1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lo que pudo haber sido y no fue

El Procés, fondón y gagá, pero en forma

Empieza el juicio, esa victoria comunicativa del Procesismo, que venderá pulpo como desobediencia. Comienza así la campaña de Mas, mientras Rajoy intoxica a los corresponsales y valora suspender la autonomía

Guillem Martínez Barcelona , 6/02/2017

<p>Artur Mas, entre los manifestantes que acudieron a apoyarle al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. </p>

Artur Mas, entre los manifestantes que acudieron a apoyarle al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. 

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para El Dobladillo, una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

Juicio a Mas, Joana Ortega e Irene Rigau. Inmediaciones de la Audiència de Barcelona. No se cabe. La llegada de los acusados hasta aquí ha parecido el final de El Perfume, the movie, pero con pensionistas. Es el prólogo de lo que será un día lucido para el Procesismo. Tal vez, incluso, un juicio lucido. Pero, a la vez, es la sombra de lo que podía haber sido y no fue. El día de hoy, en fin, estaba previsto que fuera la bomba. En el caso de que Mas hubiera sido Presi, claro.

Con Mas de Presi es posible colegir que la legislatura hubiera sido la misma --se hubiera omitido la declaración indepe unilateral prometida en campaña, y se hubiera cambiado por un referéndum a no realizar y, en el ínterin, se hubiera proseguido con la austeridad--. Pero hubiera sido, en todo caso, una legislatura más ordenada, más vertical, con una propaganda más nítida y con una salida más airosa. Que culminaría, tal vez, hoy. Un día tan eléctrico hubiera podido suplir, debidamente modulado, la no realización del referéndum. Tras la amortización patria del juicio, es posible que se hubieran convocado elecciones. Épicas. El día de hoy es, por tanto, una sombra. Y, lo que es peor, algo que no se ve. Una improvisación, que dibuja, a su vez, la improvisación de la legislatura y su dudoso desenlace. Concepto 'dudoso': no es una duda que el referéndum no se hará, sino cómo se lo harán para salir airosos de esa renuncia. A fecha de hoy, no tienen ninguna idea al respecto. Así como suena. Si bien, me juego una copa a que, aunque aún no sepamos cómo ni por qué, saldrán airosos y a hombros del público, que les pagaría una copa si no fuera porque, ha quedado dicho, la pagaré yo. 

El día de hoy es una sombra. Y, lo que es peor, algo que no se ve. Una improvisación, que dibuja la improvisación de la legislatura y su dudoso desenlace

El juicio es, de hecho, una muestra de varios productos de esta legislatura sin Mas. Es decir, con los mareos de la CUP, que zozobran la nave sin provocar el vómito en la tripulación. Se trata de la improvisación aludida, la ausencia de discurso propagandístico nuevo, de falta de operatividad y de capacidad para crear una narrativa rápida y sólida. Sí, el Procés sigue siendo una máquina de propaganda llamativa. Si no, no podría intentar la pirueta comunicativa de hoy: plantear que lo de Mas el 9N fue un acto de desobediencia frente al Estado, mientras la defensa consistirá en, zas, todo lo contrario. Con un par. Y eso no es de aficionados. Tiene mérito. Pero han sucedido más cosas que empiezan a esbozar estrés procesista. Hasta el viernes, verbigracia, el pack Mas había apostado por la rebeldía. Con todas las letras y consecuencias. Hasta que se enteró de las consecuencias. La idea inicial era no acudir al juicio. Me dicen que, a tal fin, se convocó la asistencia de público --al final, han sido cerca de 200 autobuses y unas 40.000 personas--. La cosa era que esos manifestantes impidieran, con indignación democrática king-size y surround, la llegada a la sala de los acusados. Es decir, que limitaran la responsabilidad de los acusados, que no acudirían al juicio no por decisión propia, sino por imposibilidad física, en ausencia del helicóptero con el que Mas se desplazaba al Parlament cuando había manis.

El viernes, empero, descubrieron que eso podía tener tres reacciones judiciales. La primera molaba mucho --aplazar la causa a otro día, o enviar la poli a Mas et al., que tendrían que ir a la sala esposados, como héroes o parejas liberales un sabadete--. La segunda molaba poco --ser encausados por rebeldía después de la causa actual, con posible pena de cárcel--. La tercera, pues ya no molaba nada --básicamente porque implicaba pasar tanto tiempo en la trena que Mas ocuparía el espacio semántico del de en medio de los Chichos--.

El terror a las opciones dos y tres ilustra que, en fin, esta gente no está por superar la legalidad, sino para ir tirando millas con un Procés que siempre conduce a otras elecciones. También dibuja cuál será la salida al referéndum al que se han comprometido. Será legal. Es decir, no habrá referéndum, montarán un pollo y simularán que eso es desobediencia épica. Los medios públicos y concertados podrán explicar eso, igual que lo han estado explicando hoy como posesos.

Artur Mas y las exconslleres Joana Ortega e Irene Rigau saludan desde la entrada del TSJC / Elise Gazengel

Artur Mas y las exconslleres Joana Ortega e Irene Rigau saludan desde la entrada del TSJC / Elise Gazengel

Es importante constatar, en todo caso, la pésima información y conocimiento legal del Procesismo. La información de las consecuencias legales de no llegar a juicio, me dicen, ha llegado al Procesismo desde fuera de él. Es decir, que el Procesismo no se entera. Quizás esto --meter la pata, sin voluntad de hacerlo, por ignorancia-- empieza a ser una variable a tener en cuenta en el desenlace de esta entrega del Procés. Quizás sea una de las dos variables serias y reales. La otra es, glups, el papel del Gobierno. Porque la fundación del día de hoy, con el que se da inicio la campaña electoral de las próximas elecciones catalanas, fue del Gobierno. Tráiler. Se pactó la consulta del 9N. Debía ser, como lo fue, inocua. Pero Mas rompió el pacto al hacer declaraciones al final del día. Rompió el pacto, que no ninguna ley. Rajoy, por una vez en su vida más caliente que un mechero, encargó al Fiscal General que estudiara si había delito. En reunión con los fiscales catalanes, se apuntó que no. En lo que es una prueba de que el vino de la casa de un restaurante chino tiene más crédito que la separación de poderes por aquí abajo, Rajoy volvió a insistir al Fiscal. Y el Fiscal, antes de dimitir, volvió a pasar la papeleta a los fiscales catalanes. Que en esta presión gubernamental dijeron que había delito, y por un tubo. 

La Moncloa convoca a los corresponsales, y les miente

¿Es una torpeza combatir un problema político con fiscales? Sí. Mucho. Y con consecuencias graves. Pero lo más divertido es que el Gobierno, una vez animado en esa dirección, no puede parar. La semana pasada, justo cuando Mas descubrió que podía ir adonde siempre ha evitado ir si no iba a juicio, Moncloa reunió a varios corresponsales internacionales. Se les habló del juicio. Se les explicó que se estaba valorando suspender la autonomía --intervenida, por otra parte-- catalana. Algo que no tiene nada que ver, en principio, con el juicio. Para relacionarlo más y mejor, en la exposición de los delitos a los que se enfrenta Mas, también se mintió, y se presentaron delitos penales retirados ya por Fiscalía. Como me explicó una corresponsal dicharachera, "es difícil informar sobre lo de Catalunya porque todos te quieren instrumentalizar". Por aquí abajo, siempre, y sea cual sea el gobierno, acostumbra a ser, en fin, 11M.

¿Es una torpeza combatir un problema político con fiscales? Sí. Mucho. Y con consecuencias graves

El Gobierno del PP está siendo con el Procés más peligroso que un mono --católico-- con una pistola. Más ejemplos. El gran efecto político del Procés ha sido la ruptura entre la élite estatal y la catalana, de manera que el Estado ha filtrado información financiera de CDC y de la familia Pujol. Sin muchas consecuencias --el Procés ha limpiado de Pujol a CDC, que ya ni se llama así--, y con gran peligro para el Régimen. Ha quedado vislumbrada, en fin, la relación profesional de los Pujol con los all-stars del PP y de la Corona. Lo mismo que, con la investigación del 3%, ha quedado visualizado el funcionamiento creativo de un gran partido del Régimen del 78. Y, además, con detenciones de empresarios. Algo que no ha pasado, ni pasará, parece ser, con el caso Bárcenas. Que es lo mismo pero con un partido estatal. Vamos, que movía pasta gansa. Vamos (II), que la erosión provocada puede ser mayor que la calculada y en otra dirección.

Bueno. Empieza el juicio, esa idea del Gobierno, y esa victoria comunicativa del Procesismo, que venderá pulpo como desobediencia. Podría haber sido un triunfo mayor, y más ancho y más largo, si Mas hubiera sido Presi. Con el juicio, Mas, posiblemente, empieza su campaña para volver a serlo. El Referéndum, a todo esto, ni está ni se le espera. Rayos, ya llevan 5 años. Plas-plas-plas. Acabarán ganando el Príncipe de Asturias al Procesismo en 2234. Me juego otra copa.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Daniel

    Despistar con lo de las urnas. Transmitir con codificación infantil que el desembarco será en Argelès-sur-Mer, mientras ponemos rumbo a Normandía. Hacer ruido en la planta baja para que la mujer de Rajoy le envíe con temblorosa escopeta y pusilánime candil, mientras Nacho Vidal trepa por la enredadera al dormitorio conyugal. Soñemos, amigos, que esto es así. Que hay una estrategia. Sacrifiquemos nuestra curiosidad en el altar de un nacionalismo prístino, pues si nadie conoce la treta nadie la revelará al adversario. ¿Qué? ¿Que nadie la ha diseñado siquiera, por seguridad? Chúpate esa, Mossad. Lo importante es que el mono del rifle se ponga nervioso pero no dispare, que nos dé pábulo, o que si dispara sea al nacionalismo en bloque. Oh sí... confundirse en la multitud, liderar desde el centro del cardumen (o hacer como que se lidera), arriesgarse pero no en exceso, flotar, flotar siempre... pasar a la historia o pasar de la historia, según convenga. No hagan ruido que están pescando, hay que ser paciente. Sigamos echando cebo. En la UE, en las tertulias, en los cafés. Tarde o temprano tiene que acercarse un buen besugo. Entonces tirarán del anzuelo y dirán al mundo: "Esto. Esto es lo que habíamos planeado, ahora podéis saberlo". Lo peor que puede pasar es que llegue el alba y acaben desayunando en Es Peix Salat. Unos manifas en escabeche y una copita de Napoleón. Merci. Y poco Más es lo que hay, me temo.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Daniel

    Despistar con lo de las urnas. Transmitir con codificación infantil que el desembarco será en Argelès-sur-Mer, mientras ponemos rumbo a Normandía. Hacer ruido en la planta baja para que la mujer de Rajoy le envíe con temblorosa escopeta y pusilánime candil, mientras Nacho Vidal trepa por la enredadera al dormitorio conyugal. Soñemos, amigos, que esto es así. Que hay una estrategia. Sacrifiquemos nuestra curiosidad en el altar de un nacionalismo prístino, pues si nadie conoce la treta nadie la revelará al adversario. ¿Qué? ¿Que nadie la ha diseñado siquiera, por seguridad? Chúpate esa, Mossad. Lo importante es que el mono del rifle se ponga nervioso pero no dispare, que nos dé pábulo, o que si dispara sea al nacionalismo en bloque. Oh sí... confundirse en la multitud, liderar desde el centro del cardumen (o hacer como que se lidera), arriesgarse pero no en exceso, flotar, flotar siempre... pasar a la historia o pasar de la historia, según convenga. No hagan ruido que están pescando, hay que ser paciente. Sigamos echando cebo. En la UE, en las tertulias, en los cafés. Tarde o temprano tiene que acercarse un buen besugo. Entonces tirarán del anzuelo y dirán al mundo: "Esto. Esto es lo que habíamos planeado, ahora podéis saberlo". Lo peor que puede pasar es que llegue el alba y acaben desayunando en Es Peix Salat. Unos manifas en escabeche y una copita de Napoleón. Merci. Y poco Más es lo que hay, me temo.

    Hace 4 años 2 meses

  3. Edu

    Le voy a proponer un juego. Imagine que en vez de dos chimpanzés tiene ante usted dos jugadores de ajedrez. Moviendo cuidadosamente las piezas en un juego donde se mezcla política, dinero, poder. Imagine que El juez resuelve el caso declarando a Más inocente. En menos de 6 meses que es la fecha prevista o no del referéndum. Ya tiene el referéndum en un "zas", legal y con una sentencia reciente. Y si viene la guardia civil o se declara el estado de emergencia y el gobierno toma el control, la sentencia juega en su contra. Quedaría medio dictador. No no, no puede ser declarado inocente. Imagine ahora que el juez lo declare culpable y lo condene. No se celebra el referéndum, cae el Gobierno catalán, elecciones y oh! Sorpresa. Se presenta Artur Más. El actual presidente ya ha dicho que no se presentaría, y bien tienen que poner a alguien. No quedaría muy forzado. Más Está inhabilitado, pero eso no le impide ser candidato. Además ya tiene la campaña hecha: el presi "condenado". Si pierde, el proceso se tambalea. Si gana, el presi en la carcel y España en la picota internacional. Ya ve usted, ahora será culpable seguro, iremos a elecciones y veremos muchos trapos sucios para asegurarnos la no victoria del procés. En cambio el PP de verdad juega en otra liga. España, Cataluña, le da igual, lo que le importa es su cotarro, que sabe que C's nunca le hará sombra y el PSOE teniendo el PSC jamás encontrará paz. Y sin tenerlo jamás le ganara las elecciones. Y mientras tanto, mientras nos roban, usted y yo aquí mirando la partida de ajedrez.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí