1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCÉS (VIII)

Se acabó, me temo

Parece que el Régimen está en horas bajas. Esta crisis, que apunta al carácter cotidiano y estructural de la corrupción en España, podría ser utilizada por la cosa Procés, si no fuera un itinerario propagandístico

Guillem Martínez Barcelona , 27/04/2017

<p>Oriol Junqueras.</p>

Oriol Junqueras.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Los sistemas propagandísticos desaparecen como ninjas. Lo hacen modalidad carrito-del-helao, de golpe, sin tiempo y sin medios --de, snif, comunicación-- para contarlo. Por lo que, en ausencia de su descripción certera, nunca hay garantías de que no se vuelvan a reproducir. El 11M de 2004, por ejemplo, desapareció, en menos de una semana, el sistema de propaganda ultranacionalista del Aznarato. En quince días de mayo, en 2011, desapareció, zas, toda la banda sonora propagandística de la Transi. Esa mañana a primera hora, y a través de Fiscalía, el Régimen del 78, desprovisto de su gran seña de identidad, la propaganda, parece irse al garete. O, al menos, ir tirando a pelo, sin ese recurso dulce y vital desde finales de los 70, que evita la percepción de la trampa y la brutalidad. Hola, amiguitos. Eso es Procesando el Procés, una serie sexy y dinámica que explica el final del III acto del Procés/el Rosario de la Aurora. La cosa tiene el interés de ver cómo se va al traste un sistema propagandístico, esa cosa más española que las lentejas.

Parece ser, en fin, que el Régimen está en horas bajas. Podría estar más chungo incluso, si no fuera porque Fiscalía siempre está en happy hour. Esta crisis, que apunta al carácter cotidiano y estructural de la corrupción en España, podría ser utilizada por la cosa Procés, si la cosa Procés fuera un itinerario político, y no propagandístico. Pero la cosa Procés no puede aprovecharse de la crisis de Régimen española. Por dos razones. A) nunca lo ha hecho, por lo que parece que nunca lo hará. Y, más importante, B), la cosa Procés está integrada por partidos que son la crisis de Régimen. En las últimas semanas, verbigracia, ha quedado probado por Fiscalía que Mas era el conseguidor de favores a empresarios filantrópicos --caso Pretoria--, que CDC cobraba comisiones del 4% por la venta de obra pública --caso Palau--, que es verosímil que CDC continuara sus políticas de expolio ya iniciada la cruzada del Procés --caso 3%-- y que el expolio estructura tarifado de CDC repercutió en la fortuna personal de ese sujeto político llamado Family Pujol --Caso Pujol--.

Imposibilitado de participar en la crisis de Régimen con otra actitud que no sea disimular, el Procés anda abandonado a sí mismo. Es decir, abandonado. La buena noticia es que ha recibido algún cable en la pedrea informativa internacional. En plena campaña electoral francesa, un candidato, Fillon, ha mostrado su incomprensión ante el hecho de que el Estado no contemple la posibilidad de un referéndum para la cosa catalana. En UK, se ha creado también una comisión parlamentaria para el caso catalán. Algo llamativo, incluso espectacular, pero que viene a, tal vez, dibujar, los futuribles de la cosa Procés como banda sonora y conflicto verbal que adornará los roces, entre España y UK, por lo de Gibraltar, casus belli que, a su vez, adornará la política española y la cosa Brexit. Es decir, objetos diferentes a los señalados.

Se podría valorar todo esto, no obstante, como un éxito de la diplomacia catalana. Pero es posible que no lo sea, que sean anécdotas de la geopolítica. Pero, en todo caso, el pack fracasos ha sido más llamativo. La Fundación Carter, que en su día recibió al Presi Puigdemont en lo que fue un gol informativo, ha declarado ese gol anulado. La fundación ha pasado, vía carta, de meter mano en el asunto catalán, remitiéndose, para el caso, al posicionamiento oficial de los USA al respecto. Posicionamiento oficial: esto es un problema interno, y bla bla bla. Lo que en su día el Govern vendió como un éxito de su política internacional, pues no lo es tanto. Es incluso posible que sea un indicio de su improvisación, pues hay datos que dibujan que el encuentro Puigdemont-Carter no fue tanto un encuentro entre estadistas, sino algo más cutre. Una visita facilitada por un pagano o, incluso, una visita aprovechando el pago de un cursillo de los que imparte la fundación. Con un par.

Ahora se sabe que el referéndum está paralizado, aparte de su paralización congénita, porque los cargos técnicos que deben de organizarlo, reclaman a las autoridades electas que les pasen la orden por escrito

Hay, no obstante, mas datos para valorar que existe una autopercepción de fracaso, o de fin de capítulo, por parte de los chicos y chicas Procés. La Vanguardia --diario últimamente proclive a los chivatazos de sectores no indepes de CDC-- informa al respecto de una reunión secreta --al Processisme le gustan más las reuniones secretas que a un tonto una tiza--, en la que se tenía que abordar una suerte de fin ordenado de la cosa Procés. La sinopsis de la reunión ilustra, en parte, el colapso de un ciclo propagandístico. Es decir, los chicos y chicas, que se habían reunido para cerrar la barraca, no se atreven a verbalizar en voz alta el objeto de la cita. Es más, la cita se radicaliza, ante el hecho de que ninguno de los reunidos quiera dar el primer paso para acabar con el bucle propagandístico pues, según precisamente las construcciones gaseosas propagandísticas, eso le convertiría en traidor. El resultado fue, por consiguiente, una reunión en la que se superpusieron consignas y adhesiones inquebrantables para la consecución de un referéndum. Si bien, y esto ya es divertido, el referéndum improbable lo es cada día más, Entre otras cosas, por falta de tiempo. Como en su día pasó con conceptos como decisión y ganas, parece ser que tampoco hay tiempo, de aquí a septiembre para organizar un referéndum fiable y tabulado.

A pesar de esa reunión parapsicológica, las leyes de la física se fueron aplicando posteriormente sobre la cosa referéndum. El referéndum es, recuerden, un encargo de Puigdemont a Junqueras. Es, vamos, un marrón que Puigdemont delegó a Junqueras y que Junqueras fue y aceptó. Por lo que, tácitamente, el pack CDC parece pasar muy mucho de la cosa, en aras de que ERC acabe protagonizando el fracaso de su no realización. Las contradicciones internas, en todo caso, empiezan a ser cómicas. Y, lo que es peor en un sistema propagandístico, constatables. En ese sentido, CDC ha admitido públicamente discrepancias internas al respecto. Discrepancias que, en una sociedad con un periodismo más fiable, ya hubieran acabado con esta fase e, incluso, con el Govern. Verbigracia: hace meses, el director general de los Mossos declaró que, en caso de requerimiento, los Mossos obedecerían a la autoridad central. Es decir, que no hay posibilidades de referéndum. Fin del debate. Ahora se sabe que el referéndum está paralizado, aparte de su paralización congénita, porque los cargos técnicos que deben de organizarlo --es decir, practicar gasto en la adquisición de urnas y papeletas; es decir, exponerse a penas de prisión-- reclaman a las autoridades electas que les pasen la orden por escrito. Vamos, que se expongan a penas de prisión también. No se ha emitido, por cierto, ninguna orden por escrito. Se diría, esta mañana a primera hora, que nunca se hará.

La ausencia de movimiento en el tema referéndum parece ser que se soluciona con los filones de la política y el periodismo --es decir, la cultura-- españoles. La A) declaración y la B) ceremonia. Sobre la declaración, dos perlas. Una portavoz de ERC ha declarado --lo declarado, en la política española y en las aduanas, poco tiene que ver con lo que uno transporta en su interior-- que el referéndum va a toda leche, y que no habrá ninguna detención ni problema policial en su celebración porque será organizado por, tachán--tachán, parados , ese sector social que se reinventa a sí mismo tanto cada día que, por lo visto, no deben de estar sometidos al Código Penal. Ignoro por qué la ideóloga de ERC dijo parados y no monos amaestrados, que hubiera sido más verosímil. Tal vez se lo reserva para el mes que viene.  Otra declaración chachi. EL mismo día en el que se creaba el nuevo partido de Els Comuns, el líder municipal de ERC en Barcelona reclamaba a la alcadesa de Barcelona que pusiera las urnas, cediéndole la presión propagandística y omitiendo que, por aceptación del encargo envenenado de Puigdemont, quien debe de poner las urnas es precisamente ERC.

La novedad es que la CUP parece estar estudiando su retirada de la política autonómica y su vuelta a la política municipal, lo que podría venir acompañado de alguna gamberrada contra sus exaliados

Sobre B), las ceremonias. Se han organizado dos. Poco lucidas. Con lo que fueron. Una consistió en un acto con todos los exPresis del Parlament vivos, para solidarizarse con Forcadell. Y, otra, un acto chachi-unitario, en el que los partidos processistes reafirmaban su voluntad de celebrar un referéndum sí o sí. Este acto tiene mucha guasa. Se la explico. Para darle empaque y sentido se pactó un documento, una suerte de declaración pro-referéndum.  Pero lo que es de traca es que los conflictos vinieron, precisamente, para que esa declaración no aportara ninguna decisión real o jurídica, de manera que permaneciera en el mundo de la poesía, y no de los hechos reales y, en tanto que ello, penalizables por el TC y Fiscalía. Coló.

El sentido del acto fue cubrir de épica los días anteriores, en los que quedó visualizado que no sólo no hay muchas ganas de referéndum, sino que los partidos del pack, carentes de ganas, están a la greña. Concepto greña, dos puntos, por una parte, el Presi Puigdemont ya ha visualizado que está solo en el asunto. Por otra parte, CDC ha evidenciado que está en otra casilla. Por ejemplo, ha anunciado que, en el futuro inmediato, romperá la disciplina de voto con ERC, para intentar recordar al electorado --que votará autonómicas más pronto que tarde-- que existe. El grupo CDC en el Congreso, por cierto, también ha verbalizado oficialmente que, a partir de ahora --y hasta, se supone, las elecciones esas--, pasará un tanto del Procés y se dedicará a otros negociados más factibles. Pero sin duda, el acto solemne de firma de documento que no aporta nada políticamente se debía a otro suceso. Un culebrón. Se lo explico. Siéntense y aparten a los niños.

Un líder del PdeCat --es decir, la antigua CDC--, en un cenorrio con cuadritos y afiliados, venia a dar por muerto el Procés, por lo que planteaba, con todas las letras, que, para las próximas elecciones, sería bueno disponer de un candidato autonomista, poco significado en el Procés. Las declaraciones, absolutamente verosímiles, pero inverosímiles para el consumidor de Procés, eran una grabación registrada de manera ilegal --o espontánea--, durante el cenorrio político aludido. Pero lo divertido es que, todo apunta a ello, las grabó un/a miembro/a de ERC. Una de las desventajas de ser un país pequeño es que cuando un líder se pone autonomista en un restaurante, es muy posible que, como fue el caso, en la mesa de al lado estén cenando cuadros de ERC provistos de teléfono móvil, como fue el caso. Encendida como un mechero, CDC anunció que denunciaría a ERC por ese hecho ante los tribunales. Españoles. Finalmente, todo este desorden propagandístico volvió a su cauce, precario, y CDC no se chivó al profe.

Vamos, que después de la primera y sonora gran crisis político-propagandística en el seno del Govern, que llevó, a quien quisiera observarla, a otra constatación de que el referéndum es para el Govern un tramo propagandístico, como todo en el Procés, se cerraron filas, no muy apretadas, en torno, al referéndum. El Govern, así, se da dos meses de plazo para negociar el referéndum con Madrid. Algo, por otra parte, imposible. Pero al parecer da igual. El referéndum es una pieza propagandística, que tiene su función. La ANC, abiertamente gubernamental, ha iniciado su campaña por el Sí en ese referéndum que se tiene que negociar con un Gobierno del Estado que pasa tres pueblos, y sobre el que se ha rechazado ejercer ninguna medida de presión o coacción. Esa campaña, ampliada en medios públicos y concertados, viene a suplir políticas gubernamentales catalanas al respecto.

Ah, sobre el referéndum. Les explico lo que sé. No hay posibilidades de celebrarlo, una vez no se ha conseguido --es importante señalar que por inoperancia o falta de voluntad; o por ambas cosmovisiones-- la complicidad internacional, y una vez descartada la desobediencia --se ha descartado, aunque digan, cada día, lo contrario--. La pregunta es si se convocará. Y tampoco está claro. Creo que sólo hay dos posibilidades de convocarlo --importante: ninguna ellas implica la posibilidad de realizarlo--. Una sería un decreto presidencial. El Presi, que al no volverse a presentar a elecciones, le trae al pairo la inhabilitación, puede realizar algún acto en esa dirección. El decreto debería de ser votado en el Parlament. Pero es poco probable que el Parlament lo vote y se exponga con ello a un marrón. Por esta vía, el Presi Puigdemont salvaría la vergüenza torera. Poco mas. La otra posibilidad es utilizar la Llei de Referèmdums del Tripartit. El TC la recurrió, por lo que quedó sin aplicación durante 5 meses, que han caducado hace 1000 años. Ignoro qué itinerario se debería seguir para convocar un referéndum por esa vía, que sería inmediatamente recurrido por un TC que nadie quiere desobedecer explícitamente. Además, parece que los chicos de CDC, que en su dia se pelaron esa ley avanzada, para colar una, sic, Llei de Consultes de estar por casa, son poco proclives a reivindicar ese legado legislativo. Pero, en todo caso, si lo hicieran, se volvería a salvar la vergüenza torera. Si se convocara el referéndum --insisto, no está claro que lleguen a hacerlo; esta mañana a primera hora, pinta que no--, colarían ahí la Llei de Transitorietat, y algo parecido --pero completamente diferente, es decir, sin efectividad ni verosimilitud-- a una declaración indepe. Nada ilegal, pero que pudiera ser presentado en la inmediata campaña electoral como la pera. No está, insisto, nada claro al respecto, salvo la férrea voluntad, diría, de no liarla. Quizás ese sea el sentido de las declaraciones de Junqueras, que ha afirmado que, en caso de que el Gobierno niegue el referéndum --no es el caso, es lo que hay, por otra parte--, el Parlament declararía la DUI --Declaració Unilateral de Independència--. Una frase espectacular, que ha colado en los medios públicos y concertados, y le ha dado al Procés vida donde no la había. Pero se lo traduzco. La frase es una construcción propagandística que alude a que, en caso de que el Gobierno niegue un referéndum que no estaba en el programa electoral de Junts pel Sí, y que el Govern adoptó el año pasado para no tener que declarar una DUI, declararían una DUI. Vamos, no significa nada. Como casi todo.

Para liar más una predicción de futuro certera, tampoco está claro el papel de la CUP que, parece ser, se lo está pensando. La CUP, sin cuya participación en todo esto nunca se hubiera elaborado un sistema propagandístico tan dilatado, anunció que sólo apoyaría al Govern hasta septiembre, momento en el que, si no hay referéndum a la vista --como parece que es el caso--, se piraría. El Govern no caería, por cierto. Simplemente, carecería de fuerza. Lo que no es tan malo en el Sur y en una autonomía. La novedad es que la CUP parece estar estudiando su retirada de la política autonómica y su vuelta a la política municipal, lo que podría venir acompañado de alguna gamberrada contra sus exaliados. Lo que tendría su qué.

Creo que los fenómenos de los últimos días, que les acabo de explicar, avalan que el Procés está KO. Hasta su nueva formulación. Que no tardará. El Procés es, en fin, la nueva forma del autonomismo, diría. Por ahora, en lo que es un síntoma de su crisis propagandística, va dando formas propagandísticas ya visitadas. Mas ha iniciado, así, una gira europea en la que, ante un público catalán, en el mejor de los casos, y ante cámaras de medios locales, explica a Europa el Procés. Es decir, se crea la sensación de que se explica algo. Una anécdota que explica que el Gobierno del Estado no lo ha hecho bien, por lo que podría haber habido partido, en el caso de haber habido equipo: en su primer acto europeo, el periodista que moderaba el acto --un periodista de Libération-- explicó que, por participar en el acto, había recibido presiones del Gobierno de Rajoy.

Por otra parte, Lluís Llach ha protagonizado una polémica. Cristian Segura, periodista de El País, que se dedica a ir a actos internos de la ANC --importante: ya sólo van pensionistas; no se puede construir un Estado sustentado en la tercera edad, pues ese Estado, glups, ya existe-- disfrazado de lagarterana, ha reproducido declaraciones de este cantante con voz de párroco, en las que, en plena sesión de televenta, describía el --sumamente hipotético-- Estado Catalán en ciernes como, glups indeep, un Estado autoritario. Me temo que esos ramalazos son lo que quedará de esta crisis intelectual del catalanismo y del independentismo que es el Procés.

Hasta la próxima.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pepa

    Ya ven ustedes, CDC/PdCat, ha entrado en el mercado. El intercambio de cromos (anunciado en el prólogo de "La gran ilusión") ya es un hecho. O sea que sí, que "Se acabó, me temo" el tercer acto. Mientras tanto, en currolandia no hay manera de pasar de pantalla. Los que tenemos la "suerte" de poder ir a trabajar cada día, asumiendo el trabajo de 3 por el precio de medio. Con la perversión de que los otros dos están en el paro, buscándose la vida como pueden o, quién y cómo sabe dónde.

    Hace 5 años 4 meses

  2. Gekokujo

    Es más fácil que Catalunya se independice que no la reforma de la Unión Europea y el papel del euro. No se si me entiende señor Martínez. En el PDC seguro que hay gente que no le gusta el procés, incluso me atrevería a decir que en ERC haya alguien que piense similarmente. Añado más, para algunos resulta lesivo a sus intereses y en secreto se opone frontalmente. Pero vaya, el procés está ahí a pesar de estas personas, la semilla está plantada y es solamente cuestión de tiempo que florezca. Los otros actores, España y Europa trabajan denodadamente para que así sea. Me disgusta de CTXT que escudándose en un progresismo sin etiquetas acaba delatando su jacobinismo tan bien representado por el PP, PSOE y C's.

    Hace 5 años 4 meses

  3. Fanalet de Fernando

    Una de las ventajas de tener al menos dos idiomas y dos culturas, es tener empatía, capacidad de entender la forma de pensar de otros. Algunos lo ven todo desde la mentalidad castellana y, por tanto no entienden nada. Jo s'ho faran!

    Hace 5 años 4 meses

  4. Fanalet de Fernando

    Una de las ventajas de tener al menos dos idiomas y dos culturas, es tener empatía, capacidad de entender la forma de pensar de otros. Algunos lo ven todo desde la mentalidad castellana y, por tanto no entienden nada. Jo s'ho faran!

    Hace 5 años 4 meses

  5. Miguel

    Amazon abrirá este otoño un nuevo centro logístico en Martorelles (Barcelona) para dar servicio a sus clientes en toda Europa. Esta inversión creará 650 nuevos puestos de trabajo en un plazo de tres años desde su inauguración. Esta nueva instalación, situada en un edificio ya existente en el Parque Empresarial de Can Roca, tendrá una superficie de más de 30.000 metros cuadrados. Al igual que sucedió con el otro centro logístico de Amazon en El Prat, el hecho de que la ciudad esté cerca de emplazamientos clave en el sur de Europa, además del acceso a un capital humano, han sido los motivos fundamentales para elegir Martorelles como emplazamiento para esta nueva instalación de Amazon. Está previsto que esta nueva instalación empiece a operar con una plantilla inicial de unos 200 empleados.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Miguel

    Amazon abrirá este otoño un nuevo centro logístico en Martorelles (Barcelona) para dar servicio a sus clientes en toda Europa. Esta inversión creará 650 nuevos puestos de trabajo en un plazo de tres años desde su inauguración. Esta nueva instalación, situada en un edificio ya existente en el Parque Empresarial de Can Roca, tendrá una superficie de más de 30.000 metros cuadrados. Al igual que sucedió con el otro centro logístico de Amazon en El Prat, el hecho de que la ciudad esté cerca de emplazamientos clave en el sur de Europa, además del acceso a un capital humano, han sido los motivos fundamentales para elegir Martorelles como emplazamiento para esta nueva instalación de Amazon. Está previsto que esta nueva instalación empiece a operar con una plantilla inicial de unos 200 empleados. A esta gente de Amazon que garantías creéis que les han dado?, venga por favor.

    Hace 5 años 4 meses

  7. Marc Atlaniuq

    Resposta a mar endins. Chávez va ser votat i ratificat en el.leccions lliures almenys 18 vegades... ara, el chavisme és un règim.

    Hace 5 años 4 meses

  8. Uno

    ERC nunca se hará con el poder. Su papel es el mismo que el de los ciudadanos y psoe respecto al pp: hacer de muletilla de convergència.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Xavier

    Lo único que nos queda de esta rifa para ilusos es el tercer acto, cuando ERC se haga con el poder y se corrompa vendiendo permisos y licencias o saqueando empresas públicas después de mantenerse virgen por 80 años. Por mucho que presuman de honestidad, nada de especial les quedará al amor de la poltrona, sino lo normal: robar cuando nadie mira, disfrazar las cuentas y comprar el silencio con propinas para menesterosos. Así es el oasis catalán desde siempre, una rara mezcla de maloliente pantano italiano con la mejor hipocresía francesa. No hace falta ni plantearse qué hará un Mosso llegado el momento porque la mayoría son castellanoparlantes, basta con escucharles cuchichear entre ellos cuando tienen un arma en la mano: les sale el quillo que llevan dentro.

    Hace 5 años 4 meses

  10. Sergi Dantí

    ... las ganas que tenéis de todo lo que semianalizas y vaticinas!!. NO caerá esa breva,

    Hace 5 años 4 meses

  11. marendins

    Más allá de la barbaridad que supone referirse al gobierno catalán como "Régimen" (¿cómo, no hubo elecciones?), lo que parece evidente el señor Guillem Martínez se va a aburrir mucho el día que efectivamente desaparezca el procés.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí