1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alepo, un crimen de guerra

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU califica la evacuación de la ciudad, el ataque a hospitales y el uso de armas químicas, incendiarias y en racimo como un violación grave del derecho internacional humanitario

Alfonso Vázquez 29/03/2017

<p>Alepo.</p>

Alepo.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

La guerra en Siria entra en su séptimo año y el balance no puede resultar más aterrador. Entre 320.000 y 450.000 muertos, más de 1,5 millones de heridos, entre 6 y 7 millones de desplazados internos y 5 millones de refugiados, la mayoría de los cuales se hacinan en campos improvisados en países limítrofes. La población total de Siria es de unos 22 millones.

La toma de Alepo por parte del régimen de Bashar al-Assad, en diciembre de 2016, fue el resultado de una campaña de ataques indiscriminados sobre la población civil y objetivos militares, tal y como describe un informe elaborado por una comisión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Además, entre otros crímenes de guerra, se determina que la evacuación de la parte oriental de Alepo equivale al “crimen de guerra de desplazamiento forzado de la población civil”.

El balance de los ya 7 años de guerra no puede resultar más aterrador. Entre 320.000 y 450.000 muertos, más de 1,5 millones de heridos, entre 6 y 7 millones de desplazados internos y 5 de refugiados

La salida de toda la población civil de la parte oriental de Alepo fue acordada por el gobierno sirio y los grupos armados a mediados de diciembre de 2016, tras cinco meses de asedio. La evacuación fue suscrita por Rusia y Turquía, y supervisada por el Comité Internacional de la Cruz Roja. En el mismo acuerdo, por exigencia de las milicias iraníes que forman parte de la coalición progubernamental, se incluyó la evacuación de los heridos y de sus familiares de dos localidades chiíes en la provincia de Idlib, Al-Fua y Kefraya, sometidas a asedio por parte de grupos insurgentes.

De acuerdo con el informe, la evacuación de Alepo se llevó a cabo “por razones estratégicas, y no por la seguridad de los civiles ni por imperativos militares”, únicos motivos que podrían haber permitido el desplazamiento forzoso de miles de personas.

La evacuación —señala el informe— “ha dejado a miles de civiles en una situación de riesgo”. Las fuerzas progubernamentales separaron a las mujeres de los hombres y condujeron a centros de detención a quienes fueron identificados como combatientes. Otros varones fueron alistados forzosamente en el ejército sirio, incluidos jóvenes de apenas 16 años. Además, se trasladó a unas cinco mil personas al campamento de Yibrín, un antiguo polígono industrial en los alrededores de Alepo, donde se realizó un nuevo cribado y se derivó a parte de los hombres a centros de detención. Se documentó también que “algunas fuerzas progubernamentales llevaron a cabo ejecuciones en represalia”.

Además, en virtud del acuerdo alcanzado entre las partes, otras muchas personas evacuadas fueron trasladadas en autobuses fletados por el gobierno sirio y en vehículos particulares a Idlib, a unos sesenta kilómetros al suroeste de Alepo. Esta ciudad y la región de Idlib —actualmente bajo el control de grupos islamistas— están en estos momentos sufriendo una gran ofensiva de las fuerzas progubernamentales.

Entre sus recomendaciones, el informe propone que las partes “se abstengan de concertar futuros acuerdos de evacuación que entrañen el desplazamiento forzado de la población civil por intereses militares”.

El informe ha sido elaborado por la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria, y fue publicado por el Consejo de Derechos Humanos el pasado 1 de marzo (si bien tiene fecha de 2 de febrero). La Comisión está compuesta por Paulo Sérgio Pinheiro (presidente), experto en los derechos de la infancia, que fue relator especial para los Derechos Humanos en Myanmar y en Burundi y miembro de la Comisión de la Verdad brasileña; Carla Del Ponte, jurista y que fue fiscal jefe de los tribunales internacionales para Ruanda y para la antigua Yugoslavia, donde se procesó a Slobodan Milošević y se calificó la masacre de Srebrenica como genocidio; y Karen Koning AbuZayd, que ha desarrollado una larga carrera en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y ha sido Comisaria General de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA), entre otros cargos.

Durante el asedio —afirma el informe— los civiles atrapados permanecieron sin alimentos ni suministros médicos suficientes y sin la posibilidad de escapar a zonas más seguras. Las tropas progubernamentales recurrieron a una campaña aérea concertada con las fuerzas terrestres y “emplearon tácticas brutales para obligar a los grupos armados a rendirse”, lo que produjo cientos de muertos y la reducción a escombros de hospitales, escuelas, mercados, viviendas… “Solo en los primeros cuatro días de la ofensiva murieron unas 300 personas, incluidos 96 niños”, afirma el informe.

El informe ha sido elaborado por la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria

Se señala también el uso reiterado del asedio como arma de guerra: “la utilización de la táctica de ‘rendir por hambre’ por las fuerzas progubernamentales, frecuente durante el conflicto, que ha resultado desastrosa para la población civil, les ha permitido recuperar territorios que estaban en poder de la oposición”.

La Comisión, en consecuencia, recomienda a todas las partes que “pongan fin a todos los asedios y a las estrategias conexas, como las de hambrear y denegar el acceso a la ayuda humanitaria, incluidos alimentos, agua y medicamentos, que afectan principalmente a la población civil”.

El desplazamiento forzado no es el único crimen de guerra que señala el informe. Al igual que en informes anteriores, la Comisión señala que constituyen crímenes de guerra los ataques indiscriminados sobre la población civil o sobre otros objetivos protegidos, como los hospitales, el personal médico y sanitario, los convoyes humanitarios, etc.

Los ataques sobre hospitales siguieron la pauta observada durante la primera mitad de 2016, de modo que cuando las fuerzas gubernamentales recobraron el control de la parte oriental de Alepo no quedaba ningún hospital en funcionamiento. Estos ataques —añade el informe— fueron ejecutados por la aviación siria, por la aviación rusa, o por ambas.

Se han utilizado, además, armas prohibidas, como bombas de cloro, munición en racimo y munición incendiaria. El uso del cloro —afirma el informe— sigue la pauta ya observada en 2014 y 2015. Así, las fuerzas sirias utilizaron bombas de cloro sobre hospitales y zonas residenciales, lo que ha causado centenares de bajas civiles. No consta, en cambio, la utilización de materiales tóxicos como arma de guerra por parte de las fuerzas rusas. Por el contrario, la munición en racimo y la munición incendiaria han sido utilizadas tanto por las fuerzas sirias como por las fuerzas rusas.

Todas las partes han hecho caso omiso de las normas del Derecho Internacional Humanitario. No obstante, el informe atribuye distintas responsabilidades 

Consecuentemente, la Comisión recomienda a la comunidad internacional que “frene el suministro de armas a las partes beligerantes y su proliferación, especialmente de municiones en racimo y armas incendiarias, que tienen efectos indiscriminados cuando se utilizan en zonas habitadas por civiles y siguen suponiendo una amenaza para la población durante años después del cese de las hostilidades”.

El informe insiste en que todas las partes han hecho caso omiso de las normas del Derecho Internacional Humanitario, singularmente en cuanto a la proporcionalidad y discriminación de los ataques. No obstante, atribuye distintas responsabilidades en función del armamento y de la capacidad de las partes beligerantes.

Así, se señala que el espacio aéreo es dominado en exclusiva por Siria y Rusia, por lo que los ataques desde el aire no pueden ser atribuidos sino a estos actores. Ambos aliados emplean el mismo tipo de aeronaves y de armamento, lo cual en ocasiones hace difícil atribuir a uno u otro la responsabilidad sobre hechos concretos. No obstante, no cabe la responsabilidad de los grupos rebeldes, que carecen de fuerza aérea, ni de la aviación de la coalición internacional que lucha contra el Estado Islámico, que no actuó sobre Alepo en las fechas investigadas.

Por su parte, los grupos armados antigubernamentales han utilizado armas de fabricación manual, como morteros improvisados, cuyos disparos resultan muy imprecisos. Algunos de ellos, como el conocido como Yahannam o “cañón del infierno”, arrojan bombonas de gas de uso doméstico. Los mismos grupos han utilizado fuego indirecto sobre zonas con una alta concentración de civiles, lo que equivale al ataque indiscriminado y, por tanto, al crimen de guerra.

El informe destaca los ataques llevados a cabo por grupos armados antigubernamentales sobre el distrito de Sheij Maqsud, situado en una colina sobre el extremo septentrional de Alepo. Este distrito se halla bajo el control de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo desde 2012, cuando las fuerzas gubernamentales se retiraron en todo el país de las zonas de mayoría kurda para centrarse en el conflicto. Durante el periodo que investiga el informe, el distrito ha recibido ataques provenientes tanto de la zona rural de Alepo como de la parte asediada de la ciudad, ambas en manos de fuerzas antigubernamentales.

No se podrá aprobar una resolución condenatoria sin la aprobación del Consejo de Seguridad, donde, con toda probabilidad, Rusia y China volverían a ejercer su derecho al veto

Asimismo, se señalan diversos “ataques en la retaguardia”, esto es, ataques de los grupos antigubernamentales en contra de la población civil asediada. Así, tanto el grupo terrorista Fatah al-Sham (antes Al-Nusra, filial de Al-Qaeda) como otros grupos armados utilizaron la ayuda humanitaria en beneficio propio, incluso requisando y ocultando alimentos, e impidieron la salida de la población de distritos como Al-Firdus, utilizando a los civiles como escudos humanos.

También se refiere el informe a la masacre de Orum al-Kubra, del 19 de septiembre de 2016, cuando un convoy de las Naciones Unidas y la Media Luna Roja sufrió un ataque aéreo en el que murieron 14 trabajadores humanitarios y otros quince resultaron heridos. En el mismo ataque quedaron destruidos 17 camiones que transportaban alimentos, medicinas, ropa y otros artículos de ayuda humanitaria. Tras el ataque, las Naciones Unidas anunciaron la suspensión de todos los convoyes de ayuda humanitaria en Siria.

El convoy, que había viajado hasta Orum al-Kubra, en zona rebelde, con el conocimiento y la autorización de las autoridades gubernamentales, recibió el ataque en tres etapas, sobre las 19.10h.: primero varios helicópteros lanzaron varias bombas-barril sobre el almacén donde los trabajadores humanitarios descargaban la ayuda; luego, cuando otros trabajadores acudieron a socorrer a los heridos, los helicópteros volvieron a arrojar varias bombas-barril; a continuación, reactores Sukhoi ametrallaron a los supervivientes. En poco más de media hora —afirma el informe— nadie quedó ileso.

El informe concluye la responsabilidad de la aviación siria sobre la masacre: “los tipos de munición utilizados, la amplitud de la zona objetivo y la duración del ataque hacen pensar que se trató de un ataque cuidadosamente planificado y ejecutado de manera implacable por la aviación siria a fin de obstaculizar deliberadamente la prestación de asistencia humanitaria y de atentar contra el personal de ayuda humanitaria, lo que constituye los crímenes de guerra de atacar deliberadamente al personal de socorro humanitario, denegar la asistencia humanitaria y dirigir ataques contra civiles”.

El informe se presentó en el Panel de Discusión de los Derechos Humanos en Siria, celebrado el pasado 14 de marzo en el marco de la 34ª Sesión Ordinaria del Consejo de Derechos Humanos (Ginebra, 27 de febrero a 24 de marzo de 2017).

En estos momentos, no se han publicado aún las decisiones y resoluciones correspondientes a este periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos.

No obstante, aunque el informe será muy probablemente avalado en su totalidad por el Consejo de Derechos Humanos, sus consecuencias sobre el terreno serán escasas, pues no se podrá referir a los responsables a la Corte Penal Internacional ni se podrá aprobar una resolución condenatoria sin la aprobación del Consejo de Seguridad, donde, con toda probabilidad, Rusia y China volverían a ejercer su derecho al veto.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Alfonso Vázquez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Alepo y las izquierdas

Antoni Domènech / G. Buster / Carlos Abel Suárez / María Julia Bertomeu / Daniel Raventós (Sin Permiso)

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jilirio

    No habrá paz hasta que se expulse a los rebeldes yihadistas y demás mercenarios de USA, UK, Francia, Arabia Saudí, Turquía, Israel que operan en el país con total impunidad. Y lo peor de todo es que desde hace unas pocas semanas USA está ayudando a los grupos yihadistas desde dentro, en Siria, ya que lo ha invadido sin la autorización del gobierno de Siria.

    Hace 5 años 8 meses

  2. Carlos Martínez

    Vaya vergüenza de artículo. Estaba pensando en suscribirme pero después de leer esto se me han quitado las ganas. Para leer propaganda pro "rebeldes" ya tengo al resto de medios.

    Hace 5 años 8 meses

  3. Javier Villate

    Me entristece que el señor Alfonso Vázquez escriba sobre una realidad tan controvertida como la guerra siria sin contrastar los hechos que da por veraces basándose en un informe de la ONU. Yo no sé cuáles son los hechos, cuáles son las “humildes verdades de hecho” y siempre espero que alguien me aporte pruebas, testimonios, documentos, etc. Pero Alfonso Vázquez no lo hace; se ha limitado a dar por bueno un informe de la ONU que está siendo muy criticado. Yo no soy uno de quienes defienden al “gobierno antimperialista” de Asad, a quien considero un dictador y un criminal. Pero el mal está repartido por muchos barrios. Solo espero que esta horrible guerra termine cuanto antes y el pueblo sirio pueda hacer oír sus voces en libertad y sin intromisiones extranjeras.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí