1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Una victoria ciudadana contra el TTIP

El Tribunal General de la UE anula la decisión de Bruselas de no admitir el registro de una iniciativa ciudadana contraria al acuerdo con EEUU

Adoración Guamán / Lola Sánchez Caldentey 12/05/2017

<p>Presentación de las firmas recogidas contra el TTIP a Martin Schulz, 2015.</p>

Presentación de las firmas recogidas contra el TTIP a Martin Schulz, 2015.

STOP TTIP/ Jakob Huber

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Desde que hace ya más de tres años se filtró la existencia de negociaciones para alcanzar un acuerdo de comercio e inversión entre la Unión Europea y Estados Unidos, las campañas ciudadanas han trabajado de manera incansable para frenar tanto este tratado, el TTIP, como el CETA, el acuerdo UE-Canadá.

Una de las primeras vías de actuación que se planteó la campaña europea contra el TTIP a nivel de la UE fue la presentación de una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE). Esta herramienta, regulada en el artículo 11 del Tratado de la Unión Europea (TUE), permite que la ciudadanía “participe directamente en el desarrollo de las políticas de la UE, pidiendo a la Comisión Europea que presente una propuesta de legislación”. Las condiciones para ello son bastante duras: el texto que se quiera presentar debe ir avalado por al menos un millón de firmas de un mínimo de siete de los veintiocho Estados miembros de la UE.

El 15 de julio 2014 cientos de organizaciones políticas, sindicales y sociales, ligadas a las distintas campañas nacionales Stop TTIP, presentaron una propuesta de Iniciativa Ciudadana Europea, titulada Stop TTIP. El texto venía respaldado por más de un millón de firmas procedentes de más de un cuarto de los Estados miembros. Es decir, cumplía con los requisitos exigidos por la normativa de la UE.

Los promotores de la iniciativa solicitaban a la Comisión que recomendase al Consejo de la UE, formado por los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 Estados miembro, la revocación del mandato de negociación del TTIP y la no firma del CETA. Basaban su petición en las amenazas que, según ellos, estos proyectos de acuerdos para el comercio y la inversión implican para la democracia y el Estado de Derecho así como para los derechos laborales, sociales y ambientales, los servicios públicos, la protección de los consumidores, etc. El texto abogaba por el diseño de una “una política comercial y de inversiones diferente en la Unión Europea”.

Según la Comisión solo aquellos actos jurídicos cuyos efectos trascienden de las relaciones entre las instituciones de la Unión pueden ser objeto de una ICE

El 10 de septiembre de 2014 la Comisión denegó el registro de esta iniciativa ciudadana afirmando que la petición que se le presentaba estaba fuera de sus competencias. Para ello, el órgano ejecutivo y legislativo de la UE se acogió a un criterio extremadamente formalista. En su opinión, la autorización para negociar --el llamado mandato de negociación-- no es un acto jurídico en sí, sino un acto preparatorio para la decisión posterior del Consejo de autorizar la firma del acuerdo, tal y como haya sido negociado. Así, esta acción preparatoria sólo desplegaría efectos jurídicos entre las instituciones implicadas, sin modificar el Derecho de la Unión, a diferencia de lo que ocurre con la decisión de firmar y celebrar un acuerdo determinado. Según la Comisión solo aquellos actos jurídicos cuyos efectos trascienden de las relaciones entre las instituciones de la Unión pueden ser objeto de una ICE, porque la participación democrática que ésta pretende fomentar tiene como finalidad que los ciudadanos se vinculen a las decisiones sobre los asuntos que atañen, al menos potencialmente, a su propia esfera jurídica. Además, la Comisión se apoya en el supuesto carácter “destructivo” de lo que se pide en la Iniciativa, afirmando que actos como no autorizar no tienen cabida en una ICE.

Las siete personas promotoras de la iniciativa elevaron el 10 de noviembre de 2014 un recurso ante el Tribunal General, instancia integrada en el Tribunal de Justicia de la UE, solicitando que se anulara esta decisión y que se condenara a la Comisión a pagar las costas del proceso. Además, los organizadores decidieron lanzar una Iniciativa Ciudadana Europea al margen del cauce oficial con la que recogieron, hasta octubre de 2015, 3.284.289 firmas.

Este 10 de mayo de 2017 la Sala primera del Tribunal General ha estimado el recurso y ha señalado de manera contundente que la ICE no puede intepretarse de manera restrictiva, sino que requiere ser entendida de manera amplia al tratarse de un instrumento para mejorar el funcionamiento democrático de la Unión y que confiere a todo ciudadano un derecho general a participar en la vida democrática.

El Tribunal da también la razón a los recurrentes al afirmar que el concepto de acto jurídico no puede restringirse a aquellos definitivos y que tengan efectos directamente sobre terceros. Al contrario, el principio democrático, uno de los valores fundamentales en los que se basa la Unión y objetivo específicamente perseguido por las ICE, exige que la Comisión se acoja a una interpretación del concepto de acto jurídico que incluya acciones como la decisión de apertura de negociaciones para la celebración de un acuerdo internacional, que, casi con toda seguridad, modificará el ordenamiento jurídico de la Unión.

El Tribunal señala además que la revocación de la autorización para abrir negociaciones cara a un tratado internacional --lo que solicitaba la ICE-- no puede ser calificada de acto preparatorio, sino que reviste carácter definitivo en la medida en que pone fin a dichas negociaciones. Por último, y en cuanto al carácter “negativo” del acto, el Tribunal afirma que la normativa relativa a la ICE no incluye ninguna indicación que no permita contemplar la participación ciudadana para impedir la adopción de un acto jurídico. Sencillamente, esta participación debe contribuir a la aplicación de los Tratados de la Unión, algo que ocurre, sin duda, con la ICE Stop TTIP, ya que esta busca evitar la celebración del TTIP y del CETA, dos acuerdos que tienen como finalidad modificar el ordenamiento jurídico de la UE.

Tampoco se puede, según el Tribunal, exigir a los promotores de una ICE que esperen a la firma de un acuerdo para poder impugnar a continuación únicamente la conveniencia de éste. En definitiva, es evidente que las ICE incluyen la facultad de solicitar la modificación de los actos jurídicos en vigor o su revocación, en todo o en parte.

Además, para el Tribunal, el hecho de admitir una propuesta como la de STOP TTIP no vulnera el principio de equilibrio institucional de la UE, puesto que corresponde a la Comisión decidir si dar o no curso favorable a una ICE, una vez registrada.

Por todo lo anterior, el Tribunal considera que la Comisión ha infringido el artículo 11 del TUE y el Reglamento n.º 211/2011, al denegar el registro de la propuesta de ICE de la campaña Stop TTIP.

La sentencia declara, por tanto, nula la denegación de la Comisión, a la que condena a pagar las costas.

Las consecuencias de esta decisión son importantes. Por un lado, supone un claro revés a las pretensiones de la Comisión de mantener a la ciudadanía apartada de las negociaciones de los Tratados de Comercio e Inversión. El Tribunal le recuerda a la Comisión que la firma de estos tiene claras implicaciones en la vida de la ciudadanía europea y que, por lo tanto, pueden ser objeto de ICEs.

antes de que la Comisión emita su parecer, los promotores de la ICE han de poder presentar la iniciativa ciudadana en una audiencia pública, preferiblemente en el Parlamento Europeo

La Comisión, que tiene dos meses para recurrir la sentencia ante el Tribunal de Justicia de la UE, se vería además obligada a admitir a trámite la ICE Stop TTIP y recibir a sus promotores para que puedan explicar en detalle las cuestiones que plantea la iniciativa ciudadana. Tras el examen de la misma, la Comisión deberá emitir, en un plazo máximo de tres meses, sus  conclusiones finales de carácter jurídico y político sobre la iniciativa, las medidas que propone adoptar y las razones para actuar así o para no hacerlo. Además, y antes de que la Comisión emita su parecer, los promotores de la ICE han de poder presentar la iniciativa ciudadana en una audiencia pública, preferiblemente en el Parlamento Europeo.

Ahora bien, nada de esto obliga a la Comisión a emitir una resolución acorde a lo que pide la ICE. La Comisión puede --es más que probable que lo haga-- posicionarse en contra de lo que le piden millones de ciudadanas y ciudadanos europeos, pero al menos deberá hacerlo tras un debate público. Esto, per se, es una victoria.

Y no va a ser la única. La Comisión lleva años, ya desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, pretendiendo que la política comercial y de inversión, como competencia exclusiva de la UE, implique una completa exclusión de la participación de los Estados miembros. Todo parece indicar que el TJUE también va a fallar en contra de esta pretensión en relación al Tratado con Singapur. Un tirón de orejas más al falso europeísmo de la Comisión consistente en elevar las decisiones a ámbitos que excluyen, cada vez en mayor medida, la participación política y democrática de las ciudadanas y ciudadanos de la Unión Europea en asuntos vitales.

Es preocupante que sea la justicia europea quien tenga que recordar - y obligar - a la Comisión Europea a admitir a trámite uno de los pocos recursos que la ciudadanía tiene para influir en sus decisiones. Mientras gobiernos, medios, instituciones europeas y ciudadanas nos espantábamos la semana pasada imaginando una posible victoria del fascismo en las presidenciales francesas; mientras se nos llenaba la boca de democracia y valores europeos; mientras intentamos (algunas) marcar distancias con los totalitarismos que asolaron nuestro continente no hace tanto tiempo, éstas mismas instituciones avanzan en un proceso de blindaje antidemocrático y autoritario, intentando deslegitimar los movimientos populares y civiles que defienden los valores y derechos que están escritos en nuestros tratados fundacionales. Echando combustible a la máquina del odio y el descontento. La actual UE está violando sus propias leyes, y no hay caso más evidente que la terrible gestión de los refugiados y la guinda de ese pastel, el acuerdo con Turquía.

Otro ejemplo de esta sordera institucional fue que el Parlamento Europeo impidiera, gracias al voto en contra del grupo popular, liberales y muchos socialistas - entre ellos los españoles - que el TJUE se pronunciara sobre el CETA. Les entró un ataque de pánico ante la posibilidad de que la justicia dijera lo obvio: que este tipo de tratados comerciales ponen en serio peligro los derechos de la gente, la protección del medio ambiente, la igualdad ante la ley y la capacidad de legislar de los Estados, entre otros.

Pero lo más preocupante de todo es que los ciudadanos tengamos que mirar y acudir a la justicia para encontrar lo que nos niegan las instituciones: democracia. Un estado éste de total desorden en el que nos jugamos mucho, pues la desafección hacia la clase política y hacia las instituciones - especialmente las europeas - sólo nos lleva a la barbarie a la que todos tememos. Pero sólo algunos defendemos, y lo seguiremos haciendo, que para frenar el fascismo, sólo cabe más democracia, más justicia social, más igualdad y menos discursos vacíos. Otros dicen lo mismo, pero hacen justo lo contrario.

--------------

Adoración Guamán es profesora titular de derecho del trabajo en la Universitat de València y autora del libro TTIP, el asalto de las multinacionales a la democracia.

Lola Sánchez Caldentey es eurodiputada de Podemos.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adoración Guamán

Es profesora titular de derecho del trabajo en la Universitat de València y autora del libro TTIP, el asalto de las multinacionales a la democracia.

Autor >

Autor >

Lola Sánchez Caldentey

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí