1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Derechos humanos

Diez mujeres haitianas reclaman la paternidad de sus hijos a la ONU

El abogado Mario Joseph exige justicia para las 2.000 mujeres que él calcula que fueron violadas por los Cascos Azules durante su misión en el país caribeño

Jorge Ragna Madrid , 9/05/2017

<p>El abogado Mario Joseph con Ovila, una joven que fue violada cuando tenía 17 años por un casco azul.</p>

El abogado Mario Joseph con Ovila, una joven que fue violada cuando tenía 17 años por un casco azul.

BAI/IJDH.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

“Represento a diez mujeres que han decidido reclamar la paternidad de sus hijos a la ONU, ya que quedaron embarazadas de cascos azules”. Quien lo cuenta es Mario Joseph, abogado haitiano que vive entre intimidaciones y amenazas de muerte desde que, en 1996, se unió al Bureau des Avocats Internationaux (BAI)/Institute for Justice and Democracy in Haiti (IJDH) en la capital, Puerto Príncipe.

“Represento a diez, pero hay muchas más mujeres, alrededor de 500, que están en la misma situación y no quieren emprender ninguna acción”, afirma en conversación teléfonica con CTXT. 

–¿Por qué no lo hacen?

–Tienen miedo a ser discriminadas por la gente mayor; ellas son negras, pero sus hijos son más blancos que ellas, muchos con el pelo lacio. Algunas se han marchado de sus vecindarios para establecerse donde no las conozcan. Para denunciar, además de un abogado, necesitas el apoyo de la gente cercana. Muchas de estas mujeres sienten además que estos trece años de impunidad de la ONU muestran que no tiene sentido denunciar estos abusos porque no obtendrán justicia. 

–¿Y tiene sentido?

–Mi trabajo es que la ONU asuma su responsabilidad.

El pasado 21 de marzo, el coche en el que viajaba el expresidente Jean Bertrand Aristide fue tiroteado –y van…– en el centro de Puerto Príncipe cuando salía de una citación judicial. El abogado Joseph debía haberle acompañado, pero se quedó en su despacho. “Es un intento de asesinato en toda regla”, grita. “Los disparos iban dirigidos a la puerta de atrás del vehículo donde estaba Aristide y su acompañante resultó herido”. Prosigue vehemente: “Y no pasará nada, como siempre, porque la justicia en Haití es débil”. Hace una pausa: “No hay justicia en Haití”.

Muchas de estas mujeres sienten además que estos trece años de impunidad de la ONU muestran que no tiene sentido denunciar estos abusos 

Mario Joseph no acompañó a Aristide porque está inmerso en un (nuevo) pleito contra la ONU. 

El 22 de marzo, un día después del atentado contra el expresidente, el canal en lengua inglesa de Al Jazeera programó un reportaje de producción propia titulado Haiti by Force. En él, una decena de mujeres haitianas denuncian haber sido violadas por soldados de la ONU. 

Femi Oke, la reportera de Al Jazeera, cuenta que en los barrios donde se desplegó la misión escuchó historias de violaciones por parte de los cascos azules aproximadamente de una de cada doce mujeres con las que habló. 

La misión de la ONU en Haití conocida como MINUSTAH se estableció en 2004 para “reforzar el Estado de Derecho” tras el derrocamiento, promovido por Washington, de la tercera presidencia –constitucional– de Aristide. “Si los soldados vienen a Haití y explotan y abusan de niñas y mujeres, y se van del país y las dejan con un bebé… ¿cuáles serán los derechos de esos niños?”, se pregunta Joseph.

Mandó notificaciones legales a la ONU en 2016. La respuesta: “El silencio, silencio total. Durante los 13 años de la MINUSTAH ha habido numerosas violaciones. La ONU reconoce 85 entre 2008 y 2015, pero nuestros cálculos rondan las 2.000 violaciones, de las cuales unas 300 se han ejercido sobre menores”.

Un abogado valiente

El momento más peligroso en la lucha activista del abogado ocurrió cuando logró sentar al derrocado dictador Jean Claude Baby Doc Duvalier –hijo y sucesor de François Papa Doc– ante un tribunal haitiano. El dictador fue absuelto de todos sus cargos y Joseph apeló el 30 de enero de 2012. Ahí empezó la pesadilla de las intimidaciones. Las amenazas de muerte por teléfono cinco o seis veces al día durante meses, las pintadas intimidatorias en su casa y en el despacho, altercados en sus ruedas de prensa alentados por paramilitares y los abogados de Baby Doc, identificaciones policiales a cualquiera que entrara o saliera del BAI y la inminencia de una detención arbitraria decretada por Jean Renel Sanon, ministro de Justicia del Gobierno Martelly –que tenía a dos de los hijos de Duvalier en su gabinete– movilizaron a la Organización Internacional Contra La Tortura (OMCT), a Amnistía Internacional y a una larga de serie de asociaciones de abogados y de derechos humanos norteamericanas como el National Lawyers Guild o el Center for Justice and Accountability. “Hoy día, Baby Doc está muerto y nosotros seguimos esperando respuesta a nuestra apelación”, recuerda Mario Joseph.

Ahí empezó la pesadilla de las intimidaciones. Las amenazas de muerte por teléfono, las pintadas intimidatorias en su casa y en el despacho, altercados en sus ruedas de prensa 

Al despacho de Joseph acuden mujeres violadas, personas expulsadas de los campos de refugiados posterremoto, presos políticos y comunes, disidentes amenazados, víctimas del cólera en busca de reparación y damnificados por la violencia política. La gente pobre. De hecho, la vida de Joseph está amenazada desde que decidió, siendo hijo de una campesina analfabeta que le educó sola, burlar la fatalidad de los haitianos pobres –no ir a la escuela, no ver nunca un médico o vivir con menos de dos dólares al día– para convertirse en abogado defensor de los derechos humanos de sus paupérrimos y devastados compatriotas. “Recibo amenazas a diario”, relata al otro lado del teléfono. “En este país hay gente manejada por los Estados Unidos que son depredadores de los derechos humanos”.

Sangre en venta

Paul Farmer, médico especializado en sida, cuenta en su libro Haití para qué: “En 1985 un campesino de la parte central de Haití hizo la pregunta: ‘¿No sabe que Estados Unidos comercia con sangre haitiana?’. Admiré las implicaciones metafóricas de un tráfico de sangre que la historia y la licencia poética autorizarían como una descripción válida de tres siglos de historia haitiana. Sin embargo, después de oír este comentario por segunda y tercera vez, decidí estudiar el tema”. 

Farmer acabó descubriendo la empresa Hemo Caribbean and Co., en marcha desde los años sesenta, financiada por capital norteamericano, organizada por el entorno del dictador François Papa Doc Duvalier y manejada por un corredor de Bolsa de Miami. Los hemofílicos estadounidenses –y también los alemanes y los suecos en menor medida– fueron durante años los beneficiarios indirectos del comercio de plasma haitiano. “Algunos venden su plasma una vez a la semana y se ganan entre 150 y 250 dólares al año”.

Farmer lleva trabajando más de tres décadas en el pequeño país caribeño y su diagnóstico es aterrador: “Haití y los haitianos existen para servir a los poderosos”.

Fuerzas de ocupación

La conversación telefónica con Mario Joseph tiene lugar a los pocos días del anuncio por parte de la ONU de la retirada en un plazo de seis meses de la misión MINUSTAH y su reemplazo el próximo octubre por un operativo con menos efectivos al que se ha llamado MINUJUSTH, Misión de Naciones Unidas para el apoyo de la justicia en Haití [resolución 2250 del Consejo de Seguridad del 13 de abril], para “garantizar la seguridad de Haití, en un momento en el que el país puede alegrarse de un progreso notable en su estabilización y la consolidación democrática”, según declaró la enviada especial de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, Sandra Honoré. 

Los hemofílicos estadounidenses fueron durante años los beneficiarios indirectos del comercio de plasma haitiano

“Son fuerzas de ocupación que no vienen a cumplir el objetivo que anuncian”, protesta Joseph. “Pueden cambiar el nombre a la misión, pero la impunidad de los cascos azules continuará. Si la ONU viene a apoyar los derechos humanos, puede empezar a respetar la ley y dar una indemnización al país y a las víctimas”, afirma con rotundidad. “No están aquí para proteger la democracia y los derechos humanos, sino para proteger a los imperialistas y a su marioneta Jovenel Moise”, actual presidente del país.

Violación de menores

Nueve menores haitianos denunciaron haber sido víctimas de abuso sexual continuado por parte de 134 cascos azules de Sri Lanka entre 2004 y 2007. Estos soldados, supuestamente en misión de paz, crearon una red de pedofilia a cambio de pasteles, galletas o un par de dólares. Tras el descubrimiento de esta red en 2007, 114 de los soldados señalados fueron enviados a casa. La red incluía también a cascos azules de otros países como Bangladesh, Brasil, Jordania, Nigeria, Pakistán y Uruguay. Ninguno ha sido encarcelado. 

La ONU no tiene jurisdicción sobre los cascos azules, dejando las acciones penales a los países que aportan las tropas. “Fue Estados Unidos quien impuso que fueran los países de origen quienes juzgaran los delitos de sus cascos azules en las misiones”, denuncia Joseph. “No estamos de acuerdo con este proceder, porque no hay ningún mecanismo legal que pueda aplicarse. La ONU ha elaborado sus propias leyes para no hacer nada ni estar obligada a saber si se desarrollan estos procesos penales”, se lamenta. “Los nombres de los culpables se mantienen como confidenciales, haciendo imposible determinar la rendición de cuentas”.

Los cascos azules han sido acusados ​​de abuso sexual en todo el mundo. El último caso son las atrocidades sexuales en menores en la República Centroafricana. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, informó hace un par de semanas de, según la ONU, un total de 145 casos de explotación y abusos sexuales que involucraron a tropas y civiles en todas las misiones de paz en 2016.

En el vídeo que hizo público Guterres, deja claro que, entre las medidas a tomar por la ONU, no se contempla castigo a los culpables ni reparación a las víctimas.

Los cascos azules han sido acusados ​​de abuso sexual en todo el mundo. El último caso son las atrocidades sexuales en menores en la República Centroafricana

La primera denuncia por abusos sexuales a menores cometidos por cascos azules de la ONU la hizo Graça Machel, ex primera dama mozambiqueña y segunda esposa de Nelson Mandela, en 1996. “Desde entonces, la ONU ha sido incapaz de crear mecanismos para que prosperen las denuncias”, repite Joseph.

10.000 muertos

“Imagínese si la ONU va a España, o a Estados Unidos, o a Canadá y viola a niños y lleva el cólera a estos países”, reflexiona Joseph. Hace una pausa y prosigue: “No, bueno, eso no va a ocurrir nunca”. Y se enfada: “¡Los derechos humanos no son sólo para los blancos ricos!”.

Mario Joseph hablando con afectados por la epidemia de cólera.

Mario Joseph hablando con afectados por la epidemia de cólera.

El tercer frente que el abogado haitiano tiene abierto contra la ONU es el de obtener una compensación para las víctimas de una mortal cepa de cólera introducida por las fuerzas de paz nepalíes tras el terremoto de 2010 y que ha costado la vida a alrededor de 10.000 personas e infectado a otras 800.000. Hacía cien años de la última epidemia de cólera en Haití. 

“Presenté en 2013 una demanda en nombre de 5.000 personas contra la ONU en la que solicitamos una compensación de 50.000 dólares por cada persona infectada y 100.000 para las familias de cada víctima mortal… y la ONU ha acabado ofreciendo 400 millones de dólares que aún no sabe de dónde sacará y no ha admitido su responsabilidad argumentando que sus efectivos tienen inmunidad diplomática”, acusa Joseph. 

La Organización Panamericana de la Salud había calculado que harían falta más de 2.000 millones de dólares para erradicar definitivamente la enfermedad del país en 2023. “La enfermedad rebrota en las temporadas de lluvia y sigue infectando a gente”, apunta el abogado. “Las tropas de la ONU no pasaron ningún control sanitario antes de su traslado a un destino que, tras un terremoto, era altamente vulnerable a las enfermedades. El desastre podría haberse evitado por sólo 2.000 dólares”.

El abogado haitiano Mario Joseph, reconocido internacionalmente por exigir cuentas a las Naciones Unidas, afirma que la posición legal de esta institución se explica por la presión de Estados Unidos, principal contribuyente al presupuesto de sus misiones de mantenimiento de la paz. “La ONU ha adoptado la doctrina que usan los abogados en EEUU: la responsabilidad no debe ser aceptada jamás voluntariamente ya que podría complicar futuros litigios”.

Vencer

“¿Por qué Haití?”–se pregunta Joseph. “No cejaré hasta que la justicia se imponga en mi país porque es posible. Lucharé por los derechos de la gente pobre. Lucharé para derribar este sistema injusto. No tengo miedo. Cualquier movimiento en el sistema, cualquier acción que haga que el gobierno tenga que responder y movilizarse en los tribunales, significa que la lucha de nuestra gente por la justicia y la democracia vale la pena. Debemos proseguir la lucha”. Y termina: “En 1803 vencimos a la armada más grande del mundo, la de Napoleón y obtuvimos la victoria. Hemos derrotado a dictadores como Duvalier y obtuvimos la victoria. Porque la victoria es para la gente y está de nuestro lado. Ganaremos los procesos para pedir cuentas a la ONU y no sólo para Haití sino para todos los países pobres, es una lucha por el mundo”.

Baseball in the times of Cholera fue el documental ganador del Tribeca Film Festival 2012

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tsoob

    Y todavía hay gente que defiende que cuanto menos Estado, mejor. Aquí tenemos un ejemplo de o que le pasa a la gente cuando fracasa el Estado.

    Hace 5 años 4 meses

  2. Rogelio

    Trabajé en Haití y no comparto el mensaje de este abogado. La pobreza y la corrupción son el caldo de cultivo de los muchos abusos cometidos contra el pueblo haitiano. Uno de ellos es la repugnante explotación sexual de la mujer. Siempre la parte más endeble de una sociedad en niveles de subsistencia. Las violaciones son muy frecuentes (como las madres solteras). ONU no es ajena a este abuso. Pese a sus estrictas políticas para su personal, son muchos los casos de abusos. En mi opinión, explotando las míseras condiciones de vida de las jóvenes, que tratan de aportar a la economía familiar los "regalos" que ofrecen los "ricos extranjeros" por "favores sexuales". Lo más triste es que ni siquiera está mal visto. No creo que se den muchos casos de hijos de personal ONU por el miedo a los contagios de VIH. En el país más pobre de América, se da también el más alto nivel de seropositivos del continente. Soy muy pesimista en cuanto a las posibilidades de que Haití remonte. Corrupción, intereses extranjeros y la idiosincracia del orgulloso pueblo haitiano hacen difícil aprovechar los innegables potenciales del país.

    Hace 5 años 4 meses

  3. David

    Un héroe, sin más.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí