1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

La troika desembarca otra vez en Grecia con la tijera

Los nuevos recortes que debe aplicar Atenas ascienden a 3.600 millones de euros. No tendrán que ser en 2017, podrán introducirse a lo largo de los próximos años y, principalmente, a partir de 2019

Alexandre Mato Bruselas , 1/03/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Atenas y sus acreedores internacionales discuten de nuevo importantes reformas para el país, ajustes de hasta el 2% de su PIB para los próximos años, según lo acordado en el Eurogrupo del pasado 20 de febrero. Es la negociación de la segunda revisión del programa de rescate del país que ha comenzado este martes en Atenas para desbloquear una etapa atascada desde antes de Navidad.

Los acreedores de Grecia --la conocida anteriormente como troika y que ahora es una cuadriga porque también está el MEDE, Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera -- estaban enfrentados hasta hace unos días por la deuda helena, el superávit presupuestario del país y las medidas que debía aplicar el gobierno. Los nubarrones entre ellos han desaparecido.

En julio Grecia tiene que devolver 7.000 millones de euros de varios préstamos internacionales y el objetivo es no agotar sus exhaustas reservas

En agosto de 2015, cuando se pactó el tercer rescate de Grecia, el FMI decidió quedarse al margen hasta cobrar los préstamos que todavía le adeudaba Atenas del segundo rescate, y con el objetivo de analizar una proyección realista de la deuda griega. Su conclusión es que es “insostenible” y por eso pide reestructurar una montaña que roza el 180% del PIB del país. Los otros acreedores de la troika, la Comisión Europea, el BCE y el MEDE, rechazan esta petición tajantemente. Alemania, principal economía europea, impone su no.

Tsipras cede para recibir dinero internacional

Los nuevos recortes que debe aplicar Grecia ascienden a 3.600 millones de euros. No tendrán que ser en 2017, podrán introducirse a lo largo de los próximos años y, principalmente, a partir de 2019, una vez finalizado el programa del rescate actual. Sobre el terreno se va a estudiar una reforma de las pensiones, cambios en el mercado laboral y los objetivos fiscales del presupuesto de este año y de los próximos.

La reforma de las pensiones es una novedad no prevista y rechazada por Atenas hasta hace unos días, pero Grecia no recibe dinero de sus acreedores internacionales desde el 25 de octubre, cuando el MEDE desembolsó 2.800 millones de euros para pagar intereses de la deuda y préstamos internacionales. Una parte de estos fondos vuelve a salir hacia el extranjero para pagar los dos rescates anteriores del país. Mero juego de monopoly como decía en 2015 el exministro de Finanzas heleno, Yanis Varoufakis, durante los meses de negociaciones con la UE y el FMI que terminaron con su salida del gobierno, la convocatoria de un referéndum, la aceptación del tercer rescate internacional por el primer ministro, Alexis Tsipras, y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Ahora, a punto de comenzar la primavera de 2017, las premuras de Grecia son menores aunque aumentan conforme pasan las semanas. En julio tiene que devolver 7.000 millones de euros de varios préstamos internacionales y el objetivo es no agotar sus exhaustas reservas en medio de la difícil primavera electoral europea, con partidos de ultraderecha liderando las encuestas de las legislativas holandesas de marzo y las presidenciales francesas de abril. El miedo en Bruselas es que una victoria de estos populismos empantane totalmente el trabajo del Eurogrupo y, por tanto, las negociaciones entre Atenas y sus acreedores internacionales.

Recientemente, en una visita a Bruselas, el viceministro de Asuntos Exteriores de Grecia, George Katrougalos, aseguró en un encuentro privado con periodistas al que estuvo invitado CTXT que su país “no se estaba quedando sin dinero” y que podían “sobrevivir sin un acuerdo” sobre la segunda revisión hasta el verano. Un día después, el Ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, viajaba de urgencia a Bruselas para negociar con la Comisión, el BCE y el FMI.

Las sucesivas reformas laborales han provocado una caída del 22% del salario mínimo y la aparición de un millón de asalariados que cobran menos de 1.000 euros mensuales

Katrougalos negaba tajantemente una reforma de las pensiones, “demandas irracionales” del FMI según el político, no incluidas en el calendario del rescate. Una semana después, en el Eurogrupo, su gobierno volvió a tragar y la incorporó para que regresase la troika. Todo se había cocido en la visita previa de Tsakalotos, “un viernes negro”, según un miembro del gobierno griego en Bruselas.

El ejecutivo de Tsipras, a cambio, recuperará la negociación colectiva, desmantelada en los rescates del país. Una concesión obtenida por Tsakalotos en su viaje exprés. Las sucesivas reformas laborales aplicadas en Grecia han provocado una caída del 22% del salario mínimo y la aparición de un millón de asalariados que cobran menos de 1.000 euros mensuales, según datos de su gobierno. Sólo en ocho sectores profesionales se mantienen los acuerdos colectivos, “una jungla laboral”, según Katrougalos.

El FMI también cede ante los europeos

El cuarto acreedor en discordia, el FMI, no quería recuperar la negociación colectiva: “sería erróneo volver a un marco laboral previo, menos flexible”, dice en sus análisis. Pero, según un funcionario griego presente en Bruselas y conocedor de lo discutido las últimas semanas, la inclusión de la reforma de las pensiones supone cierto tipo de intercambio para retomar la negociación colectiva.

Una reflexión que coincide con el mandato emanado del Eurogrupo sobre el impacto neutro en términos presupuestarios de cualquier reforma. Es decir, que no suponga más gasto o que sea compensada por otra en sentido contrario. El FMI ha cedido en la cuestión laboral a cambio de meter mano en las pensiones, un sistema con un agujero del 10% del PIB, cuatro veces más alto que la media de la eurozona.

Para que el FMI entre en el programa actual, se “necesita un compromiso creíble por adelantado sobre medidas específicas para aliviar la deuda” griega

Para cerrar estos detalles, un día después del Eurogrupo, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, se reunió con la canciller Ángela Merkel. Los europeos prefirieron callar sobre el encuentro; hasta Berlín también se desplazó el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, pero su portavoz jefe, Margaritis Schinas, antiguo eurodiputado del partido conservador griego Nueva Democracia, aseguró que no entraría en cuestiones específicas porque “era una reunión en confianza y se llama precisamente así porque permite discutir un amplio abanico de temas” de manera discreta.

Desde Washington, el portavoz del FMI, Gerry Rice, sí explicó que en el encuentro se abordó su “enfoque de dos patas” para Grecia con “reformas y alivio de la deuda”. “No hay un cambio de nuestra posición”, según Rice, la deuda helena es insostenible a largo plazo en los términos que fija el tercer rescate del país. Para que el FMI entre en el programa actual, se “necesita un compromiso creíble por adelantado sobre medidas específicas para aliviar la deuda” griega.

Sin embargo, alivio no es lo mismo que reestructuración. El primero supone aplicar medidas para reducir la carga de los pagos, como un vencimiento más largo de los préstamos o menores intereses a desembolsar. Reestructurar una deuda suele asociarse a una quita, condonar parte del importe total a pagar, el anatema para Alemania.

“La impresión”, asegura la fuente del gobierno griego, “es que el FMI ha rebajado sus demandas sobre la reestructuración de la deuda. Es cierto que se está jugando con las palabras pero sí, ahora sólo hablan de quita”. Liderados por las posturas del gobierno alemán, los europeos han impuesto su visión contraria a la reestructuración. Parece que la “entrada del FMI en el programa tras la segunda revisión sí es más plausible”, cree este funcionario.

Alemania se enroca con Grecia

Para la canciller Ángela Merkel, la entrada del FMI con estas premisas supondría asegurar la viabilidad del tercer rescate, eliminar los crecientes temores de que Grecia necesite un cuarto y garantizarse ante sus electores la imagen de que Berlín no ha cedido con una Atenas que aplica reformas mientras el bolsillo del contribuyente alemán no sufre.

Dentro del Eurogrupo, incluso hay aliados tradicionales de Alemania, como Luis de Guindos, que plantean dudas con respecto a las exigencias de Berlín. Tras el último Eurogrupo el ministro de Economía español afirmó que “mantener durante diez años un superávit primario --el que no incluye el coste de los intereses de la deuda del Estado-- del 3,5% del PIB es algo que no ha ocurrido nunca en la historia económica reciente”, explicó el ministro, para quien en este momento “hay que compatibilizar elementos que no son compatibles”.

Berlín no quiere ni en pintura una reestructuración de la deuda y mantiene que Grecia puede conseguir durante años el superávit primario del 3,5%

Una crítica compartida por el Fondo. Cuando se diseñó en 2015, europeos y griegos pactaron ese objetivo del 3,5% a partir del 2019. El FMI nunca rechazó la cifra pero no le salían las cuentas. La institución dirigida por Lagarde prevé un 1,5% a medio y largo plazo sin que Grecia necesite “incurrir en un superávit más elevado”. Si los europeos quieren uno mayor y Atenas lo acepta, “en ese caso son necesarias reformas estructurales adicionales”, que podrían frenar el crecimiento e imposibilitar la reducción de la deuda. De ahí su posición, hasta ahora, a favor de una quita.

Merkel y su ministro de finanzas, Wolfgang Schauble, no quieren ni en pintura esa reestructuración y mantienen que Grecia puede conseguir durante años el superávit primario del 3,5%. Incluso un economista ortodoxo como Guindos duda de la viabilidad de esta proyección y apuesta por “premisas razonables y realistas”. Pese a la incompatibilidad para cuadrar estos elementos, el español y sus otros colegas en el Eurogrupo no cuestionan, sin embargo, la sostenibilidad de la deuda helena y, por tanto, también excluyen una quita.

El FMI parece haber cedido, la troika está de nuevo en Atenas y el gobierno de Alexis Tsipras aplicará los ajustes y reformas exigidas. Aunque el primer ministro griego calificó el acuerdo como un “éxito excepcional que permitirá dejar atrás la senda de la austeridad”, las que siguen intactas son las cuentas de Merkel y Schauble.

Autor >

Alexandre Mato

Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales.
Antiguo editor jefe de cierre de 'Mercados', ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y 'El Confidencial'. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. tanedyemy

    No tienen vergüenza, también nosotros estamos en sus manos, esa es un poco de soberanía perdida, que decía nuestro infausto presidente.

    Hace 4 años 1 mes

  2. jose luis

    Pues cuando las barbas de tu vecino veas cortar... ¡Absolutamente obsceno!

    Hace 4 años 1 mes

  3. jose luis

    Pues

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí