1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La independencia de Cataluña

El movimiento independentista se ha estancado en un atolladero sin salida porque los políticos catalanes desean que una afectuosa comunidad internacional obligue a España a permitir que se celebre un referéndum vinculante

Alfons López Tena 1/03/2017

Elise Gazelgel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Hace diez años el malestar creciente que iba  causando en los catalanes el vaciado de su autonomía alcanzó el punto clave y, a partir de ese momento, cada vez más personas se inclinaron por la independencia, una decisión sin duda rompedora puesto que el autogobierno dentro de España había sido el único objetivo de Cataluña desde hacía cinco siglos, con la excepción de dos períodos de independencia bajo la tutela de Francia (1641-1659, 1810-1812).

Surgió un poderoso movimiento popular independentista que asustó a los partidos catalanistas convencionales, ya que no lo controlaban y afectaba a un número creciente de sus votantes, que sentían la tentación de buscar alternativas políticas. 

Los partidos catalanistas intentaron entonces obtener algunas concesiones económicas de España, pero sin éxito; así que retomaron el control haciendo que los independentistas se desfogaran por medio de GONGOs (Organizaciones No Gubernamentales Organizadas por el Gobierno) para hacer creer a la gente que esos partidos habían adoptado la independencia

como un verdadero objetivo, y no únicamente como un sueño, e intentaron permanecer en el poder subiéndose a lomos del tigre independentista para reducirlo a una mascota amaestrada, extirpándole los dientes y las garras. 

De esta manera, estos partidos decidieron desempolvar la centenaria táctica catalana de amenazar con la independencia para que España les hiciera una mejor oferta: un burdo chantaje para obtener concesiones en el que la independencia no supone un objetivo, sino que se degrada a mero instrumento de extorsión. 

Un farol sólo gana si el adversario se lo cree, pero España no se dejó impresionar y no cedió, lo vió, y ganó la mano con sólo aplicar las leyes por los jueces.

Este juego de a ver quién pestañea primero alcanzó su punto culminante en noviembre de 2014, cuando los partidos catalanistas dieron marcha atrás en su intento de celebrar el referéndum que habían prometido y que el Tribunal Constitucional había declarado ilegal, y en su lugar organizaron un llamado “proceso participativo”, mero zangoloteo. Quedó demostrado que los catalanes temblaban mientras los españoles se mantenían firmes, y esto acabó con la credibilidad que le quedaba a Cataluña en España y en el exterior. 

Cuando alguien ve tu farol, hay que redoblar la apuesta para evitar que la derrota sea completa, y desde entonces esos partidos han adoptado una cínica estrategia política que pospone toda acción hasta la llegada de un evento milenarista que acabe concediendo la independencia como un regalo de la comunidad internacional y les evite una confrontación directa con España: “Vamos despacio porque vamos lejos”, afirman. 

El evento que prometen que acercará ese lejano horizonte lo invocan con astutos conjuros y añagazas hechiceras con la pretensión de provocar que España se deslegitime a sí misma ante la comunidad internacional mientras ellos dignifican su proyecto escenificando desafíos simbólicos de retórica cursi y  bravucona, exhibiéndose como la buena gente por antonomasia, cuya valía moral se apresurarán a reconocer los demás países, que terminarán coronando a una Cataluña soberana a costa de una España degradada, en bancarrota moral.

Se induce a los catalanes a verse a sí mismos como personas buenas, sencillas, y confiadas, nutridos por un brebaje de santurronería arrogante y rotundo desprecio por el pensamiento, no digamos ya la crítica; una gente realmente convencida de su misión de mostrar al mundo el modelo perfecto de bondad y superioridad moral: ellos mismos.

Sólo una cosa es necesaria: creer a ciegas cualquier cosa que digan sus abnegados y amorosos dirigentes, y desacreditar a todo disidente motejándole de enemigo del pueblo, orate traidor guiado por el resentimiento. Este comunitarismo sofocante para mantenerlos firmemente juntos, y un complejo de superioridad que compensa con creces la triste y cruda realidad, juntos impiden que los catalanes actúen de manera clara y consigan algún resultado. Lo único de lo que son capaces es de escenificar pantomimas trapaceras.

Es sin duda una hilarante y enrevesada farsa que necesita alimentarse con zarandeos cada vez mayores del orden constitucional para sacar a España de quicio en sus reacciones políticas y legales. 

Esta estrategia de deslegitimación ha tomado un inconfundible cariz Trumpista, al adoptar una actitud populista y antiliberal que sostiene que la voluntad del pueblo es primordial y está por encima de las leyes y de los jueces, lo que convierte a los políticos catalanes en la viva encarnación de esa supuesta voluntad del pueblo y los sitúa, por tanto, por encima de las leyes ilegítimas y los jueces serviles que ellos mismos designan para el oprobio.

Una postura ciertamente llamativa que desafía los principios mismos del Estado de Derecho y la división de poderes, que ha entrado en un terreno peligroso al negar la revisión judicial de los actos legislativos y ejecutivos, y al calificar a los jueces y fiscales de simples títeres y mamporreros del gobierno español. 

Poner la “voluntad del pueblo” por encima de la ley, atacar a la judicatura, sembrar el desprecio por los expertos y los argumentos racionales, y acosar a los disidentes—el populismo reina desenfrenado en Cataluña. 

Convertido finalmente en un tigre sin dientes ni garras, el movimiento independentista se ha estancado en un atolladero sin salida porque los catalanes y sus principales políticos desean que una afectuosa comunidad internacional les regale la independencia y obligue a España a permitir que se celebre un referéndum vinculante sobre la independencia catalana: una completa ridiculez. 

Como son incapaces de hacerse con el poder por ellos mismos mediante un enfrentamiento con España que, aunque fuera pacífico, sacaría a los catalanes de su zona de confort de supremacía moral de ser la buena gente por antonomasia, carecen de la voluntad y la actitud temeraria imprescindible para convertir sus deseos en realidad. 

Los catalanes prefieren la ilusión antes que la realidad y lo satisfacen votando insistentemente a políticos débiles, de una vulgaridad supina, para que calmen sus miedos y elogien sus pretendidas virtudes, que les garantizan que nunca conseguirán nada, pudiendo así refocilarse, políticos y votantes juntos, en compartir cálidas sesiones de terapia en grupo para lamerse las heridas. 

No obstante, la realidad es tozuda: a nadie le importa un bledo cómo de maligno haya sido el gobierno español denegando a los catalanes su referéndum de independencia, que las Tribunales Constitucionales de Alemania e Italia también han negado a Baviera y Venecia en estos últimos meses.

De ahí que el escenario más probable durante las próximas décadas sea un extremadamente aburrido y enconado desfile de catalanes irritados y españoles molestos, con estos últimos reacios a dejar irse a los catalanes, y con los primeros reacios a marcharse, como un cuento que cuenta la perturbada Blanche DuBois dependiente de la amabilidad de los extraños, lleno de ruido y de inmundicia, que no significa nada.

-------------------------------------------- 

Traducción del inglés: Álvaro San José.

Este texto se publicó originalmente en The Jerusalem Post.

Autor >

Alfons López Tena

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pere

    Traducción de the Jerusalem post, casi nada, un estado ilegal, cometiendo crimenes de lesa humanidad, hablando de soberanía, claro. Gobernado por la extrema derecha, con dirigentes pendientes de ser encarcelados tan buen punto pisen suelo europeo...

    Hace 4 años 1 mes

  2. Facundo

    López Tena defendiendo el "Estado de Derecho y la división de poderes" de España, hasta aquí podíamos llegar. ¿Acaso no ha quedado soberanamente demostrado que los jueces y fiscales en España son "simples títeres y mamporreros del gobierno español"? ¿Quien lo duda? Un militante con carné del PP presidiendo el TC (ahora parece que lo sustituyrá un exdiputado), los ministros Fernández Díaz y Catalá "afinando" a la fiscalía. ¿Qué le ha sucedido para convertirse en enemigo no solo de su pueblo sino, lo que es más grave, de los que quieren hacer las cosas con justicia y democracia? Aquí el trumpista y traidor es otro.

    Hace 4 años 1 mes

  3. xavier

    Lo que a mi me queda cada día más claro viendo los acontecimientos de los últimos años tanto en clave estatal como a nivel internacional es que la inmensa mayoría de nacionalismos, incluido el catalán, están basados en el odio y la xenofobia. Desde una perspectiva de izquierdas me parece bastante insensato ver con buenos ojos a una ideología tan reaccionaria como lo es el nacionalismo.

    Hace 4 años 1 mes

  4. J.Lliteras

    No pongo en duda que su periódico tiene artículos con temática muy interesante y bien tratados ,pero, tengo la impresión ,que con el tema de Cataluña caéis en los mismos tics que la mayoría de prensa orgánica y tertulianos, llegando a veces a unos análisis más propios de Intereconomía o 13TV que de un periódico que pretende ser de izquierdas. El "problema catalán" es un conflicto muy importante y complicado que hay que tratar con cierta objetividad y muchos matices dejando de lado los prejuicios y las tonterías que se leen constantemente. Si es verdad( aunque sólo se puede constatar con una consulta) que en la sociedad catalana el porcentaje de independentistas está entre el 40 y 50 % y que cerca del 80% está a favor de un referéndum, el tema es lo suficiente serio para que el periodismo responsable (espero que todavía quede ) se plantee el tema con seriedad , deje de lado el periodismo pintoresco y sensacionalista, y ponga manos a la obra para enfrentarse de cara con problema.

    Hace 4 años 1 mes

  5. Carme

    Gracias por este artículo. Me parece excelente .

    Hace 4 años 1 mes

  6. Joan Saura

    A ver si me queda claro, somos los independentistas unos cobardes, como un tigre sin dientes o somos unos trumpianos por querer saltarnos la legalidad española para que la gente pueda votar? El hijo de un tigre y un trumpiano es un ligre independentista?

    Hace 4 años 1 mes

  7. Joan

    Es un magnífico artículo de un independentista sensato. La insensata deriva de los políticos corruptos que tienen secuestrado el gobierno de Catalunya ha llegado a unos niveles de esperpento que solo puede sostenerse en gracias a una escandalosa manipulación de los medios públicos (y gran parte de los privados) de comunicación catalanes y a una agudización de los sentimientos identitarios que va llegando a niveles prefascistas. Todo ello con la colaboración del gobierno central, interesadísimo en mantener este conflicto.

    Hace 4 años 1 mes

  8. Arqueoleg ICV

    Para una vez que este medio le da la palabra a un independentista se la da al chiflado del Tena que es el hazmerreír de los independentistas. Entre eso y las profecías alucinógenas de autoconsumo del insigne representante de la CT, Guillem Martínez, los lectores de la izquierda española de CTXT no deben entender nada de lo que pasa en CAT o pensar que todo es un juego.

    Hace 4 años 1 mes

  9. jorge escolar

    Me parece un articulo poco objetivo y que cae en lugares comunes que me resultan inquietantes: 1. Yo soy madrileño, ergo español. No considero que la maniobra del gobierno del pp me represente. Me parece una estrategia que aboca a la confrontacion y no puede tener buenas consecuencias en el futuro. 2. Creo que en un estado de degradacion moral como el que sufre este pais es comprensible que los catalanes quieran independizarse. lo que me extraña es que sean los unicos. 3. en todo el articulo se habla de los movimientos del gobierno como los de un estdo de derecho con separacion de poderes, cuando hemos visto que son capaces de utilizar todo tipo de presiones para que el poder judicial condene a sus enemigos y absuelva a sus amigos. 4. Contraponer españoles (en los que me incluis au que estoy en completo desacuerdo) con catalanes es considerar que son otra cosa.Brillante. dentro de la separacion de poderes de la que hablais, hay partidos en el congreso que apuestan por el referendum, algunos incluso de ambito estatal, imagino que esa via no se considera aceptable dentro de la postura "española". En fin, un cuadro de articulo.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí