1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCÉS (VI)

Inhabilitación: antes lo evitaba, ahora lo busco

El Govern asume la inhabilitación como animal de compañía. Quiere ralentizar el Procés hasta septiembre, el mes de María de Processisme, hacerlo coincidir con la tradicional megamani anual y pasar a la casilla de elecciones

Guillem Martínez Barcelona , 25/03/2017

<p>Vista del pleno en el que se aprobaron los presupuestos 2017 de la Generalitat el pasado martes 22 de marzo.</p>

Vista del pleno en el que se aprobaron los presupuestos 2017 de la Generalitat el pasado martes 22 de marzo.

Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, soy una sección sexy y dinámica, etc., que les explica el III acto del Procés, tal y como va saliendo de fábrica en sus estertores. Estos últimos cinco días naturales han sido tan densos y han aportado tantos movimientos al Procés, que su descripción, me temo, viene a huevo para volver a apuntar que en el Procés, snif, no pasa nada. Bueno, al turrón, que el trabajo se acumula.

El domingo fue un día lucido. Societat Civil Catalana, una ONG ultra-no-nacionalista y ultra-centrista, se manifestó en contra de El Procés. En lo que es un indicio de lo que es un fin de Régimen, y tal y como se puede ver en el repor fotográfico de Paco Freire que aquí les endoso, los manifestantes aunaron con sencillez y elegancia valores cívicos sencillos y tiernos, como la Constitución, la Monarquía, o la Legión.

Pero, paralelamente, a esa misma hora, también el Procés crecía a lo largo, como suele crecer los domingos. El último domingo, el mundo, así, se sorprendía ante el hecho de que, en el Procés, pasan cosas.

En efecto. Se filtra cierta voluntad de trascendencia. O, al menos, cierto dibujo de la apoteosis final de esta emisión del Procés. La cosa funcionaría así. Pleno. Se vota referéndum y Llei de Transitorietat. Y la convocatoria del referéndum va y la firma todo el Govern, en un plis-plas, en lo que es un acto, aparentemente, de decisión. Un antes y un después, un quemar las naves, un ahora sí que sí, un por-fin-pasa-algo. Pero, por otra parte, no mucho. El Govern asume que es inhabilitado y pasa a la casilla elecciones autonómicas. Zas. A la que se presenta una nueva tongada de procesistas no inhabilitados --posible nombre artístico: El Procés, The Next Generation--.

Se filtra cierta voluntad de trascendencia. O, al menos, cierto dibujo de la apoteosis final de esta emisión del Procés

La inhabilitación parece ser asumida, en fin, como animal de compañía por el processisme. Y como su límite. Es decir, la sensación es que nunca optarán por una desobediencia ad-hoc, que implique penas mayores/de cárcel, internacionalización del conflicto y cambio cualitativo del marrón. Parece ser, en ese sentido, que no se optará por ir más allá y realizar, pongamos, un gasto en un euro en el referéndum --en forma de papeletas o de un spot, por ejemplo--, lo que implicaría a su vez --con el marco legal que se quiere rozar, porque no se quiere sobrepasar, parece ser-- malversación y penas de cárcel. Es decir, desobediencia unilateral, consciente, explícita y como la copa de un pino. Y el cumplimiento, por tanto, de una promesa electoral realizada ya hace dos legislaturas, ante la que se están haciendo los longuis.

Quizás la inhabilitación puede ser la medalla, el límite, el hecho propagandístico para concurrir a las siguientes elecciones. O, al menos eso se desprende del hecho de que el Govern quiere ralentizar este III acto del Procés, arrastrarlo hasta septiembre, que es el mes de María de Processisme, hacerlo coincidir con la tradicional megamani anual, punto de partida de la renovación de la propaganda anual y, si toca-toca-, de la campaña electoral. Y hala, hacia otro año.

En el ínterin, parece que se irá tirando con la propaganda formulada en el anterior septiembre, que gira en torno a la convocatoria de un referéndum que, a partir del grado de oficial todo el mundo parece asumir que no se hará. Quizás ese es el sentido de la carta que el Presi Puigdemont y el Vicepresi Junqueras publicaron el lunes en El País.

La filología reconstruye el sentido original de los textos. Y, filológicamente, la carta es un objeto para consumo interno. Enmarca el processisme en el marco Democracia, y sitúa fuera de él al Estado. Para ello, sitúa el Procés en el marco Escocia, y aleja al Gobierno del marco Democracia-británica. Lo que es, a su vez, una construcción propagandística. España, desde luego, no es UK. Pero la Gene y los partidos implicados en el Procés no son ni Escocia ni el Partido Nacionalista Escocés. Es decir, no sólo no se han enfrentado a la austeridad, a la crisis democrática, y han luchado por el Bienestar, sino que en el trance de no hacerlo, se han cobrado, al parecer, comisiones del 3%. Importante: la carta, una rareza política europea --es poco común que dos Gobiernos europeos dialoguen en la prensa diaria--, es , a su vez, una oferta de diálogo. Como el Gobierno no dialoga sobre referéndum, es de suponer que la oferta es sobre cualquier otra cosa. El Govern, esa es la sensación, se está pactando encima.

Más datos que ilustran que, a estas alturas, el Procés sigue siendo un lenguaje antes que un programa político. Mas se acoge a la Consti --al Régimen del 78, vamos, a, epistemológicamente, su país--, para plantear recurso a su sentencia de inhabilitación.

Y el Presi Puigdemont, a su vez, reclama realizar una conferencia en el Senado.

¿Es eso importante? Al parecer, no. La contraoferta del Senado consistió en admitir ese diálogo entre sordos, pero bajo otro formato, alejado de la conferencia. Es decir, de la coreografía propuesta. Puigdemont renunció a la cosa.

Puede que, dicho así, sorprenda, pero no hay motivos para pensar, otra semana, que haya habido un cambio en el Procés

Lo que indica que, tal vez, lo pretendido era antes una coreografía, una comunicación interna, antes que una comunicación a secas. Quizás este asalto explica, sucintamente, el drama de la situación. Un drama con dos personajes. Un Gobierno que no quiere dialogar, y un Govern que sólo aspira a comunicar. Comunicar no es decir. Comunicar es la esencia de la propaganda. Sobre comunicar, esa lacra, al parecer, de la política en el siglo XXI: esta semana el Consell de Govern ha recibido durante una horita a los inhabilitados Mas, Rigau y Ortega. El orden del día: cómo aprovechar la situación de los inhabilitados para comunicar la cosa en Europa. Es decir, para comunicar en Catalunya que se pretende comunicar un tema en Europa, que no interesa a Europa, por ahora, un pepino.

Un tema, por cierto, que ya son dos. Homs, esta semana, también fue inhabilitado.

Mas, ese valor comunicativo, ha acudido, a su vez, a Madrid a comunicar en dos ocasiones. Un debate entre comunicadores en el Ateneo, y un desayuno organizado por una publicación

Mas volvió a la carga con el tema de buscar una tercera vía --es decir, de pactar lo que sea y rapidito; nadie está por la labor, esta mañana a primera hora, en Madrid--. También trabajó el marco de que Catalunya ya es políticamente independiente, que es una realidad política diferenciada de España. ¿Es así? Me temo que no. La cultura política catalana es tan española como el 3% way of life. Pero, y ahora me pongo teórico, sorry, no es así la percepción de un grueso de su ciudadanía, que percibe en Catalunya, diría, una cultura política absolutamente diferenciada de la española. ¿Es así? Esa percepción de cultura política diferenciada, ¿es la gran obra del Procés? Diría que no. El otro día, en conversación con la hispanista italiana Paola Lo Cascio, se me hizo una observación muy chula. La aportación de Pujol al catalanismo fue su no participación en el Estado. Sí, apoyó gobiernos y fue determinante en esa dirección. Participó en la creación y la modulación del Régimen del 78. Pero no gobernó. No se mojó públicamente con el Estado. Incluso penalizó esa tendencia --Pujol le dio para el pelo, así, a Roca--. El esfuerzo se fue en crear una iconografía y sensación de Estado en Catalunya, a pesar de su escasa autonomía y del carácter formal de Estado Unitario de España. Comunicó Estado. Instituciones y culturas políticas alejadas, a pesar de que no lo estuvieran, o no lo estuvieran en sus cosmovisiones, objetivos y chanchullos. En ese sentido, no fue más allá de aquel diálogo entre Tarradellas y Suárez, cuando Suárez preguntó a Tarradellas qué quería, y Tarradellas fue y le dijo --tachán-tachán: “un matasellos”--. Quizás el Procés no ha ido más allá de esa concepción pujolista, consistente en suplir la realidad --una autonomía escasa, pero con muchos matasellos chachis; una cultura política española, sustentada en la política como expolio--. O la ha recreado al máximo. No ha leído tanto la realidad como la depuración de la realidad pujolista. Lo Cascio, mola.

A partir del martes, no obstante, la cosa Procés se aceleró. En el Parlament se votaron, por fin los presupuestos. Es decir, se consiguió que la CUP los votara. Para ello, se adoptó la especificación por escrito de que en los presupuestos haya una partida explícita para el referéndum. Llamo la atención sobre ello. Eso es una desobediencia. Se desobedece al TC y, en el caso de que, en efecto, se realice el gasto de esa partida, la cosa se mete, de cuatro patas, en el campo semántico pena-de-cárcel. Parece un cambio de ritmo definitivo en el Procés que, por fin, cinco años después, adquiere cuerpo. Pero en el Procés, snif, nada es nítido ni sencillo. Al Procés, en fin, se viene llorado.

La sesión fue, así, muy accidentada. La Mesa evitó trámites y posibilidades de protocolo, a fin de que, y esto es un indicio de lo certero tras las estéticas, la cosa pasara rapidito y sin rozarla, de manera que se evitara el contacto y, con él, una nueva causa de inhabilitación. Finalmente, y esto es de traca, se votó la incorporación de las alocuciones que especificaban que había, en efecto, una partida explícita para el referéndum. Pero, y aquí empieza el lío, no fue una enmienda, sino que fueron dos. Y contradictorias. Una tira hacia Boston, y la otra, a California.

Una enmienda, de la CUP, fija que habrá partida presupuestaria para el referéndum. Y otra, de CSQEP, fija que la habrá, sí, pero en el caso de que el referéndum sea legal. Una lleva al trullo, la otra, pues no. ¿Cuál es el resultado final? No se sabe, se tiene que ver cómo se armonizan las dos enmiendas en el redactado final, si prima una u otra. Hasta ese momento, es difícil interpretar la cosa. Pero pongámonos en que la opción resultante sea abiertamente desobediente. ¿Qué pasaría?

En primer lugar, el TC caería sobre ella como un poseso. En esa ocasión, según las últimas tendencias, no a petición gubernamental, sino a petición del grupo parlamentario de C's, PP o/y PSC. ¿A quién empuraría el TC? Pues tampoco se sabe. Puede liarla con la Mesa --sería la tercera causa; una más y les tendrían que regalar un jamón, para fidelizar clientela--, con los parlamentarios que han votado la enmienda --más de la mitad de la cámara--, con el Govern, o con el conseller de Economía --es decir, Junqueras--. Para todos ellos, o para el artista seleccionado, caería la pena de inhabilitación. En el caso de que se realizara gasto de esa partida --caso poco probable, al menos esta mañana a primera hora--, la pena sería por malversación, por lo que los agraciados irían al trullo.

La pregunta es, dos puntos, ¿con esta enmienda en los presupuestos el Procés se acerca a un punto sin retorno, de ruptura, o está formalizando su milonga un millón? No se sabe. Pero los objetos son su tradición. La tradición del Procés es la que es, y, como cuerpo, cae periódicamente hacia el lado hacia el que se inclina. No tenía previsto caer en el lado de la inhabilitación, y no fue idea suya hacerlo. Pero parece que aprovechará, como siempre comunicativamente, esa nueva disciplina, en la que puede brillar con luz propia. La inhabilitación parece ser su nuevo campo de juego épico. Para superarlo, para romper las amarras con el Régimen del 78, tan solo tiene que gastarse un euro en una papeleta del referéndum. Y, al menos esta mañana a primera hora, es dudoso que se adentre en otros derroteros. Además, emite indicios serios de que no lo hará. Verbigracia, el Govern ha sacado a concurso el pack papeletas y sobres. Sí, pero no para el referéndum, sino para las próximas elecciones.

Vamos, nos está comunicando que va a haber elecciones, y no referéndum. Paralelamente a todo ello, en lo que es un indicio de que todo esto sigue siendo comunicación, el Parlament votó para que el Síndic de Greuges --el Defensor del Pueblo Cat-- lleve al Estado español al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, por su penalización autoritaria de la política. Algo para lo que el Síndic de Greuges y el Tribunal de Derechos Humanos, lo que es de chiste, no tienen atribuciones.

Quizás, visto lo visto, lo único notorio, el único cambio, la única cosa pertinente ocurrida esta semana en el Procés no ha venido de ninguna institución catalana.

Un grupo de juristas ha emitido un, sic, Manifiesto de juristas a favor del derecho de los ciudadanos y ciudadanas a celebrar un referéndum para decidir el futuro político de Catalunya.

Se trata de la aportación cualificada de una interpretación del derecho favorable a la constitucionalidad de un referéndum. Es decir, de una aportación intelectual y ética, es decir, política, y poco comunicativa o propagandística. Curiosamente, este tipo de aportaciones, desde 2012, suele partir de la sociedad, como es el caso, y no de las instituciones.

El PSOE, esa cosa cada vez en menos sociedad y menos instituciones, a su vez, también ha movido ficha. O güija, esa cosa que mueven los fantasmas.

Propone la recuperación del Estatut de 2006 para Catalunya. Es decir, de lo que quedó de él tras el pacto entre ZP y Mas, y de lo que quedó de él tras su cepillado en el Congreso. Poca cosa y, aun así, inasumible para el TC en 2010. Supongo, snif, que no colará ni eso. Pero supongo que con un diálogo sobre eso el staff del processisme ya tendría suficiente. Supongo, en fin, que no es dialogable ni eso, esta mañana a primera etc.

Y esto es todo hasta hace cinco segundos.

Puede que, dicho así, sorprenda, pero no hay motivos para pensar, otra semana, que haya habido un cambio en el Procés.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Saúl

    Hombre, si están habilitados los comentarios para un artículo de Guillem Martínez! solo por el gusto de poder comentar lo hago, aunque en esta ocasión, a diferencia de tantas otras que no he podido, no tengo nada especial que decir. Solamente una cosa, este blog personal sobre el independentismo catalán y el procés tiene una apuesta clara. Igual que tiene el de Paniluro. Y son opuestas. Tarde o temprano alguno de los dos quedará manifiestamente en evidencia. Me gustaría ver si ese uno acaba reconociéndolo o simplemente calla y pasa a otro tema.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí