1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Procesando el Proceso (I)

El Processismo va a declarar la República por la vía de urgencia. ¿La cosa va, pues, en serio? No. Se lo traduzco.

Guillem Martínez Barcelona , 23/02/2017

<p>Una imagen de la celebración de la Diada de 2016</p>

Una imagen de la celebración de la Diada de 2016

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

4 de marzo

Hola. Soy Procesando el Procés. Una sección de su tiempo. Sexy y dinámica y que va al turrón. Alehop. El otro día lo dejamos aquí.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/02/28/catalunya/1488284453_858030.html

Concepto aquí. El Processismo va a declarar la República por la vía de urgencia. ¿La cosa va, pues, en serio? No. Se lo traduzco. La noticia alude a un proyecto de final del III acto en el Procés. Más o menos la cosa funcionaría así. Se cambia el reglamento del Parlament. Se introduce la posibilidad de aprobar leyes sin lectura, a través de la Reforma de la Consti Exprés System, tan, snif, nuestro. Y se aprueba, por esa vía -más española que el carnet de paro o las lentejas- la Llei de Transitorietat. La Llei de Transitorietat es la pera. Tal vez es la Capilla Sixtina del Processisme, ese aplazamiento continuado del Estado propio que convive con propaganda que repite lo contrario.

Está inspirada en el torcuatomirandismo, esa fantasía hispana del centro-derecha de ir de la ley a la ley, que tanto tira por aquí abajo. Es decir, está inspirada en el terror a los procesos constituyentes abiertos. No se sabe nada de esa ley. El Processisme dice que es una ley tan meditada que no puede ser impugnada por el TC. Pero, a la vez, no la publicitan, no sea que el TC la impugne. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿para cuándo una serie de dibujos animados del Procés? Anyway. Sólo se sabe que en su primer artículo fija que Catalunya es una República social y democrática. El mismo artículo 1, casi, que la Conti Española, por cierto. Lo que puede indicar que, glups, el resto no se aleja mucho de la cultura política española, esa tradición de libertad sin ira à gogó. Es decir, sin algo. ¿Es una declaración de independencia? Pues tampoco. Los piensas de Junts pel Sí ya han anunciado al mundo que se trata de una declaración de soberanía. Es decir, de otra. La séptima declaración de soberanía desde 1978, si mis cálculos no fallan. Lo que invita a deducir que no es mucho. Del resto de la ley, a su vez, se supone lo siguiente. Lo siguiente: hay varios tramos. Uno fija leyes de tránsito desde la legalidad actual española hasta la legalidad republicana futura. Momento Flying Circus: al parecer, la legalidad catalana o española será optativa. Es decir, que la Gene, la República o cómo se llame esa mañana, omitirá el control de territorio y población. Algo importante. El control de territorio y población -jamás reivindicado, por cierto, desde 2012-, es lo que diferencia un Estado de cualquier otro objeto. Por ejemplo, una alpargata. O, ya puestos, y para aligerar y esponjizar este artículo, e introducir un referente cool, un tanga brasileño. La ley finaliza con la famosa convocatoria de referéndum, se supone. Sí. Muchas cosas para una sola ley. Personalmente, encuentro a faltar una ley anexa de pesos y medidas, que introduzca, de una vez por todas, la yarda y el galón. De manera que por fin pueda ir a un bar y, llámenme sentimental, pimplarme un galón de Cardhú.

El hecho de cambiar el reglamento del Parlament para colar, de noche y sin debate, la Ley, tiene su miga. Es decir, su ADN. Liga este Parlament con otros fenómenos paranormales postdemocráticos, que tienden a rebajar, aún más, el control y la función parlamentaria. En el Congreso, por ejemplo, para garantizar la, sic, gobernabilidad -es decir, para no tocarle la pera al Ejecutivo-, en esta legislatura la Mesa está haciendo de rodillo, de manera que evita votaciones, o desarticula el resultado de otras, como aquella resolución sobre el salario mínimo, que ha desaparecido, zas, como un ninja. Con este cambio de reglamento, en fin, el Processisme se ubica en el campo semántico de las derechas y las socialdemocracias postdemocráticas. Costará vender, propagandísticamente, todo esto como revolución democrática, esa alocución Processita. Si bien, vía propaganda, se han vendido tejidos aún más ásperos.

Bueno, aún así, ¿la aprobación de la ley supondría el nacimiento de una República? No. La ley sería impugnada por el TC en 3, 2, 1, 0. No habría desobediencia al respecto -los juicios al pack Mas, a Homs, y la toma de declaraciones del resto de imputados orienta hacia ello-. Con lo que la República social, democrática etc. no llegaría a ser efectiva. Sería, no obstante, el gran logro a exhibir en la inmediata campaña electoral autonómica, en la que se volvería a prometer el Estado en 18 meses, o en 3'1416, y se sacaría pecho al grito de yo-proclamé-la-República-y-tú-no. Y vuelta a empezar. Leches para elegir Presi, leches para aprobar presupuestos de austeridad. Y, paralelamente, estupor, temblores y días históricos. Bueno, qué les voy a decir que no sepan.

Bueno, aún así, ¿la aprobación de la ley supondría el nacimiento de una República? No. La ley sería impugnada por el TC en 3, 2, 1, 0

Y, claro, junto a todo ello, por cierto, la utilización del Procés por parte del Gobierno PP, para presentarlo como la ETA del siglo XXI, ese filón,

ETA: http://www.ccma.cat/324/mayor-oreja-diu-que-eta-no-esta-derrotada-perque-a-catalunya-el-proces-avanca/noticia/2775729/

http://www.ccma.cat/324/mayor-oreja-diu-que-eta-no-esta-derrotada-perque-a-catalunya-el-proces-avanca/noticia/2775729/

Esa cosa que crea cohesión social y política de manera más barata que los derechos y el bienestar.

La idea de la Reforma Republicana Exprés es brillante. Pero tampoco es previsible que se realice. La razón: al Procés le están creciendo los enanos. El Consell de Garantíes Estaturàries -una suerte de TC catalán, varias tallas menos, y dotado de serie del mismo, ejem, prestigio-, se ha pronunciado en contra de la constitucionalidad del referéndum.

Consejo de garantías: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/03/03/catalunya/1488532955_394526.html

Algo importante si lo que se pretende, que es lo que se pretende desde 2012, es no optar por la desobediencia. Es decir, renunciar a mecanismos sólidos de presión a un Estado que, en este preciso momento, está muriendo de risa.

La sensación es que el Procés, esa zona de confort de la política catalana, ese coprus de declaraciones diarias que lo admitía todo, está empezando a erosionarse de forma seria. No domina todas sus regiones -no domina, o no esta mañana, lo expuesto por el Consell de Garanties, que no ha podido ser integrado en el discurso chachi e imparable del Procés-. No domina a sus tertulianos -ojo: son los Navy Seals del Procés; hasta este III acto no habían fallado ni un instante-. Pilar Rahola, esa profesional cuya trayectoria intelectual confirma que con el carnet de ciclomotor y el del Club Mickey, te dan el de tertuliano, ha declarado, incluso, que duda del advenimiento del referèndum, cuando su trabajo consiste en reiterar lo contrario.

 http://politica.e-noticies.cat/rahola-augura-que-no-arribarem-al-referendum-108545.html

El Procés, al menos momentáneamente, también ha perdido su unidad. Artur Mas va por el mundo exponiendo, ya abiertamente, la negociación con un Estado que -está ganando- pasa de negociar. El Processisme aún tiene mecanismos para paliar comunicar esto. Miren, si no, este titular:

http://m.ara.cat/politica/Artur-Mas-alternativa-independencia-Oxford_0_1751225057.html?utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_campaign=ara

"Artur Mas reta al Estado de nuevo a ofrecer una alternativa a la independencia". El filtro cultural del Processisme aún conserva la partícula "retar", cuando Mas, en una conferencia en Oxford, no retó a nadie, sino que suplicó un pacto -que empieza a ser improbable; al menos hoy, el Estado está tan cachas que, igual, abre otro frente en Normandía-, y se distanció ocho pueblos de CUP -"si la CUP gobernara Catalaunya sería Cuba", dijo, el pollo-.

A una sección sexy, es decir, republicana, le duele explicarles que, en este caso, la República son los padres. Pero es mi carácter. Ha sido duro. Lo es, pero: si pido un galón de Cardhú, pasarán de mí. El próximo día más.


23 de febrero

Hola, me llamo Procesando el Proceso y soy una sección muy dinámica, de manera que me iré actualizando periódicamente. Parto de esta idea: el Procés, snif, se acaba. De hecho, estamos en el tercer acto. Mi apuesta --no soy jugadora; soy una sección bien informada; la información consiste en ver hacia dónde se inclinan los objetos; generalmente caen hacia donde se inclinan-- consiste en que acabará, zas, en elecciones autonómicas. Las últimas-autonómicas-de-la-Historia3.0. Fuera de esta certeza sospechada y argumentada con información y análisis cultural, nadie sabe nada. Nadie sabe cómo se lo montará la Gene para quedar bien con su afición, y cómo se lo montará el Gobierno para quedar bien con su ADN. Que también es inquietante. Es decir, falta saber si el Gobierno recurrirá a la castración física o química. Si recurrirá a la Legión/el artículo 155, o facilitará un --otro; lo hizo en el Procés Catalonian Tour 2012-2015-- happy end, que dé cierta vida al pack CDC. CDC, al fin y al cabo, es la opción del orden en Catalunya. Si no quieren el caos, o un proceso de autodeterminación real, o una intensificación de la crisis de fin de Régimen, en fin, tienen que conservar a Hiro-Hito en el trono. En fin. Mi sentido en la vida como sección es ir viendo los últimos movimientos de la partida a tiempo real y a la vez que ustedes. Cada semana. O cuando sea pertinente. La partida puede prolongarse hasta septiembre, pero lo más lógico es que acabe antes del verano, coincidiendo con la operación bikini. Mi primera entrega pretende exponerles el solemne inicio del tercer acto del Procés, que sucedió el pasado viernes, 17 de febrero. Con esta noticia.

Se la resumo. Mas fue a dar una conferencia en el marco de un máster, en una uni de Madrid. Ahí se descolgó con la defensa de una tercera vía --una tercera posibilidad, entre la nada/continuidad y la cosa referéndum--. La noticia, por cierto, no causó ningún revuelo en Catalunya. Cualquier político procesista puede decir lo que quiera, pues dispone de un juego de espejos/medios que explican que, detrás de cada palabro, hay la confirmación de un proyecto indepe non stop. Si bien, en este caso, Mas defendía todo lo contrario. Es decir, negociaciones y acuerdos para, literalmente, cargarse lo del referéndum y sustituirlo por la consecución de un pacto que --otra vez espejos/medios-- sería presentado como un triunfo histórico. Es un giro de 180 grados frente a todo lo declarado desde 2015. Pero no frente a todo lo hecho desde 2012 hasta la fecha. El periodismo de declaraciones es, en ese sentido, un lío. Los árboles impiden ver que no hay bosque.

Cualquier político procesista puede decir lo que quiera, pues dispone de un juego de espejos/medios que explican que, detrás de cada palabro

Hay quien ha señalado que esta propuesta es un signo que indica que Puigdemont y Mas están distanciados, y que tienen proyectos diferentes. Puigdemont, el referéndum; Mas, salvar los muebles --de Régimen del 78 en Catalunya, por cierto--. Es posible, sí, que el Procés tenga poli bueno y poli malo. Pero es más posible que los dos polis, como hacen todos los polis buenos y malos del mundo, trabajen juntos. Me inclino a creer que es así. Si no es así, lo sabremos en breve. En todo caso, lo de Mas es la solemne proclamación de las rebajas. La visualización --por enésima vez; la última fue en el juicio de Mas, cuando Mas renunció a inculparse/a politizar e internacionalizar el caso-- de la voluntad de no llegar a convocar un referéndum, que el Procés se tendría que comer --esta mañana a primera hora todo apunta a ello-- con patatas.

En efecto, ha empezado el tercer acto. Tras este teaser, la cosa continuó dos días después, el domingo 19 de febrero. Con este notición.

El delegado del Gobierno en Catalunya anuncia que existen contactos entre Gobierno y Govern, además de con otras instituciones catalanas. Lo que traducido es que, por una parte, el Gobierno está trabajando a fondo para dividir a las instituciones catalanas. Y que, en el caso de haber contactos Gene-Gobi, significaría que, en efecto, la Gene se toma tan en serio su propuesta de referéndum de esta emisión del Procés como lo hizo en la emisión anterior. Es decir, nada en serio. Puntualizaciones. La fuente de la noticia es gubernamental. Y un Gobierno peninsular no es, en absoluto, una buena fuente informativa, pues suele mentir incluso en caso de atentado terrorista cuya autoría puede suponer una crisis de seguridad europea. Neus Munté, consellera y portavoz del Govern --recuerden: un gobierno peninsular miente más que habla--, negó cualquier tipo de contacto. La única fuente fiable fueron unas declaraciones de Albiol, negando cualquier tipo de contacto --“con los terroristas”, sólo le hubiera faltado decir--. Albiol tiene la sinceridad de los porteros de discoteca, que te niegan el paso por negro, pudiendo decir que llevabas calzado deportivo.

Pero todo cambió al día siguiente.

Albiol no mintió, simplemente ignoraba los contactos. Lo que viene a indicar que no juega en Primera. Unos contactos --por otra parte, obvios-- conocidos en más círculos de los deseados. Iceta, un cachondo, rajó acerca de ellos, la pelota fue creciendo y, finalmente, el Gobierno, cabe suponer, los filtró al día siguiente. Si bien --un gobierno peninsular miente más que etc-- ambos gobiernos, sin dejar de confirmar los contactos, negaron que se estuviera negociando nada.

Lo que es posible. Es posible que no haya ningún punto de contacto o de negociación en el que haya diálogo posible. En el caso de que, claro, las negociaciones sean sobre el referéndum. Tras seis añitos de Procés, el Gobierno sabe que es un farol, por lo que no lo considera una amenaza seria. Pero parece no saber que, detrás de ese farol, hay una sociedad que se lo cree, que se cree lo que le informan sobre el Procés, que visualiza una crisis de Régimen, y que puede querer algo más que cambios-calderilla, por lo que sería bueno gestionar ese problema político desde la política. Pero también puede ser que en las negociaciones no se hable de eso, sino de los 46 puntos a negociar con el Gobierno que el Presi Puigdemont entregó al Gobierno en abril. Una versión extendida de los 23 puntos a negociar que Mas entregó al Gobierno durante su mandato, y que también fueron archivados en Moncloa junto a la máquina expendedora del Marca, donde se ubica la papelera. Los puntos, a su vez, tienen cierta guasa. De los 46, sólo hay uno rupturista. El referéndum. 

Si se quisiera la ruptura, y no la negociación, cabe suponer que sólo se hubiera entregado ese punto. Los puntos, por otra parte, fueron entregados divididos en 5 apartados.  Algo útil para negociarlos, en plan, mira, el apartado X lo dejamos para luego. El referéndum --el único punto rupturista-- estaba presentado en un punto en solitario. A huevo para un lo-dejamos-para-luego. El resto de puntos es de espectro autonómico.

En el caso de haber contactos Gene-Gobi, significaría que la Gene se toma tan en serio su propuesta de referéndum de esta emisión del Procés como lo hizo en la emisión anterior 

También es posible que ambos dos gobiernos no puedan decir a su respectiva afición --ambas, muy ultrasur-- que están negociando. Exemplum: tras la confirmación del encuentro entre los dos Presis, el Molt Il·lustríssim Col·legi de Tertulians Processistes --los medios/espejos-- se ha quedado afónico defendiendo que el Presi Puigdemont considera irrenunciable un referéndum, que no puede negociar otra cosa, y que los Presis no mienten --los gobiernos peninsulares, recuerden, etc--. Otro exemplum: el esencialismo español y el integrismo transicionario tampoco admitirían una negociación. Un indicio. Ésta entrevista de Cebrián en El Mundo:

Entrevista. Meditaciones. A) La generación de la Transi es como Franco o Pío XII en su día. Es inmortal y no morirá nunca. B) Cebrián es un periodista que considera que su función es crear cohesión en el Estado, es decir, alrededor de sus políticas. En ese sentido, sus posicionamientos reflejan cuáles son las políticas deseadas por lo que antaño era el bipartidismo, y que no se crean dentro de los partidos. Sus opiniones son de periodista de la RDA/Régimen. Y, además, son duras. Reclama la caballería. La aplicación del artículo 155. Este Ghandi constitucionalista lo explica así: “Suspendes el Gobierno de la Generalitat. Al presidente de la Generalitat. A la presidenta del Parlament. A uno, dos, tres cargos públicos. A los que hayan convocado el referéndum. Acabados. Ocupas tú el poder (...) Entonces el debate ya no sería cuándo van a lograr la independencia, sino cuándo van a recuperar la autonomía. (...) Se habla de enviar a la Guardia Civil e inmediatamente se dice: ‘No, hombre; la Guardia Civil, no’. ¿Pues por qué no? La Guardia Civil está para lo que tenga que estar. También dicen: ‘Con los Mossos es suficiente’. Pues no sé si sería suficiente”. Glups. Cabe suponer que estas declaraciones reflejan la inteligencia del PP, sector poli-mili, y del PSOE, sector gestora-que-no-cesa. Se trata de una presión por el despliegue de una dureza y escenografía radical. Que no es necesaria. En la leve descentralización española, en absoluto federal, el Gobierno puede asumir mandos concretos autonómicos sin liarla con el 155 y sin llevar a esa pareja de Guardia Civiles --que ponen tan húmedos a nuestros personajes públicos, según van entrando en las profundidades del Estado o del IBEX-- a todas partes. 

Hay, en fin, un sector mediático y político que quiere liarla parda. Crear ejemplo. Dotar al Procés de existencia para poder tratarlo como peligro, como la ETA del siglo XXI, como algo alrededor del cual crear cohesión y glory days constitucionalistas, como antaño. O reformaconstitucionalistas, quizás sería la nueva palabra.

Por lo demás, esta semana el Procés no sólo no ha existido --y ya vamos para seis añitos--, sino que ha dado muestras de que no existe. Quizás, incluso, la prueba del algodón. Observen este titular, emitido por un cargo gubernamental /director general de un Gobierno cuyo Parlamento, el  9N de 2015, anunció que no acataría la autoridad del TC, y valoren. Evidentemente, ningún miembro del Il·lustríssim Col·legi de Terulians Processistes, ni del Benemérito Cuerpo Armado de Tertulianos Constitucionalistas All Day Long, ha dicho ni pío. 

Hasta la próxima, amiguitos.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Facundo

    CanRauxa, yo soy de los suyos, pero vaya kk de comentario. Esto es un artículo de opinión, que diga lo que quiera el sr. Martínez y que les vaya bien a los señores de ctxt. En la República catalana los lectores de periódicos comprarán periódicos con opiniones variadas y noticias honestas, algo inexistente actualmente tanto en España como en Cataluña (aunque en menor medida).

    Hace 4 años 6 meses

  2. Liz

    Dos noticiones que menciona el artículo: - Notición de El País citando a un tipo que en realidad no dijo lo que se le atribuye. - Las tergiversadas declaraciones en Madrid de Artur Mas, que tampoco dijo lo que se publicó. Desde que empezó todo esto del procès existen opinadores tarotistas: que todo quedará en nada en cuanto Madrid proponga un pacto fiscal, que es una maniobra para tapar sus vergüenzas con la estelada con la inestimable ayuda de TV3... Seguid así.

    Hace 4 años 6 meses

  3. pepa

    Hay que dar un Oscar a los magos del Procés. Por sus superpoderes, se merecen el Oscar a los anestesistas mas eficaces del largo periodo de crisis. En uno de los cubiletes esconden las retallades mas bèsties del Estado, adosadas a las políticas económicas mas machistas, en otro la convocatoria de elecciones anticipades/plebiscitàries (por cierto ya en enero se escuchaban voces en este sentido) y en el tercero el mas absoluto de los vacíos.

    Hace 4 años 6 meses

  4. CanRauxa

    "CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año". pues va a ser que no. Porque desinformando (aunque sea en tono "chascarrilloso"), no se hace periodismo...

    Hace 4 años 6 meses

  5. Raul

    Perdón postee dejándome parte de lo que quería escribir, corrijo. No es cierto que Mas fuera a Madrid y ofreciera un pacto intermedio, lo que dijo fue que: el es independentista y que quiere un referéndum y que en todo caso le corresponde al estado ofrecer una opción intermedia. Bastante distante de lo que aquí se refleja

    Hace 4 años 6 meses

  6. Raul

    No es cierto que Mas fuera a Madrid y ofreciera un pacto intermedio, lo que dijo fue que: el es independentista y que quiere un referéndum y que en todo caso le corresponde ofrecer una opción intermedia. Bastante distante de lo que aquí se refleja.

    Hace 4 años 6 meses

  7. Facundo

    Sorprende que tome a El País como fuente de información y luego diga que su CEO es "un periodista que considera que su función es crear cohesión en el Estado". Anyway, lo bueno de hacer futurismo es que solo es cuestión de tiempo ver quien tiene razón. El caso es si, en caso de no cumplirse sus previsiones, va usted a reconocer "ostias, me equivoqué, estos cabrones iban en serio".

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí