1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Dicotomías zombis

Roto el consenso neoliberal, la izquierda transformadora debe ofrecer recetas frente a un nuevo marco falso y peligroso que está emergiendo con fuerza; globalización frente a proteccionismo

Lídia Brun / Mario Ríos 19/04/2017

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

La crisis múltiple desatada a raíz del crash financiero de 2008 puso en evidencia el deterioro del marco izquierda-derecha cristalizado en un turnismo de gestión de la democracia liberal. Este marco ha topado contra las contradicciones entre un sistema económico globalizado y generador de desigualdades crecientes, y unos sistemas políticos territorialmente acotados, encargados de garantizar ciertas condiciones materiales perdiendo progresivamente el control de los mecanismos de creación y distribución de la riqueza. Está en disputa, por tanto, el marco analítico que defina los nuevos términos del conflicto político. En este artículo argumentamos que está emergiendo con fuerza un marco a nuestro juicio tanto falso como peligroso: el de globalización vs. proteccionismo. Las fuerzas políticas y sociales que propugnamos un paradigma justo y emancipador no podemos dejarnos atrapar entre la defensa a ultranza de la soberanía nacional como única herramienta político-económica alternativa, perdiendo la vocación universalista, ni elegir el bando de la globalización neoliberal con la excusa de formar un cordón sanitario contra el auge de los nacionalismos.

1.- Una disyuntiva con connotaciones clasistas

En los últimos tiempos hemos aprendido que parte del conflicto político se libra en el terreno de la batalla por el relato. Las palabras y sus significantes encapsulan marcos mentales, esquemas culturales e imaginarios que facilitan o dificultan la implantación de narrativas de interpretación de la realidad y articulación de alternativas. El grado de derrota cultural y de pérdida de la hegemonía de la izquierda del último medio siglo se puede medir con la apropiación de conceptos por parte de la derecha, como los de austeridad y seguridad. Antes, una práctica política austera se asociaba a la ética en el gasto público frente al despilfarro. Ahora, se ha vuelto una obsesión antieconómica por cuadrar el balance fiscal. Por su parte, seguridad no se asocia a la cobertura material en caso de necesidad sino a la apuesta por un recorte de libertades y derechos básicos en aras de la lucha antiterrorista.

El grado de derrota cultural y de pérdida de la hegemonía de la izquierda del último medio siglo se puede medir con la apropiación de conceptos por parte de la derecha, como los de austeridad y seguridad

A raíz del auge electoral de los partidos de la nueva derecha nacionalista y populista, o TAN (Traditional-Authoritarian-Nationalist), identificamos la fabricación de un cleavage bajo cuyo prisma se pretende analizar la política actual. Nos referimos a la disyuntiva entre globalización y proteccionismo. Para definir el ideario económico de Trump, Le Pen o el Brexit, se usa la palabra “proteccionismo” asociado a una connotación negativa y contrapuesto a globalización, que tendría, en consecuencia, connotación positiva. Lo curioso de este relato es el disfraz cultural con el que se ha fabricado. Por un lado, proteccionismo se asocia al  conservadurismo que ostentarían las personas de mente cerrada, racistas e ignorantes, y de clase trabajadora. Con esta operación de marketing político-mediático, el proteccionismo se proyecta en el imaginario popular como la nueva ideología de la clase trabajadora blanca empobrecida (los chavs, rednecks o la white trash) aprovechando el prejuicio social clasista y elitista para endosarle, al proteccionismo, una connotación regresiva y poco sofisticada. Pero además, esta manipulación también opera en dirección opuesta, asociando la globalización y el libre comercio al ideario de gente de clase media, bien formada, de mente abierta, progresista, urbana y cosmopolita, liberal, sofisticada y que se mueve bien por un mundo globalizado. Este artículo reciente sobre las inminentes elecciones presidenciales francesas ilustra bien este nuevo frame político-mediático.

2.- Una disyuntiva que económicamente no se sostiene

En primer lugar, este cleavage representa una dicotomía económica falsa. Es obvio que la apertura al comercio internacional en situación de desventaja de costes o tecnológica perjudica a las industrias domésticas frente a las competidoras extranjeras. Por ello, las economías más exitosas a nivel global (el caso de China es paradigmático) han sido precisamente quienes han regulado las importaciones, y no han abierto sus mercados hasta que su industria naciente pudiera competir en igualdad de condiciones. Otro ejemplo de que proteccionismo y globalización no están reñidos son los aranceles a la importación y los subsidios en EEUU y la UE a su industria agroalimentaria. No es de extrañar que estas industrias “protegidas” sean líderes globales y su competencia haya puesto en jaque los medios de subsistencia de millones de agricultores en los países del Sur Global. Como explica Mariana Mazzucato en El Estado Emprendedor, las grandes multinacionales del sector de la tecnología de la comunicación, como Google o Amazon, también han contado originalmente con cuantiosas inversiones de capital público. Estar a favor de proteger y subsidiar industrias estratégicas para los intereses del Estado no es estar en contra del comercio.

Además, la expansión del mercado no es un proceso marcado por un ensanchamiento de las libertades y sostenido por un consenso democrático. Naomi Klein describió de manera exhaustiva en La Doctrina del Shock cómo la implantación de las políticas del Consenso de Washington (privatización de servicios, desregulación de mercados y apertura de fronteras) se ha producido aprovechando una situación de trauma colectivo (como un desastre natural o un atentado terrorista) cuando no con un chantaje a cambio de recibir ayudas o reestructuraciones de la deuda, en detrimento de la población de los países afectados. Hay múltiples casos en los tribunales de arbitraje donde una multinacional con intereses extractivos se enfrenta a un Estado, garante del interés colectivo doméstico, por el derecho a la explotación de los recursos en sus territorios. El recientemente aprobado tratado de libre comercio con Canadá responde a esta lógica, privatizando la justicia y poniendo por delante los intereses empresariales a los públicos.

Nadie duda de que los beneficios de la globalización se han repartido de manera desigual. Mientras la expansión del comercio y los programas de redistribución, especialmente en América Latina, han permitido el surgimiento de una clase media en los llamados BRICS, la desindustrialización, la pérdida de poder de los sindicatos y el progresivo desmantelamiento del Estado del Bienestar han estancado  los ingresos medios y bajos en Occidente. Pero plantear este proceso como un conflicto de redistribución geopolítico entre clases medias, basado en un diferencial de costes laborales y ambientales, sin analizar la globalización de las cadenas de producción y la especialización geográfica de la creación de valor, es ofrecer un relato sesgado de competencia horizontal. Un retrato completo de la distribución mundial de ingresos muestra cómo las élites mundiales siguen siendo las más beneficiadas por la globalización: los ingresos del 0.001% más rico han crecido un 600%. Además, como ha estudiado el politólogo Sean Starrs y recogido en su blog Adam Tooze, mientras la economía americana ha perdido peso relativo en términos de PIB, el capital global se ha americanizado. El “America First” de Donald Trump, que pretende apelar a una suerte de nostalgia imperialista, nunca fue tan cierto: un 40% de la riqueza mundial es de titularidad americana.

 las élites mundiales siguen siendo las más beneficiadas por la globalización: los ingresos del 0.001% más rico han crecido un 600%

En realidad, la dicotomía zombi soslaya una lectura en términos de otro conflicto menos aparente. Desde que se instauraran las políticas del Consenso neoliberal, las tasas de beneficio han sido sostenidas por privatizaciones y todo tipo de rentas fruto del matrimonio obsceno entre élites políticas y económicas. Desde que estallara la crisis financiera, tanto la socialización de riesgos y pérdidas, con los múltiples rescates financieros, como el subsidio público de las grandes empresas, por ejemplo con la compra de activos derivada de los programas de expansión cuantitativa, han rozado niveles estratosféricos. Y aun así, parece que un nuevo ciclo expansivo del capitalismo global, que reemplace el roto sistema de flujos económicos internacionales que Yannis Varoufakis ha llamado El Minotauro Global, no termina de arrancar. En un entorno donde el estancamiento no permite fases de acumulación aumentada, y de máxima incertidumbre respecto al futuro, hay varias élites en competencia pugnando por sobrevivir.

3.- Una disyuntiva de relatos políticos perversos

Ante el malestar que han producido las consecuencias sociales, económicas y laborales de la globalización, los partidos TAN han sabido leer bien los miedos, ansiedades e inseguridades de las clases populares y aprovechar el vacío social y político de la socialdemocracia. Como explicó Owen Jones magistralmente en Chavs, los cambios en la naturaleza del trabajo, con la desindustrialización, la precarización, y la progresiva debilitación del sindicalismo, han acabado con espacios tradicionales de socialización de la clase obrera desde los que se articulaban proyectos colectivos y se construía identidad ciudadana. La renuncia de la socialdemocracia a gobernar impugnando las estructuras de poder terminó por asentar la conquista hegemónica neoliberal, favoreciendo las identity politics para desviar el debate del reparto vertical del pastel. La clase trabajadora blanca empobrecida, atomizada, perdiendo la clase y el trabajo como sentido político, se ha sentido olvidada y desprotegida.

En este contexto, las fuerzas TAN han apelado a la clase trabajadora occidental, perdedora neta de la globalización, configurándola como grupo étnico y politizando su malestar como un anhelo de soberanía de corte nacionalista e identitario, en un plano de competición del penúltimo contra el último. Estas fuerzas se erigen como defensoras de las clases populares contra los desmanes económicos de la globalización con una propuesta de welfare chauvinism, es decir, de programas y propuestas netamente de izquierdas basadas en un aumento de la protección social pero que solo se aplicarían para la ciudadanía de origen y en la criminalización del inmigrante o el refugiado, considerado una amenaza para la cohesión social, el bienestar material y los valores nacionales y culturales del país. No obstante, la experiencia legislativa de los partidos TAN demuestra que su defensa de las clases populares es únicamente retórica, puesto que sus actuaciones y propuestas siempre han ido a favor de las élites económicas y financieras.

El abandono de su tradición ordoliberal para hacer incursiones en un programa económico más intervencionista y redistributivo (aunque excluyente) lo quiere aprovechar el establishment para demonizar estas políticas económicas, pretendiendo fijarlas para siempre al ideario fascista. Sin embargo, las acusaciones de fascismo tienen muy poca penetración en las capas de población que sustenta estos partidos, y su mofa constante o ridiculización no hace más que consolidar sus posiciones. Aun así, la ola de nacionalismo identitario evoca en el imaginario colectivo los recuerdos traumáticos del nazismo y la Segunda Guerra Mundial, y el establishment apela a nuestra fuerte reacción emocional para exigir una alineamiento acrítico con el sistema, como si este fuera el equivalente de un ideal de paz y de solidaridad. En la UE, iniciativas como Pulse of Europe corren el riesgo de blanquear una unión que no defiende la solidaridad ni el interés común y lo único que propone (véanse el libro Juncker o la propuesta de UE a dos velocidades) es profundizar en un marco multilateral donde los intereses sólo pueden ser nacionales, como si dentro de cada nación no existieran clases sociales, ciudadanía y élites con intereses enfrentados.

4.- Una alternativa de emancipación real

El auge de partidos TAN es la consecuencia de una integración económica sin mecanismos de redistribución, que ha vaciado la democracia de contenido y la ha sustituido por una negociación entre deudores y acreedores, y que ha sostenido la tasa de beneficio a base de desmantelar el Estado del Bienestar llevando a cabo una desposesión de lo público y lo común a gran escala. Si Trump o el Brexit han triunfado es porque han partido de una crítica de la situación actual y han planteado una alternativa, frente a una izquierda que se ha dejado arrastrar hacia la defensa del statu quo, ofreciendo meramente una mejor gestión del sistema, lejos de su impugnación, con el único argumento de que la alternativa era peor. La derrota de Hillary Clinton es el mayor ejemplo de ello.

Si Trump o el Brexit han triunfado es porque han partido de una crítica de la situación actual y han planteado una alternativa, frente a una izquierda que se ha dejado arrastrar hacia la defensa del statu quo

Por otro lado, el uso y abuso del concepto de soberanía y su reivindicación por parte de la izquierda también es confuso y nos atrapa en una de las categorías de la disyuntiva, teniendo que matizar ad infinitum su significado, en una batalla que ya tiene ganada de antemano la nueva derecha nacionalista. Soberanía es tener la capacidad de ejecutar las propias decisiones. En el sentido de Bauman de la divergencia entre política (qué se debe hacer) y poder (la capacidad de hacerlo), soberanía sería la realineación de la política y el poder en la misma instancia. Por lo tanto, puede haber soberanía no democrática. Ya nos enseñó el economista Dani Rodrik que la verdadera disyuntiva se encuentra en la imposibilidad de conjugar simultáneamente la libre circulación de capitales y mercancías, la soberanía nacional y la democracia entendida como un corpus de políticas redistributivas y garantes de derechos materiales y civiles.

En un momento en que el Consenso neoliberal se ha roto, la izquierda transformadora debe ofrecer recetas, tanto en lo cotidiano como a largo plazo, que tejan una alternativa social, política y económica al servicio de los intereses de la mayoría dentro y fuera de nuestras fronteras. Las naciones son interdependientes, y enfrentamos retos globales mayúsculos como el cambio climático o la espiral belicista. Un retorno de las competencias a las fronteras nacionales no cambia este hecho. Las soberanías no pueden sino solaparse, y debemos encontrar la fórmula de yuxtaponerlas de manera democrática, fortaleciendo su capacidad de garantizar derechos y bienestar material, y acabando con su utilización por parte de la élite económica y financiera. Una narrativa emancipadora, necesariamente crítica con esta globalización económica sin democracia ni redistribución, no puede pasar por la defensa del repliegue nacional como alternativa, perdiendo vocación universal. La necesidad de acotar la ultramovilidad global del capital, de redistribuirlo y monitorizarlo de forma transparente, con una reforma radical del sistema monetario, es una tarea tan indispensable como colectiva.

Conclusión, la izquierda debería protegerse de esta dicotomía zombi. Es un falso debate destinado a aniquilar cualquier alternativa social y económica que apueste por una mayor redistribución y por una mayor justicia social a nivel nacional y global. La imposición de esta dicotomía no solo no altera los fundamentos de un sistema económico injusto sino que conduce a una espiral conflictiva por la sustitución del conflicto vertical, de arriba y abajo, por uno horizontal que enfrente, bajo la bandera del nacionalismo, la xenofobia y el racismo, a grupos sociales situados en la base de la pirámide socioeconómica. El futuro de la izquierda depende de ello.

 

----------------------------------------------------------------------------------

Lídia Brun (@LilyPurple311), economista e investigadora doctoral en

macroeconomía en la Universidad Libre de Bruselas.

Mario Ríos (@Oliver_Tuit1989), politólogo y analista de la

actualidad internacional.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Lídia Brun / Mario Ríos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí