1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

Una rigurosa historia de las élites económicas y del poder en España

Prólogo de ‘Masacre. Una breve historia del capitalismo español’, obra de teatro de Alberto San Juan que se representa en el Teatro del Barrio de Madrid hasta el 22 de marzo

Isidro López 1/03/2017

<p>Alberto San Juan y Marta Calvó, en <em>Masacre</em>, la función que se representa en el Teatro del Barrio. </p>

Alberto San Juan y Marta Calvó, en Masacre, la función que se representa en el Teatro del Barrio. 

David Ruiz

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

En los últimos dos siglos ha habido pocas clases dominantes más incompetentes y crueles que las clases dominantes españolas. Según la imaginería liberal al uso, que el marxismo ha comprado en unas cuantas ocasiones, la misión histórica de la clase dominante, de la burguesía, es desarrollar al máximo las potencialidades económicas, tecnológicas y sociales que se abrieron con la conquista de nuestras sociedades por el capitalismo. El dominio de la clase capitalista era una especie de fase inevitable, un peaje que pagar, en forma de sumisión de la sociedad entera al beneficio económico, por llegar a agotar las posibilidades de la modernidad.

En la lectura marxista de este peaje había un truco, la clase capitalista en su expansión no sólo se construye a sí misma y refuerza sus posiciones de poder fabricando un orden institucional a su medida, sino que no tiene más remedio que construir también la fuerza que se va a enfrentar a ella, la clase obrera. En las versiones más teólógicas del marxismo, la clase obrera no sólo se iba a enfrentar al capital sino que inevitablemente le vencería instaurando un orden que superaría al capitalismo desde la cooperación y la justicia. Más tarde supimos que esto no era exactamente así, la llegada de un orden nuevo no tenía nada de inevitable sino que había que pelearla con uñas y dientes. Y no sólo eso aprendimos, aprendimos también que no basta con declararse orden nuevo para efectivamente serlo.

Este último punto, la construcción necesaria de una clase antagonista y su encaje en los modelos institucionales de las democracias representativas liberales, ha sido el gran talón de Aquiles del capitalismo español. El sempiterno "retraso español" se refiere mucho más a la incapacidad de nuestra clase dominante, autoritaria y cenutria, para ceder lo que ellos consideran su patrimonio inalienable ante los demás grupos sociales dominados que a ningún retraso tecnológico o, todavía menos, a ninguna característica cultural de esas que tanto gustan en las formulaciones racistas (el gusto por la fiesta y la siesta).

Quizá la expresión más dramática de esta incapacidad del capitalismo español para sacar adelante un orden social fue la guerra civil española. En realidad, revolución española. Como sucedió, más tarde o más temprano, en media Europa, el populacho en España pidió redistribución de la riqueza, que el propio populacho producía, y derechos, no caridad de señoritos. La incapacidad de la clase dominante para responder dentro de sus estrechísimos parámetros políticos a esta demanda y su delegación en la fuerza militar y en el fascismo fue el conflicto de base que dio lugar a la guerra.

Es incluso dudoso que en grandes porciones del territorio conocido históricamente como España haya existido algo parecido a una burguesía. La burguesía tenía un proyecto de dominación, por supuesto, económica pero también cultural y social. Donde la represión y la fuerza bruta para garantizar el beneficio económico jugaban un papel central pero también lo jugaban el consentimiento y la hegemonía cultural de clase. Con las notables excepciones de Catalunya y Euskadi, en el resto de España, y muy especialmente en Madrid, las clases dominantes fundamentalmente financieras y terratenientes no sintieron ninguna necesidad de dulcificar su poder económico por la vía cultural o simbólica.

La reconstrucción de la Europa de posguerra se hizo en torno a la idea de los Estados de bienestar. En España este tipo de reconstrucción fue simplemente imposible. El Estado de bienestar no solo eran una serie de instituciones que tocaban aspectos fundamentales de la reproducción social (salud, educación, vivienda) sacándolos del mercado, sino sobre todo la institucionalización del poder que el movimiento obrero había logrado en Europa durante el anterior siglo y pico de luchas de clase. Los sindicatos pasaban a ser cogestores del Estado en gran parte del continente. Un movimiento que trajo no pocos problemas a partir de finales de los años sesenta pero que introdujo al capitalismo en una fase nueva.

En España esta fase fue imposible, la aniquilación de cualquier forma autónoma de organización obrera en la guerra civil hizo que el Estado de bienestar careciera de una de sus patas y fuera políticamente imposible. Esto también impidió al capitalismo español registrar los niveles de crecimiento basados en políticas keynesianas, vinculadas al modelo del Estado de bienestar que se estaban registrando en el resto de países de Europa. El franquismo respondió, por un lado, creando un mercado hiperprotegido en el que la industria española podía crecer aislada de la competencia internacional. Y, por otro, respondió al conflicto social, que nunca terminó de erradicarse, con fórmulas corporativistas diferentes a la del resto de Europa. La famosa frase del ministro falangista Arrese "Queremos que España sea un país de propietarios y no de proletarios" hay que entenderla desde este punto de vista. Sólo años después las clases dominantes entendieron algo que en el resto del mundo capitalista ya se había entendido, incorporar a los sindicatos al Estado no solo era una cesión ante el movimiento obrero sino una manera de controlarlo. En gran medida, la transición española fue el progresivo descubrimiento por parte de la clase dominante de esta ambigüedad del entramado institucional del Estado de bienestar.

En términos puramente económicos, si es que tal cosa existe, el plan diseñado por el franquismo para la clase capitalista local no tardó en hacer agua. Una industria débil y dependiente del exterior para conseguir los elementos necesarios para el proceso productivo generó enormes desequilibrios en la balanza de pagos. La respuesta vino a partir de comienzos de los años sesenta: el turismo de masas. España se especializó así por la vía de un fenómeno emergente en captar parte de la masa salarial de los países europeos por la vía de la explotación de su patrimonio natural y territorial: el sol y la playa. El turismo reordenó todo el modelo productivo español poniendo el énfasis en la construcción de infraestructuras, el desarrollo inmobiliario y la industria hotelera. A un lado de este nuevo maná quedaban los grandes monopolios estatales y un pujante sistema bancario crecientemente especializado en la financiación del desarrollo turístico. Los cimientos para la España de los años ochenta en adelante estaban puestos.

Cuarenta años después de la guerra civil, la transición fue un segundo estallido revolucionario que no ha sido habitualmente reconocido como tal. Desde finales de los años sesenta, el movimiento obrero organizado en las Comisiones Obreras, entonces ilegales, sacudió los pilares del régimen hasta hacerlo progresivamente insostenible. Precisamente, la ausencia de cauces formales para la negociación colectiva provocó un estallido de conflictos autónomos, no controlables por el gobierno bajo ninguna forma institucional. Este estallido coincidió en el tiempo con otros dos procesos a los que se ha dado más peso en el relato estándar de la transición: la rebelión estudiantil de las nuevas clases medias que no terminaban de ser homologables en términos de nivel de vida y de conciencia de clase media a las clases medias europeas (Europa era entonces un mito aspiracional para la clase media); y la conciencia por parte de los sectores tecnocráticos del régimen franquista, lo que se ha venido llamando reformismo franquista, de que el recorrido socioeconómico del franquismo estaba agotado.

Con las luchas obreras y su fuerte desafío al capitalismo español como motor de transformación, los otros dos elementos remaron a favor de la muerte del franquismo. Sin embargo, no fueron los movimientos obreros los que ganaron la batalla, en el medio plazo, sino una alianza del reformismo franquista y las nuevas clases medias emergentes procedentes del conflicto estudiantil. Con la legalización de los sindicatos y del PCE, el régimen naciente descubrió que estas organizaciones podían servir para controlar la conflictividad obrera y eso exactamente fue lo que hicieron frente a un movimiento obrero que quedó confinado en las organizaciones políticas de la extrema izquierda. Se suele olvidar que el primer gran hito del Régimen del 78 no fue la aprobación de la Constitución sino la firma de los Pactos de la Moncloa. Pactos fundamentalmente de contenido social y económico en los que las organizaciones sindicales se comprometían a parar la movilización bajo la excusa del control de la inflación. Inflación producida por los fuertes ascensos salariales que generaban las luchas sociales y a las que la patronal respondía en forma de aumento de precios.

El PSOE fue el claro ganador de un combate, en el que el PCE pagó su ceguera estratégica, y su apuesta estuvo clara desde el principio, construir una clase media progresista, expandir la oferta pública de empleo, especialmente con el desarrollo de las comunidades autónomas y sus aparatos funcionariales. Pero también con el horizonte, constitutivo políticamente de la clase media española de la época de la homologación y la entrada en Europa. El reformismo franquista no podía cerrar la turbulencia política y social de la transición sin la sombra de un continuismo evidente, pero un partido que oportunistamente se apuntaba al carro de un welfarismo europeísta y capitalizaba el imaginario izquierdista de las protestas estudiantiles estaba en mucha mejor disposición para relanzar el nuevo régimen. Ambos triunfadores de la transición, clase media progre y reformismo franquista, se organizarían a partir de ahora en un sistema de bipartidismo turnista que ha durado sin apenas cuestionamiento hasta mayo de 2011.

La cuestión europea, que tras décadas de complejo de inferioridad ibérico fue abrazada de la manera más acrítica posible por las nuevas clases medias, implicaba transformaciones económicas de calado. Y, también, implicaba una reorganización de las élites económicas. Las grandes industrias pesadas del franquismo debían desaparecer, las industrias fordistas como la automoción, la aeronáutica o la industria naval debían desaparecer o someterse a las nuevas cadenas de valor transnacionales. Se trataba de que en el proceso de acceso a la entonces Comunidad Económica Europea desaparecieran los posibles competidores a las industrias de los países centrales. A cambio, España desarrollaría al máximo el complejo económico inmobiliario-turístico-financiero y seria un polo de consumo para esas mismas industrias de Alemania, Francia y sus economías satélites. Se dispusieron grandísimas sumas europeas para la construcción de infraestructuras de transporte y se permitió un modesto desarrollo de las capacidades del Estado de bienestar. De esta reestructuración del encaje de España en la economía global saldría la estructura de poder económico que domina la España de hoy desde el triunvirato que forman las grandes empresas constructoras, los bancos y los antiguos monopolios franquistas ahora privatizados.

Este proceso de incorporación del capitalismo español a la globalización coincidió con la muerte paulatina de los sistemas keynesianos vinculados al desarrollo de la globalización y con el ascenso del neoliberalismo y la llamada financiarización del capital. Por primera vez en su historia la clase capitalista española se encontraba en la locomotora del capitalismo mundial. La clase capitalista cada vez más desligada de sus funciones industriales, cada vez necesitaba una menor legitimación como agente del "progreso" tecnológico y cada vez era mas evidente que su dominio sobre la sociedad era absolutamente autorreferencial, dominar para dominar, sin mayor objetivo posterior. En este terreno, la mezquina clase dominante española se mueve como pez en el agua. Como premio a su rápida adaptación a las nuevas circunstancias el capitalismo español recibió el premio neocolonial del acceso de sus grandes empresas a una América Latina devastada por los ajustes estructurales del FMI y el Banco Mundial que le obligaban a malvender sus empresas públicas.

La clase capitalista española también se encontraba especialmente bien posicionada para la nueva fase capitalista que abrió el régimen neoliberal: la del dominio de las finanzas y de los mercados financieros sobre la producción de mercancías. Fundamentalmente parasitaria, sociópata, rentista y terrateniente, la clase capitalista española se metió hasta la cocina de un modelo económico, bendecido por los gobiernos de Thatcher y Reagan, que privilegiaba exactamente esas cualidades. Pese a lo que pueda parecer y lo que ha sido la imaginería dominante en este sentido, la hegemonía financiera y el neoliberalismo político no han sido simples chifladuras atlánticas sino que han sido la pauta de construcción del orden europeo que conocemos. Los acuerdos de Maastricht de 1992 elevaban a rango de ley los preceptos del nuevo orden: bajar salarios, privatizar, recortar el gasto público, golpear el poder de negociación del trabajo, favorecer las formas de contratación precaria, abrir nichos de negocio en la antigua propiedad pública y privilegiar el dominio de la renta financiera sobre cualquier otro tipo de ingreso.

Sin duda, siguiendo a pies juntillas estos parámetros globales, la gran aportación de las clases dominantes españolas y del régimen del 78 ha sido la burbuja inmobiliaria. Todo un edificio financiero en el que durante los doce años largos que van de 1995 a 2007, y antes en su ensayo general de 1986 a 1992, parecía que se había dado con la clave de un modelo de prosperidad que no dependía de los salarios, que no dejaban de bajar, sino de los precios de la vivienda. Ser propietario de vivienda durante aquellos años, siguiendo el sueño thatcheriano de un capitalismo popular, sustituyó a los derechos económicos de ciudadanía. Viviendas que se revalorizaban, créditos al consumo asociados al valor de la vivienda, efectos riqueza, operaciones de compraventa de segundas, terceras y cuartas residencias, ese era el día a día económico de las clases medias que sustentaban el régimen político durante aquellos años. Por supuesto, todo esto sucedía en medio de gigantescas entradas de capital extranjero a lo que era el paraíso de los beneficios financieros de dos cifras.

Pero como todo edificio financiero, la burbuja tenía un fuerte componente piramidal, necesitaba de la entrada constante de dinero en el circuito inmobiliario, los bancos tenían que seguir concediendo créditos cada vez en condiciones mas dudosas, las administraciones públicas tenían que seguir construyendo autopistas y trenes de alta velocidad, cada vez se tenian que empaquetar más hipotecas para convertirlas en productos financieros vendibles en los mercados globales. De ello dependía el beneficio creciente de nuestra clase capitalista, la ilusión de la existencia de una clase media próspera y el espejismo de una mínima inclusión para los sectores más relegados, especialmente los ocho millones de migrantes que llegaron en aquellos años.

Todo esto se desmorono en 2007, en España en 2008. Los años de la llamada "crisis" no fueron sino la centralización y la recuperación por parte de las élites, la española y las globales, de la inmensa mayoría de la riqueza social. Un vasto programa político de rescate a las clases dominantes a través de distintos mecanismos políticos de extracción de beneficios desde el cuerpo social que formamos todos y todas. El teórico David Harvey lo llama acumulación por desposesión, nosotros podemos llamarlo robo o estafa, según prefiramos. Una vez más en España, nuestras clases dominantes se mostraron sobresalientes en términos de ceguera política y miseria moral, y en este caso, ay, también los ídolos europeos de nuestras clases medias, esos alemanes a quienes queríamos parecernos, mostraron las mismas dotes para la crueldad, la mezquindad y la falta de la mas mínima visión política.

Y una vez más, todo les iba bien, hasta que llego mayo de 2011.

---------------------------------------------

Isidro López es diputado por Podemos en la Asamblea de Madrid.

Masacre. Una breve historia del capitalismo español. Alberto San Juan y Marta Calvó. Teatro del Barrio. Madrid. Hasta el 22 de marzo.

Autor >

Isidro López

Sociólogo. Miembro del colectivo de investigación militante Observatorio Metropolitano. Exdiputado autónomico por Podemos en la X Legislatura de la Asamblea de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Iñigo Medina

    Pienso como Juan. El texto no sale de sí mismo. Su propia estructura argumentativa muestra que está "desconectado" de las cosas. Por el cierre veo que está concebido claramente como propaganda: ¿desde 2011 les deja de ir bien? No me queda claro si la obra de Alberto San Juan es ésto dramatizado. ¿Es así?

    Hace 3 años 11 meses

  2. Paco

    A: 1. juan : Mateu, duro con ellos, que son pocos y materialistas!!!

    Hace 3 años 11 meses

  3. juan

    Veo este artículo desconectado de la realidad...En el País Valencià se desarrollaron polos industriales (textil, cerámica, juguete, etc) levantados por gente corriente sin capital previos, gente además de familias perdedoras de la guerra civil, trabajadores que conocido un sector intentaban montar algo por su cuenta, unos con suerte y acierto prosperaban, y otros se reincorporaban a empresas que iban bien si les salía mal el intento "emprendedor". Cuando las cosas iban bien los convenios mejoraban, al final en las mesas de negociación en ambos lados había personas que compartían otros espacios como asociaciones festeras, vecinales, deportivas. El tema de ignorar todo lo industrial por el "turismo" realmente llegó al País Valencià con Zaplana. Ignorar que gran parte del tejido industrial de este país fue creado por gente corriente, sin capital pre-existente y que empleó a sus convecinos es querer ignorar un capitalismo que existió y existe, más sano en términos sociales, y que en el "anticapitalismo militante" quiere ignorar. La zona de comfort de la "lucha contra las élites" es difícil de abandonar, es más facilón el permanente recurso al mundo de buenos y malos donde uno se asigna el papel de bueno. Precisamente el neoliberalismo debe ser enfrentado con un capitalismo tradicional, imposible de generar ganancias para el capital si no se produción ganancias para el trabajo. Ese capitalismo que defendió Roosvelt y que defiende Bernie Sanders.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí