1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump, entre el autoritarismo y el caos

El nuevo presidente de Estados Unidos ha llegado a la Casa Blanca con ímpetu devorador, dispuesto a llevar a cabo su programa de consolidación oligárquica y contrarreforma conservadora

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 5/02/2017

<p>Caricatura de Donald Trump.</p>

Caricatura de Donald Trump.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para El Dobladillo, una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

“Hay un gran caos bajo el cielo; la situación es excelente”. La frase se le atribuye a Mao Zedong, pero bien podría haber salido de un salón de la Casa Blanca a finales de enero de 2017. A sus setenta años, Donald Trump ha llegado a la Presidencia con el ímpetu devorador con el que lanzó su candidatura diecinueve meses antes: señalando enemigos –fuertes y, sobre todo, débiles— agitando las bajas pasiones, desplegando sus complejos mesiánicos, mintiendo con desparpajo y dispuesto a llevar a cabo un programa de consolidación oligárquica y contrarreforma conservadora.

En los primeros compases de su mandato, Trump ha aunado la sustancia política, arte para la que es novicio, con la telerrealidad, que fue su ‘cantera’

Trump, campeón de los sofismas y la incorrección política, prometió ser un presidente de acción. Lo está siendo. En su tercer día ‘de labor’ en el cargo, ordenó por decreto construir un muro en la frontera con México, que –aunque nadie se lo recordó en campaña— demócratas y republicanos llevan levantando desde hace una década. Para entonces ya había firmado una orden ejecutiva para detener la reforma sanitaria de Obama, retirado a su país del acuerdo comercial transpacífico (TPP) o prohibido la financiación de organizaciones de ayuda humanitaria que practiquen abortos. Las dos primeras medidas apenas trascendían lo simbólico –tanto la reforma de Obama como el TPP estaban ‘tocados’ de muerte, la primera desde el cataclismo electoral de los demócratas en noviembre, o quizá mucho antes, y el segundo desde que el rechazo popular forzase a representantes electos y candidatos a posicionarse contra él. La medida antiabortista era un ‘gesto’ de buenas intenciones a las bases republicanas, que esperan mucho de Trump en ese frente, y en todos los demás.

En los primeros compases de su mandato, Trump ha aunado la sustancia política, arte para la que es novicio, con la telerrealidad que fue su ‘cantera’. Por parafrasear a otro clásico, en un par de semanas ha sucedido más que en varias décadas. Trump se ha reunido con empresarios y sindicatos, purgado a cientos de funcionarios, arriesgado a una guerra –comercial y militar—con China e Irán o nombrado un juez ultraconservador para el Tribunal Supremo.

A riesgo de perderse en el bosque de la hipercinesia trumpiana, conviene detenerse en algunas de las medidas más significativas de ‘President Trump’ para observar algunos rasgos de su mandato advenedizo. Tomemos pues tres órdenes, una ignorada por los medios, otra tomada con sigilo y la última estrepitosa.

Yemen: la vida sigue igual

La victoria de Trump responde, en gran medida, a una voluntad de ‘cambio’ imposible de ignorar. Pero lo acontecido en la franja central de Yemen el domingo 29 de enero demuestra que algunas cosas no cambian, especialmente si el presidente de los Estados Unidos es Donald John Trump: en septiembre de 2011 la guerra contra el terrorismo de EE.UU. daba una macabra vuelta de tuerca más en su engranaje. Un dron del Ejército estadounidense asesinaba a Anwar al-Awlaki, clérigo contra el que no pesaba ningún cargo judicial.

El presidente Obama había ordenado casi un año antes el asesinato. Por fin, el Ejército estadounidense cumplía su misión, decretada en uno de los ‘martes de los asesinatos’ sumarios, instaurados por el Premio Nobel de la Paz Barack Hussein Obama. Dos semanas más tarde, otro misil teledirigido por dron asesinaba al hijo de al-Awlaki, de 16 años y nacido en EE.UU., además de a una docena de yemeníes inocentes. El último domingo de enero, en la segunda semana de su gobierno, Donald Trump ordenó su primera misión ‘antiterrorista’ como presidente de los EE.UU. El ataque, oficialmente destinado a minar las filas de Al Qaeda en la Península Arábiga, se cobró entre otras la vida de una niña de ocho años, nacida en los EE.UU. Era Nasser al-Awalaki, nieta del clérigo Anwar, asesinado sumariamente por el predecesor de Trump en el cargo.

Trump no solo promete continuidad en el descenso a los infiernos de la política antiterrorista estadounidense, sino que la lleva un paso más allá. Por si a alguien no le quedaba claro, Trump utilizó su primera entrevista como presidente, en la FOX, para recalcar su postura. Si Obama prometió –y nunca cumplió, por culpa en gran parte de la oposición republicana— cerrar Guantánamo, y firmó un decreto que ponía coto a la tortura, Trump ha prometido, antes y después de ser presidente, torturar más y sin escrúpulos, porque “la tortura trae resultados”.


Una de las medidas estrella del presidente –el veto a la inmigración de siete países de mayoría musulmana y suspensión de la acogida de refugiados— es obra de Bannon

"La utilidad de la tortura para obtener información es discutible, lo que está claro es que es inmoral", señala Allan Nairn, periodista de investigación estadounidense que ha trabajado en numerosos países bajo regímenes totalitarios. Nairn fue encarcelado en 1999 por hacer su trabajo contra el régimen indonesio de Mohamed Suharto, apoyado por EE.UU. “Si su objetivo es aterrorizar a la gente, castigarla y obtener venganza, creo que funciona. Y creo que a veces también sirve para obtener cierta información, aunque en muchas otras ocasiones no resulta útil para eso”. “La orden de Obama ha recibido muchos halagos por ‘prohibir la tortura’”, reconoce Nairn desde Indonesia. Pero la orden de Obama, según Nairn, no supuso ningún cambio, más allá de la prohibición de que los oficiales estadounidenses la llevasen a cabo directamente. “Ni siquiera se prohibió que la tortura la realizasen militares de otros países ‘clientes’ de EE.UU., o paramilitares que trabajen de la mano de los EE.UU.: así es como se produce el 95% de la tortura, en cualquier caso”. Para Nairn, la postura de Trump no supone un cambio sustancial, “pero sí cambio cualitativo y retórico: es el tipo de acto que probablemente servirá para alentar más torturas en todo el mundo. Es un signo de la filosofía fascista del régimen”.

El ‘príncipe’ Bannon como síntoma

Todavía durante su primera semana en la Casa Blanca, Trump nombró a Steve Bannon como uno de los líderes del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por  sus siglas en inglés), encargado de coordinar la política exterior y de seguridad nacional, lo que incluye operaciones como la de Yemen. La luna de miel de Trump y Bannon viene de largo. Cuando el magnate le nombró director de su campaña, en agosto, Bannon migró de los márgenes de la extrema derecha a la centralidad política. Lo hizo sin alterar un ápice el mensaje nativista, nacionalista y proteccionista que le había ganado millones de clics como director ejecutivo de la web de extrema derecha Breitbart News.

El nombramiento de Bannon tiene un doble significado: por un lado, es la primera vez que un agente político no electo ocupa un cargo de tan alto rango. Por otro lado, coincide con la deposición de generales como Dan Coats y Joseph Dunford, responsables de inteligencia nacional y el Estado Mayor conjunto del ejército respectivamente, para quienes había estado reservado el cargo de principales del NSC. Bannon forma parte ahora del comité de principales, por lo que tendrá voz y voto en decisiones clave de seguridad y defensa nacional.

El veto musulmán: del caos a la resistencia

Nadie duda ya de que la otra medida estrella de Trump hasta la fecha –el veto a la inmigración de siete países de mayoría musulmana y suspensión de la acogida de refugiados— es también obra de Bannon. Igual que sucede con la orden sobre el muro fronterizo con México, Bannon redactó la norma basándose en un precedente del gobierno Obama, del que aborrece en público. En 2015, Obama restringió los derechos de los ciudadanos de los mismos siete países para obtener visados de viaje a EE.UU. En su normativa Obama excluyó, como hace ahora Trump, a países de origen de numerosos terroristas que han atacado a EE.UU. en su propio territorio, como es el caso de Arabia Saudí o Egipto, cuyos regímenes que gozan de protección estadounidense desde hace décadas.

Sin presión demócrata, la oposición a un presidente que perdió el voto popular por casi tres millones de votos es casi inexistente

Más allá de los cientos de vidas que ha puesto en el alero –incluidas las de residentes legales en EE.UU. desde hace lustros— la medida, impulsada por Bannon y firmada por Trump, refleja dos rasgos clave del nuevo gobierno: la arbitrariedad y el caos. La primera parece buscada ex profeso. Ni los líderes del Partido Republicano, cuyos votos Trump necesita para llevar adelante su programa, ni siquiera miembros de su propio gobierno, como el Secretario de Defensa James Mattis, conocieron los detalles de la orden, firmada a última hora de un viernes, hasta después de que estuviera vigente. Así pues, la acción sumió en el caos no solo a las víctimas lógicas de la medida –los viajeros de Yemen, Siria o Somalia, que en muchos casos volaban en el momento en el que la orden entró en vigor— sino también a supuestos aliados de Trump. Quizá por eso la medida provocó la insumisión de más de mil funcionarios del Departamento de Estado, además de la secretaria de Justicia en funciones, destituida ipso facto por indisciplina por el presidente.

Pero había algo con lo que Trump y Bannon no contaban: la insurrección de decenas de miles de personas, que desbordaron los aeropuertos de todo el país en pocas horas para hacer frente a la medida.

“Es obvio que les explotó en la cara”, señala Arun Gupta, especialista en movimientos sociales.

"Mucha gente va a seguir sufriendo, pero hemos visto a la fiscal general negarse a aplicar el veto, y sobre todo una gran masa de gente protestando en los aeropuertos, coordinándose con una huelga de taxis. Fue todo un enorme caos”. Al grito de Let them in! (¡Déjenlos entrar!) y en coordinación con decenas de abogados voluntarios en todo el país, los manifestantes pusieron a la recién estrenada administración entre la espada y la pared, y lograron forzar un cambio de rumbo: el gobierno echó marcha atrás en lo relativo a los residentes legales, declarando que podrían entrar, mientras en paralelo media docena de jueces suspendían la medida tras proliferar las demandas por inconstitucionalidad.

El magnate neoyorquino tiene la costumbre de sobrevivir. De momento, conviene no subestimarlo. Ni a él, ni a su programa

Pese a mediar órdenes judiciales, decenas de oficiales de aduanas se negaron a dejar entrar en el país a ciudadanos musulmanes, o incluso a permitirles ver a sus abogados. Una vez más, dicha insumisión refleja otra de las fallas abiertas por el gobierno Trump: le apoyan, por un lado, los sindicatos de la guardia fronteriza. Pero, por otro, la mayor parte del alto funcionariado, la maquinaria de la política exterior estadounidense, ha dado un plantón público y notorio a su agenda y sus modos, nunca visto desde la época del Watergate.

Para el lunes 30 de enero, un millar de funcionarios del Departamento de Estado habían firmado un memorando de disenso con el presidente, solidificando la fractura entre las instituciones del Estado. Dicha ruptura no es un hecho aislado, sino que refleja el enfrentamiento soterrado entre el FBI y la CIA, desde los que emanaron filtraciones capciosas que parecían destinadas a hacer descarrilar las campanas de Hillary Clinton y Trump, respectivamente.

La presión popular parece estar surtiendo efecto en las filas del Partido Demócrata. Sus líderes, como el senador por Nueva York Chuck Schumer, habían hecho cierta oposición retórica a Trump, al tiempo que votaban sin demasiados aspavientos a favor de nombramientos como el de Mike Pompeo, ardiente defensor de la tortura, para dirigir la CIA. Pero Schumer y sus colegas se han visto desbordados por las movilizaciones en las calles y el aluvión de llamadas a sus despachos exigiéndoles una oposición más firme. En los últimos días, los demócratas han virado en su estrategia. Se les ha visto –a menudo, incómodos, y recibidos con reticencias— en las movilizaciones callejeras. Han puesto en marcha iniciativas para boicotear algunos de los nombramientos más polémicos de Trump.

“Las movilizaciones callejeras son un buen comienzo”, señala Allan Nairn, que compara las “tendencias totalitarias” de Trump con otros regímenes a los que le ha tocado enfrentarse, en Asia o Centroamérica. “Pero para derrotar a Trump y la agenda republicana hay que atacar en todos los frentes, tanto desde dentro como desde fuera de las instituciones”, advierte. Nairn reconoce que los líderes demócratas están “completamente desacreditados” tras la últimas elecciones. “Demostraron ser incompetentes desde el punto de vista técnico, cuando decían: ‘nosotros sabemos ganar las elecciones, no como vosotros los idealistas’, pero han demostrado que no son capaces de hacerlo”. Por eso, apunta, “las bases tienen que tomar el Partido Demócrata, y acto seguido tomar el control de los congresos estatales, mientras se moviliza la gente en las calles: hay que atacar desde todas las direcciones”.

El cambio de táctica demócrata es solamente simbólico. Los republicanos gozan de una sólida mayoría en ambas cámaras, y al contrario que los demócratas hace ocho años, galopan hacia la implementación de su agenda desreguladora, privatizadora y reaccionaria. Pero sin presión demócrata, la oposición a un presidente que perdió el voto popular por casi tres millones de votos es casi inexistente. Queda por ver si surgirán fisuras en el rodillo republicano que, de momento, funciona con precisión quirúrgica.

Con una hiperactividad sarkoziniana, Trump ha abierto tantos frentes –en la calle, en el Estado, en la geopolítica, en los mercados— que no resulta difícil imaginárselo engullido por sus propios castillos de arena. ¿Será capaz de sobrevivirlos? Sólo el tiempo lo dirá. Trump tiene la costumbre de sobrevivir. Nadie daba un duro por él cuando se presentó, y ganó la nominación republicana sin hacer apenas concesiones a los líderes del partido. Ahora es presidente, y tiene a los líderes del partido mayoritario lamiéndole la mano. Por algo ha salido indemne de 4.000 pleitos y seis bancarrotas en sus empresas. De momento, conviene no subestimarlo. Ni a él, ni a su programa.

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí