1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Debió haber sido condenada la infanta Cristina de Borbón?

La absolución de la Infanta puede perjudicar más la apreciación popular de la Corona que la condena

Miguel Pasquau Liaño 19/02/2017

<p>'El peso de la justicia' </p>

'El peso de la justicia' 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En coherencia con lo que siempre he defendido (es decir, que en general es muy fácil equivocarse cuando se critica la decisión de un juez si no se ha presenciado el juicio), quiero aclarar que las opiniones que voy a exponer sobre la absolución de doña Cristina de Borbón están basadas en un conocimiento parcial y fragmentario del asunto: he (re)leído el auto de imputación del juez Castro, el recurso del Ministerio Fiscal (Horrach) contra aquel auto, las partes de la sentencia que hacen referencia directa a la Infanta, además de un espigueo por otros párrafos de la sentencia en los que se describen los hechos delictivos principales. No he podido leer el escrito de acusación ni, obviamente, conozco cómo se desarrollaron las pruebas propuestas por acusación y defensa en el juicio oral. Lo que voy a decir, por tanto, tiene un valor muy limitado.

El tribunal demostró resistencia a toda presión

Lo que me ha movido a enfrentarme al asunto no ha sido la absolución de la Infanta, sino la reacción que ha producido en mi entorno de redes sociales. La reacción ha sido, muy mayoritariamente, dar por sentado que esa absolución viene motivada por presiones políticas y no por razones jurídicas; es decir, que existía de antemano una decisión de absolverla, y que todo ha sido un teatro salpicado por algún actor imprevisto como fue el juez Castro y la acusación de Manos Limpias.

Yo creo que no. Las tres magistradas que han dictado la sentencia han tenido delante de sí un entramado de tesis y argumentos nada sencillo (pues los abogados intervinientes han sabido estirar al máximo sus posiciones) y su decisión ha surgido de esa malla técnico-jurídica y probatoria, y no de llamadas telefónicas ni "presiones" de ningún tipo. Hay un argumento para mantener esta convicción: estas mismas magistradas tomaron la decisión que más daño ha hecho a la Corona, que fue desestimar los argumentos a favor del archivo o exclusión del juicio de doña Cristina por aplicación de la famosa "doctrina Botín". Fue ese el momento decisivo, porque con independencia de la suerte personal de la Infanta, la Casa Real queda afectada más por el hecho y la escenificación del juicio en sí que por una condena a una pena escasa de prisión que seguramente no habría de cumplir. Es más, una vez que ha habido juicio, tengo la impresión de que la absolución puede perjudicar más la apreciación popular de la Corona que la condena, aunque esto sería largo de desarrollar.

La reacción ha sido dar por sentado que la absolución viene motivada por presiones políticas y no por razones jurídicas; yo creo que no 

Las tres magistradas que forman el tribunal tuvieron frente a sí argumentos no desdeñables para excluir a la Infanta del juicio: para ello bastaba con que entendiesen que la Hacienda Pública es "perjudicada directa" del delito fiscal (por el que se acusaba a doña Cristina): si fuera así, existiendo un perjudicado "concreto" que decide no acusar por el delito del que es víctima, no es admisible una acusación popular (la de Manos Limpias), y por tanto la Infanta no habría podido ser enjuiciada. El diario El Mundo abrió su edición de papel de 12 enero 2016 con este titular: "El Estado se moviliza para salvar a la Infanta del juicio". Aquello era lo verdaderamente importante: mucho mejor evitar el juicio, que ser juzgada y absuelta. Y sin embargo, las tres magistradas se atuvieron a un criterio puramente jurídico y resolvieron que había que juzgarla. Esto me hace presumir que, si no se plegaron a presión alguna a favor de evitar el juicio, la absolución que se ha acordado no es tampoco resultado de ninguna presión.

Para centrar el problema: ¿de qué y por qué se le ha absuelto?

Avanzo mi opinión sobre la absolución de doña Cristina: a) la gran mayoría de las razones por las que mucha gente cree que es culpable no son sostenibles y no tienen apenas nada que ver con lo que en realidad se estaba enjuiciando respecto de ella; son más "prejuicios" (proclividad a pensar que el que entra imputado en un juzgado es porque es culpable) que otra cosa. Y  b),  las razones esgrimidas en la sentencia para justificar su absolución no son contundentes y (me) dejan dudas lógico-jurídicas sobre un aspecto concreto que podría haber sido determinante de la culpabilidad, al menos en calidad de cómplice: ese aspecto es el de si la condición de socia fundadora de doña Cristina en la sociedad Aizoon SL (junto a Urdangarin, al 50% cada uno) era perfectamente prescindible, o si por el contrario facilitó objetivamente la comisión por su marido del delito fiscal por el que se le ha condenado.

Veamos. Lo primero que debe precisarse es que doña Cristina sólo estaba acusada de un delito: su participación, como cooperadora, en el delito fiscal cometido por su marido.  No lo estaba por los demás delitos que se ventilaron en el juicio: malversación, prevaricación, falsedades. Es importante aclarar que aun en el caso hipotético de que la Infanta conociese que su marido estaba cometiendo esos otros delitos, no por ello es responsable de los mismos, pues no hay obligación de denunciar a un familiar. Si usted sabe que su cónyuge ha matado a alguien, no comete delito por no denunciarlo, si no le ha ayudado con conductas concretas y conscientes a cometerlo (coparticipación) o a encubrirlo (destruir pruebas, etc.). El hecho de no denunciarlo es irrelevante penalmente. Por tanto, aunque doña Cristina tuviese sospechas de que su marido estaba obteniendo ilícitamente cantidades de dinero, traficando influencias o eludiendo el pago de sus impuestos, no la convierte en responsable penal.

doña Cristina sólo estaba acusada de un delito: su participación, como cooperadora, en el delito fiscal cometido por su marido. 

¿En qué sentido entendía la acusación (y el juez Castro en su auto de imputación) que doña Cristina pudo haber participado en el delito fiscal de Urdangarin?

Parece haber quedado acreditado que la mercantil Aizoon SL, constituida por ambos cónyuges con una aportación del 50% de capital por cada uno de ellos, no fue más que un instrumento para conseguir que Urdangarin pagase menos a Hacienda por sus honorarios y emolumentos (lícitos o ilícitos, eso forma parte del resto de la sentencia) percibidos por asesoramiento a terceros o por formar parte de consejos de administración de otras sociedades. Tales honorarios, sin duda, debían haber sido declarados en el IRPF, pero Urdangarín (sin la participación de doña Cristina en este punto) emitía factura por los mismos a favor de Aizoon SL, como si fuesen un servicio que prestaba esa sociedad. De ese modo conseguía no sólo tributar a un tipo impositivo menor, sino que además conseguía deducciones que no habrían sido posibles si se hubiese declarado en el IRPF. ¿Qué deducciones? Pues gastos cargados a la sociedad que en realidad no guardaban relación con su actividad, sino que eran gastos domésticos, personales, de atención de la vida ordinaria de los dos socios y su familia, incluso el pago por la sociedad de una renta por utilizar la vivienda de los socios-cónyuges como sede.  Ambos socios y cónyuges, titulares de una tarjeta VISA con la que podían disponer de los fondos de las cuentas de Aizoon, atendían a los gastos que usted y yo pagamos con nuestro sueldo y no podemos deducir en el IRPF.  Como ven ustedes, se trata de algo que, por desgracia, sabemos que muchos asesores aconsejan a sus clientes adinerados: montar una empresa para derivar a ella los ingresos que habrían de tributar por el IRPF. Algo que, por cierto, produce desazón cuando se comprueba que, sin escrúpulos, se hace hasta por miembros de la Casa Real. Pero volvamos al código penal.

Urdangarin comete el delito fiscal, pues fue él quien en su declaración de IRPF de 2007 y 2008 no incluyó los rendimientos de su trabajo personal

Quien comete el delito fiscal es Urdangarin, pues fue él quien en su personal declaración de IRPF de los años 2007 y 2008 no incluyó los rendimientos de su trabajo personal, ahorrándose la diferencia de tipo impositivo. Dicho ahorro, junto a las indebidas deducciones del impuesto de sociedades, ascendía a más de 120.000 euros anuales, y por lo tanto sobrepasaba el montante mínimo que convierte la simple defraudación fiscal en un delito (por el que ha sido condenado). Doña Cristina se benefició de ese delito, puesto que su patrimonio se incrementó (aunque sólo fuera por poder disponer de los fondos de Aizoon donde se ingresaba la cantidad no declarada, o mal declarada, por Urdangarin). Y por eso se le considera responsable civil, y se le condena a devolver todas las cantidades que se han podido probar como incremento patrimonial suyo con ese origen ilícito, lo cual tiene un componente de sanción que no debe despreciarse. Esto no es sin embargo suficiente para ser responsable penal: para ello es preciso haber "colaborado" con una conducta personal en la defraudación fiscal de su marido. Gastar en beneficio propio el dinero obtenido o retenido como consecuencia de la defraudación personal de otra persona obliga simplemente a devolver, pero no es delito. Habrá delito si participó en el plan para conseguir esa defraudación con una conducta necesaria o al menos útil a tal fin.

La socia del defraudador

Aquí, justamente aquí, estaba la clave. Ni siquiera en si doña Cristina sabía o no que su marido era un delincuente (sobre esto se ha puesto demasiado énfasis, y no es lo decisivo). La clave estaba en si Urdangarin pudo haber defraudado a Hacienda con la misma facilidad sin la intervención de su esposa (en cuyo caso ésta había de ser absuelta penalmente y sólo obligada a devolver el beneficio del que se aprovechó), o si resultaba necesario o útil que doña Cristina fuese también socia de Aizoon (en cuyo caso tendría responsabilidad penal).

¿En qué medida pudo ser necesaria o útil su condición de social al 50%? Pensemos en estas dos consideraciones:

La clave estaba en si Urdangarin pudo haber defraudado a Hacienda con la misma facilidad sin la intervención de su esposa

a) Al compartir la sociedad con su esposa y no con un tercero, se podía disponer para gastos personales y familiares (que era lo que se pretendía) la rebaja de cuota fiscal que se conseguía tributando por impuesto de sociedades lo que era IRPF. Si el socio fuese una tercera persona entonces los ingresos escapaban del ámbito familiar, y los controles podían ser diferentes. Es verosímil, pues, pensar, que cuando doña Cristina accedió a constituir la sociedad lo hacía no para obtener rendimientos empresariales, sino como medio para disminuir la tributación de los ingresos de su marido, que se integrarían en la economía familiar por la puerta fiscalmente ventajista de la sociedad. La sola constitución de la sociedad, pues, podría ser un acto preparatorio y consentido de la defraudación fiscal, a menos que doña Cristina creyese que se trataba de una empresa con actividad real, lo que resulta difícil de creer dado que, según se dice en la sentencia, no obtenía más ingresos que los provenientes de las remuneraciones de su marido. A esta consideración la sentencia no dedica apenas atención: se limita a señalar que no puede presumirse de quien constituye una sociedad que es conocedor de antemano de la actividad ilícita que con posterioridad se realiza por otra persona a través de ella.

b) El notario que autorizó la constitución de Aizoon SL declaró en la instrucción, como testigo, que el asesor de Urdangarin (Miguel Tejeiro, cuñado de Torres) le había dicho que la condición de socia de doña Cristina en Aizoon cumplía la función de "escudo fiscal". No olviden que el DNI de los miembros de la Casa Real es perfectamente identificable, a primera vista, por la Agencia Tributaria, por lo que no es en absoluto insólito pensar que en sus inspecciones aleatorias, Hacienda excluyese aquellas en las que participa un miembro de la Casa Real, aunque sólo fuese por la confianza que esto habría de inspirar.  En el acto del juicio (ante el tribunal sentenciador), sin embargo, Miguel Tejeiro  negó haber comentado eso al notario, y éste matizó su declaración, y precisó que lo que en realidad ocurrió fue que Tejeiro le había insistido en que figurase primero el DNI de la Infanta, y que él (el notario) "interpretó" o dedujo que con eso se pretendía interponerla como escudo fiscal.

¿Cómplice, o in dubio pro reo?

Con estos datos no habría sido sorprendente una sentencia que considerase a doña Cristina cómplice del delito fiscal cometido (no por ella, sino) por su marido, lo que conllevaría una pena de entre seis meses de prisión a un año. Tampoco es insólito que, en una aplicación del principio in dubio pro reo, el tribunal no haya encontrado convicción suficiente de que doña Cristina favoreció la defraudación fiscal de su marido "a conciencia" y con actos objetivamente útiles para ese fin. Lo cierto es que el tribunal no consideró probado que la presencia de doña Cristina se hubiera decidido para utilizarla como escudo fiscal (pues eran posibles otras interpretaciones), y que el solo hecho de tener la condición de socia de la sociedad a través de la cual el otro socio defrauda al Fisco no la hace responsable de dicha defraudación, si no consta que fuese una socia administradora que influyera en la toma de decisiones de la sociedad (lo que se descarta, creo que sí, con razones convincentes en la sentencia); así como tampoco la hace responsable penalmente (sino sólo civilmente) el beneficiarse patrimonialmente de los ingresos de esa sociedad cargando a sus cuentas gastos personales, domésticos y familiares.

el tribunal no consideró probado que la presencia de doña Cristina se hubiera decidido para utilizarla como escudo fiscal 

Como se ve, la decisión de condenar a absolver a Cristina de Borbón pendía de un hilo bien fino. Nada tenía que ver (discúlpenme la ironía) con el debate entre monarquía o república, pero tampoco con el conocimiento o desconocimiento por doña Cristina de las actividades de su marido de enriquecimiento a costa del erario público (no hay obligación legal de denunciar al cónyuge), ni con el hecho de los gastos que efectuó para atenciones personales o familiares con cargo a la sociedad en la que se ingresaban las remuneraciones percibidas por su marido. El tribunal tenía que pronunciarse sobre si el delito fiscal que cometió Iñaki Urdangarin necesitaba o quedaba facilitado por la presencia de doña Cristina como socia al 50% de la sociedad a través de la cual eludió la tributación por IRPF, o si su presencia era irrelevante a efectos de la defraudación que se produjo. No era una cuestión que sólo admitiera una respuesta, y por eso la decisión del tribunal era difícil. Y no (sólo) por el nombre de la acusada. Me siento con derecho a presumir que las tres magistradas han decidido no en atención al nombre de la acusada, sino por no haber alcanzado la convicción de su culpabilidad. Y si fuera así, habrían hecho bien en absolver pese a la esperable crítica popular de su sentencia.

En coherencia con lo que siempre he defendido (es decir, que en general es muy fácil equivocarse cuando se critica la decisión de un juez si no se ha presenciado el juicio), quiero aclarar que las opiniones que voy a exponer sobre la absolución de doña Cristina de Borbón están basadas en un conocimiento parcial y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dubitador

    Es un articulo deplorable... practicamente cortesano y cinico. Gira entorno a una peticion de principio, pues no discute el planteamiento de la sentencia, que no es otro que apartar de los hechos a la infanta, dejandola como un mero testigo de las maldades de su perfido marido y que por la eximente de vinculo marital queda excluida de la responsabilidad derivada del eventual conocimiento del proceder delictivo del balonmanista metido por la casa real a emprendedor dinamico y competitivo contra su vocacion y facultades para que hiciera buena pareja con la infanta, de modo que sus lujos parecieran financiados por las prodigiosas artes emprendeduriles, si no suyas las de su profesor de emprendedurismo del master en ESADE. Parece que le habria encantado hacer de abogado defensor de la regia imputada.

    Hace 4 años 9 meses

  2. Juan Carlos

    En opinión de muchos el mayor saqueo de lo público se hace de forma legal. Y cuando el saqueo se hace fuera de la ley, ésta es extremadamente garantista para las élites que han vulnerado la ley. en otras palabras, las leyes que aprueban en el Congreso protegen de manera muy especial a las élites y alrededores y están perfectamente diseñadas en esa dirección. Y la inmensa mayoría de medios de comunicación (de acuerdo a sus dueños) y periodístas (les va el pan) trabajan exactamente en la misma dirección, Es la sociedad que hemos construido "libremente" y lo seguimos haciendo cada día. El que quiera es libre de opinar de forma distinta y mirar para otro lado.

    Hace 4 años 9 meses

  3. Rafael Fontán

    Estimado Miguel: Me parece una entrada muy certera y atinada. Si acaso, solo objetar una cosa. Al decir: "Si usted sabe que su cónyuge ha matado a alguien, no comete delito por no denunciarlo, si no le ha ayudado con conductas concretas y conscientes a cometerlo (coparticipación) o a encubrirlo (destruir pruebas, etc.)", podrías haber precisado aún más, ya que el delito de encubrimiento (arts. 451 y ss. CP) contiene una causa de exculpación para los que lo sean de su cónyuge (art. 454 CP), con lo que destruir pruebas (o incluso "ocultar el cuerpo del delito") tampoco constituiría delito alguno. Un saludo,

    Hace 4 años 9 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    El interés no reside tanto en la Infanta como en el Duque Empalmado. En concreto en el primer pronunciamiento de condena (2 años y 8 meses); calificación y condena dulce dónde las haya. Hablamos de Delito Continuado de Prevaricación, en concurso medial con Delito continuado de Falsificación de Documento Público (de 2 a 6 años), y con Malversación (de 3 a 6 años); y todo ello en un reduplicado Concurso de Delitos. Esa aquí dónde se trabajó la impunidad -o la levedad de la condena- pendiente de la rebajas del Tribunal Supremo, órgano Político del mayor nivel. Política como esencia de lo judicial.

    Hace 4 años 9 meses

  5. José Luis Alonso

    'Faltan tres telediarios para que la lectura que se imponga sobre una de las tramas de corrupción institucional más clamorosas de la etapa democrática sea la de que Iñaki Urdangarin fue ese yerno que toda suegra desea, la infanta Cristina una víctima de su apellido y gran parte de los políticos imputados unos pobres servidores públicos difamados sin motivo alguno'. La cacería de 'Nóos - Jesús Maraña http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2017/02/20/la_caceria_noos_61404_1023.html?platform=hootsuite

    Hace 4 años 9 meses

  6. Pedro García

    Dices que "existiendo un perjudicado "concreto" que decide no acusar por el delito del que es víctima, no es admisible una acusación popular (la de Manos Limpias)", pero eso no es correcto. Eso es incorrecto. Lo que permite o no que exista accion popular es que el delito sea público, no que exista o no un ofendido -que no perjudicado-, y el delito del que se acusaba a la infanta era público. Saludos

    Hace 4 años 9 meses

  7. Arkaitz Bellón

    A estas alturas dudo que ningún veredicto pueda cambiar la imagen que tiene nadie de la casa real. Los pantuflos y palmeros de la monarquía van a seguir aplaudiendo el saqueo de los borbones pase lo que pase; y el resto de la sociedad es consciente de que esto es estafa a gran escala y de que la mafia es impune. Demasiado tarde para intentar maquillar a un poder judicial totalmente corrompido por las élites financieras.

    Hace 4 años 9 meses

  8. EZEQUIEL DE LA HERA PEREZ

    Sr. Pasquau: Lo que más nos indigna a las personas decentes es que tanto el fiscal Horrachs, como la abogada del Estado (recuerde su frase, hacienda no somos todos), como el padre de la Patria que la ha defendido, como el corrupto Rajoy y Ud. mismo nos tomen por imbéciles. Le recuerdo que la infanta Cristina es la única de la familia real que tiene formación universitaria (su esposo el condenado no) y que ostentaba una dirección general en una entidad bancaria y formaba sociedades "sin ánimo de lucro" al 50 % con su esposo y resulta que, asimismo, según la sentencia, en Valencia le contrataron porque era un afamado deportista y no por su relación con la casa real y en Baleares, según el Matas (otra joya), si se le contrató por esa relación. La sentencia es un esperpento, no nos tomen el pelo.

    Hace 4 años 9 meses

  9. david roma

    Pues dónde esta la duda, todo era una pantalla, participó en el chiringuitó sólo para eso y además funcionó y se lucró. Jueces corruptos para variar, es lo más normal.

    Hace 4 años 9 meses

  10. Jesús Carmona Díaz

    Sí, creo que la infanta debería haber sido condenada, pero lo que más me asusta es el recochineo de los defensores con el fallo general, parece que han jugado un partido de fútbol. ¿Acaso no estaba previsto? Yo creo que sí. ¿Es que la actuación mediática de Horrach no era lo que se necesitaba para que todos salieran sin mácula mayor, más que las pretendidas acusaciones? Pero esta alegría sólo es para la historia inmediata, para la historia de verdad, para el pueblo y para la democracia lo que queda es la verdad de todo y no el fallo judicial

    Hace 4 años 9 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    El problema fue la investigación (instrucción) Judicial: NO SE PUEDE INVESTIGAR A LOS IMPUNES; en realidad si se puede, pero no se quiere (impune es quien no puede ser condenado; pero si investigado). Borbones S.A. Una vez saltado este escollo, la absolución es el destino. Sin investigación Judicial efectiva, todo juicio es farsa.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí