo que dije en la Ejecutiva antes de dimitir.

Pero Ciudadanos firmó un pacto de muchos puntos con el PP…

Espero que haya vida inteligente más allá de obedecer ciegamente al aparato y que en algún momento se reaccione en el partido

Fue un pacto estúpido, porque es un pacto en el que no nos necesitaban. Ellos pensaron que nunca se pondrían de acuerdo con el PSOE. Craso error. Es lógico que al bipartidismo le conviene liquidar a los partidos nuevos. Es una falta de visión la que tuvieron tremenda. Pecaron de arrogancia y ahora lo están pagando. Él [Albert] eligió entre susto y muerte. Porque para no ir a unas nuevas elecciones con las encuestas internas en contra estaban dispuestos a lo que fuera. Pienso que eso les pudo.

¿Apoya el pacto del PP en Madrid y del PSOE en Andalucía con C’s, teniendo en cuenta la cantidad de casos de corrupción que soportan ambos partidos en esos territorios?

Los pactos se plantearon como se plantea todo en el último año y medio en España, sin reflexionar. Cuando analizas ambos pactos, poco tienen que ver. En Andalucía defendían la banca pública y todo lo contrario en Madrid. En todo caso, allí tenía un sentido el pacto, porque nos necesitaban. Por lo menos puedes conseguir algo, que se hagan realidad medidas de tu programa. Yo soy pragmática. Allí ganaron de manera abrumadora el PP y el PSOE y era lógico el pacto. Pero en España ni nos necesitan ni podemos conseguir cosas, por lo que el entreguismo es gratuito.

Que Ciudadanos recibiera 7,6 millones de euros en préstamos de la banca no siendo un partido dominante, ¿es normal?

Esto es un libre mercado. Es absolutamente normal. Yo no soy antiglobalización ni anticapitalista. Vivimos en una economía de mercado, pedimos dinero protestado y lo devolvemos. Lo que es un problema es que nos condonen la deuda por lo que somos, que eso le ha pasado a otros. Yo prefiero pedírselo antes a un banco que a un empresario.

¿Cómo ve el futuro del partido? ¿Hay riesgo de que le ocurra como a UpyD?

Torres más altas han caído. Muchos ven que es imposible porque tenemos 32 diputados y 1.500 concejales. Yo fui testigo en mi infancia de la caída de UCD, que parecía imposible, luego la del CDS, y UPyD, en menos de un año desaparecido. Creo que es muy difícil crear un nuevo partido, mantenerlo aún más y que desaparezca es muy fácil. Y yo voy a luchar para que eso no ocurra y pienso, como están demostrando las elecciones, que vamos muy mal. No sólo en las vascas y en las gallegas, sino en las anteriores, en las que no hemos hecho más que bajar. En el último ciclo electoral bajamos de 40 a 32 diputados, y el análisis de la Ejecutiva fue paz y después gloria, y qué bien lo habíamos hecho. Yo me quedé asombrada. La autocrítica brilla por su ausencia, cuando siempre es necesaria. Las cosas van mal porque los análisis que se hacen son malos.

En C’s hay gente que se da cuenta de que estamos en un momento que o cambiamos o morimos, y por eso se han puesto en marcha. Pero mucho me temo que los aparatos van a ganar la partida. Eso ya lo vimos en UPyD, que toda España veía que tenían que hacer una serie de cambios y prefirieron morir con las botas puestas. Ganar la partida a nivel de aparato es muy fácil. Entonces, espero que haya vida inteligente más allá de obedecer ciegamente al aparato y que en algún momento se reaccione en el partido.

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Julio de la Fuente

Periodista, criminólogo y experto en márketing político. Trabaja en Europa Press y colabora en distintos medios de comunicación. Tras más de una década cubriendo Madrid, ha vivido varias campañas electorales y movimientos como el 15-M.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí