1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ann Pettifor / Economista. Autora de ‘La producción del dinero. Cómo acabar con el poder de los bancos’

“Aunque la salida de España sería dramática, el euro no es un sistema viable”

Andrés Villena Madrid , 5/04/2017

<p>Ann Pettifor durante la entrevista</p>

Ann Pettifor durante la entrevista

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

La economía dominante no perdona a los disidentes. Pese a que han sido muchos los economistas que, con gran acierto, previeron la crisis financiera, pocos han contado con la oportunidad de explicarla a una audiencia masiva. La consecuencia principal es que no hemos aprendido las principales lecciones. Una de éstas reside en la verdadera naturaleza del dinero. Ann Pettifor (Sudáfrica, 1947), directora del Policy Research in Macroeconomics (PRIME) y profesora honoraria de la City University de Londres, ha publicado La producción del dinero. Cómo acabar con el poder de los bancos(Los libros del lince, 2017), un brillante y accesible ensayo que desvela qué es el dinero y por qué no lo hemos sabido hasta ahora. Según Pettifor, tenemos mucho más poder del que pudiéramos imaginar, de modo que el “sí se puede” podría incluso adquirir categoría científica.

Si tuviera solo unos minutos para transmitir a la gente un mensaje sobre lo que el dinero es en realidad, ¿qué mitos dañinos trataría de derribar?

Creo que el más dañino es la concepción del dinero como una mercancía, como el oro, la plata… o el propio bitcoin. El dinero, en realidad es, esencialmente, una “promesa para pagar”. Lo que ha pasado es que el oro o la plata, en algunas ocasiones, han representado esa promesa. Es muy importante, para las mujeres en particular, una correcta comprensión del dinero, porque no es algo complicado. Cuando llevas tu tarjeta de crédito a una tienda, no la intercambias por una cámara de fotos, sino que la muestras y, al hacerlo, demuestras que se puede confiar en ti porque tienes un acuerdo con un banco. Esta confianza es lo que te otorga poder adquisitivo para comprar y lo que permite que el vendedor venda. Y tiene algo de magia, porque cuando utilizas la tarjeta, creas dinero de la nada, lo cual es maravilloso y, por ello, ha de ser correctamente regulado. Es importante que las mujeres sepan que nuestro sistema monetario ha sido capturado por una pequeña élite mayoritariamente compuesta por hombres.

Y, ¿cómo explicaría en términos sencillos esta captura del sistema monetario?

Imagina un pueblo de la antigüedad… por entonces ya existía el crédito. Imagina a una peluquera y a un hombre que se dedica a reparar los tejados. El hombre va a que la peluquera le corte el pelo y, a cambio, le promete pagarle reparándole el tejado. En el pueblo hay alguien en quien todo el mundo confía, pongamos, un sacerdote. Este le dice al hombre: “Tienes que cumplir tu promesa; si no lo haces, voy a ir a por ti”. Y entonces el hombre le repara el tejado a la peluquera. Pero la peluquera empieza a acumular diversas promesas de pago porque le ha cortado el pelo a mucha gente y su hijo, que está apostando en la plaza del pueblo con sus amigos, le pide la caja que contiene las promesas y le promete que va a apostar con ellas y que le va a devolver una cantidad aún mayor. Y ella le cree. Él se lo juega todo, lo pierde y vuelve a casa sin nada. Eso es nuestro sistema financiero: ¿dónde estaba el sacerdote para vigilar lo que estaba pasando? Nuestros economistas nos dijeron que no nos preocupáramos y determinadas personas se han apostado todas nuestras pensiones y ahorros y, además, los han perdido.

Nuestro sistema monetario ha sido capturado por una élite mayoritariamente compuesta por hombres

Es un ejemplo claro. Dice que siempre ha existido el crédito. Pero, ¿y el trueque? Está en todos los libros de texto de Economía… 

Los arqueólogos corroboran que hemos tenido sistemas crediticios desde hace más de cinco mil años; el trueque ha sido una excepción y se practicaba solamente con alguien a quien no conocieras, alguien en el que no confiaras. Lo normal ha sido siempre el crédito. El dinero es crédito. El problema es que si te crees que el dinero es como el oro, la consecuencia inmediata es que creerás que existe únicamente una determinada cantidad de dinero.

Lo que lleva automáticamente a esa idea de escasez tan propia de los economistas clásicos…

Exacto. Ten en cuenta que el dinero es un conjunto de promesas que yo realizo, y como ser humano puedo realizar muchas actividades para satisfacer una promesa. Si nuestra actividad económica queda limitada por la cantidad de oro existente, entonces aquellos encargados de gestionar el dinero nos dirán que “no hay dinero” para financiar un hospital, otra escuela, etc. Los hombres que controlan el sistema financiero actual quieren que pensemos que hay una cantidad finita de dinero, cuando en realidad no es finita, en absoluto. Si podemos físicamente construir un hospital porque tenemos los recursos físicos y humanos, eso quiere decir que podemos hacerlo… y el dinero es el sistema social que nos permite llevarlo a cabo. Ahora bien, dado que es una herramienta poderosa y mágica en cierto sentido, es imprescindible que esté bien regulado: somos humanos e imperfectos, incumplimos promesas, engañamos... Hace falta un jefe de la tribu, un sacerdote o lo que sea para garantizar que las promesas se cumplan. La Iglesia, las leyes y los tribunales han controlado estas relaciones durante siglos, haciendo posible un sistema monetario que no habría podido existir de otra manera.

El Estado ha sido corrompido por las finanzas, que han viciado toda la sociedad

Podemos hacer lo que queramos… Pero si imprimimos dinero de manera poco prudente, provocaremos inflación…

Eso está muy marcado en la población. Si volvemos al pueblo antiguo del principio, imaginemos que la peluquera promete cortarle el pelo a todo el mundo en un día, algo que es imposible porque no tiene la capacidad física para realizarlo. Entonces se llega a la situación en la que dicha peluquera recibe demasiado dinero, pues ha hecho demasiadas promesas para los servicios que podía prestar. Entonces se produce inflación; del mismo modo, si dice que ya no puede cortar más el pelo a la gente, la cantidad de dinero se reducirá enormemente. Si haces más promesas de la cuenta o menos, incrementas o reduces la oferta monetaria, causando inflación o deflación, respectivamente.

Además, es importante no decir eso de “imprimir dinero”, porque el dinero no se imprime apenas. El 97% de las promesas de pago toman la forma de una tarjeta de crédito o de débito. Se trata de dinero bancario, intangible. El sistema debe estar bien gestionado. En España, por ejemplo, no se invierte, no se crea empleo, no se innova… no se hacen muchas de las cosas que se tendrían que estar haciendo para luchar contra el cambio climático. Y nos dicen que es porque “no hay dinero”. Eso es ridículo. La idea de la escasez nos obliga a pensar que existe una determinada cantidad de dinero gestionada por alguien, un grupo de hombres que no nos da dinero porque hemos sido traviesos, como si fuéramos niños: eso es economía primitiva. Los bancos centrales no imprimen nada más que una mínima proporción del dinero que se utiliza. Desde que el Banco de Inglaterra fuera creado en 1694, sabemos que el sistema monetario funciona de otra manera completamente distinta, pero siempre ha habido un grupo de economistas que ha argumentado que el dinero residía en la cantidad de oro o de plata existente y que, por tanto, era finito.

Entonces la idea de la creación del dinero no es tan intuitiva… Hay que saber explicarla bien…

Esa idea monetarista de que es el banco central el que imprime el dinero es una mentira terrible. ¿Sabes quién “imprime” dinero? Tú y yo. Cada vez que pedimos un préstamo, ayudamos a crear dinero. El banco tiene poder sobre mí, por supuesto: puede evaluarme y no concederme un préstamo, pero yo también puedo renunciar a pedirlo y el dinero no se creará. Todos somos creadores de dinero. Por eso, si la economía está mal y no tenemos confianza en ella, si no invertimos, entonces la oferta de dinero se contrae; por el contrario, cuando nos sentimos seguros sobre la economía o sobre nuestros políticos, como en 2007, entonces pedimos mucho dinero prestado y la oferta monetaria crece. Y esto es algo que muchos economistas no quieren entender. Pero hay más: el gobierno es también un prestatario que, al pedir dinero prestado, aumenta la oferta monetaria. De hecho, la tragedia de la “austeridad” es que ahora nos falta confianza, no pedimos prestado ni invertimos, muchos no trabajan, la oferta de dinero se contrae y, encima, el gobierno intenta deprimir aún más la economía. La combinación de la desconfianza y la austeridad gubernamental es la que provoca la devastación que supone la tasa de desempleo juvenil en España. Es una tragedia que, además, nos ha sido impuesta por los gobiernos, por el Banco Central Europeo y por la élite europea. ¿Por qué pasa esto? Porque las mujeres no entienden el problema y les dejan hacer.

Y lo que hacen, ¿lo hacen por ignorancia o lo hacen por ideología?

Se trata de una ideología, entendiendo esta como un conjunto de ideas que satisfacen a los intereses establecidos. Es posible que a alguien que no sea economista le cueste mucho entender lo que voy a decir a continuación: por lo general, los economistas no entienden ni explican el dinero, ni la deuda ni los bancos. Es algo que no aparece ni siquiera en los libros de texto. Incluso Paul Krugman, que es un buen economista en muchos sentidos, explica el dinero a partir del hecho de que el ahorrador deposita dinero en un banco y después llega otra persona y lo pide prestado. ¡Es una idea medieval! ¡Eso no pasa desde 1694! ¿Cómo es posible que alguien tan inteligente que sabe de economía no entienda eso?

Los ricos utilizan lo que entre todos hemos construido y no pagan nada por ello

Pero entonces hace mucho más daño Krugman difundiendo estos mitos sobre el dinero que cualquier economista ultraliberal…

¡Exactamente! Hemos tenido discusiones con Krugman y llega un punto en el que no quiere escuchar. Incluso he llegado a oír a un experto del Fondo Monetario Internacional afirmar que el dinero “es un asunto de tercer orden”. La profesión está en crisis: ¡es como si los físicos no comprendieran la ley de la gravedad! John Maynard Keynes, que era un capitalista anticuado que quería salvar al capitalismo de sí mismo, sí entendió la naturaleza del dinero, y le costaba mucho explicárselo a los demás. Es algo que nos provoca mucha emocionalidad, al estar tan relacionado con nuestra supervivencia.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha sido expuesto por los medios como el salvador del euro. Sin embargo, usted asegura que las políticas del BCE solo favorecen a los ricos. ¿Por qué?

En primer lugar, hemos de dar cierto crédito a Draghi, porque proporcionó confianza al tiempo que los planes de austeridad estaban dañando enormemente las economías nacionales. Pero es que él no puede hacer más, no tiene más herramientas y lo único que ha hecho ha sido rescatar a los banqueros. El QE (la expansión cuantitativa) ha permitido a los ricos pedir más dinero prestado para comprar activos como terrenos, pisos en Londres, obras de arte, etc. Solo los ricos pueden pagar estas cosas. Compran un picasso por 300.000 euros, lo ponen en una galería acorazada en Dubai y se compran otro por 600.000, manteniendo el primero como colateral. Entretanto, hay mucha gente parada debido a la austeridad y esto explica el enorme incremento de las desigualdades.

Entonces no hay efecto “trickle down” (goteo de riqueza hacia las clases populares), para variar…

En absoluto. Mario Draghi ha ayudado a los bancos a incrementar sus préstamos y sus activos, pero no ha hecho que estos bancos presten en la economía nacional. Por ejemplo, los bancos españoles no están prestando en España sino en el resto del mundo. No prestan a la economía real porque no ven rentabilidad y, además, no tienen confianza debido a las políticas de austeridad. Yo tampoco prestaría en una economía tan débil: como banquera, estaría asustada. Y además, los bancos no están limpios del todo: mantienen muchas deudas. Para colmo y, a pesar de que son los contribuyentes los que los rescataron, los bancos están apostando –como los jóvenes del pueblo del ejemplo– y especulando con el dinero. Y esto no lo ha podido arreglar el Banco Central Europeo: aquí tiene que entrar la política fiscal.

Hablando de la eurozona, la pregunta del millón para España, que aún no nos atrevemos a hacer en voz alta, es si nos iría mejor fuera del euro. ¿Qué opina sobre este tabú?

Hay un fuerte sentimiento en Europa de unión y de paz, principalmente por el sufrimiento padecido durante las dos guerras. Nadie quiere que eso se repita. Pero ahora Alemania domina la Unión Europea. Existe una separación entre el poder monetario y el fiscal que no sucede en el Reino Unido, donde el Banco de Inglaterra apoya al gobierno, manteniendo los tipos de interés al mínimo.

Los bancos están todos legalmente nacionalizados. Si no fuera por los contribuyentes, estarían en bancarrota

Pero es que encima, dirigentes como el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, demuestran con sus afirmaciones xenófobas que la arquitectura institucional de la zona euro no va a cambiar en absoluto…

Aquí se ve la ideología dominante en toda su plenitud: es obsceno considerar que naciones enteras estén formadas por perdedores y por mujeriegos. Soy una gran seguidora de la obra del economista John Law. Este, en 1704, se quejaba de que a los escoceses se les considerara perezosos y bebedores; Law replicaba afirmando que esto se debía en realidad al mal funcionamiento del sistema monetario. Law, antes que Adam Smith, entendió el sistema monetario y descubrió que era este el que hacía menos productivos a los escoceses. Desgraciadamente, trescientos años después esta ideología sigue viva. 

¿Cree, entonces, que España podría organizarse mejor con una moneda propia?

Yo no abogo por una salida del euro, porque esto podría ser enormemente destructivo para España, ya que acumularía mucha deuda en una moneda fuerte… He estado muy activa en la Campaña por el Jubileo de la Deuda, defendiendo que hay una serie de países que no pueden pagar sus deudas y sobre los cuales la deuda permanece, limitando extraordinariamente su capacidad para desarrollarse. La Ley de Bancarrota impide que los responsables de las empresas que entran en esta situación vayan a la cárcel; la ley les protege, pero esto no pasa en modo alguno con los países. Debería haber un marco para resolver estas situaciones y, si España dejara el euro y se produjera una crisis de deuda, se debería poder arbitrar un mecanismo para resolver cómo se originaron determinadas deudas y quién es el responsable de cada una. Por otra parte, aunque la salida del euro por parte de España sería dramática, tampoco creo que el euro sea viable: demasiados intereses divergentes, tensiones sociales, desempleo, malestar y, además, el auge del fascismo.

Nuevos fascismos. ¿La victoria de Donald Trump o la amenaza de Marine Le Pen responden, en el fondo, a deudas que no pueden pagarse?

Sí. Yo no soy muy crítica con los votantes de Donald Trump, ya que respondieron a alguien que prometió protegerlos, algo que Clinton no hizo. Su victoria es el resultado  de una financiarización descontrolada de la economía, de la que se beneficia una pequeña élite que lo controla todo, igual que en 1929. 

Aboga por un control público de las finanzas, pero incluso determinadas posiciones de la izquierda afirman que el Estado “es mal empresario y peor banquero”. Y luego están las fugas de capital…

Lo que pasa es que el Estado ha sido corrompido por el sistema financiero, que ha corrompido la vida social al completo, fíjate incluso en el deporte. Y respecto a la fuga de capitales, si bien es cierto que hemos permitido que los jovencitos que jugaban en la plaza con el dinero de la peluquera se lo llevaran a todas partes, también es cierto que deberíamos traer ese capital de vuelta. Nos van a decir que no se puede porque estos capitalistas tienen mucho poder, pero nosotros tenemos mucho poder también. Fíjate que los ricos van a Londres a realizar los contratos porque, como hemos visto, son el sistema legal y el judicial los que protegen los contratos de “promesas de pago”. Esa ley no te protege igual en países como Rusia, Filipinas o India. Entonces los ricos de estos países se vienen a Londres, que es precisamente donde con el dinero de los contribuyentes se han creado sistemas legales que protegen sus contratos financieros. A estos ricos hay que decirles que si utilizan nuestra infraestructura para que la ley les proteja, entonces tienen que traer el capital aquí y pagar los impuestos correspondientes. Y si no, no les permitiremos utilizar esta cobertura legal.

Los contribuyentes lo financiamos todo: la policía, el sistema legal, el judicial… los ricos utilizan lo que nosotros hemos construido y no pagan nada a cambio. Es el momento de que nos demos cuenta de nuestro poder y de que podemos impedirles utilizar de esa forma instituciones financiadas y construidas con nuestro dinero. Si quieren dinero fácil del Banco Central Europeo, entonces tienen que traer de vuelta sus capitales. Toda política requiere de límites y fronteras: si vives en EEUU, no puedes recibir una pensión inglesa. Las fronteras son importantes, pero la gran finanza odia estas fronteras, estos límites. Y tenemos que marcárselos.

Una última pregunta: ¿cree que Bankia podría ser nuestro primer banco público en un proceso de recuperación de las instituciones financieras si nos lo propusiéramos?

Por supuesto. De hecho, si no fuera por el BCE, todos los bancos estarían en bancarrota. En realidad, es como si todos los bancos estuvieran nacionalizados: el problema es que no ejercemos ningún poder sobre estos. Se comportan como si los contribuyentes no los hubieran salvado, y esto es culpa nuestra. Es una nacionalización legal que tenemos que convertir en real. No soy contraria a los rescates, pero sí creo que hay que ponerles términos y condiciones. Al no pedirles nada a cambio, no se pueden creer la suerte que han tenido y, como un niño mimado, están haciendo lo que les da la gana, y encima no se les castiga, por lo que perderán el control. El sistema financiero lo ha corrompido todo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. lario

    Para todas las personas de buen carácter Hola, En el campo de las finanzas, las inversiones y los préstamos entre individuos se especializan, ofrezco mis servicios a todas las personas de buen carácter y, sobre todo, ser capaz de cumplir con sus obligaciones. Me subo en las siguientes áreas: El personal, consolidación, reorganización, comercial, estudiante, coches, Varios / Otros, negocios, agricultura, TI, servicios de la sociedad de la Propiedad Intelectual, los industriales, los artistas, la moda, la medicina los medios de comunicación, hipoteca, bienes raíces. Para cualquier información adicional, no dude en ponerse en contacto conmigo. bayardbanque@gmail.com Gracias

    Hace 3 años 8 meses

  2. Antonio Fresneda

    Primero no considero que el enfoque de género sea adecuado con el tema ya que hombres y mujeres por igual no entienden que es el dinero. Lo adecuado sería primero entender que el dinero es producto de algo es una manifestación, por tanto, se basa en la riqueza dígase el valor de las mercancías, tan bien expuesto por David Ricardo último gran economista de los llamados clásicos en su teoría valor trabajo. Por tanto, si el hombre es quien da valor a las mercancías el que crea riqueza cómo es posible que hayamos permitido que la distribución y redistribución de esta fuera a parar a manos de unos pocos, aquí estriba parte del problema fundamental. Al tergiversarse la economía con tecnicismos y enfocándose en lo que se observa a simple vista y no en la raíz del problema, permitimos que unos pocos dicten y condicionen a las mayorías escudándose en formulas y soluciones altamente complejas que solo aseguran los intereses de los que aprovechándose de esto obtienen cada vez más poder económico y político. Segundo solo regresando o redescubriendo la economía se podrá dar verdaderamente solución a los problemas actuales y futuros para no cometer los mismos errores. Por lo que mientras tratemos de arreglar lo que se observa en superficie solo lograremos enfrentarnos unos a otros con proposiciones de mejor redistribución de la riqueza cuando realmente lo que hay que lograr que cada persona obtenga retribución por el valor que está añadiendo a la sociedad y sea el que realmente crea el valor disfrute del fruto de su trabajo y no unos pocos.

    Hace 4 años

  3. Antonio Fresneda

    Primero no considero que el enfoque de género sea adecuado con el tema ya que hombres y mujeres por igual no entienden que es el dinero. Lo adecuado sería primero entender que el dinero es producto de algo es una manifestación, por tanto, se basa en la riqueza dígase el valor de las mercancías, tan bien expuesto por David Ricardo último gran economista de los llamados clásicos en su teoría valor trabajo. Por tanto, si el hombre es quien da valor a las mercancías el que crea riqueza cómo es posible que hayamos permitido que la distribución y redistribución de esta fuera a parar a manos de unos pocos, aquí estriba parte del problema fundamental. Al tergiversarse la economía con tecnicismos y enfocándose en lo que se observa a simple vista y no en la raíz del problema, permitimos que unos pocos dicten y condicionen a las mayorías escudándose en formulas y soluciones altamente complejas que solo aseguran los intereses de los que aprovechándose de esto obtienen cada vez más poder económico y político. Segundo solo regresando o redescubriendo la economía se podrá dar verdaderamente solución a los problemas actuales y futuros para no cometer los mismos errores. Por lo que mientras tratemos de arreglar lo que se observa en superficie solo lograremos enfrentarnos unos a otros con proposiciones de mejor redistribución de la riqueza cuando realmente lo que hay que lograr que cada persona obtenga retribución por el valor que está añadiendo a la sociedad y sea el que realmente crea el valor disfrute del fruto de su trabajo y no unos pocos.

    Hace 4 años

  4. Antonio Fresneda

    Primero no considero que el enfoque de género sea adecuado con el tema ya que hombres y mujeres por igual no entienden que es el dinero. Lo adecuado sería primero entender que el dinero es producto de algo es una manifestación, por tanto, se basa en la riqueza dígase el valor de las mercancías, tan bien expuesto por David Ricardo último gran economista de los llamados clásicos en su teoría valor trabajo. Por tanto, si el hombre es quien da valor a las mercancías el que crea riqueza cómo es posible que hayamos permitido que la distribución y redistribución de esta fuera a parar a manos de unos pocos, aquí estriba parte del problema fundamental. Al tergiversarse la economía con tecnicismos y enfocándose en lo que se observa a simple vista y no en la raíz del problema, permitimos que unos pocos dicten y condicionen a las mayorías escudándose en formulas y soluciones altamente complejas que solo aseguran los intereses de los que aprovechándose de esto obtienen cada vez más poder económico y político. Segundo solo regresando o redescubriendo la economía se podrá dar verdaderamente solución a los problemas actuales y futuros para no cometer los mismos errores. Por lo que mientras tratemos de arreglar lo que se observa en superficie solo lograremos enfrentarnos unos a otros con proposiciones de mejor redistribución de la riqueza cuando realmente lo que hay que lograr que cada persona obtenga retribución por el valor que está añadiendo a la sociedad y sea el que realmente crea el valor disfrute del fruto de su trabajo y no unos pocos.

    Hace 4 años

  5. Josep

    A mi entender, esta mujer tiene razón al afirmar que el dinero no es una mercancía en sí misma, sino una garantía de pago, un medio de generar confianza. Efectivamente, supongamos un emprendedor que quiere fabricar ladrillos y necesita comprar el terreno donde construir la fábrica, necesita contratar la construcción de la misma e instalar la maquinaria para producir, además de contratar el personal necesario para su puesta en marcha y comenzar a producir. Si el emprendedor no tiene dinero suficiente para comprar todo esto, necesita que alguien se lo preste en la confianza que los flujos de caja de la actividad comercial de la fábrica de ladrillos le permitirán a este nuevo empresario devolver el principal del préstamo más el interés pactado. Generalmente, esta confianza escapa de las posibilidades de los particulares y recae en los bancos concederla, esa es su función en el sistema económico capitalista. Los bancos se la juegan confiando en el emprendedor, pero no crean dinero, quien crea dinero es el emprendedor que ha montado la fábrica y que tomando como materia prima arcilla produce ladrillos y los vende a un precio que cubre los costes de producción, más los costes de amortización del terreno, de la construcción y de la maquinaria, más el coste de la financiación y de los impuestos, más un beneficio que remunera su iniciativa empresarial. Es esta actividad económica la que ha creado dinero equivalente al valor añadido a la arcilla que ha sido transformada en ladrillos, cuya utilidad es mayor dado que hay una demanda de construcción de viviendas y otras edificaciones. Si los bancos no confían en la gente que acude a ellos para poder llevar a cabo sus proyectos económicos, la creación de riqueza, esto es, de dinero, se interrumpe, se suspende, y la economía se estanca, con los consiguientes perniciosos efectos que todos conocemos. Esto es lo que está pasando actualmente. Se ha rescatado a los bancos con el dinero del pueblo llano, y estos han restringido su confianza a los grandes empresarios, marginando a los pequeños empresarios y a los que quisieran serlo. En definitiva, se está produciendo un trasvase de riqueza de las clases populares hacia la superclase dominante, y todo ello, con la ayuda de la clase dirigente, que son los políticos y todo el aparato burocrático que tienen a su servicio, que pagamos también entre todos.

    Hace 4 años

  6. Antoni Jaume

    Encuentro que el formato de los comentarios es ilegible. Y algunos se pasan con muros de letras en un u otro sentido.

    Hace 4 años

  7. tomas

    Salir del euro y la UE es la unica solucion a esta situacion de MISERIA y PARO que hay en ESPAÑA. PPSOE perpetraron la mayor TRAICIÓN a los españoles cuando nos metieron en el euro y vendieron nuestra independencia y soberania economicas. Los que nos metieron en el euro Felipe y Aznar, no solo no tienen la vergüenza de callarse y pedir perdon sino que aun lo andan defendiendo. Euro= RUINA. Julio Anguita describe porqué hemos de salir del Euro y resolver el problema de la deuda https://www.youtube.com/watch?v=9-uJE63_IrY Anguita: "O nos arriesgamos a salir del euro o nos morimos de inanición" http://www.finanzas.com/noticias/economia/20131129/anguita-arriesgamos-salir-euro-2556380.html#VwZ1AOaQvcBKnyag Julio Anguita: "El euro va conformándose como el euromarco" -http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/5410179/12/13/Julio-Anguita-El-euro-va-conformandose-como-el-euromarco.html#Kku8ieCyKIKrIexf https://www.youtube.com/watch?v=fHoV7fB2Yhc&feature=player_embedded Julio Anguita: O se recobra la soberanía monetaria o se hace el ridículo http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/6950344/08/15/Ananke-y-Cronos.html#Kku8UVTSjs5RONIl Intervención brillante de Julio Anguita en el Programa Pido la Palabra https://www.youtube.com/watch?v=QR0saAN3d88 Plataforma salir del euro https://salirdeleuro.wordpress.com/ http://salirdeleuro.net/ Felipe González: "Cuando hicimos la moneda única se nos olvidó que no se puede ir a una moneda única con países tan distintos en la economía, con unas diferencias sociales tan abismales, sin un presupuesto común y sin una política fiscal común." http://internacional.elpais.com/internacional/2012/05/23/actualidad/1337757385_010023.html No soy fan de la Thatcher pero creo que respecto al euro estuvo acertada Thatcher advirtió a su sucesor, John Major, de que en el euro no cabían países tan distintos como Alemania y los más pobres de Europa, "cuyas ineficientes economías serían devastadas" en la Unión Monetaria. Thatcher criticaba la uniformización política que implicaba el abandono de las monedas nacionales: "Sin el poder para emitir y controlar la moneda un estado no puede determinar su política económica", http://www.libertaddigital.com/economia/thatcher-predijo-la-crisis-del-euro-en-2001-1276409361/ La clase obrera inglesa le ha asestado un golpe a la oligarquía global https://salirdeleuro.wordpress.com/2016/07/07/la-clase-obrera-inglesa-le-ha-asestado-un-golpe-a-la-oligarquia-global/ Ahora la economia de Gran Bretaña va viento en popa: cae el paro, crece el consumo y la inflación está bajo control. Tasa de Paro 5% "Estamos en una Guerra Mundial que es económica. Los alemanes ya no tienen panzer pero sí euros". http://www.huffingtonpost.es/2014/02/16/primera-guerra-mundial-xyz1_n_4789644.html El ataque alemán desahucia a España http://elpais.com/elpais/2012/11/27/opinion/1354017582_675331.html "Con el sistema institucional que hemos creado con el euro, estamos atados de manos" http://www.eldiario.es/politica/democracia-crisis-instituciones_0_234126756.html El BCE y la guerra del euro http://economia.elpais.com/economia/2014/05/08/actualidad/1399576042_334880.html El euro no es mas que el nuevo marco aleman y Europa el nuevo sacro imperio germanico, el lV Reich ¿Y si el euro fuera el culpable de la crisis? http://www.elcorreo.com/bizkaia/economia/201409/28/euro-fuera-culpable-crisis-20140927204933.html “El euro en su concepción fue un error total” http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/euro-concepcion-error-total_6_361223900.html El paro es inevitable dentro del euro http://blogs.publico.es/juantorres/2015/03/07/el-paro-es-inevitable-dentro-del-euro/ ¿Se puede salir del euro? ¿qué pasaría después? http://blogs.publico.es/juantorres/2015/03/19/se-puede-salir-del-euro-que-pasaria-despues/ Los beneficios que tendría para Grecia abandonar el euro http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150630_economia_beneficios_salir_euro_lf?ocid=socialflow_facebook Abandonar el euro es el camino más rápido para que España alcance el pleno empleo http://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/7414402/03/16/Abandonar-el-euro-es-el-camino-mas-rapido-para-que-Espana-alcance-el-pleno-empleo.html Paul Krugman anima a Grecia a salir del euro: "Es la única vía de escape a esta pesadilla" http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/299338102/economia/noticias/6848507/07/15/Paul-Krugman-anima-a-Grecia-a-dejar-el-euro-Es-la-unica-via-de-escape-a-esta-pesadilla.html#Kku8rCJTVhjWAZsV “Hay que acabar con el euro” http://www.infolibre.es/noticias/ctxt/2016/04/20/hay_que_acabar_con_euro_48386_1601.html Bill Mitchell: “España debería duplicar su déficit público para crear empleo” El economista australiano cree que los países europeos no están preparados para la unión monetaria y que España debe volver a la peseta http://www.infolibre.es/noticias/economia/2016/05/05/bill_mitchell_deficit_espanol_deberia_ser_doble_del_actual_para_crear_empleo_49275_1011.html Lafontaine: "En campaña hay que confrontar: el paro y los recortes o una moneda nacional que se puede depreciar" http://www.eldiario.es/internacional/Lafontaine-defender-nacional-alternativa-recortes_0_460204233.html ¿Es el euro bueno para la Eurozona (incluyendo España)? http://www.nuevatribuna.es/opinion/vicenc-navarro/euro-bueno-eurozona-incluyendo-espanha/20161015112227132730.html "El euro es una castillo de naipes que se derrumbará", según arquitecto de la moneda única https://actualidad.rt.com/actualidad/221547-euro-castillo-naipes-derrumbara-arquitecto-moneda Stiglitz: "Los líderes europeos atacan la democracia griega sin entender que los planes de la Troika han fracasado" http://www.publico.es/internacional/stiglitz-lideres-europeos-atacan-democracia.html La mitad de los europeos, a favor de referéndums nacionales sobre su permanencia en la UE http://www.lasexta.com/noticias/mundo/mitad-europeos-favor-referendums-nacionales-permanencia_2016050900613.html "El problema de Tsipras es que no tenía la intención de ir hasta el final, de romper con la eurozona" http://www.eldiario.es/politica/problema-Tsipras-intencion-romper-eurozona_0_431857624.html Si no se crean los Estados Unidos de Europa varios países "tendrán que abandonar el euro" http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7562875/05/16/1/Si-no-se-crean-los-Estados-Unidos-de-Europa-varios-paises-tendran-que-abandonar-el-euro.html#comment-3398528 “El euro no es un proyecto europeo, es un proyecto neoliberal” https://salirdeleuro.wordpress.com/2017/01/06/el-euro-no-es-un-proyecto-europeo-es-un-proyecto-neoliberal/ Cuando el euro es el problema http://www.vozpopuli.com/desde_la_heterodoxia/euro-problema_7_988171174.html España debe abandonar el euro inmediatamente y recuperar su soberanía monetaria http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2017/03/05/espana_debe_abandonar_euro_inmediatamente_recuperar_soberania_monetaria_62088_1023.html

    Hace 4 años

  8. Camino a Gaia

    Hay algo que la entrevistada y autora del libro parece no entender: El dinero puede crearse de la nada pero la riqueza no. La generación de riqueza está condicionada por los flujos de materia y energía, por los recursos físicos que sí están limitados. Los recursos no-renovables que son finitos y se agotan. Y también los renovables, que aunque puedan renovarse de manera indefinida, dejan de ser renovables cuando se extraen por encima de la capacidad de carga del ecosistena, es decir, solo pueden usarse a una velocidad finita y cerrando las rutas metabólicas. Las leyes de la Termodinámica son deterministas a escala sistémica. Cualquier modelo económico que entre en contradicción con ellas está condenado al fracaso. Esa es la causa última de esta crisis económica.

    Hace 4 años

  9. miguel

    Otra "lista" y agorera, me recuerda aquellos charlatanes medievales que predecian el fin del mundo cada siglo. "el fin del mundo esta cerca, arrepentios¡". No Sra, no hay que confundir deseo con realidad.

    Hace 4 años

  10. Dubitador

    En fin ... mas o menos desmonta un mito pero abona otros... como el de la confianza. Ademas equipara a la peluquera, al nano agente de mercado, con el sistema financiero. El dinero no lo creamos nosotros. Lo decide el banco y tu poder respecto al banco, el poder de no acudir al banco a "crear" dinero tu mismo, es nulo. Todo el mundo va al banco, pues si no vas tu lo ha tenido que hacer tu empleador. Asi que tanto tu como tu empleador trabajais para el banco, para devolver el principal mas los intereses. Los intereses tienen sentido respecto a un dinero realmente existente, respecto a un dinero presuntamente ahorrado que tambien presuntamente podrias decidir gastar o invertir, asi que si lo prestas puedes reclamar una gratificacion, un precio. Pero no. El dinero que te presta el banco lo crea con un simple apunte en cuenta. El dinero que te presta lo acaba de inventar, no es dinero realmente existente, no es dinero presuntamente merecedor de renumeracion, pues no tiene dueño. El emprendedor y tu, su asalariado, teneis que crear riqueza completamente nueva y entregarla en dinero real, para pagar ese credito de dinero virtual... y ademas los intereses. Otro mito que abona es el del sistema bancario, el de la banca privada, que segun ella tan solo necesita ponerla en vereda, regularla y supervisarla bien. Pero tampoco, pues la banca continuara inventando dinero, solo que con mas cautela, mas despacio, pero en esencia haciendo lo mismo, haciendo aquello para lo que fue inventada la banca privada. Cuando los supersabios simplifican las cosas aun es peor. No saben simplificar y los propios engrudos o mitos que abonan les impiden simplificar de un modo util, de un modo que genere comprension. Te dicen, simplificando, 2 + 2 = 4, te alegras y dices guay lo comprendo, pues bien ya que comprendes esto te pongo esta ecuacion de segundo grado que es lo mismo. Claro es lo mismo, pero esa afinidad entre ambas proposiciones matematicas no sirve para comprender como rula una ecuacion compleja. Asi que las simplificaciones que ha hecho sobre el dinero no sirven para comprenderlo ni comprender las medidas,de hecho la unica y fundamental medida, para ponerlo bajo control. La propia explicacion que hace del dinero como promesa de pago, deslegitima la existencia del sistema financiero. " No prestan a la economía real porque no ven rentabilidad y, además, no tienen confianza debido a las políticas de austeridad. Yo tampoco prestaría en una economía tan débil: como banquera, estaría asustada." Aqui ya lo dice claro... es la confianza de los banqueros, no la nuestra la que corta el bacalao. Los mismos banqueros que han exigido ser rescatados ahora no tienen confianza porque las medidas de austeridad, que tambien ellos mismos han prescrito, no funcionan. La gente al empobrecerse no se pone a sacar dinero/riqueza de las piedras tal y como cuenta la fabula con la que el capitalismo se describe a si mismo. Segun la narrativa de Pettifort los pobres banqueros al ser liberalizados se pusieron a hacer lo unico que saben hacer y la culpa de ello es de los politicos por haberlos liberalizado. Cuando lo cierto es que han sido los banqueros los promotores del engrudo neoliberal, de ese capitalismo primitivo del siglo XVIII, supuesta y pristinamente AdamSmithiano, o sea liberal a tope, puesto de moda por los banqueros. A quien tendria que evangelizar Pettifor no es la gente del comun sino al pequeño y mediano empresario, haciendole comprender que es esclavo del banco, esclavizado mediante la deuda. Tampoco va a servir aplicar un enfoque de genero " ¿Por qué pasa esto? Porque las mujeres no entienden el problema y les dejan hacer. ". El enfoque de genero no permite la confluencia de fuerzas, de la mitad de la humanidad, sino que genera division entre las propias fuerzas que han de confluir.

    Hace 4 años

  11. dora

    Por lo menos volver al ECU como moneda comercial y tener control sobre la "nueva peseta" como los nordicos con sus monedas

    Hace 4 años

  12. Pagüero

    Buena entrevista, apañero, pero de lo que se dice no se la ve muuy TMM...

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí