1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Anabel Hernández / Periodista. Autora de ‘La verdadera noche de Iguala’

“En México no hay paz, ni verdad, ni justicia cuando se trata de crímenes de Estado”

Fabrizio Lorusso Ciudad de México , 1/03/2017

<p>Fotografía cedida por la entrevistada</p>

Fotografía cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Anabel Hernández (Ciudad de México, 1971) es una de las periodistas mexicanas más conocidas. Es autora, entre otros, de los libros México en llamas. El legado de Calderón y La verdadera noche de Iguala. La historia que el gobierno trató de ocultar (ambos publicados por Grijalbo), siendo este último la más completa investigación sobre el caso de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos en Iguala, Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014.

Hernández tuvo que huir de México, tras recibir múltiples amenazas de muerte. Una noche, en diciembre de 2013, un comando de la policía federal, compuesto por once hombres armados, entró en su domicilio. Ella, afortunadamente, no se encontraba allí. Fue la gota que colmó el vaso. Desde entonces vive en Estados Unidos, pero regresa una vez al mes a su tierra natal para seguir investigando. Desde algún lugar de Ciudad de México contesta por teléfono a las preguntas de CTXT.

¿Por qué tuvo que salir de México y cómo fue su exilio en Estados Unidos?

Antes que nada debo explicar que México es uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Esto no sólo es una frase. En México han sido asesinados más de 116 periodistas en los últimos diez años. Sólo el año pasado los asesinados fueron 16. Y yo, por desgracia, soy uno de estos periodistas que ha sufrido violencia y atentados como consecuencia de su trabajo.

A raíz de la publicación de mi libro Los señores del narco en diciembre de 2010, me enteré por una fuente de información de que el entonces secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, había organizado un complot para asesinarme como represalia por lo que había publicado sobre él y la red de corrupción que operaba en la Policía Federal (PF) al servicio del cártel de Sinaloa. Esto generó que la policía organizara un complot para asesinarme, yo pude enterarme a tiempo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos urgió al gobierno del Distrito Federal a ponerme una protección. Desde entonces tengo que vivir con escoltas las 24 horas del día.

Después de esto, en enero de 2011 hubo un atentado armado contra mi familia. Ha sido un infierno: algunas de mis fuentes de información fueron asesinadas, acribilladas en la calle como el general Mario Arturo Acosta Chaparro, una de mis fuentes principales para Los señores del narco. Acosta Chaparro me narró el encuentro que tuvo con los diferentes cárteles de la droga, incluyendo a Joaquín El Chapo Guzmán, que entonces estaba prófugo, por órdenes del entonces presidente Felipe Calderón. Al contrario de lo que decía públicamente, que mantenía una “guerra contra el narcotráfico”, lo que hacía era recibir sobornos del narcotráfico e intentar negociar con distintos cárteles de la droga. Esta información después me la confirmó Edgar Valdez Villareal La Barbie, un narcotraficante importante que trabajaba para el cártel de Sinaloa, para los Beltrán Leyva y para El Chapo Guzmán. Valdez me escribió una carta en noviembre de 2012, narrando cómo Calderón había encabezado algunas de estas organizaciones con los criminales, pues en vez de perseguirlos se sentaba a tomar café con ellos, y cómo a él le constaba que este jefe policial, Genaro García Luna, y otros mandos que yo había denunciado recibían dinero de él y de otros cárteles.

 México es uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo

Esto provocó que las agresiones en mi contra fueran aún peores y en diciembre de 2013 ocurrió un suceso muy delicado, la gota que derramó el vaso y nos obligó a salir de México. Un comando de la policía federal, compuesto por once hombres armados, entró en mi domicilio, amenazaron a mis escoltas, se llevaron a uno de ellos golpeándolo salvajemente, amenazaron a mis vecinos y les pusieron pistolas en la cabeza, incluso a unos pequeños de seis o siete años. Finalmente entraron a mi domicilio, yo no estaba, no se robaron absolutamente nada, pero el crimen quedó impune. Eso fue lo que me obligó a diseñar una salida digna de México.

No quería ser un mal ejemplo para mis compañeros y simplemente huir por huir. Quería encontrar una manera de tener un espacio, de seguir trabajando, investigando y publicando información en México sin estar en México. Así encontré un programa de periodismo de investigación en la Universidad de California en Berkeley que me arropó dos años, me dio una beca y pude irme con mis hijos. Aunque estaba en una pequeña isla de tranquilidad, para mí era muy difícil pensar que mis compañeros seguían siendo asesinados en México, que la situación no cambiaba, y decidí, debido a la desaparición de los 43 estudiantes en septiembre de 2014 en Ayotzinapa, volver a arriesgar mi vida y regresar cada mes a México pese a las amenazas y todo lo que había vivido.

¿Cuáles son los mayores aportes de su nuevo libro, La verdadera noche de Iguala?

Sería bueno primero explicarle a la opinión pública y a la comunidad internacional que el Gobierno de México inventó la resolución del caso. Cuando ocurre esta terrible desaparición de los normalistas y el asesinato de tres estudiantes y tres civiles esa misma noche, el Gobierno de México empezó a tejer una versión oficial que pudiera encubrir para siempre la realidad. Investigué el caso desde Berkeley viniendo a México una vez al mes. Durante un año estuve desmantelando todas las mentiras inventadas por el gobierno federal, principalmente por la Procuraduría General de la República (PGR), encabezada entonces por Jesús Murillo Karam, y por el encargado de la investigación directa, que era el director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón.

Estos dos personajes inventaron la llamada “verdad histórica”, hicieron creer al mundo que los normalistas habían sido asesinados por órdenes de un simple y pequeño alcalde de Iguala, por un pequeño grupo de policías sin armamento ni entrenamiento suficientes y por un pequeño grupo criminal que operaba en la zona. Ésta es la historia que se inventó el gobierno, le dijo al mundo que los estudiantes habían sido cremados esa misma noche en un basurero en Cocula.

Felipe Calderón lo que hacía era recibir sobornos del narcotráfico e intentar negociar con distintos cárteles de la droga

Es la historia que conoce el mundo pero la historia es falsa. Lo que pude descubrir en dos años de investigación son cinco puntos fundamentales que demuestran y prueban que fueron funcionarios públicos del Gobierno de Enrique Peña Nieto, fueron militares, policías federales y federales ministeriales los que participaron en este crimen. Encontré que fue el ejército mexicano, el 27 Batallón de Infantería, que fue el entonces coronel José Rodríguez Pérez, responsable del batallón, quien esa noche orquesta, diseña, ordena, coordina y termina por ejecutar la desaparición de los 43 normalistas. También pude descubrir que participaron activamente al menos 14 elementos de la Policía Federal. En el libro menciono sus nombres, los de los agentes de la Policía Federal Ministerial (PFM), o sea, los que trabajaban para Tomás Zerón y que participaron directamente en los hechos. Tengo las pruebas fehacientes de que el ejército disparó directamente esa noche contra los cinco buses en que viajaban los normalistas. Dispararon particularmente contra los dos buses Estrella de Oro, el blanco de esa noche.

Descubrí que el origen o la motivación del ataque, hasta ahora ocultado por el gobierno federal, es que el ejército esa noche trabajó por órdenes de un capo muy importante que operaba en Guerrero y que quería recuperar el cargamento de heroína de dos millones de dólares que viajaba en dos de los autobuses que, por accidente, sin saberlo, los estudiantes habían secuestrado días antes. Sin saber que esos camiones se iban a convertir en su ataúd. Otro de los elementos que he podido descubrir es que el Gobierno de México sabía todo esto.

¿Cómo?                                                                   

A mediados de 2016, hubo una investigación interna dentro de la Procuraduría. El encargado de asuntos internos, el visitador general de la PGR, hizo una investigación independiente sobre la hecha por la PGR y descubrió lo que yo descubrí: que la supuesta cremación de los cuerpos en Cocula nunca existió; que la mayoría de los detenidos por el caso, como se afirma en mi libro, habían sido brutalmente torturados para arrancarles confesiones de delitos que no cometieron; que los dos camiones Estrella de Oro eran realmente el eje principal de lo que había pasado esa noche; así que ordenó que se investigará más al respecto. Y ordenó también investigar al capitán José Martínez Crespo, un personaje central en esta tragedia, uno de los responsables principales, acusándolo de presuntas conexiones con el crimen organizado. También ordenó la detención de varios policías federales y una investigación total al 27 Batallón. Toda esta información el gobierno federal la conocía y, por orden del presidente Peña Nieto, estas dos investigaciones fueron mantenidas en secreto por varios meses.

Después del informe, este visitador (auditor) de la PGR, César Alejandro Chávez Flores, tuvo que dimitir. ¿Este documento no fue divulgado públicamente?  ¿Se trata de un funcionario honesto que quiso cumplir con su misión y fue silenciado?

Así es. Este documento cayó en mis manos justo cuando estaba terminando de escribir mi libro. Me confirmó el contenido de la investigación y publiqué su contenido en el libro. Además, en la página verdaderanochedeiguala.com, que creamos la editorial y yo, todo el mundo, los padres de los 43 y sus abogados, puede consultar esos documentos. Este funcionario se había comprometido con los padres de los 43 normalistas a hacer una investigación independiente contra Tomás Zerón y respecto de toda la investigación que había hecho la PGR.

Se supone que había un compromiso de la PGR de entregar el pasado agosto el resultado de estas investigaciones a los padres de los normalistas, pero como el visitador descubrió todas las irregularidades y la “mentira histórica”, la procuradora Arely Gómez, por órdenes del presidente, decidió no entregar el documento a las familias. El visitador sufrió presiones por parte de la procuradora y otros funcionarios de la PGR, incluyendo a Tomás Zerón, para  que cambiara los resultados de su indagatoria porque echaba por tierra la “verdad histórica”.

Si el Gobierno de México no resolvía y saneaba con la verdad este caso, iba a terminar en una corte internacional porque así lo podía dictar el derecho internacional

Lo más grave de este documento, lo más importante, es el momento en que el visitador, a través de diversas pruebas periciales y testimoniales, con una investigación muy profunda, descubre que los estudiantes nunca fueron asesinados y quemados en Cocula  y que los huesos de Alexander Mora, el único normalista supuestamente identificado, encontrados en el Río de Cocula, fueron arrojados allí por el propio Tomás Zerón. Ésta es la prueba pericial más importante que involucra, culpa y responsabiliza al Gobierno de México de los hechos. Los hechos acaecidos en Cocula son falsos y las pruebas fueron sembradas en el Río San Juan; el señor Zerón, el Gobierno de México, tenía en su poder los restos quemados de Alexander Mora. Ésa es la parte medular del caso, por eso el gobierno no podía permitir que se diera a conocer públicamente el informe del visitador general. Por eso fue amenazado de muerte y se vio obligado a renunciar.

¿Sería posible acusar de crímenes de lesa humanidad a los altos funcionarios del Gobierno y al presidente?

No soy abogada ni experta en la materia, pero una de las partes más valiosas de las conclusiones del visitador, tras la revisión de varias leyes internacionales, es que, al violarse el derecho a la verdad de las víctimas, al cometerse brutales actos de tortura para inventar esta historia y supuestamente “resolver el caso”, al alterar pruebas, al cometerse violaciones graves a los derechos humanos y al alterar la verdad de las cosas, si el Gobierno de México no resolvía y saneaba con la verdad este caso, iba a terminar en una corte internacional porque así lo podía dictar el derecho internacional. Así que, sin duda alguna, el Gobierno de México, Peña Nieto y los funcionarios públicos involucrados en esta situación podrían ser juzgados internacionalmente si se instalara un tribunal especial para esto.

Para hacer el libro Los señores del narco estuve investigando durante 12 años las operaciones del cártel de Sinaloa y los hermanos Beltrán Leyva. 

¿Dónde quedan el grupo de narcotraficantes Guerreros Unidos y el exalcalde José Luis Abarca y su esposa que en su momento fueron indicados como responsables de la desaparición de los estudiantes?

La gran mayoría, el 80%, de los detenidos, incluyendo a supuestos miembros de Guerreros Unidos, al alcalde y a su esposa, fueron torturados y sus detenciones fueron ilegales. Lo supe por los dictámenes médicos practicados a todos estos detenidos  y por los testimonios directos que obtuve de ellos y de sus familiares. Durante varios meses me estuvieron mandando cartas desde la prisión, contándome las brutales y salvajes torturas que sufrieron, incluyendo violaciones y descargas eléctricas, para arrancarles confesiones falsas. De acuerdo con el visitador, la detención de los principales acusados como  autores intelectuales y materiales de la desaparición de los normalistas (Abarca y su esposa, los cuatro detenidos que confesaron haber quemado a los normalistas y los policías municipales acusados de haber orquestado y ordenado los hechos), fue ilegal, lo que significa que no deberían de estar en prisión. El Gobierno de México se dedicó a fabricar chivos expiatorios, falsos culpables, para proteger a los verdaderos culpables: funcionarios públicos de Iguala, miembros del ejército mexicano, de la policía federal, de la PGR, que participaron activamente en los hechos esa noche.

Más allá de grupos pequeños del narco como Guerreros Unidos, ¿en Guerrero quién manda?

Para hacer el libro Los señores del narco estuve investigando durante 12 años las operaciones del cártel de Sinaloa y los hermanos Beltrán Leyva. Una de las principales bases de operación de estos grupos era Guerrero, particularmente el puerto de Acapulco. En el libro narro cómo el entonces comandante de zona, Salvador Cienfuegos, ahora secretario de la Defensa Nacional, se paseaba en un yate por la bahía de Acapulco acompañado de Arturo Beltrán Leyva. El libro salió hace más de seis años y Cienfuegos nunca ha negado lo que contaba ni ha presentado una demanda. Cuando [tras la desaparición de los normalistas] surge la versión del gobierno federal de que supuestamente había un grupo muy poderoso de Guerreros Unidos y uno llamado “Rojos”, me pongo a indagar y saco la documentación que usé para ese libro y me encuentro con que tal grupo es prácticamente minúsculo. Pude hablar personalmente con gente de los cárteles de Sinaloa y Beltrán Leyva y me comentaron que sí existen los grupos de los Rojos y Guerreros Unidos, pero que son células minúsculas, que no significan nada en comparación con el poder que todavía tiene la organización de los Beltrán Leyva en el estado. Cuando Arturo Beltrán Leyva es asesinado en Cuernavaca (Morelos), en diciembre de 2009, varias partes de su organización empezaron a desmantelarse. Hay muchos integrantes importantes de esta organización criminal, cuyos nombres no han sido revelados por el gobierno, que siguen operando en Guerrero. Y se han convertido en importantes capos, a lo mejor no como El Chapo Guzmán, pero sí capos de un importante nivel capaces de traficar importantes cantidades de droga, de heroína, de México a Estados Unidos. Uno de estos capos controlaba la zona de Iguala y sus inmediaciones en septiembre de 2014.  Es este capo, cuyo nombre el gobierno no menciona ni está inculpado o encarcelado por el caso, quien esa noche ordena al 27 Batallón de Infantería que recupere a toda costa la heroína que estaba en esos dos autobuses de los que fueron desaparecidos los 43 normalistas.

La comunidad internacional, a lo mejor, está frotándose las manos pensando en las millonarias inversiones y ganancias que puede sacar

¿Por qué el caso Iguala-Ayotzinapa es emblemático?

Por varias razones. La más humana y a la vez más valiosa es que efectivamente en México miles de familias han vivido la tragedia de los desaparecidos. Más de 25.000 personas fueron desaparecidas durante el sexenio de Felipe Calderón, pero por miedo y por intimidación muchos de sus familiares se quedaron callados, no dijeron nada, por temor a ser criminalizados. Los padres de los 43 rompieron ese esquema y demostraron a México y al mundo que ante la desaparición forzada no se puede guardar silencio. El ejemplo que han dado en estos más de dos años no sólo es de valor sino de profundo amor a sus hijos. Me parece que al final esto es lo más importante. El ejemplo de amor de estos padres ha conmovido al mundo y ha hecho que en México este caso no se olvide y que haya muchas personas que siguen buscando verdad y justicia.

Por otro lado, este caso es el ejemplo claro de que la guerra contra el narcotráfico en México es una simulación porque no se puede hablar de guerra cuando un batallón está al servicio del narcotráfico. No se puede hablar de guerra contra el narco cuando el presidente de la República, en vez de meter en la cárcel a los 40 o 50 funcionarios, involucrados con el narcotráfico, que determinaron lo que pasó esa noche, en vez de dar un ejemplo para decir  “esto no lo vamos a permitir”, tolera esta colusión y corrupción y premia a los responsables. Hoy el coronel que era responsable del 27 Batallón tiene el cargo prácticamente de subsecretario de la Defensa Nacional y fue ascendido a general. El capitán Martínez Crespo y los federales que participaron en esto siguen ‘protegiendo a la sociedad’ dondequiera que se encuentren, lo que significa un riesgo para sociedad mexicana. Es emblemático porque demuestra el fracaso y la simulación de la guerra contra el crimen organizado.

En tercer lugar, es un caso que ha sacudido al mundo, ha hecho que la comunidad internacional vea que en México realmente ni hay paz, ni hay verdad, ni hay justicia cuando se trata de crímenes cometidos por el Estado.   

¿Qué mensaje quiere mandar a Europa?

La comunidad internacional ha sido bastante tibia con el Gobierno de México en el caso de los 43 normalistas. La UE y el Gobierno de Estados Unidos obligan al Gobierno de México al cumplimiento de normas mínimas de respeto de los derechos humanos para poder hacer negocios, aunque México no cumple ni siquiera con estas normas mínimas  y siguen haciendo negocios con México en un pragmatismo criminal. La comunidad internacional, a lo mejor, está frotándose las manos pensando en las millonarias inversiones y ganancias que puede sacar, con la reforma petrolera que permite que cualquiera pueda invertir y extraer petróleo de México, con los cambios en la ley de energía, etcétera. La comunidad internacional no entiende que México es un polvorín, donde sus propios capitales e inversiones también pueden estallar junto con México.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Fabrizio Lorusso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí